Serie Terminada: Eureka

Seguimos con la racha de series acabadas, y en este caso, sigue un poco la línea friki como The IT Crowd. Este fin de semana hemos terminado con la 5ª y última temporada de Eureka, una serie de ciencia ficción que me recuerda a Regreso al Futuro.

Se trata de una serie que transcurre en la ciudad de mismo nombre en la que todo el mundo es un cerebrito, supergenios que trabajan en la gran empresa de investigación Global Dynamics en la que prueban y experimentan en el ámbito científico y tecnológico. Eureka es una ciudad que no aparece en los mapas, es un proyecto del Gobierno, sin embargo, un perdido Jack Carter sufre un accidente con su coche junto con su hija adolescente Zoe (siempre hay protagonista divorciado con hija adolescente) y acaba en el pueblo atravesando un agujero o puerta al más puro estilo Stargate. Como Eureka no tiene sheriff, Jack aceptará la vacante y se quedará a vivir en Eureka.

Digo que me recuerda a la saga Regreso al Futuro, pues tenemos a locos investigadores con teorías descabelladas, con pruebas, con inventos que se les descontrolan… avance en el tiempo y en el espacio… no sé, tiene ese punto. Y lo que le da los pies en la tierra es el protagonista, Carter, un tío normal y corriente, que no entiende cuando habla con el resto de habitantes de Eureka con su lenguaje enrevesado, sus protones, sus moléculas, sus generadores, sus partículas, sus algoritmos… él hace al espectador saber de qué están hablando reduciendo los inventos a “el chisme que explota”, “el láser gigante”, “el aumentador de fuerza” y cosas así.

Completan el reparto la Doctora Blake, que es la directora de Global Dynamics, Nathan Stark, el antagonista de Jack, Jo Lupo, la ayudante del sheriff, e investigadores como Henry o el joven Fargo. Y no os perdáis al personaje más absurdo y divertido de todos, Jim Taggart, todo un personaje al más estilo Doc.

Es una serie familiar, apta para todos los públicos, sus temporadas son cortas, de 13-18 capítulos, y tiene bastantes situaciones absurdas y divertidas. No es una serie muy trascendental, pero sí para entretener. Una pena que ya haya acabado.

Serie Terminada: IT Crowd

Retomo los post de series. Al igual que la semana pasada con 24, leí hace unos días en Vayatele una noticia sobre el episodio final de IT Crowd, y caí en que es otra serie que acabé hace poco y de la que no os he hablado.

Esta serie llegó a mis manos por medio de mi hermano, que es informático. Y al principio era algo reticente a verla, en parte porque iba de informáticos, su jerga, sus chistes que sólo ellos entienden… y en parte porque es humor inglés, y no suele gustarme. Pero vi el primer capítulo y no paré de reírme con los personajes y las situaciones absurdas. Además, como no llega a la media hora, pues se te pasa volando.

The IT Crowd es, como decía, una comedia británica. Comenzó a emitirse en 2006 y consta de 4 temporadas de seis episodios cada una. Si echáis cuentas, en una sentada la habéis visto.

La serie comienza con la llegada de Jen (Katherine Parkinson), una no informática que es asignada al departamento técnico puesto que ha mentido en su currículum. El jefe, Denholm, el típico inepto, es desconocedor de la tecnología y la cree a pies juntillas en la entrevista, por lo que la pone al frente del departamento de atención al usuario. Ella cree que le han dado un puesto increíble, en una oficina con vistas de la city, pero nada más alejado de la realidad. Acabará en un sótano, desordenado, sucio, caótico con  sus dos peculiares compañeros.

Moss y Roy, los dos técnicos, son los típicos informáticos raros, frikies, sobre todo Moss (Richard Ayoade, izquierda en la foto con el pelo afro), que es el típico nerd. Roy (Chris O’Dowd, derecha con un periódico) es algo más fiestero y soluciona las llamadas de sus compañeros con problemas informáticos con dos preguntas: ¿Está seguro de que está enchufado? y ¿Ha probado a reiniciarlo? Todo ello con una desgana considerable, claro.

La verdad, es que si lo piensas, seguro que más de una vez un informático que ha hecho alguna de esas preguntas…

Es una serie muy divertida que recomiendo totalmente. Si bien es cierto que con las temporadas al final va decayendo, sobre todo con la llegada del nuevo jefe, pero sigue habiendo escenas absurdas, especialmente si están involucrados Moss y Roy. Eso sí, recomiendo verla en inglés, porque el humor es tan inglés, con juego de palabras, que si la ves en español, pierde la gracia. Aunque ojo, que Chris O’Dowd es irlandés y puede costar pillarle el acento.

Por cierto, tiene una cabecera y una sintonía adictivas.

A ver qué tal ese capítulo final. Qué de series se retoman… primero Veronica Mars, luego 24, y ahora The IT Crowd… Habrá que esperar a ver si merecen la pena, ya se dice que segundas partes no son buenas.

Series Canceladas: CSI NY

El mes pasado en uno de mis post sobre series que estoy viendo, os hablaba de los CSI. Pues hoy me entero de que la CBS ha decidido cancelar CSI NY siguiendo el mismo camino de CSI Miami el año pasado. De momento me queda por ver la 9ª y última temporada, y ahora ya la veré de otra forma, espero que por lo menos la cierren bien.

El motivo de la cancelación no es otro que el dar entrada a series nuevas, para ello, las cadenas han de plantearse cuáles no les compensan seguir teniendo en antena, y cuanto más recorrido tenga una serie, más cara les sale, pues los actores empiezan a exigir más y más dinero a lo largo de las temporadas, haciendo la serie insostenible. Y si las audiencias no acompañan… y la verdad es que CSI NY lleva un par de temporadas en la cuerda floja, con 18 capítulos en vez de 22 ó 24. Así que bueno, estaba un poco cantado. Pero aún así, da pena, puesto que como os decía en el post de CSI, es la que mejores guiones suele tener. Aunque he de reconocer que CSI Las Vegas ha remontado en la temporada 12 (la que acabo de terminar) con la llegada de Ted Danson. Por cierto, la serie centrada en la ciudad del pecado sí que ha renovado por una nueva temporada, por la 14. Imagino que en parte porque los personajes se han ido renovando y quedan pocos actores del principio…

En fin, una pena, pero bueno, hay que dejar sitio para las que van llegando, y ya tengo un par en lista de espera como Arrow o Homeland, así que…

Serie Terminada: 24

Hace poco os hablaba de Homeland y os decía que estaba un poco reticente a verla porque me sonaba mucho a 24, serie que terminé hace unos meses y de la que acabé algo cansada. Bien, pues hoy leo en Vayatele que podría volver en forma de miniserie, y aprovecho la ocasión para hablaros un poco de ella.

La serie se emitió desde 2001 a 2010 y consta de 8 temporadas y de una película, 24 Redemption, una precuela para explicar el comienzo de la 7ª temporada. Lo novedoso de la serie es que lo que ocurrirá durante los 24 capítulos de cada una de las temporadas presenta la acción “en tiempo real”. Es decir, cada capítulo de 42 minutos nos desarrollará la historia de una hora (hay saltos, claro. Si le sumas los cortes publicitarios, ahí tienes los 60 minutos.). La trama crea un suspense y mantiene en vilo al espectador mostrando un reloj en pantalla cada vez que cambia de unos personajes a otros, ya que durante cada episodio hay varias acciones que pasan simultáneamente. Incluso a veces se nos muestra la pantalla partida mostrándonos con el reloj en el centro qué está ocurriendo en distintos puntos geográficos.

Así de primeras el planteamiento parece bueno, y lo es, recuerdo durante la primera temporada los giros constantes de guión en los que nada era lo que parecía, personajes que no son tan buenos como parecen, o malos “malosos” que no tienen culpa de nada. E hilando todo ello, Jack Bauer (el salvador del mundo, algo así a lo Bruce Willis).

El hilo conductor de cada una de las temporadas es una amenaza o ataque a la seguridad nacional de Estados Unidos, bien sean rusos, árabes, mejicanos, chinos… Pobrecicos los estadounidenses, si es que todo el mundo está en su contra… Esta trama principal comienza a ramificarse a medida que avanzan los capítulos, Jack Bauer se expone al peligro, se salta mil leyes, lucha contra viento y marea, descubre tejemanejes, traiciones… todo ello para mantener la tensión incesante llena de altibajos.

24 es una serie bien planteada, rápida, con tramas y redes ocultas bien hiladas y con muchos personajes, es una gran serie coral. Por supuesto, el eje central es Jack Bauer, claro, es el protagonista, el que tira del carro, el héroe, el salvador…. Y ojo, no es el típico protagonista bueno, sino que tiene más lado oscuro que claro. No puedo con él, supongo que es uno de esos personajes que o adoras, u odias a muerte. Yo soy del segundo grupo. Lo mismo me ocurre con su hija. Madre mía, Kim Bauer… es para darle de hostias, con perdón. Que si me dejo secuestrar, que si ahora me persiguen… no os digo más para no desvelar nada, pero vamos, yo temblaba cada vez que salía en los títulos de crédito.

Hay otros personajes que sí he tolerado e incluso me han gustado a lo largo de las 8 temporadas. Como por ejemplo puede pasar con Almeida, Nina, el Presidente Palmer… Sin embargo, he de decir que a mí el personaje que más me gusta de toda la serie es Cloe O’Brian, una analista de sistemas, programadora, o informática, como la queráis llamar. Es una persona que se centra en su trabajo, amiga de sus amigos, los menos, y borde con los que no lo son. Fan total.

En fin, una serie que empecé con ganas, pero de la que me empecé a cansar, en parte por Jack Bauer, por sus amenazas terroristas y exaltación del patriotismo, también porque los giros ya iban siendo evidentes… Vamos, que al final fue perdiendo tirón, al menos desde mi punto de vista, y me llamaba cada vez menos la atención. Por eso creo que dejémosla como está, señores productores. No hagan ahora una secuela años después, que ya no viene a cuento.

Jamie Oliver y sus programas de cocina

Como os dije la semana pasada, estuve unos días por el sur de España. Pues bien, en el hotel haciendo zapping me topé con Jamie Oliver y su programa de cocina en 15 minutos y me quedé enganchada, cómo no. No tiene nada que ver con Man v. Food, es todo lo contario: comida sana y fácil de preparar, nada de comer con ansia como si no hubiera mañana.

Jamie es un cocinero inglés que empezó con un programa de cocina en la BBC en el que enseñaba a comer bien a los ingleses. Básicamente hace platos que no nos extrañan en la cocina mediterránea, y añade toques orientales. No pueden faltar las especias para dar sabor en lugar de salsas más calóricas. Empezó en el 98 con The Naked Chef y le siguieron otros programas como Jamie’s Kitchen, Jamie’s School Dinners, Jamie at Home, Jamie’s 30 minute meals o Jamie’s 15 minute meals entre otros. También ha publicado una serie de libros y tiene aplicaciones para móviles y juegos para la Nintendo DS. Todo un producto. Si queréis ver sus vídeos y no tenéis el canal viajar, podéis verlos en youtube.

En los días que estuvimos en el hotel pude ver dos programas suyos: Jamie’s 15 minute meals y Jamie’s Food Revolution. En el primero de ellos, enseña al espectador que no hay excusa para no comer bien porque no tenemos tiempo. En los capítulos que vi hizo platos de diferentes estilos, como un cuscús, pasta, ensalada césar con su propia salsa… Básicamente explica que lo importante es organizarse y cocinar varias cosas a la vez como por ejemplo poner a hervir agua mientras hacemos la carne que tarda más, la importancia del aceite de oliva en vez de mantequilla, las especias o un yogur natural en lugar de la mayonesa…

Muy recomendable, se pueden aprender truquillos, optimización del tiempo, cómo sacar partido a los sabores… aunque también muchos consejos que da están enfocados al público inglés y a sus costumbres alimentarias, y a ti ni se te ocurriría hacerlo de otra forma de la que él recomienda, que es el modo mediterráneo.

En cuanto a Jamie’s Food Revolution decir que me enganchó desde el primer momento, mucho más que el anterior, ya que no es solamente un programa de recetas, es lo que se suele llamar un programa – coach, es decir, un programa que te enseña, te educa. ¿Sobre qué? En este caso sobre cómo mejorar los hábitos alimentarios de los estadounidenses.

Jamie ya había hecho en Gran Bretaña un programa similar: Jamie’s School Dinners. Se había dado cuenta de que en los colegios la comida que se le daba a los niños no era gran cosa, todo precocinado, sin un ajuste calórico ni vitamínico adecuado, y allá que se fue para promover una cocina más saludable, con mayor aporte nutricional. Un par de años más tarde siguió con la temática en  Jamie’s Return To School Dinners y consiguió que el gobierno se involucrara en mejorar estos menús escolares.

Así pues, con esta experiencia, en 2010 cruzó el charco y dio el salto a la televisión estadounidense. Se fue a Huntington, Virginia, a la ciudad considerada la peor en cuanto a hábitos saludables se refiere en todo Estados Unidos donde casi la mitad de los adultos son obesos. En el episodio que vi tenía dos ámbitos de actuación: un instituto y una hamburguesería.

En el instituto luchaba contra toda la burocracia. El director decía que él quería que Jamie participara y que les ayudara con su programa, pero claro, al tener una junta directiva que es la que pone el dinero, el pobre hombre se encontraba con un muro que le ponía todo en su contra. No les dejaban grabar, no les permitían entrar en la cocina del centro ni ver los menús que consumían los alumnos, aunque nos deja caer en el programa que toman para desayunar pizzas congeladas y bebidas muy azucaradas. Y después del viaje del año pasado por la Costa Oeste, me lo creo.

En fin, que se lo ponen muy complicado, de hecho, el segundo día no sabe si va a poder entrar al centro, pues les llega una notificación a la productora de que en el momento en que intente acceder al recinto le van a detener. Finalmente consigue entrar porque encuentran un vacío legal y el director pone a Jamie a cargo de una asignatura para los alumnos de cocina, debe ser una especie de módulo. Pero a la clase sólo se apuntarán 10 chavales. En un principio todos se involucran, el cocinero les habla de los hábitos saludables, de las enfermedades que pueden tener si siguen comiendo así… pero no tiene mucha posibilidad de movimiento con 10 personas.

Por otra parte, se va a una hamburguesería, el típico restaurante de comida rápida (no cadena) y habla con el dueño para mejorar el menú. Pero éste se lo pone muy cuesta arriba, le viene a decir algo así como “si te crees que vas a venir ahora tú desde Inglaterra a decirme a mí qué es lo que le gusta a mi clientela, vas listo“. Puede recordar un poco a Pesadilla en la cocina, salvando las distancias, claro.

Jamie le propone cambiar la carta, o al menos que le deje cocinar alternativas que ofrecer a los clientes, a ver qué tal funcionan y le hace 3 hamburguesas algo fuera de lo normal, con judías trituradas a modo de falafel, con otro tipo de lechugas, con carne fresca, nada de congelado… y parece que los que lo prueban acaban satisfechos (incluso hace una degustación en plena calle y pide a la gente que le diga lo que pagaría por la hamburguesa), pero el dueño no ve muy claro eso de cambiar su menú o esforzarse más en tener productos frescos a pesar de que Jamie consigue una carne buena pero ajustada al presupuesto para que el menú no se vaya de precio con respecto al actual.

Sólo vi este programa, así pues no sé en qué quedó el experimento en el instituto, y si el dueño de la hamburguesería aceptó las mejoras de Jamie, pero espero poder averiguarlo.

Fotos

Acabo de volver de pasar unos días en el sur de España, en la provincia de Cádiz, ya os contaré, y como siempre, he vuelto con miles de fotos en las tarjetas de memoria de la cámara (no me gusta llevar una de mucho espacio por si se me pierde, borra o cualquier incidencia, así que llevo varias, de 4Gb, de 8 y alguna me queda aún de 512Mb… ).

Y siempre me acuerdo de Eva Hache y un monólogo sobre este fenómeno, el de la gente que se va de vacaciones (o a cualquier sitio, que hoy con los móviles) y son de gatillo fácil. Esto antes con las cámaras de carrete no me pasaba, claro, pero ahora, haces 5 fotos al mismo monumento, paisaje o persona, y te dices “luego borro y me quedo con la buena”, así que cuando descargas las fotos en el ordenador te encuentras con una jornada tediosa filtrando fotos…

Pero es que a mí me gusta plasmar el momento, fotografiar los sitios donde he estado, con quién, y cada determinado tiempo selecciono alguna que otra para renovar los cuadros desperdigados por casa o incluso para sacar alguna en lienzo, o calendarios para regalar… Ojo, que eso no significa que vea la vida a través de un objetivo, hago las fotos, pero me paro a disfrutar el momento, a ver el paisaje… aunque reconozco que últimamente con el móvil, y los filtros de instagram y otras aplicaciones, saco más fotos con intención de capturar momentos cotidianos y no sólo de viaje.

No tengo una cámara reflex, soy una usuaria de cámara digital que me compré en Nueva York allá por el 2011. Lo bueno que tiene esta Lumix es el GPS, por lo que luego la puedes enchufar al ordenador y ver la ruta que has hecho según los puntos que te marca el navegador. Y de hecho me da rabia haber estado en sitios cuando llevaba una cámara no digital, porque son fotos que no tengo para poder hacer cuadros, lienzos o fotomontajes… Habrá que volver.

En fin, voy a ver si borro las fotos “malas” del viaje a Cádiz y las organizo.