¿Qué tienen las velas del IKEA?

Estaba yo navegando por la red y no sé cómo, pero me topado con un blog de ElPaís en el que cuyo autor hace referencia a este asunto, el de las velas perfumadas del IKEA, bueno, en realidad, a la relación que hay entre las mujeres y las velas del IKEA.

Os dejo un fragmento: “Al menos una vez por trimestre mi mujer decide que tenemos que ir a la tienda amarilla a comprar algo. Unas veces a por una alfombra que después no compra, unos visillos que no trae, una mantelería que desecha después de verla de arriba a abajo y hacerme diez mil veces la misma pregunta, ¿cariño, te gusta? o una lámpara que después se olvida de comprar. Lo que inevitablemente siempre trae son velas perfumadas que perfumen nuestra vida”.

No sé, pero fíjate tú que me suena familiar. Eso sí, hasta pasado Navidades y la vorágine de gente que deambula por los centros comerciales. Es llegar noviembre, y sólo pensamos en comprar, comprar y comprar…Me pone de una mala leche todo esto este afán consumista, las lucecitas y la ñoñería navideña…Pero bueno, ése es otro tema.

El todo es la suma de las partes

Estoy leyendo “El corazón helado” de Almudena Grandes, una novela histórica de unas mil páginas que retrocede hasta la Guerra Civil y repasa el exilio, el franquismo, la transición, y cómo generación tras generación se ha ido contando lo que pasó en aquellas épocas.  Es una historia narrada en primera persona y en el presente. El narrador reconstruye la vida de su padre tras el fallecimiento de éste. El lector se va aproximando poco a poco a los personajes, y se nos muestra una sociedad con ideales, con ideas, con ganas de ser importantes; independientemente de qué lado estén, si en el Nacional o en el Republicano.

Bueno, pues el protagonista es profesor de Física en la Universidad y dice una frase que me ha gustado, así que la dejo aquí para la reflexión del día de hoy: “El todo es la suma de las partes, cuando las partes se ignoran entre sí”.

Yo que soy de letras, me aprendí que 2+2 son 4. Pero luego viene algún listo y te dice que eso es en base 10. Pues con esto pasa lo mismo, en el libro pone un ejemplo que es bastante comprensible: si hay dos niños llorando en dos habitaciones, uno en cada una, con la puerta cerrada, el todo es la suma de los llantos, pero si abrimos las puertas y los niños se ven, los niños pueden llorar más alto para que se les oiga más, puede que uno se calle para observar al otro, o bien que se callen los dos. Con lo cual, si no se ignoran, el todo ya no es lo que era…

Los inicios no son fáciles

Bueno pues aquí estoy, intentando que esto coja forma. Y digo intentando porque aún me he de hacer con las configuraciones y lograr que esto tenga el aspecto que yo quiero. Así que, voy a ver si indago y consigo poner en condiciones los menús.

Ya os contaré.