Interrail. Viajando por Benelux día 5. Bruselas – Namur – Luxemburgo

Después de unos primeros días bastante acelerados y sin parar de una ciudad a otra, este día era más relajado. Dimos por visto Bruselas, a pesar de que nos quedó mucho por ver, pero no nos apetecía recorrer mil barrios alejados, así que partimos dirección Luxemburgo, que está a un buen trecho. Así que con nuestro desayuno del Panos (una franquicia muy a tener en cuenta en Bélgica) nos subimos al tren.

Entre medias, a una hora de Bruselas, paramos en Namur, que es la capital de la región de Valonia, una zona totalmente diferente de las ciudades belgas que habíamos visto hasta el momento de la parte flamenca. Ya en el tren veíamos cómo cambiaba la orografía, ya no estábamos en una Bélgica llana, o casi, sino que empezamos a adentrarnos en una zona boscosa, frondosa, con importante presencia de los ríos Sambre y Mosa.

Lo que sin duda destaca en Namur es el castillo, la ciudadela, en lo alto de la montaña, desde donde se divisa toda la ciudad.

A pesar de la fortificación, no pudieron evitar la invasión de españoles, franceses, holandeses, de nuevo españoles, Napoleón… hasta que con el Congreso de Viena de 1815 Namur se declaró parte de Bélgica. La ciudadela fue reconstruida varias veces, y de nuevo con la invasión de los alemanes un siglo después en la Primera Guerra Mundial, los teutones querían atravesar el país y la ciudad para llegar a Francia siguiendo el Mosa… Y en la Segunda Guerra Mundial no tuvo mucha mejor suerte… En fin, la historia de los belgas, siempre en medio, sin ejército importante con el que defenderse… Supongo que la única batalla victoriosa que recuerdan es la de Waterloo, hoy llena de turistas que van a ver un descampado.

Voliendo a Namur, después de ver la ciudadela, de divisar la ciudad, emprendimos el regreso a la estación callejeando. La verdad es que es un pueblecito muy pequeño, no tiene mucho que ver, alguna plaza, o iglesia, pero sin duda, lejos del estilo de las ciudades flamencas de las que veníamos. Namur tiene mucha historia, imagino que buenos vinos, parajes, pero la ciudad en sí, si no pilla de camino, es omitible.

En fin, después de un paseo con bastante calor, y de ver alguna curiosidad que me recordó a mi abuelo y a las Navidades, que le da por entretenerse con los corchos de las botellas, nos dirigimos de vuelta a la estación para coger el tren que nos llevase a Luxemburgo.

Fue un viaje largo, más de lo que estábamos acostumbrados, casi dos horas y teniendo que hacer trasbordo… leímos, observamos el paisaje, comimos…

Y al final llegamos a Luxemburgo, que no tiene nada que ver con ninguno de los dos países anteriores.

Luxemburgo ciudad es tranquila, empinada, llena de coches de lujos, un par de calles con restaurantes, pero apenas sitios de comida rápida o supermercados donde comprar comida para llevar.

Es otro nivel, sin duda. Como lo fue nuestro hotel, el Park Inn by Radisson Luxembourg City. Cuando reservamos los hoteles, para Luxemburgo no había mucha opción, la verdad, al menos dentro del rango de precio que nos movíamos, pero encontramos una oferta para el con alojamiento y desayuno por 69€. Y la verdad es que sin duda fue el mejor hotel de todos los del interrail, aunque el easyhotel de La Haya estaba muy bien, y posteriormente el de Ámsterdam, pero este tenía un punto más.  Aunque era un poco raro puesto que el hotel comenzaba en la planta 2 de un edificio. En el bajo había una zapatería y justo al lado del escaparate, un ascensor. Tomabas el ascensor, y en la primera planta te podías bajar en un Saturn, si seguías a la segunda, es cuando llegabas a la recepción del hotel.

Pero bueno, lo importante es que la atención fue muy buena, la habitación muy limpia, moderna, llena de comodidades, que si albornoz y zapatillas, los jabones y demás productos de cortesía, una botella de agua fresquita (aunque era con gas), cafetera/tetera con cafés, tés, azúcares… En fin, que además de día más o menos relajado, teníamos un hotel donde pudiéramos descansar.

Después de refrescarnos, salimos a pasear. La ciudad es muy nueva, no se ven edificios muy emblemáticos, hay un par de calles con restaurantes, como dije más arriba, y lo más “importante” el puente que ya habíamos visto en la maqueta del MiniEurope.

Las mejores vistas son desde la muralla, que ves los árboles, el río, las rocas… mucho más que la ciudad en sí.  Incluso la chica del hotel se plantó delante del mapa y no sabía muy bien qué recomendarnos para ver.

Tras el paseo, y antes de subir a la habitación, paramos en un a por una cena temprana donde nos tomamos unas hamburguesas (no había muchas más opciones) acompañadas de unas ensaladas.

Y a disfrutar del hotel, para cargar pilas que el día siguiente no teníamos un plan muy completo, pero sí muchas horas de tren, que casi que agotan más que estar moviéndose, que cuando lo notas es cuando paras.