Preparar una mudanza

Como os dije anteriormente, estamos en medio del acondicionamiento de la casa que compartimos con el banco. Y una de las muchas cosas en la que tienes que pensar es en la mudanza.

Esta es mi primera mudanza real, porque cuando me independicé me llevé básicamente ropa, libros, música… los muebles vinieron después, y entraron poco a poco, desmontados (sí, son de IKEA) y lo voluminoso, como el frigorífico, lo trajeron los de la tienda. Esta vez hay que sacar todo lo que nos llevamos cada uno de enseres personales, y sumarle además los muebles acumulados.

La primera pregunta que has de hacerte es ¿quién hace la mudanza? Y es que básicamente se resume a dos opciones: o la haces tú (con la ayuda de familiares y amigos, se entiende) o contratas a alguien para que te la haga. Finalmente después de echar cuentas, de ver tooooooooodo lo que somos capaces de acumular, de lo que pesan los muebles, de ser conscientes de que hay que bajar y subir los muebles por las escaleras… Te sale más a cuenta contratar a unos especialistas. Y más si encuentras una empresa que además te incluye el embalaje en cajas, como nos pasó a nosotros (ojo, todas las empresas te ofrecen el servicio, pero la que elejimos nosotros era con cajas sí o sí. Bueno, tú puedes mover las cajas, pero pagas igual el servicio…).

En el caso de que te encargues tú, prepárate para empezar a empaquetar con tiempo, porque el ser humano tiene síndrome de Diógenes y acumulamos mucha mierda. Ya que empiezas con tiempo podrás hacer limpieza a la vez que empaquetas y deshacerte de aquellos trastos que no usas, esa ropa que ya no te vale y no vas a ser capaz de meterte en ella en tu vida…

A la hora de empaquetar recomiendan ir anotando lo que contiene cada caja, sobre todo si va a pasar mucho tiempo entre el embalaje y el desembalaje. En nuestro caso va a ser inmediato, de un día para otro, y todo va a quedarse fuera de las cajas, así que este punto no lo tenemos muy en cuenta.

Como a nosotros nos empaquetan todo, nos despreocupamos. Eso sí, una cosa que hay que tener muy en cuenta es el tema de la comida. Hay que intentar no tener congelados para el día de la mudanza, y preferiblemente tampoco comida que dependa del frío. El frigorífico te recomiendan que lo apagues 24 horas antes de moverlo y que lo dejes reposar otras 24 después por los aceites del motor. Así que cuenta con comer esos días bocadillos o comidas que se mantengan bien a temperatura ambiente (en invierno es más fácil que en verano, está claro).

También hay que dejar muy a mano un par de mudas, productos de higiene personal, un par de toallas y papel higiénico.

Una vez que tienes todo en la nueva casa, se trata de ir abriendo cajas y colocar todo lo que tienes en cajas. Depende ya de la prisa que tengas o lo dejado que seas en ir abriendo y colocando. Al final, con una cama, el baño y la cocina puedes ir tirando.

A ver qué tal se nos da. Ya os contaré. Espero que no se pierda / rompa nada… que ya se sabe cómo son las mudanzas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s