Nueva serie a la lista “para ver”: Cómo defender a un asesino

Retomo las series, que en la última ronda vimos bastantes pilotos. Uno de ellos fue Cómo defender a un asesino. Se trata de un drama legal creado por Shonda Rhimes, la misma que está detrás de series como Anatomía de Grey o Scandal. La primera no la he visto, no me llaman mucho las series de médicos, y de la segunda sólo he visto el piloto (y a la espera en la lista de series “para ver”), pero si hay algo que parece que es propio de Rhimes es enredar a los personajes llegando al punto de convertir la serie en un culebrón. Ríete de Revenge. Tiene en común con Scandal que las dos están protagonizadas por mujeres negras (como la propia Shonda), dando así visibilidad a un colectivo que en los últimos Oscar se quejaban de tener poca participación en la industria cinematográfica estadounidense.

La serie se centra en Annalise Keating, una abogada que tiene un prestigioso bufete y que además ejerce como profesora de Derecho penal en una universidad de Filadelfia. Entremezcla ambas profesiones escogiendo cada año a cinco de sus alumnos para que trabajen con ella en casos de su bufete a modo de beca. De este modo llevarán a la práctica la teoría. No sé si usar a tus alumnos en tu propio beneficio para resolver casos de tu bufete privado es muy lícito, la verdad. Los elegidos son Wes, Connor, Michaela, Asher y Laurel, quienes pronto descubrirán que no se trata de saber si tu cliente es culpable o no, sino de usar las estrategias legales que tienen en sus manos para defender a su cliente y que se libre de la cárcel. Se basa en la premisa de que todo el mundo merece una defensa justa y que la labor del abogado es buscar los resquicios legales que se salden con la libertad del inculpado. Todo depende de lo bueno que sea el letrado defensor, de lo audaz e ingenioso que pueda llegar a ser para conseguir pruebas y presentar el caso ante el jurado o juez de una forma que plantee la inocencia o la duda razonable. Se desdibujan los límites de lo legal y lo alegal. Annalise no tiene ningún tipo de reparos ni con los más allegados.

Para animar a los alumnos a participar y fomentar la competitividad entre ellos, cada semana ofrece como precio al mejor una escultura que representa a la diosa romana de la Justicia. Una estatuilla que cobrará importancia ya desde el primer capítulo. Comenzamos en un momento de caos con una noche de celebración universitaria y los alumnos intentando ocultar un cadáver al más puro estilo Sé lo que hicisteis el último verano. A continuación la acción pasa a tres meses antes para presentarnos a los personajes, su vida universitaria, el caso práctico semanal del bufete y llevarnos así hasta el punto de partida del capítulo (el presente) e ir avanzando en la trama. Imagino que, para ir descubriendo capítulo a capítulo detalles y giros hasta llegar al final de la temporada con todos los datos de esa noche. A la vez, tenemos la desaparición de Lila Stangard, una alumna de la universidad que aparece muerta en un tanque de agua de la fraternidad y que apunta a que va a tener importancia en el hilo argumental y va a guardar relación con el asesinato que están intentando encubrir los protagonistas. Pero eso son cábalas mías, que, recuerdo, sólo he visto el primer episodio.

Aunque la fuerza de la serie parece recaer en una carismática Annalise, es una serie coral, con bastantes personajes. Ya he mencionado a los alumnos, pero también tenemos a los abogados del bufete de Annalise, a su marido o incluso a su amante. Ya he dicho que Shonda es muy dada al enredo entre personajes y al culebrón. Así que no pueden faltar infidelidades, sexo, traiciones, mentiras, secretos, trampas y tejemanejes.

Atisbamos las personalidades de los personajes y sus dualidades. Una Annalise con dos caras: la reputada abogada, firme y segura de sí misma, frente a su cara más débil en su faceta personal. Los universitarios también tienen sus propios fantasmas, problemas e intringulis. Cada uno con un origen diferente. Desde el más modesto, al que viene de una clase más elitista.

Wes llega a la clase de Annalise de rebote, con desfase respecto a sus compañeros, sin embargo gana fortaleza en el momento en que descubre los secretos de su profesora. Connor va de sobrado, consigue siemrpre lo que quiere y busca continuamente el reconocimiento de su mentora. No tiene escrúpulos a la hora de conseguir pruebas para los casos. Michaela quiere ser una copia de Annalise. Es inteligente y ambiciosa, no sólo es brillante con un expediente perfecto, sino que busca la perfección para llamar la atención de la abogada. Por su parte Asher es el niño pijo, no destacó mucho en el piloto, pero seguro que tiene sus trapos sucios tras toda esa vida de lujo y exclusividad. La quinta integrante que completa el grupo es Laurel, una chica con vida interior, más idealista que sus compañeros. Representa a una joven que quiere defender a los más desfavorecidos, ya choca en el primer caso con la forma de llevar la defensa.

Cómo defender a un asesino tiene en cada uno de los personajes un poquito de otras series de abogados. No tenemos tanta variedad como en el caso de las policiacas, pero hay un buen surtido de dramas legales. Ya sean defensores, fiscales, turno de guardia, abogados de oficio, letrados sin escrúpulos, o los que defienden a las clases menos favorecidas.

Nada más comenzar el capítulo me recordó a Shark. No era profesor, pero sí que se veía rodeado de jóvenes abogados a los que enseñaba sus filosofía con un carácter un tanto peculiar. Tenía tres principios que fácilmente podría defender Annalise:

  • Un juicio es la guerra y perder es la muerte.
  • La verdad es relativa, escoge la que te convenga.
  • En un juicio con jurado sólo hay 12 opiniones que importen y la tuya no es una de ellas.

Sin embargo, la serie tiene también detalles de El Abogado. Por lo menos en Laurel parece haber algo de ese espíritu de defensora de causas perdidas, comprometida con las causas. Habrá que ver más capítulos para descubrir si no se desvía y acaba como sus compañeros.

Aunque de lo que más tiene es de Boston Legal. Por el prestigio del bufete, por el elitismo de algunos personajes, por la falta de escrúpulos de alguno de los protagonistas. Por el ritmo, los giros, el lenguaje ácido y el sarcasmo.

Cómo defender a un asesino retoma el mundo de la ficción legal y propone una trama en la que lo importante es defender al cliente usando en su defensa las mejores pruebas sin importar cómo se consiguen. Sin embargo, incluye un giro de tuerca con ese halo de misterio y el encubrimiento de un asesinato por parte de los alumnos. ¿Habrán aprendido las tretas de cómo usar las cartas a su favor para no dejar ningún cabo suelto y no poder ser descubiertos? Tendremos que ver los catorce capítulos restantes de la temporada para averiguarlo.

Como viene siendo habitual, acabo con el tráiler.

Anuncios

Interrail por Capitales Imperiales. Día 6: Viena II

Nos habíamos quedado en la parada para comer. Encontramos el japonés Japanika de casualidad callejeando en la Rotenturmstrasse.

Japanika

Vaya descubrimiento. Delicioso. Y tras unos noodles con salmón y un plato de arroz frito con verduras y calamares, continuamos la ruta.

Tras salir, a mano derecha se encuentra la Plaza Lugeck, con el monumento a Johannes Gutenberg.

Plaza Lugeck

Y volviendo sobre nuestros pasos y siguiendo un poco más, tenemos la Hoher Markt, la plaza más antigua de Viena y uno de los centros de la ciudad romana. En la época de los romanos era donde se desarrollaban los mercados de pescado y tejidos, de ahí su nombre. También se llevaban a cabo ejecuciones públicas.

En el centro de la plaza se encuentra la Josefsbrunnen, fuente de la boda de San José con la Virgen.

Josefsbrunnen

Leopoldo I prometió que la construiría si su hijo José regresaba del asedio de Landau. Se ve que en la época eran muy de construir monumentos como pago por promesas cumplidas.

Muy cerca tenemos el famoso reloj Anker, de bronce y cobre, que se encuentra sobre un puente que une dos edificios de oficinas.

Reloj Anker

Recibe tal nombre por la empresa Anker Insurance Company, que fue la encargada de su construcción. Se terminó en 1914.

Reloj Anker

Cada hora es señalada por un personaje histórico. Además, a las doce del medio día, los doce personajes salen y desfilan juntos al son de la música del órgano.

Reloj Anker

El resto que nos quedaba de tarde lo dejamos para los palacios. Comenzamos por el más alejado: Schönbrunn.

Schönbrunn

Fue el palacio de verano preferido de la familia hasta que en 1918 se derrocó a la monarquía. Hay varios tipos de entrada para visitarlo, pero nosotros no teníamos mucho interés en visitar habitaciones recargadas donde se peinaba Sissí, sino que preferíamos disfrutar de los exteriores. Así pues, decidimos pasear tranquilamente por los jardines, que ya de por sí lleva su tiempo.

Se accede al recinto por un patio en el que encontramos un par de fuentes. A mano izquierda encontramos la Orangerie y a mano derecha el Museo de carrozas.

Schönbrunn

Schönbrunn

Dejando de lado el Palacio, nos adentramos en el jardín que está dividido en varias secciones.

Schönbrunn

Schönbrunn

Tiene de todo. De lo más completo: un Prado de recreo, un obelisco, la fuente Schöner Brunnen, la de Neptuno, varios estanques (uno en forma de estrella, otro redondo), la rosaleda, una Casa de las Palmeras, un jardín botánico, un jardín japonés, un labertinto y hasta el zoológico más antiguo del mundo (de 1752).

Schönbrunn

Schönbrunn

Schönbrunn

Schönbrunn

Schönbrunn

Lo mejor, sin duda, subir a la colina, hasta la Glorieta, una puerta de tres arcos con amplias escalinatas, para disfrutar de las vistas del palacio y de parte de la ciudad, llegando incluso a atisbar a lo lejos la catedral.

Schönbrunn

Schönbrunn

Schönbrunn

Schönbrunn

Schönbrunn

Schönbrunn

Schönbrunn

Schönbrunn

Y de un Palacio a otro. Dejamos Schönbrunn y nos acercamos al Palacio Belvedere. También residencia de verano, pero esta del Príncipe Eugenio de Saboya.

Puerta Belvedere

Belvedere

Se trata de dos palacios unidos por un jardín francés. El jardín está dividido en tres niveles: la parte inferior representa el dominio de los cuatro elementos, la central es el Parnaso y la superior evoca al monte Olimpo.

Belvedere

Belvedere

Belvedere

Belvedere

En lo alto del jardín se encuentra el Alto Belvedere, el edificio principal con una fachada más elaborada. En su interior se muestran colecciones de pintura desde la Edad Media hasta nuestros días.

Belvedere

En el Bajo Belvedere, de menor tamaño y fachada menos llamativa se encuentras exposiciones de arte barroco austriaco.

Belvedere

Belvedere

Cerca podemos encontrar el edificio que era utilizado como invernadero y que hoy en día alberga exposiciones temporales.

Belvedere

Si no se cuenta con mucho tiempo, yo obviaría su visita, porque no destaca por su majestuosidad especialmente.

Para finalizar el día volvimos al hotel, a descansar. Que vaya tute de día. Al final habíamos finiquitado la ciudad en dos días, cuando lo teníamos previsto para tres. Así que mientras degustábamos sushi del Akakiko (otro gran descubrimiento) y degustaba un nestea de frutos rojos, navegamos en busca de ciudades próximas para poder escaparnos al día siguiente.

Akakiko

Nestea frutos rojos

Nueva serie a la lista “para ver”: Jessica Jones

En una de esas rondas de pilotos que solemos hacer en la que vemos los primeros capítulos de las nuevas series descubrimos Jessica Jones.

Últimamente me da la sensación de que hay una cierta falta de originalidad y de que todo son adaptaciones. Ya sea de libros, de películas, series antiguas o, como en este caso, cómics. En mi caso, como no conozco el cómic, no puedo comparar, así pues, para mí es una serie totalmente nueva con un argumento desconocido. No ocurre como con Gotham, Arrow o Flash, que son personajes más conocidos y de los que ya podemos tener cierta idea de cuáles son sus poderes o de qué va su historia.

En Jessica Jones es todo lo contrario. Es más, después de haber visto el piloto, aún sigo sin tener muy claro de qué va. Y eso es lo bueno, porque el capítulo te mete en una espiral psicológica en la que no sabes qué es real y qué no, y además, sin tener que recurrir a poderes o efectos especiales. Pero voy a intentar hacer una sinopsis.

La serie se centra, lógicamente, en Jessica Jones, una joven que trabaja como detective privado. Pero a medida que avanza el capítulo vamos viendo que no es una chica normal, sino que vemos, a través de flashbacks (tan de moda), retazos de un pasado oscuro y doloroso que la atormenta y persigue, lo que le hace recurrir al whiskey como si fuera agua y a técnicas de relajación. También atisbamos que tiene poderes (fuerza y capacidad de saltar muy alto), pero que raramente usa. Se deduce que fue heroína en su pasado, pero que hay un malo malvado, un tal Kilgrave que controla las mentes, que le hizo dejar atrás esa vida. Sin embargo, no puede huir de él, ha vuelto a encontrarla.

Lo importante en la serie no es la superheroína, o la dualidad protagonista-antagonista, el bien-mal. Jessica no representa un prototipo de superhéroe de capa, no es la versión femenina de un Bruce Wayne justiciero que vive en su casoplón con su mayordomo. La protagonista mezcla su vida privada y pública en su apartamento de Nueva York, pues también es su oficina; viste ropa de calle (vaqueros y camisetas básicas); pasa de resaca a resaca y tiene una vida más parecida a los jóvenes de su edad que los superhéroes a los que estamos acostumbrados.

Es un thriller psicológico con estilo de cine negro y una trama oscura y retorcida, dura y adulta, pesimista y cínica. La oscuridad no sólo la aporta la fotografía, que también, ya que gran parte de la acción transcurre de noche (y además en el barrio de Hell’s Kitchen); sino en ese juego psicológico de un cruel y malvado enemigo que se mete en la mente y la maneja a su antojo. Es una serie dura en la que se tratan temas violentos. No sólo psicológicos, sino también fícicos como violaciones, brutalidad, maltrato, adicciones… Y la protagonista lucha contra ello, no sólo por los demás, sino por sí misma. Es una mujer intentando reconstruirse tras haber sido anulada. Es una historia de superación.

La serie tiene muy buena pinta, y seguramente que la añadamos a la lista de “Series para ver”. Aunque a saber cuándo nos sentamos a verla, porque al parecer los creadores pretender unirla con otras franquicias para acabar haciendo una que mezcle a varios superhéroes. Un poco la idea de los cómics, que tenemos las series de cada uno de los protagonistas y después hay un acontecimiento que los agrupa y nos da lugar a otra trama. En este caso los otros superhéroes serían Daredevil, Iron Fist y Luke Cage. Finalmente habría una miniserie que uniría a los cuatro: The Defenders. Me suena un poco a “Los 4 Fantásticos” o “Los Vengadores” y a explotar al máximo la gallina de los huevos de oro como ocurre con las películas de Marvel que tenemos en el cine cada dos por tres. Esperemos que la calidad no se vea afectada.

Como siempre, os dejo con el tráiler.

Interrail por Capitales Imperiales. Día 6: Viena

El domingo 28 decidimos continuar descubriendo la Ringstrasse. Así pues, partimos desde el Stadtpark, como el día anterior, sólo que esta vez nos dirigimos hacia la izquierda en lugar de a la derecha. En este parque se halla uno de los elementos más fotografiados de Viena, la estatua dorada de Johan Strauss.

Stadtpark

Strauss

También podemos encontrar la de Franz Schubert.

Tomando la calle Am Heumarkt llegamos a la plaza Schwarzenberg, donde encontramos la estatua ecuestre del Príncipe Carlos Felipe de Schwarzenberg, un diplomático y militar que fue comandante del cuerpo austríaco de la Armada de Napoleón durante la campaña contra Rusia en 1812. Un año más tarde, cuando Austria se había unido a la coalición contra Napoleón, Schwarzenberg fue nombrado Comandante en Jefe de las tropas aliadas del Gran Ejército de Bohemia. Comandó las tropas en la Batalla de Leipzig, que fue decisiva para la derrota de Napoleón en 1814.

Príncipe Carlos Felipe de Schwarzenberg

Al fondo de la plaza, encontramos una fuente de agua a propulsión a chorro que se inauguró en 1873 y que conmemora el primer acueducto de Viena.

plaza Schwarzenberg

Y detrás, se levantó en 1945 el Monumento a los Soldados Soviéticos (o Monumento a los Héroes del Ejército Rojo). Un monumento que recuerda a los 17.000 soldados soviéticos que murieron en combate mientras luchaban contra los alemanes en la Batalla de Viena en abril y que puso fin a la ocupación nazi en Austria. Tras la guerra Viena quedó dividida en cuatro zonas de ocupación: americana, soviética, francesa e inglesa.

Monumento a los Soldados Soviéticos

El monumento consta de una estatua de bronce de 12 metros de un soldado ruso sobre una columna que anima a sus tropas a entrar en acción. El soldado tiene la bandera soviética en una mano y un escudo de armas dorado en la otra. En la base de la estatua se puede leer una inscripción del poeta Sergei Michaelkow. Un elogio a los soldados que liberaron la ciudad.

Monumento a los Soldados Soviéticos

Enmarcan la estatua un arco del triunfo y una columnata semicircular de mármol blanco con palabras doradas en la parte superior.

No obstante, no parece que este monumento tenga buena fama entre los lugareños, ya que les recuerda la dureza de la ocupación soviética. Los soviéticos lo llamaban liberación de los nazis, pero mucha gente lo consideró la sustitución de una ocupación por otra.

Continuamos el recorrido dejándonos llevar por la cúpula y de la Karlskirche, dedicada a San Carlos Borromeo. Fue construida por petición de Carlos VI, que prometió en 1713 durante la epidemia de peste que cuando la ciudad quedara liberada de la enfermedad le dedicaría un templo al patrón de la lucha contra la misma.

Karlskirche

Karlskirche

La bordeamos y su fachada es impresionante. Incluso en obras como nos la encontramos.

Karlskirche

Karlskirche

Destacan las dos columnas inspiradas en la Columna de Trajano de Roma. En ellas podemos observar una decoración en espiral que representa escenas de la vida de San Carlos Borromeo.

Karlskirche

Haltestelle

Karlskirche

Cerca podemos encontrar el Musikverein, el edificio en el que tiene lugar cada año el Concierto de Año Nuevo.

Musikverein

De pronto nos encontramos con el Edificio Secesión, una sala de exposiciones de estilo Jugendstil que presentaba obras de Klimt o Wagner. Es un cubo compacto casi sin ventanas con cuatro torres y una esfera dorada de filigranas. Es el espacio expositivo más antiguo de la ciudad dedicado al arte contemporáneo.

Edificio Secesión

Y si nos adentramos hacia el interior de la ciudad llegamos hasta la famosa Ópera de Viena. Es el edificio icono de la ciudad. Qué sería de Viena sin el vals, sin la música clásica, sin Mozart, sin Schubert, sin Strauss, sin el concierto de Año Nuevo.

Ópera

En realidad el edificio que podemos ver hoy en día es una reconstrucción del original. Aún así, se mantienen la fachada principal, la gran escalera y el vestíbulo y el resto se remodeló siguiendo el diseño inicial renacentista. Un diseño que no triunfó mucho en su época. El arquitecto se suicidó desolado por las críticas. Se contrató a un nuevo arquitecto que murió de un infarto, al parecer provocado por el estrés de la presión mediática.

Ópera

Fue el primer edificio del proyecto de la Ringstrasse que se finalizó. Se inauguró en 1869 con la presentación de una obra de Mozart. Quedó dañado en 1945 por el impacto de una bomba. Es tal la importancia de la Ópera en la ciudad, que se consideró como una agresión simbólica a la ciudad. Se tardaron diez años en poder repararla y volver a abrirla.

Para visitarla hay que contratar una guía en grupo reservando previamente. O comprar una entrada para asistir a una representación.

Cerca se encuentra el reconocido Hotel Sacher, que da nombre a la famosa tarta de chocolate con mermelada de albaricoque de mismo nombre. Obviamente no entramos a degustarla, no nos daba el bolsillo para sus precios desorbitados, así pues, seguimos el anillo adentrándonos en el Burggarten, un jardín que los Habsburgo decidieron levantar entre 1819 y 1823 donde antiguamente se encontraba parte de la antigua muralla de la ciudad. Está diseñado siguiendo un estilo inglés con estanque, valle y altolozano. En su origen fue privado, pero finalmente en 1918 fue abierto al público.

En él se encuentra un momunento a Mozart con su estatua y una zona ajardinada con flores y plantas que forman una clave musical. También podemos encontrar las estatuas de Francisco I al lado del estanque central y la de Francisco José II cerca de la Goethegasse.

momunento a Mozart

Y Goethe también está delante de una de las entradas al Burggarten.

Goethe

Al noroeste del jardín se halla la Casa de las Palmeras, un invernadero de 280 m2  que data de 1905 y tiene un diseño de estilo Art Nouveau.

Casa de las Palmeras

En el interior hay un restaurante y la Casa de las Mariposas.

Casa de las Mariposas

Es una buena zona de recreo, podías encontrar a gente disfrutando del domingo en el césped, haciendo un picnic, leyendo, e, incluso, haciendo yoga. Además, se encuentra en una zona en la que podrías pasear durante horas, ya que se encuentra detrás del Hofburg, entre el Neue Burg, la Biblioteca y el Museo Albertina.

Hofburg

La Biblioteca Nacional de Austria se encuentra en el Hofburg, concebida como ala anexa del palacio, y contiene valiosos fondos (como la Biblia de Gutenberg, incunables, manuscritos, partituras, documentos islámicos del siglo XIII y hasta un Museo del Papiro), puesto que es heredera de la antigua Biblioteca Imperial de los Habsburgo. Pero por fuera también es digna de apreciar, de estilo barroco, fue construida a mediados del siglo XVIII según el encargo del Emperador Carlos VI.

Biblioteca Nacional de Austria

La fachada de la biblioteca da a la Plaza de los Héroes, una plaza con mucha historia, como el anuncio de Hitler de la anexión de Austria al III Reich, hecho que la ha llenado de connotación negativa a la hora de poder ser elegida en eventos y ocasiones importantes de la ciudad.

Plaza de los Héroes

La plaza fue construida durante el reinado del Emperador Francisco José. Y es impresionante con tantos edificios importantes a su alrededor. En un giro de 360º nos encontraríamos con el Hofburg, el Neue Hofburg, la Ringstrasse con el Parlamento y Ayuntamiento, y el Burgteather.

Hofburg

Detalle fachada

Además, en ella se erigen dos estatuas ecuestres. Una del Príncipe Eugenio de Saboya y otra del Archiduque Carlos de Austria que parece estar guiando a las tropas.

Príncipe Eugenio de Saboya

Archiduque Carlos de Austria

Se accede a la plaza por la Burgtor, o Puerta del Palacio, construida en 1824 para conmemorar la victoria sobre Napooleón en 1813.

Puerta del Palacio

Puerta del Palacio

Más tarde se convirtió en el monumento al Soldado Desconocido.

Puerta del Palacio

Desde la plaza atisbamos a lo lejos el Ayuntamiento, al que nos dirigiríamos después. Es una zona en la que se conservan una gran variedad de monumentos y edificios interesantes.

Ayuntamiento

Cerca de la plaza encontramos otro punto de referencia de la ciudad: la Plaza María Teresa o plaza de los museos, ya que está flanqueada a la izquierda (según hemos entrado desde la Plaza de los Héroes) por el Museo de Historia del Arte de Viena y a la derecha por el de Historia Natural, ambos de finales del siglo XIX de estilo neo-renacentista. Ambos edificios son simétricos.

Museo de Historia del Arte de Viena

Museo de Historia Natural

En el centro, un gran monumento dedicado a María Teresa, la emperatriz del reino entre 1740 y 1780. María Teresa tiene en su mano la Pragmática Sanción, por la que su padre Carlos VI declaró la indivisibilidad de las regiones de Austria. En la plaza también están los Establos de la Corte, del siglo XVIII, y que hoy en día sirven como escenario para el Palacio de Ferias y Exposiciones.

María Teresa

Volviendo a la Ringstrasse, llegamos al Parlamento, justo enfrente del Volksgarten, un jardín en contraoposición al Burggarten. En su origen el Burggarten se llamaba Kaisergarten, el Jardín del Emperador. Este es el Jardín del Pueblo. Es una superficie de 9 hectáreas que constituye una de las áreas recreativas públicas más antiguas de Viena. Fue diseñado en 1819 sobre las murallas y ampliado cuando se inauguró la Ringstrasse. Se basa en un estilo formal francés con anchas y largas sendas. En el extremo norte del parque destaca el monumento a la Emperatriz Sissí que se colocó tras el asesinato de ésta en 1898. Paseando por él encontramos restos de decoración de Eurovisión.

Volksgarten

Si seguimos el camino, llegamos al Parlamento, que alberga la Asamblea Federal de Austria.

Parlamento

Consta de dos cámaras: el Nationalrat (Consejo Nacional) y el Bundesrat (Consejo Federal). Es de mármol blanco, con una fachada neoclásica y columnas helenísticas. Se construyó como parte del proyecto de renovación de la Ringstrasse y con un estilo historicista, con intención de que recordara a la Antigua Grecia como cuna de la democracia.

Parlamento

En su entrada una Palas Atenea de 4,5 metros recibe a los visitantes. El frontón del edificio está decorado con escenas en relieve del Imperio Austrohúngaro. El techo del edificio está decorado con cuatro cuádrigas de bronce.

Parlamento

Comenzó su construcción en 1874 y finalizó diez años después. Fue bombardeado durante la II Guerra Mundial, pero se han realizado trabajos de restauración para recuperarlo.

En el interior destacan la Cámara de la Asamblea Federal y el Salón de los Pilares. La primera está diseñada al estilo de un anfiteatro griego. Consta de 516 asientos y al fondo unas columnas de mármol cargan el frontón. El salón está formado por 24 pilares de 16 toneladas cada uno. Se puede visitar con guía en alemán e inglés.

Próximo al Parlamento encontramos el Monumento a la República, que consta de tres bustos de los mandatarios social-democráticos Jakob Reumann (Alcalde de Viena de 1919 a 1923), Viktor Adler (co-fundador de la Primera República, Ministerio de Asuntos Exteriores en 1918) y Ferdinand Hanusch (Ministro de Asuntos Sociales de 1918 a 1920).

Monumento a la República

Nuestra siguiente parada fue el Ayuntamiento, la sede de la alcaldía y el centro de conferencias del senado de la ciudad/gobierno federal y consejo municipal/parlamento federal.

Ayuntamiento

Es un edificio de estilo neogótico que se inspiró en el de la Grand Place de Bruselas. Fue construido entre 1872 y 1883 para sustituir al antiguo y se necesitaron unos 30 millones de ladrillos y más de 40.000 metros cúbicos de piedra natural. La fachada principal tiene cinco torres, en la central de 97,9 metros se encuentra una escultura dorada de 3,4 metros de altura que representa a un portaestandarte que se ha convertido en un símbolo de la ciudad. En todo su perímetro se abren arquerías con estatuas de personalidades históricas del país.

Ayuntamiento

Ayuntamiento

Ayuntamiento

Su patio es uno de los patios interiores más grandes de Europa con 2.804 m². El interior del edificio alberga la Biblioteca Municipal y los Archivos Municipales y Provinciales.

Frente al Ayuntamiento encontramos otro parque, el Rathauspark, que se aprovecha para diversos eventos, por ejemplo, a partir de noviembre alberga el típico mercado navideño y la plaza se convierte en una pista de hielo entre enero y marzo.

Más allá del parque tenemos el Teatro Nacional, uno de los escenarios más prestigiosos del mundo de habla germana. El teatro original, que se construyó durante el reinado de María Teresa, se sustituyó en 1888 por el actual de estilo renacentista. En 1945 le cayó una bomba y destrozó el edificio casi por completo, sólo se salvaron las alas laterales y las grandes escalinatas.

Teatro Nacional

El Ayuntamiento estaba en obras, al igual que su plaza. Debe ser que el verano es la época preferida para los trabajos de mantenimiento de edificios y monumentos.

Desde el Ayuntamiento divisamos las torres de la Iglesia Votiva, así que nos dirigimos hacia ella pasando por la Universidad. Esta zona tiene unos precios de aparcamiento de zona azul de 17€ la hora. ¡17€ la hora!

Precios de aparcamiento

La Iglesia Votiva es una de las construcciones sacras neogóticas más importantes del mundo. Destacan sus dos torres gemelas de 99 metros que recuerdan a la Catedral de Colonia. Y cómo no, una gran lona cubría su fachada, pues estaba también en obras.

Iglesia Votiva

Una pena porque es impresionante, sus amplias vidrieras dejan pasar la luz iluminando su interior siguiendo el estilo de los templos franceses. En el interior se guardan varias reliquias. Por un lado el sarcófago del comandante al mando de las tropas austriacas en la época del asedio turco de 1529. Y además, destaca el altar de la Virgen de Guadalupe, en conmemoración del Emperador de México (hermano de Francisco José), donde resalta la Vela Bárbara de cuatro metros de altura, tres de ancho y 264 kilos.

Su historia me recuerda a la de la Sangre Derramada de San Petersburgo. En 1853 Francisco José sufrió un intento de asesinato. Tras este suceso, se abrió una colecta para construir un templo en el lugar del ataque. Fue inaugurada en 1879 con motivo de las bodas de plata de la pareja real. Fue gravemente dañada en ambas guerras mundiales y tuvo que ser restaurada.

Con ella cerramos el anillo y volvimos al centro de la ciudad pasando por Schottenstift y llegando a Minoritenkirche, una iglesia de estilo gótico francés de las más antiguas de la ciudad. Fue construida en 1224 por frailes Menores. Su nombre completo es Iglesia Nacional Italiana de María de las Nieves, puesto que José II se la dio a los italianos en 1782. Pertenece a una orden franciscana.

Minoritenkirche

Consta de una torre octogonal cuya parte superior fue reducida por los turcos en 1529. Se le añadieron elementos barrocos, pero en 1784 se eliminaron, volviendo a la iglesia gótica original de líneas sencillas. Contrasta bastante con el Ayuntamiento y la Iglesia Votiva, de un estilo mucho más recargado.

Minoritenkirche

Minoritenkirche

En su interior destaca una copia mosaico de la Última Cena de da Vinci que encargó Napoleón en 1806 con intención de colgarlo en el Belvedere. Sin embargo, no cabía en el palacio y Francisco I lo compró y lo llevó a la iglesia.

Siguiendo la Herrengasse llegamos al Hofburg, entrando esta vez a su patio interior, donde podemos encontrar una estatua de Francisco I.

Hofburg

Hofburg

Hofburg. Fuente

Hofburg. Patio interior

Hofburg. Patio interior

Hofburg. Patio interior

Hofburg. Cúpula

Hofburg

Hofburg. Patio interior

Hofburg. Patio Interior

Hofburg. Patio Interior

Hofburg. Patio Interior

Tomando Kohlmarkt nos adentramos en la zona de entramado de calles medievales que lindan con estructuras barrocas y casas burguesas. Llegamos hasta la Iglesia de San Pedro, inspirada en la Basílica de San Pedro de Roma. En su lugar se levantó en su día la primera cristiana de la ciudad en la época medieval. Sin embargo, un par de incendios la dejaron arrasada. El edificio actual data del siglo XVIII y es de estilo barroco.

Iglesia de San Pedro

La iglesia presenta una planta ovalada coronada por una cúpula en la que destacan los frescos que representan la Asunción de la Virgen. Su interior está excesivamente recargado, lleno de pilares de mármol, esculturas doradas, estatuas…

Próxima a la Iglesia de San Pedro se encuentra la calle Graben, una de las principales de Viena. En época de los romanos era una zanja para proteger la antigua ciudad. A lo largo de los siglos se ha ido cargando de historia. Es una calle comercial, un poco al estilo de Preciados en Madrid, pero intercalándose con los comercios de marcas exclusivas podemos encontrar edificios y monumentos históricos. Esta zona se reformó en los siglos XVII y XVIII para demostrar el poder de los Habsburgo.

calle Graben

calle Graben

En la Plaza se levantan dos fuentes idénticas: la de San José, en el estado noroeste, y la de San Leopoldo, en el sureste.

Fuente de San José

Fuente de San Leopoldo

En el centro, la Columna de la Peste (Pestsäule). En una epidemia de peste el Emperador Leopoldo prometió que donaría un monumento cuando no quedaran restos de la plaga. La misma historia que la de la Iglesia San Carlos Borromeo.

Pestsäule

Pestsäule

En su parte alta se pueden ver representaciones de figuras y muchas cabezas de ángeles. En su parte baja uno de los ángeles empuja a una señora vieja, que simboliza la peste. Por otro lado, una mujer joven con una cruz representa la fe. En el centro se ve al Emperador Leopoldo rezando, y a su lado, un ángel sosteniendo la corona dorada.

Como edificios destacables podemos nombrar el Palais Equitable o en el número 10 la famosa Ankerhaus, el estudio de Otto Wagner.

Palais Equitable

Nuestra siguiente parada fue la Catedral de San Esteban, la Stephansdom, una joya del gótico austriaco que tuvo que ser reconstruida tras los bombardeos de la II Guerra Mundial. Recibe el nombre de San Esteban porque fue levantada sobre las ruinas de una iglesia romántica dedicada a dicho santo.

Stephansdom

Stephansdom

Es Patrimonio de la Humanidad desde 2002 y es la sede principal de la archidiócesis de Viena. Es su símbolo religioso más importante y está coronada por una gran torre con forma de aguja de 137 metros de altura que puede verse desde diferentes puntos de la ciudad.

Stephansdom

En el exterior destaca el Tejado de los Azulejos, formado por más de 25.000 azulejos que quedaron dañados en la guerra y tuvieron que ser restaurados; las dos torres campanario y los pórticos de entrada al templo: el de los Cantores, el de las Torres, el del Obispo y el Gigante.

La torre sur se conoce como la Torre del Águila, por la esfera de bronce coronada por el águila bicéfala emblema de los Habsburgo. La torre mide 137 metros y es el símbolo de la catedral y de la ciudad. También recibe el nombre de Steffl o aguja. Podemos asomarnos a su mirador a 72 metros de altura.

La torre norte, más baja alberga la Campana Pummerin, que se hizo fundiendo los cañones que dejaron las tropas turcas en 1683. Quedó destrozada en 1945 por un incendio, pero se volvieron a fundir los restos para crear la actual.

El interior consta de tres naves y numerosos altares.

Interior Stephansdom

Interior Stephansdom

Recoge una gran variedad de objetos y obras de arte donadas por diferentes ciudadanos. En su interior se encuentran los restos mortales de gran parte de los miembros de la familia Habsburgo. Me llamó la atención que en varios pilares había pantallas planas de televisión. Supongo que para que los feligreses puedan seguir las misas se encuentren donde se encuentren en la nave. Las bóvedas guardan obras de arte de gran importancia de diferentes etapas.

Interior Stephansdom

Interior Stephansdom

Interior Stephansdom

En la catedral se casó y se ofició el funeral de Mozart.

Y ya que estábamos en el centro, decidimos hacer una parada para comer y reponer fuerzas. Pero eso, para el próximo día, que estoy extendiéndome mucho.

Obras en casa XIII: Dándole un lavado de cara al pasillo II

Con tanta serie pendiente que reseñar y tantas etapas del viaje, había dejado de lado la evolución de nuestro pasillo. Como comentaba hace un mes teníamos un pasillo que necesitaba no sólo un lavado de cara, sino una reparación. No se trataba sólo de la pintura, que sí, también había zonas rozadas, e incluso algún picotazo; era más bien una cuestión de fondo. No estaba bien hecho, o quizá sí y se ha deteriorado con el tiempo, que la casa tiene unos 15 años. Aunque por los comentarios de vecinos, a ellos también les había pasado hacía años, así que quizá no usaron los mejores materiales.

Pero como especular no nos aporta nada, buscamos la solución, que vino en nombre de fibra de vidrio. Es un material que se suele usar de aislante térmico, pero también como refuerzo, que es nuestro caso. Es una lámina que viene presentada en forma de rollo y al aplicarla mantiene en su sitio el enyesado y evitaría que nos volvieran a salir nuevas grietas. Se aplica con una cola vinílica especial y se deja secar. Después se puede pintar de forma normal. Si bien es cierto que tiene una cierta textura rugosa, por lo que si quieres un acabado liso de la pared, habría que darle más tratamiento, que también encarece, claro. A nosotros no nos disgustó la textura, y menos para un pasillo.

fibra de vidrio

Más que en paredes se suele usar en techos de cocinas y baños, ya que la humedad de dichos ambientes suele provocar brubujas o grietas en la escayola.

Pasillo durante

Pero previamente el pintor tuvo que preparar las paredes lijando y quitando toda la parte dañada y que sonaba a hueco. Después igualó y finalmente ya sí que colocó la fibra, le dio fijador y acabó con la pintura.

Aplicación fibra

Encolado tras fibra

Se nota mucho la diferencia de cómo estaba antes con las irregularidades que tenían las paredes. Esperemos que surta resultado y dure muchos años.

Nueva serie a la lista “para ver”: Quantico

Hoy toca día de serie: Quantico.

Podría decir que se centra en unos jóvenes reclutas del FBI en sus días de entrenamiento en la sede del mismo nombre. Pero no es algo tan simple como el día a día de unos aspirantes y sus pruebas físicas o ensayos de interrogatorios. Va mucho más allá, puesto que de repente tenemos saltos temporales y nos encontramos con Alex Parrish, una da las protagonistas, en medio de un atentado terrorista.

A partir de aquí hay un ritmo vertiginoso, me recuerda un poco a 24 o a Homeland. Un atentado, sospechosos, persecuciones, interrogatorios y que nada es lo que parece. Ella despierta entre escombros, es llevada a una oficina para ser interrogada y se encuentra dentro de una conspiración. Alguien le ha tendido una trampa convirtiéndola en la principal sospechosa.

Así pues, a través de flashbacks, vamos conociendo a los agentes, los líos, las mentiras, las zancadillas y tejemanejes. Y supongo que estas pistas nos llevarán por un camino en el que al final montemos el puzzle.

Y hasta aquí puedo leer, ya que sólo he visto el primer capítulo, como viene siendo habitual. En principio no pinta mal, aunque veremos a ver cómo los guionistas son capaces de encauzar la trama, ya que cuando hay un protagonismo tan coral, es algo complicado seguir todas las subtramas y no encontrar incoherencias o hilos sueltos que se quedan por el camino.

Aquí podéis ver un avance:

Interrail por Capitales Imperiales. Día 5: Viena

El sábado 27 nos levantamos pronto, ya que teníamos desayuno incluido en el hotel y una media hora hasta la estación.

Buffet

Buffet

Buffet

Aprovechamos el buffet y con el estómago bien cargado, nos dirigimos hasta Bratislava hl. st. para tomar el tren a las 9:43 dirección a Viena.

Bratislava hl. st

En poco más de una hora se llega a Wien Hauptbahnhof, la estación central de Viena.

Wien Hauptbahnhof

Viena es la capital de Austria, un país que tiene una mezcla fascinante de varias culturas europeas gracias a su privilegiada situación geográfica. Viena, ciudad imperial, es rica en tradiciones que adquirió su carácter en la época de la monarquía austrohúngara. Contrasta su vida cultural con los bosques y espacios recreativos a lo largo de toda la ciudad.

El centro de Viena está delimitado por la Ringstrasse, una calle circular (como su propio nombre indica) que acoge gran partes de las obras arquitectónicas más importantes de la capital austriaca (Palacio Real Hofburg, el Ayuntamiento, la Bolsa, el Parlamento, el Burgtheater, la Iglesia Votiva, la Universidad, el Museo de Historia del Arte o el Museo de Historia Natural).

Ringstrasse

Ringstrasse

Ringstrasse

Ringstrasse

Ringstrasse

Ringstrasse

La ciudad de Viena se encontraba protegida por una muralla desde el siglo XIII, hasta que, a partir del año 1850, fue creciendo y se formaron varios barrios en el exterior de los muros. En1857 comenzó el derribo de la muralla para dejar más espacio a la urbe y en su lugar se construyó un gran bulevar: La Ringstrasse. Este anillo se divide en varios tramos: Schubertring, Parkring, Stubenring, Franz-Josephs-Kai, Schottenring, Dr. Karl-Lueger Ring, Dr. Karl-Renner Ring, Burgring, Opernring y Kärntner.

Nada más llegar a la estación nos dirigimos en busca del hotel, el Best Western Plus Amedia Wien. Estaba a un cuarto de hora del Castillo Belvedere, pero tenía buena comunicación con buses y tranvías, incluso estaba cerca del S-bahn Rennweg. El hotel parece bastante nuevo y la habitación estaba muy bien, amplia, completa y llena de comodidades. Como llegamos muy pronto, no pudimos subir, pero sí nos recogieron las mochilas. Así que más ligeros, nos dimos un paseo hacia el centro. Tomamos la Ungargasse hasta Wien Mitte, cruzamos el Stadtpark y salimos a la Ringstrasse a la altura de Stubenring.

Stadtpark

Stadtpark

Sin más intención que pasear y observar los edificios históricos, comenzamos a recorrer el anillo en el sentido contrario a las agujas del reloj.

Por esta zona nos iremos encontrando con edificios de gran importancia, como el majestuoso Regierungsgebäude, un edificio que en su día fue el Ministerio de la Guerra y hoy alberga varios ministerios (Ministerio de Economía y Empleo, el Ministerio de Agricultura, Bosques, Medio Ambiente y Gestión del Agua, el Ministerio de Seguridad Social, Generaciones y Consumo, además de secciones del Ministerio de Transporte, Innovación y Tecnología y el Ministerio de Sanidad).

Regierungsgebäude

Regierungsgebäude

Regierungsgebäude

Resultó seriamente dañado durante la II Guerra Mundial y se restauró en 1952. Destaca su águila bicéfala imperial de casi 15 metros y 40 toneladas.

Regierungsgebäude

Regierungsgebäude

Al llegar a Urania deberemos seguir el curso del río. Este edificio se construyó en 1910 y es la sede de la institución educativa no escolar más antigua de Viena. Hoy en día alberga salas de conferencias, un escenario teatral y un teatro de títeres permanente.

Urania

También cuenta con un cine y un planetario.

Ringstrasse Danubio

Ringstrasse Danubio

La zona a orillas del Danubio es la menos interesante, a mi gusto, así pues, tras recorrer un tramo de Schottenring, donde pudimos ver el edificio de la Bolsa, nos adentramos por Schottengasse y Herrengasse hacia el centro.

Bolsa

No obstante, hay un tranvía que recorre el anillo si no queremos andar tanto.

Ring Tram

En la Schottengasse se encuentra el Schottenstift, o Iglesia de los Escoceses, un monasterio católico de sencilla fachada que fue fundado en 1155 por monjes irlandeses que venían de un monasterio de Ratisbona, Alemania. El hecho de que fueran monjes irlandeses y pero el nombre nos lleve a pensar a Escocia se debe a que en el siglo XII Irlanda era conocida en latín como Scotia Maior.

Schottenstift

El edificio fue transformado al barroco en 1638 tras quedar destrozado tras un rayo y un incendio que éste provocó. Posteriormente, entre 1882 y 1893 fue reformado en estilo renacentista-neobarroco.

Schottenstift

En esta iglesia se celebró el funeral del compositor Franz Joseph Haydn, durante el cual se interpretó el Requiem K626 de W.A. Mozart.

Siguiendo la Herrengasse llegamos a la Michaelerplatz, una plaza donde se encontraba el teatro de la Corte y que fue convertida en pasadizo del Hofburg. A ambos lados de la puerta hay sendas fuentes de pared que datan del siglo XIX y representan el poder imperial en tierra y mar.

Hofburg

Hofburg Cúpula

Bajo la plaza se han descubierto restos de un campamento romano, así como algunas ruinas medievales que han quedado expuestas.

Ruinas

Se puso a llover y era la hora de comer, así que tras resguardarnos un rato esperando a que escampara cerca de Stephansplatz, finalmente decidimos continuar la marcha de nuevo por la Singerstrasse dirección Stadtpark, por donde habíamos entrado al anillo del centro de la ciudad.

Stephanplatz

Parque Infantil

Parque Infantil

Parque Infantil

Parque Infantil

Paramos para comer en la estación de Wien Mitte, en un italiano y volvimos al hotel.

La recepcionista se lamentaba de que nos hubiéramos encontrado el día nublado y con algo de lluvia, y nosotros encantados porque sabíamos que en España había llegado un verano muy caluroso con temperaturas que no bajaban de los 35º. Sin embargo ella insistía en que nos cambiaba sin pensar el calor de Madrid por el tiempo cambiante de Viena. Al final me tiré un rato hablando con ella mientras nos registraba. Le sorprendió que hablara alemán siendo española y coincidió que cumplíamos años el mismo día.

Finalmente pudimos subir a la habitación, bastante amplia y cómoda, donde reposamos un rato y revisamos los mapas para ver qué hacíamos en lo que nos quedaba de tarde.

Habitación hotel Viena

Baño hotel

Baño Hotel Viena

Nos decidimos por el Prater, que es lo que mas alejado nos quedaba y como se podía llegar en S-Bahn, así aprovecharíamos el pase de Interrail. Así pues, volvimos a Wien Mitte y nos bajamos en Praterstern.

Praterstern

El Parque Prater es el pulmón de la ciudad. Se trata de un espacio de recreo en el que se encuentra en parque de atracciones más antiguo del mundo. Fue utilizado durante siglos como coto imperial de caza hasta que, en 1766, fue abierto al público. En 1895 se inauguró un parque de atracciones del que se conservan hoy en día muchas de las atracciones.

Prater

Prater

Prater

Prater

Prater

Prater

Uno de los iconos de la ciudad es la noria, que mide 60 metros de altura. Se inauguró en 1897, en el cincuenta aniversario de la coronación de Francisco José I.

Noria Prater

Noria Prater

A lo largo de la historia ha sobrevivido a diferentes catástrofes y contiendas bélicas. Durante la I Guerra Mundial dejó de funcionar dos años y en la II Guerra Mundial quedó gravemente dañada por los bombardeos. Se pudo reconstruir, pero no se pudieron volver a colocar todas las cabinas, así que hoy en día son antiguos vagones de metro. Algunas de las originales están bajo la noria a modo de exposición.

Noria Prater

Noria Prater

También podemos encontrar la típica atracción de sillas giratorias, eso sí desde una altura considerable…

sillas giratorias

sillas giratorias

sillas giratorias

sillas giratorias

No pueden faltar montañas rusas, pasajes del terror, atracciones más infantiles, tiovivo, lanzadera, tómbolas y, cómo no, puestos de comida. No es un parque de atracciones al uso, sino que tiene cierto encanto con un aire antiguo.

Prater

Prater

Prater

Prater

Prater

Su entrada es gratuita y abre de 10 de la mañana a 12 de la noche, por lo que suele tener gran afluencia de público. En nuestra visita estaba un poco desierto por la climatología.

Prater

Prater

Prater

Prater

Cuando se nos hizo de noche volvimos al tren y de vuelta al hotel paramos en un supermercado a comprar la cena, algo de bebida y el desayuno del día siguiente, ya que los domingos no abren los centros comerciales. Como en el hotel teníamos nevera, cafetera, calentador de agua y tés, prácticamente lo teníamos todo. Volvimos al hotel a dar por finiquitado el día.

Cerveza