San Diego. Etapa 11 Road Trip por la Costa Oeste de los Estados Unidos

Se nos iban los días con una rapidez tremenda, nos acercábamos al final de nuestro viaje y queríamos disfrutar al máximo, así pues nos levantamos temprano, cargamos las pilas y nos pusimos en marcha con intención de conocer al máximo San Diego.

Nuestra prima nos había organizado una ruta visitando la Isla del Coronado, Downtown, el puerto, Little Italy y las focas de La Jolla. Y eso fue lo que vimos. Nos movimos en coche, así que no os puedo hablar del transporte público en San Diego.

Comenzamos cruzando el puente hasta Coronado, una isla que se ve claramente que es turística, aunque imagino que habrá mucha gente que viva allí todo el año, pero tiene ese aspecto de apartamentos y casitas de verano o fin de semana. La isla es una buena opción para ver el skyline de San Diego.

Aunque también puedes visitar el famoso Hotel del Coronado (Hotel del, como lo llaman ellos). Yo he de reconocer que no había oído hablar de él en mi vida, pero parece ser importante ya que cuando abrió sus puertas fue el hotel más grande en el mundo, y el primero en usar electricidad. Se puede entrar y visitar por dentro, guarda mucha historia en sus pasillos, merece un recorrido.

Desde Coronado volvimos a Downtown y paseamos por las calles del Gaslamp Quarter, sin duda una de las zonas que más me gustó de San Diego.

Como dije en la entrada anterior, es una zona con mucho ambiente y encanto, llena de tiendas, locales, restaurantes, bares e incluso tiendas de recuerdos. Me recuerda a las callejuelas de Nueva York, con los edificios rojizos, las escaleras de incendio. No sé, lo mismo es sólo mi impresión.

Desde Downtown nos fuimos hasta Marina, el puerto. Tienes un paseo donde puedes encontrar restaurantes, puestos de helados, de recuerdos, de colgantes, pulseras, artistas tocando… está bastante animado.

Nosotros llegamos hasta el USS Midway Museum, que es este bicharraco:

Y justo al lado hay una mega estatua, la del Unconditional Surrender. Es grande, no, lo siguiente, al lado llegas a los tobillos de los personajes.

Está basada en una foto de Alfred Eisenstaedt de un marinero estadounidense besando a una chica en Times Square tras la victoria sobre Japón. Al parecer la estatua quieren derribarla y el pueblo de San Diego ha recogido firmas para que no ocurra, puesto que representa ya un símbolo de la ciudad.

Nuestra siguiente parada fue Little Italy, que me gustó más que el de Nueva York, o lo que queda de él, que se lo está comiendo Chinatown.

En San Diego es más amplio, tiene sus restaurantes, sus pastelerías, sus delis, como en la que paramos para comernos unos bocadillos al estilo Subway pero más ricos. En las delis suelen vender un poco de todo, es como los ultramarinos en España hace unos años en los pueblos, de forma que te venden desde productos envasados, conservas, bebidas, y también te hacen bocadillos con el embutido que venden. Creo que había como 8 opciones: vegetal, de jamón, de salami, queso…. no me acuerdo, pero lo que sí recuerdo es su sabor. Deliciosos.

Con el estómago lleno, nos dirigimos hacia Old Town.

Es un distrito de San Diego que se mantiene tal y cómo era en los días en que pertenecía a México, allá por 1870.

Nada más entrar te transportas a otra época, la gente va vestida con trajes típicos, hay burros, carromatos, las construcciones son casitas bajas de madera, de adobe, calles de arena, está lleno de tiendas (de velas, de tabaco, de artesanía), de restaurantes, bares, exposiciones…

La visita hay que hacerla con tiempo, por lo menos lo recomiendo, pues cada tienda merece la pena echarle un ojo. Yo piqué en la de velas. Y no me llevé más no fuera a ser que la maleta oliera tanto que los perros del aeropuerto se pusieran nerviosos y me la abrieran.

Para finalizar con San Diego (que no quiere decir que sea todo lo que haya que ver) volvimos a coger el coche dirección a La Jolla para ver a las famosas focas que ocupan la bahía.

Está plagado y básicamente están ahí tiradas… alguna repta, se dan unas con otras y poco más… son muy graciosas, al menos a mí me lo pareció al ver cómo se mueven… algunas no sabías dónde estaba la cabeza y dónde “los pies”.

La zona donde están está llena de mejillones y percebes, pero no es recomendable comerlos pues el agua está contaminada por la gran manada de focas que se asienta en la zona.

También hay ardillas.

Como última parada nos dirigimos hasta Tourmaline Surf Park, que se inauguró en mayo de 1963. En él hay un memorial dedicado a los surferos.

Para finalizar nuestro día en San Diego decidimos irnos hasta la frontera a un Outlet para hacer nuestras últimas compras. Alguno iba corto de pantalones. Es un poco caótico lo de la frontera. Vas con el coche, por tu carril, siguiendo las indicaciones, de repente los carriles de la izquierda van parándose, continuas por la derecha dirección al outlet y tienes señales que te dicen “última salida, la próxima usted sale de los EEUU” y vas acojonado, pensando que como te la pases, a ver si te dejan entrar de nuevo….

Pero cogimos la salida sin error y llegamos al outlet, no tiene mucha variedad de tiendas, pero algo cayó. Y desde el centro comercial podéis ver a lo lejos, al otro lado de la valla, Tijuana, México.

Y finalizamos el penúltimo destino, tan sólo nos queda Los Ángeles.

9 comentarios en “San Diego. Etapa 11 Road Trip por la Costa Oeste de los Estados Unidos

  1. Pingback: Los Ángeles II. Etapa 13 Road Trip por la Costa Oeste de los Estados Unidos | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Recomendaciones (y balance final) para un Road Trip por la Costa Oeste de los Estados Unidos | Una cosa te voy a decir
    • Nosotros entramos al hotel como si fuéramos huéspedes. En el mismo hall tienes exposición de fotos y de la historia del hotel. Nadie nos dijo nada, parecen estar acostumbrados.
      Si hay visitas guiadas (cosa que desconozco) imagino que serán más a fondo y te explicarán más cosas y tendrás mejor acceso.

      • Hola otra vez, gracias por aclararlo. Sí que hacen visitas a fondo (90min!!!), pero ciertos días y normalmente a 10.30, y como San Diego sería una excursión desde L.A., lo veía muy justo… Al menos si no llegamos, algo se puede ver…
        El hotel es especialmente conocido porque se rodó allí “Con faldas y a lo loco” (aunque en la peli te dicen que es Miami… (la magia del cine))

  3. Pingback: Planear una ruta para un Road Trip por la Costa Oeste de los Estados Unidos | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Universal Studios. Etapa 12 Road Trip por la Costa Oeste de los Estados Unidos | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Recomendaciones (y balance final) para un Road Trip por la Costa Oeste de los Estados Unidos | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Los Ángeles II. Etapa 13 Road Trip por la Costa Oeste de los Estados Unidos | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.