Interrail por Capitales Imperiales. Día 1: Budapest

23 de Junio. 11:10 de la mañana. Cargados con una mochila de mano y otra de 10kg que facturamos (por algún objeto que no se puede llevar en cabina) tomamos un avión rumbo a Budapest. Llegamos a tierras húngaras a las 14:40 hora local y tras recoger la maleta facturada nos pusimos en marcha.

Vuelo Budapest

El aeropuerto Liszt Ferenc no está comunicado por tren o metro con el centro, tal y como nos indicó la chica de Información. Nos mandó al mostrador del transporte, que estaba enfrente. Teníamos que tomar el bus 200E que lleva a la estación de metro Köbánya-Kispest, la primera parada de la línea 3, la azul. Nuestra parada final era Ferenciek tere. La chica que nos vendió los billetes nos hizo el cálculo y nos explicó cómo funcionaba. A cada uno nos correspondían dos billetes. Uno por trasbordo. En el ticket hay una especie de damero y en el primero se marcan los número impares y en el segundo los pares. Al montar en el bus picabas el primero, y en el metro el segundo. Y si te para un revisor, has de enseñar los dos porque se venden juntos.

Metro Budapest

Metro Budapest

Billete combinado Budapest

En algo menos de una hora estábamos fuera buscando el hotel. Y lo cierto es que nos costó. No porque estuviera lejos o escondido. Para nada, el City Hotel Matyas está frente al Puente de Elisabeth, pero el edificio estaba en obras y tenía una gran tela con la publicidad de un coche y nos despistó. De hecho, pasamos por la puerta y ni nos dimos cuenta. Tras media hora dando vuelta, preguntar y cruzarnos con un pasacalles colorido, finalmente nos dimos cuenta de que no buscábamos un hotel con una escalinata o una gran entrada a lo hotel moderno, sino que ocupa un edificio antiguo y la fachada pasa desapercibida (además de por la tela publicitaria).

Pasacalles

Por dentro era aún más peculiar, ya que una vez dentro del edificio hay varios pasillos y giros hasta llegar a recepción, y para llegar a la habitación había que salir a un patio y de nuevo adentrarnos por un pasillo. Al patio daban ventanas de oficinas que ocupaban otros espacios del edificio, así que era una sensación rara. El hotel para el precio y la situación no estaba mal. Es algo antiguo, se nota en el baño y en la habitación simple. Pero estaba limpia y pudimos descansar al final de cada día, que era lo que buscábamos.

City Hotel Matyas

Tras deshacer las mochilas, refrescarnos un poco y comunicarnos con la familia, nos dirigimos a dar un paseo por las proximidades y buscar algo de comer y el desayuno del día siguiente. Paramos en el primer sitio que encontramos, que fue un McDonald’s y después comenzamos a callejear.

Pasamos por la Basílica de San Esteban, el edificio religioso más grande de Hungría. Debe su nombre al primer rey de Hungría, Esteban I y en el interior de la basílica se encuentra su mano derecha.

Basílica de San Esteban

Su base mide 55 metros de ancho por 87 de largo. La altura de la cúpula alcanza los 96 metros, convirtiéndose así en el punto más alto de la ciudad junto al edificio del Parlamento. Se terminó en 1905 tras más de medio siglo de obras, en parte por el derrumbe de la cúpula en 1868.

Continuamos por la Avenida Andrássy, un extenso bulevar que une la Plaza Erzsébet con la Plaza de los Héroes. Se construyó en 1872 y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2002 por las fachadas de las casas y palacios renacentistas a cada lado de sus aceras. Es la arteria principal y donde se encuentran los restaurantes de renombre y las boutiques más exclusivas. También la Ópera o el Terror Haza, casa dedicada a los horrores cometidos por las SS. Aparte del lujo también chocaba encontrar algún que otro detalle algo soviet.

Ópera de Budapest

Avenida Andrássy

Avenida Andrássy

Autobús Budapest

Cabina Budapest

Estación de tren

No la recorrimos entera, era una tarde de aproximación, además, teníamos una lluvia intermitente y el sol comenzaba a bajar, por lo que nos dirigimos hacia el Danubio saliendo a la altura del Parlamento.

Plaza del Parlamento de Budapest

Estatua ecuestre

estatua ecuestre de Ferenc II

Parlamento de Budapest

Plaza del Parlamento

Es el edificio más representativo de la ciudad y uno de los más famosos de Europa. Y no es de extrañar, es impresionante: tiene 268 metros de longitud y 118 de ancho. Pero sólo lo vimos por fuera, como un adelanto de lo que vendría.

Parlamento de Budapest

Parlamento de Budapest

Salimos a orillas del Danubio para volver al hotel y nos sorprendió el ocaso. De repente el cielo empezó a tornar entre morado y anaranjado, los puentes y edificios significativos de la parte de Buda comenzaron a iluminarse y nos encontramos con un atardecer que nos dejó con la boca abierta y que acabó con la memoria de la tarjeta de la cámara.

Atardecer en el Danubio

Atardecer en el Danubio

Atardecer en el Danubio

Atardecer en el Danubio

Atardecer en el Danubio

Atardecer en el Danubio

Atardecer en el Danubio

Buda iluminado

Puente de las cadenas iluminado

Budapest nocturna

Ya casi a oscuras, volvimos a callejear, esta vez paseando por la Vári Utca, la calle más importante de Budapest junto con la Avenida Andrássy. Esta calle peatonal forma parte del corazón comercial de la ciudad. Algo así como Preciados. Se comenzó a construir en el siglo XVIII y algunas de sus mansiones datan de esa época, aunque la mayoría de los edificios que se conservan son de los siglos posteriores.

Compramos algo de cenar, el desayuno y volvimos al hotel para descansar.

Anuncios

9 comentarios en “Interrail por Capitales Imperiales. Día 1: Budapest

  1. Pingback: Interrail por Capitales Imperiales. Día 2: Budapest | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Interrail por Capitales Imperiales. Preparativos | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Interrail por Capitales Imperiales. Conclusiones Budapest | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Interrail por Capitales Imperiales. Conclusiones Viena | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Interrail por Capitales Imperiales. Conclusiones Interrail | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Estambul día 2: Ferry a Üsküdar | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Trucos viajeros: Comprar un Vuelo II. Tarjetas de fidelización | Una cosa te voy a decir
  8. Pingback: Viajar IV | Una cosa te voy a decir
  9. Pingback: Llegó el fin del Roaming en Europa | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s