Crucero Capitales Bálticas. Etapa VI: Lübeck

En la entrada de Wismar había comentado que con el ticket de Mecklenburgo-Pomerania por 26€ podíamos viajar los dos hasta Lübeck, pero lo cierto es que no es así.

frontera

Si miramos la imagen de google, Lübeck está pegado a la frontera pero ya no pertenece a Mecklenburgo-Pomerania, sino a Schleswig-Holstein, así que habría que pagar una la diferencia desde la frontera. Algo de lo que me di cuenta ya a posteriori. Así que, cuidado, porque los revisores en Alemania van de paisano, y multan. Y las multas son altas. Tuvimos suerte, de haberlo sabido no me habría arriesgado.

En fin, volviendo a Lübeck, es una ciudad que tiene que estar entre las primeras opciones para visitar. Tiene muchísimo encanto con su toque medieval.

Plano Lübeck

Es una ciudad hanseática que durante la Edad Media fue la ciudad más importante de todo el Báltico. Fue la capital de la Liga durante siglos. Su casco histórico también fue declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y está delimitado por siete torres. El pasear por su centro es como volver a la Edad Media, con esos edificios de ladrillo rojo. Tiene una herencia arquitectónica muy característica. Sufrió en la Segunda Guerra Mundial, pero al ser centro logístico de la Cruz Roja fue algo más respetada y se vio afectada una quinta parte de la ciudad. Aunque fue la primera en ser bombardeada, quizá porque la ciudad no dejó a Hitler en el 32 hacer campaña y el bigotes le cogió tirria. Posteriormente fue reconstruida.

Al igual que Wismar, también formó parte de la Alemania del Este, como se puede ver en sus semáforos.

Semáforos

Es una ciudad muy interesante con muchos puntos de interés, pero bastante recogidos por su distribución medieval.

La estrella de Lübeck es la Holstentor. Representa ese estilo medieval amurallado con sus ladrillos rojos y sus torreones.

Holstentor

Tiene un cuerpo central con dos torres laterales. Es la que da la entrada al casco histórico y está rodeada por dos ríos, el Trave y el Wakenitzes. En sus alrededores podemos ver expuestas el resto de las puertas que formaban parte de la muralla medieval.

Tor

Tor

Justo a la derecha de la puerta, a orillas del río Trave, encontramos un conjunto de antiguos edificios que reciben el nombre de Salzspeicher, eran los almacenes de sal. Hoy en día son tiendas de ropa.

Salzspeicher

Salzspeicher

A continuación, tras pasar el río, nos adentramos en la ciudad continuando por Petersgrube, una calle típica de la ciudad, llena de edificios góticos, barrocos y neoclásicos y nos encontramos con St. Petri, una glesia gótica de cinco naves y una alta torre en la fachada y grandes ventanales en los laterales. Fue reconstruida en su totalidad, pues los bombardeos la destruyeron.

St. Petri

Lübeck

Muy cerquita nos encontramos con el centro neurálgico de la ciudad, el Rathaus. El ayuntamiento tiene una fachada a la Breite Strasse, calle comercial de ladrillos negros esmaltados y otra hacia la plaza de ladrillo rojo y blanco y con una loggia de estilo renacentista. Dos caras para un mismo edificio.

Rathaus

Rathaus

Rathaus

Rathaus

Medidor de lluvia

Justo al lado del ayuntamiento encontramos la Marienkirche, que es del siglo XII y tiene unas torres de 120 metros de altura, también en ladrillo rojo. En su interior hay un reloj astronómico del siglo XVII. Está apuntalada, porque la II Guerra Mundial la dejó tocada.

Marienkirche

Continuamos el recorrido por la Breite Strasse y giramos en la Pfaffen para coger después la Grosse Burgstrasse. En esta calle encontramos la Jakobikirche. Es la iglesia gótica de los marineros. Esta no sufrió muchos bombardeos, por lo que se conserva casi como era. Es más pequeña que la Marienkirche, pero de estilo muy similar.

Jakobikirche

Jakobikirche

Jakobikirche

Jakobikirche

En la acera contraria encontramos la Schiffergesellschaft, la asociación de marineros de la ciudad. Un edificio de ladrillo rojo con una veleta-barco en lo alto.

Schiffergesellschaft

Siguiendo la misma calle, llegamos a Burgtor, que es una de las pocas que se conservan de las antiguas fortificaciones.

Lübeck

Burgtor

Volviendo sobre nuestros pasos pasamos por el Heiligen Geist Hospital. Tiene forma de T e incorpora una iglesia con dos naves. Estaba en obras, pero tenía un telar con su imagen.

Heiligen Geist Hospital

Después pasamos por la Katarinenkirche, la única que se conserva de estilo monacal, a cuya izquierda se encuentra la casa del escritor y Nobel de literatura Günter Grass, el autor de El tambor de hojalata. Pero no es el único escritor de la ciudad, los hermanos Mann (Heinrich y Thomas) también vivieron en Lübeck y se puede visitar su casa, la Buddenbrookhaus.

Continuamos callejeando para no volver por el mismo sitio. La ciudad tiene encanto no sólo por la puerta o las iglesias, sino que en todo el casco predominan unos pequeños patios y túneles. Merece la pena perderse y descubrir ese punto peculiar de la ciudad. Me encantó pasear por Lübeck, observar los edificios, disfrutar de las zonas peatonales y descubrir recónditos lugares. No sé cómo será Rostock, pero me alegro de haber elegido Lübeck.

Para finalizar, llegamos a la Catedral. Es la iglesia gótica de ladrillo más grande de Alemania. Se encuentra detrás del ayuntamiento y fue construida en su misma época. Tiene dos torres con crucero, en una de ellas se conserva incrustados los fragmentos dispersos de las campanas que fueron destruidas en 1942.

Catedral

Para finalizar nuestra visita, nos paramos en el parque junto a la Holstentor a comernos unos bocadillos que llevábamos preparados del barco

Holstentor

y volvimos a la estación rumbo a Schwerin.

Estación

Reiseplan2

En este caso el tren no es directo, sino que hay que hacer un trasbordo. Aún así, en el papelito de la máquina de billetes nos pone al andén que llegaremos, a qué hora, a qué andén tenemos que cambiar y a qué hora llegará nuestro segundo tren. Y con puntualidad alemana. En unos 70 minutos estaríamos en Schwerin para disfrutar la tarde.

Anuncios

2 comentarios en “Crucero Capitales Bálticas. Etapa VI: Lübeck

  1. Pingback: Crucero Capitales Bálticas. Etapa VI: Wismar | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Viajar III | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s