Serie Terminada: Chuck

Hace apenas unos días terminamos de ver Chuck. Se trata de una serie en la que el protagonista, Charles Bartowski, un trabajador de una especie de Media Markt en el área de informática, que un día recibe un correo de un excompañero de facultad que contiene cifrados en imágenes los archivos de la CIA y de la Agencia de Seguridad Nacional. Al abrir el mail, estos archivos se descargan en su cerebro convirtiéndose en un recurso muy importante para las agencias nacionales.

Chuck es una persona normal, vive tranquilo con su trabajo en el Buy More, con su hermana Ellie y el novio de esta (ambos médicos), y como todo protagonista, tiene a su amigo inseparable, Morgan. Sin embargo, tras la descarga de archivos en su cerebro, el programa llamado Intersect,  la CIA y la NSA enviarán a dos agentes, Sarah Walker y John Casey respectivamente para ayudarlo a seguir con su vida mientras le usan como fuente de información para cada uno de sus casos.

Así pues, con esta premisa, en cada capítulo nos encontramos con una misión en la que ambos agentes necesitan la ayuda de Chuck, que no tiene para nada madera de espía, lo que añadirá un toque de humor a la seriedad y riesgo que entraña el mantener el orden y la seguridad nacional. Paralelamente, mientras Chuck, Sarah y Casey están salvando el mundo, viviremos las aventuras del resto de empleados del Buy More, o de Ellie y su novio Maravilloso.

La serie cuenta con una cabecera muy a lo pelis de Bond. Y la música es muy pegadiza.

No creía que me fuera a gustar la serie tanto como me ha gustado, pero tiene una buena combinación que engancha capítulo tras capítulo. Por un lado la trama principal, con el punto de acción con cada misión, en segundo lugar, el toque de comedia de los personajes esperpénticos del Buy More, los líos en los que se meten, y finalmente el cómo Chuck tiene que hacer malabares para ocultar su nueva condición a su hermana.

Como siempre digo, la elección de actores es crucial, te hacen creer más o menos en una serie. En Chuck sólo conocía a Sarah, la actriz australiana de ascendencia polaca, Yvonne Strahovski que ya salía en Dexter en un papel mucho más enrevesado. Aquí es una especie de Sydney Bristow en Alias o una de los Ángeles de Charlie. Una chica de aparencia dulce, modosita, pero que te tumba con dos patadas.

El protagonista está interpretado por Zachary Levy, un actor no muy conocido, pero que cumple muy bien con el rol que le toca, combina a la perfección las exigencias las escenas de acción (para las que imagino que tendrá su doble) así como las dotes para la comedia. Tiene esa cara de inocente, de chico normal, perdido en ese mundo de espías que hace que te creas todas las meteduras de pata que comete por no estar entrenado como espía. Pero a la vez, también se adapta a la progresión de su personaje. Además, entre ambos hay muy buena química.

Adam Baldwin encarna a la perfección al Mayor Casey, el militar enfadado con el mundo, descontento con esa nueva misión de niñero, deseoso de más acción, amante de las armas, fan número uno de Reagan. Aunque parece que es el típico registro de este actor. Supongo que es lo que supone tener esa cara y esa forma física.

El contrapunto del serio Casey es Morgan, el cómico de la serie. Así como Casey ayuda a Chuck cuando se mete en problemas, el actor interpretado por Joshua Gómez, es quien provoca que el protagonista acabe enredado en sus líos. Y más allá de la comedia, rozando lo absurdo están Jeffster, el dúo de compañeros del Buy More formado por Jeff y Lester. Dos descerebrados, dos locos, dos personajes surrealistas al más estilo de Dos tontos muy tontos o los malos de Solo en casa.

Finalmente, los más normales, los que interpretan el contacto con la realidad son Ellie y Devon, ambos médicos, fabulosos, estupendos, maravillosos. Representan la feliz pareja: guapos, listos, en forma. Y también me parecen una gran elección, pues Sarah Lancaster pasa bien por hermana de Chuck, alta, morena, la cara angulosa… Y Ryan McPartlin encaja sin duda en ese Capitán Maravilloso que lleva de sobrenombre. Tan rubio, tan americano, tan musculado, tan inteligente…

Por todo ello, me he llevado una grata sorpresa con esta serie. Resulta muy entretenida, con su toque de acción, pero con esos gags que te sacan la sonrisa.

Ahora la duda de siempre: ¿qué ver después? Creo que toca finiquitar Psych. Con todo el dolor de mi corazón. Una pena despedirse de Shawn y Gus.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s