Nueva serie a la lista “para ver”: Motive

Me había propuesto no añadir a la lista más series policíacas, pero al final acabo cayendo. También he de reconocer que no es un procedimental más. Motive es un drama criminal cuya particularidad reside en que nada más comenzar el capítulo sabemos quiénes son asesino y víctima. Así pues, no partimos de un asesinato y una búsqueda de un malhechor, sino que a lo largo de la trama vamos acompañando a los detectives en su proceso de averiguaciones para descubrir ese motivo que llevó al asesino a cometer el crimen. A lo largo del episodio se recurre a múltiples flashbacks que van a ir conformando poco a poco el puzle del asesinato.

El reparto está liderado por la intuitiva detective de homicidios Angie Flynn, que además tiene que lidiar con un hijo adolescente. No sé si por ser canadiense, pero tanto el personaje de Flynn, como la comisaría, la ambientación, iluminación y narrativa me recuerda a The Listener, con una protagonista femenina también a la cabeza. Acompañan a Flynn, Óscar Vega, el detective Brian Lucas, la doctora Betty Rogers y el sargento Mark Cross.

Está producida por Daniel Cerone, conocido por El Mentalista y Dexter y está rodada íntegramente en Vancouver. Cuenta con cuatro temporadas, pero como ocurre con las series canadienses, son cortas, con 13 capítulos al año. Quizá eso me animó también a sumarla a la lista para ver. Además, cuenta con episodios autoconclusivos, cada uno es un caso y a otra cosa mariposa. Fuera miedo a spoilers.

Parece una serie interesante si te gustan las series criminales y no te importa conocer de antemano al asesino. Por un lado se pierde la intriga de descubrir quién lo hizo. Aunque aquí he de decir que últimamente suelo saber quién es el culpable. Muchas veces porque se ve venir el giro argumental, que no es tal. Pero en la mayoría de los casos por ese secundario tan conocido y recurrente. Si sale alguien muy conocido por otras series como sospechoso, tiene el 99% de posibilidades de ser el malo.

Sin embargo, por otro lado le da una perspectiva diferente al ver cómo los detectives siguen las pistas y conexiones hasta descubrir el motivo del crimen. Que al final es el Leit Motiv, que por algo se llama Motive.