Geosinonimias

¿Qué es eso? Preguntarán muchos, pues no es ni más ni menos que el fenómeno de referirse a la misma cosa con distintos nombres (o expresiones) dependiendo del lugar de origen del hablante. La misma palabra lo dice: sinónimos dependiendo de la zona geográfica. El problema es que a veces son sinónimos que no tienen una practicidad por aquello de que sólo lo entienden y usan en el lugar de origen. Por tanto, se pierde el fin de la comunicación, que es que el mensaje llegue al receptor y éste lo entienda.

Éste va a ser un post largo, así que, querido lector, eres libre de parar aquí o seguir leyendo. Eso sí, es un tema que me parece muy interesante y amplio. Es imposible conocer todos los sinónimos, no cabe duda, y más en el caso del español. Nuestro idioma es complejo, y además, ancha es Castilla. Por ejemplo, yo para hablar de proximidad entre dos cosas, o mejor dicho, de una respecto de la otra, uso “al lado de” o “cerca de” y en menor medida “junto a”, no obstante, en la familia de mi madre, oriundos de Toledo, es común oír “orilla (de)” – el “de” va entre paréntesis porque lo omiten, economía del lenguaje, ya se sabe –. Por otra parte, en la zona de Salamanca se oirá más un “a la vera (de)”. Bien, pues si esto pasa entre Madrid, Toledo y Salamanca, imaginaos las diferencias que podemos encontrar si nos vamos al otro lado del charco: Argentina, para ser más exactos en este caso.

¿Por qué Argentina? Pues por un lado he de reconocer cierta influencia televisiva y radiofónica, Valdano, los Alterio, Agüero, Heinze, Messi, el pato, Floricienta…Bueno, lo de Floricienta es de comer aparte porque entre que hay diferencia de vocabulario (nunca entendí lo de echarle los perros a alguien, claro que tirarle los trastos o los tejos no suena mejor si se analiza detenidamente), la pronunciación, cadencia y la rapidez con la que hablan sus protagonistas, perdón, elenco protagónico, si te enteras de algo, es de premio. Recuerdo cuando icegreen y yo empezamos a ver “El hijo de la novia”, a los diez minutos me dejó abandonada porque se desesperaba al no entender nada. Quién lo iba a decir, ¿verdad?

Por otro lado, Lelhy fomenta día a día mi cultura argentina, que va más allá de los alfajores, riquísimos por cierto. Son buenísimos sus dichos irreproducibles, así como la música. ¿Cuándo nos llevas de viaje?

Un poco más lejana queda la influencia de Germán y su costumbre de ir a la pileta todas las tardes, Agustín y su pava de agua, Graci y su remera…Pero lo cierto es que me ayudaron a entender Kamchatka.

Bueno, pues todo esto me ha venido a la memoria cuando navegando por la red he encontrado este artículo en que se puede observar los diferentes usos que hacemos de las palabras en uno y otro lado del Atlántico. También hay un diccionario muy práctico, ya sabes icegreen, para las reuniones familiares.

En fin, ya he acabado por hoy, perdón, terminado, quería decir, otro día más. Chau.

Anuncios

Un comentario en “Geosinonimias

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s