Se nos acaba el año y comenzamos nueva etapa

Hace mucho que no escribía, no es que haya estado viajando, que ya me gustaría. No, el gran lapso de tiempo en blanco del blog que ha pasado desde la última entrada se debe a que a la vuelta de las vacaciones comenzamos con la búsqueda de una casa.

Hay quien dice que es el mejor momento para comprar porque los precios han bajado, hay quien asegura que aún hay que esperar porque bajarán más. Otros que comentan que tal y como está el Euríbor, hay que aprovechar, pero claro, los diferenciales están por las nubes… Los hay que te recomiendan que no dejes pasar la oportunidad por ser el último año con desgravación por compra de vivienda o por el 4% de IVA que en enero pasará a un 10… En fin, oyes de todo. En nuestro caso era más sencillo que eso: teniamos diciembre como fecha tope por la caducidad de una cuenta vivienda. De lo contrario, habría que devolver el dinero a Hacienda, con intereses, claro.

Así pues, en septiembre con las pilas cargadas empezamos la ardua tarea de buscar una casa, que aunque encuentres la casa, el asunto se vuelve más cansino aún al hacer la ronda de los bancos mendigando que te den una hipoteca… Para nosotros no fue difícil decidirnos por una casa puesto que teníamos unas pocas acotaciones: no movernos del barrio, un número de habitaciones y baño predeterminado, un presupuesto como tope y que el piso no tuviera más de 10-15 años. Había pocas opciones y encontramos una que se ajustaba a lo que buscábamos.

En cuanto a los bancos… pues eso, te sientes como que mendigas. Aunque sí que es cierto que algunos parece que te ponen la alfombra roja, pero nooooooo, no te lleves a engaño, que te ponen un diferencial altísimo y encima un suelo para que nunca pagues menos de una burrada, y además te obligan a tener una serie de productos contratados (nómina, tarjetas, recibos, seguros…). Bueno, también te encuentras con bancos que te dicen directamente que no conceden hipotecas, u otros que las conceden a cambio de que vayas de la mano de familiares y/o amigos que aporten la cantidad que te va a prestar el banco (así también financio yo!). Yo llevo unos años con ING sin problema alguno ni de comisiones, ni de modificaciones de contrato sin avisar… y resultó que sin exigir nada que no tuviera ya con ellos, nos daban unas condiciones aceptables.

Lo que se me vino a la cabeza varias veces en este proceso es que en el colegio en vez de tanta Educación para la Ciudadanía, Transición a la Vida adulta y demás asignaturas chorra, deberían explicar en qué consiste un préstamo, los pagos, las obligaciones, intereses… seguros y todo lo que ello conlleva. Además de cómo se tramitan unas escrituras, nomenclaturas y demás parafernalia. Llegaríamos todos con otra cara al banco y al notario. Y eso que yo por trabajo ya he manejado escrituras y sé más o menos cómo va lo de las provisiones de fondos y demás, pero estas cosas deberían aprenderse como cultura general.

En fin, tras dos meses de negociaciones con los vendedores y el banco, finalmente conseguimos firmar la hipoteca y tener las llaves de la casa. Eso sí, ahora toca mudarse, y antes de ello acondicionar la vivienda. No es mucho, pero mínimo toca pintar, cambiar suelo y algún que otro retoque en uno de los baños. Ya os iré contando qué he aprendido de la mudanza y de esto de las reformas. Si es que salgo viva de todo esto.

Anuncios

2 comentarios en “Se nos acaba el año y comenzamos nueva etapa

  1. Pingback: Preparar una mudanza | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Viajar II | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s