Interrail por Capitales Imperiales. Día 11: Regreso a Madrid

El último día no nos dio para mucho. Desayunamos tranquilamente en el hotel, nos cargamos las mochilas a la espalda y emprendimos nuestro camino al metro para llegar al aeropuerto. Al igual que el primer día, sacamos un billete de 60 minutos, pues la chica de recepción nos dijo que en ese tiempo estaríamos de sobra en la terminal.

Se nota que son bastante nuevas las estaciones que llevan al aeropuerto.

Mientras hacíamos tiempo antes de subir al avión, nos paseamos por la terminal encontrándonos detalles curiosos, como una maqueta del aeropuerto hecha con legos, o un ajedrez, unas damas o la rayuela para mantenerse entretenidos.

Finalmente embarcamos y volvimos a Madrid, a la realidad, y a esa estupenda ola de calor que asolaba la península. Todo era depresión.