Serie Terminada: Una vida inesperada

Una vida inesperada es un melodrama familiar que parte de una adolescente que quiere emanciparse con 16 años y para ello necesitará el consentimiento de sus padres biológicos, a los que no conoce. Así pues, emprenderá su búsqueda para obtener la ansiada independencia y salir del circuito de los servicios sociales.

Lux, la protagonista, se ha pasado su vida dando tumbos entre casas de acogida. Aunque fue entregada de bebé y eso hacía que contara con posibilidades de ser adoptada, el hecho de padecer un problema cardíaco se lo puso complicado y las familias no se querían arriesgar a adoptar a una niña enferma. A sus 16 años decide que ya ha tenido bastante y quiere dar el paso de irse a vivir con su novio y su amiga Tasha, pero para ello ha de localizar a sus padres.

Y los encuentra. Primero a su padre, Nate (Baze), el típico quarterback de instituto que ahora regenta un bar y pasa el día con sus amigos. Se lleva una gran sorpresa, puesto que desconocía de su existencia. Para aclararlo se lleva a Lux a conocer a Cate, la madre, una conocida locutora de radio, que no da crédito al conocer la historia de Lux. Ella pensaba que su hija sería feliz en una familia acomodada, ya que le aseguraron cuando la dio en adopción siendo una adolescente que encontraría un hogar sin problema, pues los bebés son los más demandados.

En un principio ambos progenitores están dispuestos a firmar la renuncia y continuar con sus vidas, pero tras pensarlo, se plantean que quizás es una oportunidad que hay que aprovechar y darle a Lux esa familia que nunca tuvo y de paso no sentirse culpables. Así que, se plantan en la vista para solicitar su tutela.

El piloto tenía un buen planteamiento (salvo esa licencia serial de darle la tutela a unos desconocidos solo por haber puesto la carga genética), con unos personajes interesantes que no tenían que ver con los estereotipos adolescentes como podría pasar con La chica invisible o Suburgatory. Parecía que la trama no se iba a centrar en un culebrón de quién es más guapo en el instituto o un dramón porque llega el baile de primavera y la protagonista no tiene acompañante, así que suponía un soplo de aire fresco y merecía una oportunidad.

Aunque se trata de un drama, en el primer capítulo tiene más tintes de comedia con la aparición de Lux ante sus padres. Sobre todo ante Nate y su pandilla. La escena en el bar cuando se presenta es muy fresca, Lux es la adolescente respondona e irónica que parece más madura que su padre.

A medida que avanza la trama sí que nos adentramos más en el dramón, a veces cayendo un poco en la ñoñería. El esquema de los capítulos se repite y la historia no termina de desarrollarse con fluidez. La adolescente madura con ramalazo de Verónica Mars se convierte en una malcriada.

Se cae demasiado en el bucle con las tensiones Cate-Nate y su triángulo amoroso. Nos presentan a un Nate nada ejemplar, que vive encima de su bar compartiendo piso con dos amigos y viviendo al día, pero no termina de ser el canalla que pretenden que sea. Sin embargo, ella llega a ser insufrible por momentos con sus neuras e indecisiones, y eso no hay quién lo aguante. Ni como espectador, ni como prometido, que parece estar metido con calzador, tan perfecto y comprensivo; un personaje totalmente plano.

Los secundarios tampoco me aportan mucho. La familia de Cate cae demasiado en un despropósito: una madre borracha, una hermana psicóloga y excéntrica y un padre que las abandonó de pequeñas. La de Nate queda reducida a sus padres, pero sobre todo al típico padre empresario que quiere que su hijo siga sus pasos y que desprecia todo lo demás. Los amigos de los protagonistas no aparecen apenas en escena, así que no hay mucho más que comentar.

El problema del arco argumental de la serie es que tiene un final. Lux busca emanciparse, en su lugar es acogida. Una temporada de idas y venidas con la tutela de fondo hasta que les devuelven la patria potestad. Y después, ¿qué? Pues una segunda temporada con un despropósito de giros sin sentido, como la llegada de la cuñada de Cate, que solo sirve para que Baze comience a trabajar en la empresa de su padre. Introducimos un par de personajes nuevos, y a seguir. Cambiamos al novio motorista por un profesor de inglés insulso, la familia de Cate por la jefa de Baze y a tirar. El problema es que no aportan ninguna perspectiva nueva, las nuevas historias no terminan de avanzar y las relaciones entre los principales sigue igual. Cate, Baze y Lux continúan dando vueltas sobre sí mismos y sus conflictos. Quizá con más dramón aún que en los primeros 13 capítulos.

Por suerte, cuenta con un epílogo que cierra la serie, aunque se ve que está metido con calzador. Los creadores se debieron enterar in extremis de su cancelación y tuvieron la decencia de, al menos, darle un final. Inverosímil y forzado, pero final.

Anuncios

Un comentario en “Serie Terminada: Una vida inesperada

  1. Pingback: Nueva serie a la lista “para ver”: Unreal | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s