Nueva serie a la lista “para ver”: Eres lo peor

Normalmente suelo acabar hablando de series policíacas, que es en mayoría lo que acabo viendo. Pero de vez en cuando aparece alguna comedia. Una de las que triunfaron el año pasado es Eres lo peor. Bueno, ya es de hace dos años, ya que se estrenó en 2014. Actualmente está en emisión la segunda temporada y ya está negociada una tercera.

Es una serie irreverente que juega con la idea de ser todo lo contrario a las comedias románticas típicas. Relata la historia de Jimmy, un escritor británico con poco éxito pero con el ego algo subido y Gretchen, una publicista bastante sarcástica. Algo que ambos tienen en común es que no creen en el amor ni en las relaciones. Además, son tremendamente claros, no tienen filtro. Si lo piensan, lo dicen. Sin pensar en las consecuencias. Así que en el fondo, podríamos decir que han encontrado la horma de su zapato, puesto que nunca se habían visto en una situación en la que alguien les diera un corte cuando intentaban darlo ellos y no recibirlo.

Se conocen en la boda de la ex de él, cuando ambos se marchan antes de que acabe. Él porque la ha liado y le han echado del recinto; y ella, amiga de la hermana de la novia, porque huye llevándose un regalo que los invitados han hecho a los novios. Ya que se encuentran algo hastiados y sin plan, deciden pasar la noche juntos. Sólo sexo, sin más intenciones. Son tan narcisistas que no les preocupa nadie más allá de sus ombligos. Y de esa despreocupación nace la química de la que huyen. No hablo de que se enamoren, sino de que hay un nexo entre los dos, ese encontrarse siendo iguales. No empiezan un cortejo ocultando defectos y mostrando sus buenas caras, sino que cada uno comentará sus peores momentos, las mayores cagadas, los mayores desastres en los que se han visto envueltos. Y riéndose uno del otro, de sus peripecias, diciéndose ese “eres lo peor”, el espectador se engancha.

Hay sarcasmo, humor, gamberradas y ritmo. Los diálogos son rápidos, ácidos y cínicos. Hay química entre los dos protagonistas, pero también parece que van a destacar los secundarios. Sin duda, pinta muy bien.