De visita por Londres. Día 1: London Eye y Fish and chips

Después de un tiempo sin hablar de viajes, os voy a hablar del último que he hecho: 4 días por Londres. Fue un viaje en familia para visitar a mi hermano que lleva casi un año viviendo allí. Ya habíamos estado en la ciudad en un viaje relámpago de fin de semana en 2006, pero la familia no, así pues, organizamos una ruta que cubriera lo básico, pero también lo que se nos quedó en el tintero, así como una excursión a Oxford. Haré varias entradas porque concentrar todo en una, es demasiado.

La fecha elegida fue el puente de junio, este puente que se han inventado dándonos como festivo el Corpus. Pintaba bien, los días con más horas de luz del año, buena temperatura, pero casi peligra nuestro vuelo por la proclamación del nuevo Rey y el cierre del espacio aéreo. Al final no hubo problema alguno, el vuelo salió a tiempo. Eso sí, al llegar a Heathrow tuvimos un incidente con el desalojo del avión pues nos tuvieron que poner una escalera porque se había roto el brazo articulado. Hubo un momento de caos, que demuestra que no sólo en España somos algo ñapas. Poco resolutivos les vi a estos ingleses.

Aquí voy a hacer un pequeño inciso sobre la elección de aeropuerto. A priori podría parecer que es mejor opción otro aeropuerto, con compañías low cost, y más al viajar sólo con una mochila, como nosotros. Pero tras comparar Iberia / British Airways en Heathrow y low cost en otros aeropuertos, la primera, era la mejor opción. Había que poner en una balanza el precio del vuelo, que sí, a Heathrow es algo más caro, pero desde los aeropuertos más lejanos había que incluir el precio del transporte hasta la ciudad, y ahí ya se nos iba un pico entre ida y vuelta que casi equiparaba ambas opciones. Por otro lado, hay que evaluar el tiempo empleado, y yendo cuatro días, perder más de hora y media desde el aeropuerto a la ciudad, no era opción. Y por otra parte, está el tema horarios. No siempre te cuadra el horario de las compañías. Así pues, fuimos a Heatrow porque la diferencia de precio, el tiempo empleado y el horario, no compensaban los suficiente como para elegir otro aeropuerto. Quizá también influyó el ser puente, y si viajais en otras fechas, sí compensa elegir otra compañía. Ya depende de cada uno y de su escala de valores y si le importa perder más o menos tiempo y se ajustan los horarios.

Volviendo a la llegada a tierras británicas, este incidente nos retrasó un poco y alteró nuestro plan, que era pasar por el hotel, y de ahí a la London Eye, para la que ya teníamos las entradas y de ahí irnos a cenar. Como íbamos ajustados de tiempo, nos fuimos directos a la noria y llegamos justo a tiempo.

London Eye

Si tenéis la oportunidad, mejor sacad las entradas por internet, que os ahorraréis la cola de espera para sacarlas allí en taquillas, además de ahorraros un 10%. Eso sí, necesitáis llevarlas impresas, no vale enseñar el móvil. Al comprarlas has de elegir hora, nosotros nos decantamos por las 20:00, que ya estaba atardeciendo, pero al entrar el solsticio de verano, aún tendríamos luz suficiente. Tuvimos suerte y pudimos disfrutar de las vistas sin el sol cegándonos.

Vistas desde London Eye

Es una buena oportunidad de ver la ciudad, si tenéis miedo a las alturas, os animo a que le echéis algo de valor, pues merece la pena. Y el recorrido dura 30 minutos, va lo suficientemente lento como para ni siquiera notar que se mueve.

Tras este primer acercamiento a la ciudad, nos dirigimos al hotel a dejar las mochilas. El elegido fue el Easyhotel Earl’s Court, un hotel muy básico que se ajustaba a lo que buscábamos: un lugar económico donde poder dormir (sin ventanas, que amanece a las 4 y las persianas brillan por su ausencia) y asearnos; y que además estuviera bien comunicado. Poco más necesitábamos. Habíamos tenido buen resultado con el de La Haya, y decidimos repetir. Es una antigua casa victoriana reconvertida en hotel, con pasillos laberínticos, escaleras… una distribución un poco rara. Pero cumplió con su función. Aunque os recomiendo que no os den la habitación 58 para minusválidos, puesto que está justo al lado de los conductos de ventilación y notaréis el ruido y la vibración. A nosotros nos la cambiaron y como compensación, nos dieron wifi gratis.

Y ya sin mochilas, nos dirigimos a Garfunkel’s, el restaurante en el que teníamos la reserva para cenar el típico fish and chips. Aquí también pudimos comprobar que los ingleses no parecen muy dados a la improvisación. Al pedir una mesa para 6, se descolocaron un poco y querían ponernos en dos mesas, una de 4 y otra de 2, con un pasillo de por medio… ¿¿¿Cómo??? ¿Qué te cuesta mover una junto a la otra? Tuvieron que hablar tres camareros para llegar a la conclusión de que la mejor opción era unir dos mesas…

Fueron algo lentos en servirnos, pero comimos muy bien. Elegimos de entrantes dos panes de ajo, uno de queso y otro de tomate y orégano. Que los pueden llamar panes de ajo si quieren, pero es casi una pizza…

Cena Garfunkel's

Y por supuesto, el fish and chips, acompañado de, por supuesto, patatas, guisantes aplastados y salsa tártara. Al parecer, lo típico es aliñar las patatas con sal y un chorrito de vinagre. El bacalao estaba rico, aunque para mi gusto algo demasiado rebozado. Pero es que no soy muy amiga de los rebozados. Para refrescar la garganta, hubo quien pidió una cerveza, la London Pride. No tiene lúpulo y es algo más suave que las cervezas españolas.

Con la tripa llena, nos dimos un paseo de vuelta al hotel para reponer fuerzas porque el día siguiente nos esperaban 21km de ruta… Casi nada.

Anuncios

13 comentarios en “De visita por Londres. Día 1: London Eye y Fish and chips

  1. Pingback: De visita por Londres. Día 2 | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Interrail por Capitales Imperiales. Día 3: Budapest | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: De visita por Londres. Día 3. De Mercados y Oxford | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: De visita por Londres. Día 4 Brunch y vuelta | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Tópicos Viajeros | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Viaje a Estambul: Preparativos | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Trucos viajeros: Comprar un Vuelo | Una cosa te voy a decir
  8. Pingback: Trucos viajeros: Comprar un Vuelo II. Tarjetas de fidelización | Una cosa te voy a decir
  9. Pingback: Japón por libre I: Preparativos | Una cosa te voy a decir
  10. Pingback: Llegó el fin del Roaming en Europa | Una cosa te voy a decir
  11. Pingback: Escapada a Atenas y Sofía | Una cosa te voy a decir
  12. Pingback: Paseando por Sofía I | Una cosa te voy a decir
  13. Pingback: Paseando por Sofía II | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s