Japón por libre XXXVIII. Resumen Tokio

Tokio es enorme y es imposible verlo todo, por mucho que planifiques. A no ser que estés muuuuuucho tiempo allí, claro. Así que, ya desde el planteamiento sabíamos que algo tendría que quedar fuera, como lo de ir a ver la subasta de pescado.

Por lo demás, es complicado hacer una división como en Kioto, además, es diferente, porque en Kioto te organizas un poco en función de los horarios de los templos, de la proximidad entre sí de cada uno, del transporte… pero en Tokio es más patear ciudad, y además, tienes mil opciones de transporte, con lo que en parte, hay más movilidad. Eso sí, la Yamanote te la aprendes de memoria, porque es muy útil. De todas formas, hay que dividirse por barrios, ya que se necesita un punto de partida. Ya comenté que nosotros intentamos cubrir primero lo más alejado, para aprovechar el JR Pass, y dejar para el final lo más próximo al hotel.

JRPass reverso

JRPass canjeado

En general, la planificación fue bien, salvo que quizá algunos barrios yo no los visitaría. Quizá omitiría Roppongi, le habría dedicado menos tiempo (aún a Ginza) y más a Odaiba. Si no eres muy fan del mundo friki, no le dedicaría a Akihabara más de un par de horas. Y sin embargo, intentaría solucionar cuanto antes la visita al Skytree, y quizá subir a la Torre de Tokio.

Torre de Tokio

Luego, depende de cada uno, claro, si prefieres dedicar más tiempo a las compras o a irte a un parque y pasar una mañana entera bajo una rafia dedicándote a la vida contemplativa.

En cuanto a las excursiones, Kamakura y Yokohama se hacen bien en un día, como hicimos nosotros. Aunque a Kamakura se le puede dedicar tranquilamente un día para ver los templos con calma.

Mapa de Kamakura

Pero Yokohama, está bien para una tarde, no le dedicaría más teniendo tanto que ver en Tokio. Nikko creo que se nos quedó algo corto para un día, incluso madrugando. Pero es que tiene mucho para ver. Al igual que con la zona de Hakone y los cinco lagos, convendría pasar una noche en la zona para estar día y medio y verlo más a fondo. Pero insisto, con tanto por ver, y tan poco tiempo, hay que decidir, reducir y dejar mucho fuera. Al menos hicimos una aproximación y pudimos ver lo principal. En el caso de Nikko, los templos importantes, y en el de Hakone, ver el paraje, divisar el monte Fuji y comer los famosos huevos.

Fujisan

También es cierto que, dado que era primavera, teníamos menos horas de luz que en el mes de mayo, por ejemplo, o junio, así que eso también nos condicionó. Pero claro, el paisaje y la climatología también cambian, y nosotros somos más de huir de viajar en épocas de mucho calor.

Aún así, con sus más y sus menos, creo que no nos fue del todo mal. Todo es mejorable, y más a posteriori, claro, pero creo que aprovechamos bastante bien el tiempo.