Interrail por Capitales Imperiales. Imperio Austrohúngaro

Antes de entrar de lleno en el Interrail (que lo llamo así aunque realmente el pase sea de otra compañía porque me sirve el concepto) quiero recordar un poco la historia de estas Capitales Imperiales y sus países, puesto que servirá para entender un poco mejor los lugares a visitar.

He de reconocer que soy pésima en Geografía e Historia, herencia de un mal profesor en la EGB y poco interés por mi parte en las materias, tampoco lo voy a negar. El caso es que me sitúo en un mapa si he visitado el país, y aprendo su historia a través de esos viajes, ya que intento documentarme sobre su cultura, costumbres e historia. Por si alguien está como yo, hoy, un poco de la historia del Imperio Austrohúngaro.

Fue un Estado creado en 1867. Tenía la particularidad de que se reconocía al Reino de Hungría como una entidad autónoma dentro del Imperio. No podemos tomar el mapa actual de Europa y pensar que lo formaban las actuales Austria y Hungría, sino que también incluía la República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia, Bosnia y algunas regiones de Serbia, Montenegro, Italia, Rumanía, Polonia y Ucrania. Se puede ver en este mapa de la wikipedia. Un gran Imperio.

Imp AustroHúngaro

El Reino de Hungría fue una gran potencia en su día, pero se fue debilitando a lo largo de los siglos debido a continuos ataques de los turcos otomanos. En 1526, en una batalla contra estos murió Luis II de Hungría y tras varios intentos de pactos entre diversos candidatos, Hungría se dividió en el Reino Húngaro con los Habsburgo, la parte turca y el Principado húngaro de Transilvania. Aquello hizo que el pueblo evolucionara de formas distintas según si predominaba la cultura germana, turca o húngara. Y cómo no, había una pugna por la religión, ya que chocaban los católicos germanos contra los protestantes húngaros y en medio los turcos que tenían un poco de cada. Tras varios años de luchas y batallas, finalmente en el 1691 se expulsaron a los ejércitos turcos y todo territorio húngaro pasó a estar bajo el control del Sacro Imperio Romano Germánico.

Con la caída de este Imperio en 1805. Hungría retomó sus intentos independentistas llevando a la Revolución Húngara de 1848 en la que rechazaban el poder de los Habsburgo. Pero las revueltas se sofocaron gracias a la intervención de Rusia.  Sin embargo, Europa era una continua lucha por los territorios y después de que los austriacos perdieran contra Prusia en 1866, también vieron cómo su poder menguaba y para evitar de nuevo una sublevación húngara, se firmó un tratado en el que se designaba una monarquía dual austrohúngara. Ya que hacia el Oeste no conseguían ganar territorio, se dedicaron a intervenir la zona de los Balcanes, lo que les llevó a aliarse con la Alemania de Bismarck para luchar contra los estados del Este.

Ya en el siglo XX todo conducía a la I GM cuando Francisco José se empeñó en anexionarse Bosnia – Herzegovina. Los bosnios no se sentían para nada integrados en el imperio, pero además, se ganaron el enfado de Serbia que también quería ese territorio y pidió ayuda a Rusia. Por mucha ayuda alemana que tuviera el Imperio Austrohúngaro, y de los italianos también, no sólo tenía que luchar contra el eje Serbia-Rusia, sino que tenía su propia guerra dentro, ya que tenía independentistas checos, italianos, rumanos y serbios. Estos últimos promovieron el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria y de su mujer en Sarajevo en junio de 1914. El 28 de julio Austria declaró la guerra.

1918 supone el final de la contienda, y también el camino hacia el fin del Imperio. Se proclaman las repúblicas de Checoslovaquia, de Hungría y de Polonia. Las regiones del sur se unen a Serbia y Montenegro y Transilvania pasa a ser territorio rumano. En 1919 queda disuelto el Imperio Austrohúngaro.

En los años del Imperio, Austria y Hungría mantenían dos parlamentos separados, cada uno en su capital, Viena y Budapest. El Emperador era quien coordinaba estos dos gobiernos. Había un consejo de Ministros Común que se encargaba de los temas principales comunes, como economía, defensa y política exterior. Aunque esto era sobre el papel, puesto que en la realidad el Emperador no tenía mucho poder. Además, cada uno de los gobiernos se encargaba de las cuestiones militares, lo cual entorpecía la idea de un frente unido en materia de defensa.

También había rifirrafes por las contribuciones económicas, ya que Austria asumía el 70% de los presupuestos. Y cómo no, por la lengua. No sé de qué, pero todo esto me suena de algo…

En fin, un imperio creado con pinzas que englobaba una población muy heterogénea. Había una gran diversidad lingüística, cultural y religiosa. Siete confesiones religiosas, entre ellas, musulmanes, una minoría judía, católicos y protestantes. Es significativo el grupo eslavo, que se dividía en seis idiomas (polaco, checo, eslovaco, ucraniano, esloveno y serbocroata) y ocho etnias. La diversidad no tiene por qué ser un punto negativo, pero sí cuando no hay nada en común. Así pues, no es de extrañar cómo acabaron, ya que fue una ficción política, no un Estado propiamente dicho.

Eso sí, nos dejó las Capitales Imperiales, que bien merecen un viaje.

Anuncios

4 comentarios en “Interrail por Capitales Imperiales. Imperio Austrohúngaro

  1. Pingback: Interrail por Capitales Imperiales. Checoslovaquia | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Interrail por Capitales Imperiales. Día 5: Viena | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Interrail por Capitales Imperiales. Día 6: Viena | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Interrail por Capitales Imperiales. Día 8: Brno | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s