Interrail por Capitales Imperiales. Checoslovaquia

Después de adentrarnos brevemente en la historia austrohúngara, quiero dedicarle un capítulo a Checoslovaquia, que también tiene tela. Para empezar, partimos de la base de que nació del Imperio Austrohúngaro, se proclamó como República en el 1918 tras el final de la I Guerra Mundial y se dividió en dos países – República Checa y Eslovaquia – el 1 de enero de 1993 de común acuerdo y pacíficamente a diferencia de la antigua Yugoslavia que la escisión de los países vino tras varias contiendas bélicas.

Checoslovaquia

Fue una república próspera, sin embargo acarreaba un problema étnico ya que austriacos y eslovacos no se sentían satisfechos con la importancia económica y política de los checos. Eslovaquia era una región más pobre, centrada en la agricultura. Aún así, el nivel de desarrollo del país era más alto que el de los estados próximos. La población sabía leer y escribir y se promovieron medidas sociales y económicas que mantenían las diferencias étnicas calmadas.

Sin embargo, a finales de los años 30 los eslovacos se sentían ciudadanos de segunda con respecto a los checos. La población en Eslovaquia era menor y más agraria. Así pues, fue creciendo un sentimiento nacionalista extremo y se dejaron llevar por Hitler. En 1939 la Alemania nazi invadió el país y fue dividido en el Protectorado de Bohemia y Moravia por un lado, y Estado Eslovaco por otro.

El 9 de mayo del 45 las tropas soviéticas entraron en Praga y liberaron Checoslovaquia. Esto abrió una nueva etapa, la Tercera República.

En 1948 comenzó la era comunista cuando los soviéticos tomaron el control del poder gracias a una conspiración eslovaca contra el gobierno nacional. Hasta 1960 quedaron a las órdenes de Stalin y el país quedó a las órdenes de la Unión Soviética.

Entre 1960 y 1990 se mantuvo como República Socialista, dependiente de la URSS. Pero con la muerte de Stalin, comenzaron a aparecer movimientos anticomunistas, expresados sobre todo en las artes. Llegaban ecos de cambios en los países vecinos y, en el 89, casi a la vez que la caída del muro de Berlín, los estudiantes salieron a manifestarse pacíficamente a las calles sin autorización del Estado. La policía violentó a los manifestantes y desembocó en la Revolución de Terciopelo, una serie de protestas callejeras en las que los ciudadanos pedían al Gobierno que dimitiera y convocara unas nuevas elecciones. A finales de noviembre tuvo lugar incluso una huelga general durante dos horas. El Gobierno, ante el problema que veía enfrente, contactó con la URSS, pero Gorbachov no estaba por la labor de mandar ayuda, por lo que finalmente cedió ante la realidad y asumió que había que ceder el monopolio.

En junio de 1990 se celebraron elecciones democráticas y el recién elegido presidente Vaclav Havel volvió a cambiar el nombre del país. Esta vez pasó a llamarse República Federal Checa y Eslovaca para así intentar equiparar a ambas regiones por igual. Sin embargo, aunque se había salido de la URSS, se había abandonado el socialismo y parecía que habían encontrado un nuevo camino, en realidad, seguía habiendo un sentimiento nacionalista eslovaco que pedía la independencia.

Tras un par de años de diálogo, en junio de 1992 se iniciaron las negociaciones para la disolución de la República Federal. Y finalmente se llevó a cabo la división del país el 1 de enero de 1993 convirtiéndose en la República Checa y la República Eslovaca. Todo de forma pacífica y acordado en el Parlamento.

Ambos países entraron en la Unión Europea en 2004, pero La República Checa mantiene su moneda mientras que Eslovaquia sí que pertenece a la moneda única.

Yo, que conocía poco la historia de estos dos países, en su día uno, me sorprendió que consiguieran entenderse para llevar a cabo la secesión sin llegar a las manos. Algo que resulta poco frecuente, por no decir inaudito.

Habrá que conocer su pueblos, sus gentes, sus ciudades, para ver qué queda de la República Checoslovaca y cómo ha evolucionado cada uno de los países desde 1993.

Anuncios

2 comentarios en “Interrail por Capitales Imperiales. Checoslovaquia

  1. Pingback: Interrail por Capitales Imperiales. Día 8: Brno | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Interrail por Capitales Imperiales. Día 9 II Parte: Praga | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s