Trucos viajeros: Comprar un Vuelo

Retomo los trucos viajeros, pues quería explayarme algo más en los pasos que suelo seguir a la hora de reservar un vuelo y lo que he ido aprendiendo con el tiempo.

Cada vez que comienzo el relato de un viaje cuento los pasos que he seguido para buscar vuelo y en base a él configurar el itinerario. Y es que a mí realmente me da igual por dónde empezar o terminar. Si ya sé los puntos que quiero visitar, valoro qué opciones tengo y en función de precios y horarios, elijo. Así nos pasó en el Road Trip por Estados Unidos, en los Interrail o en Japón. Como te vas a mover por la zona, lo mismo te da empezar en Kioto y terminar en Tokio que viceversa. A veces empeñarte en hacer una ruta en concreto te puede liquidar el presupuesto porque hay algún evento o fiesta en el destino. O porque hay aeropuertos más caros que otros debido a sus tasas aeroportuarias o tráfico.

Recorrido

Interrail Capitales Imperiales-01

La verdad es que cuando intento configurar un viaje valoro muchos datos en paralelo. Es el momento más complicado, la verdad. Por un lado me planto delante de un mapa y valoro qué quiero ver. En función de eso, determino cómo me voy a mover de un sitio a otro y lo que hay por descubrir. Con eso más o menos me hago una idea de los días que necesito. Y entonces llega el momento de buscar vuelo.

Vuelo a Nueva York

Para descubrir las conexiones entre aeropuertos y las rutas de las compañías es interesante Flightconnections. Por ejemplo, para ir de Madrid a Edimburgo puedo volar con Iberia un domingo, lunes, jueves o viernes siempre a las 08:45; con easyjet a diario, algunos días varias opciones. Eso me da una información a tener cuenta para jugar con las fechas (y saber cuándo pedir vacaciones).

Flightconnections

Pero como no siempre sé qué aeropuertos hay en la zona (sobre todo si no tengo una ciudad como destino, sino país/es), recurro a Google flights. Es una herramienta muy útil, ya que tiene una gran variedad de opciones para configurar la búsqueda (Kayak también lo tiene).

Pongamos, por ejemplo, que quiero ir a Suiza, pero voy a moverme en tren o coche y lo mismo me da empezar por el norte o sur, que este y oeste. Así que introduzco origen Madrid y destino Suiza, además de las fechas. En el mapa nos mostrará el precio de los aeropuertos suizos en ese rango de fechas, pero también en los alrededores (como por ejemplo Lyon).

Google Flights Mapa

Vemos que tenemos la opción de ir a Ginebra por 79€, a Zúrich por 143€ y a Basilea por 84€. En mi caso, en la barra superior he marcado que sea vuelo directo. Pero si te da igual hacer escalas, puedes marcar “Todo”. Se puede filtrar además por precio, compañía aérea, franja horaria, duración… Como decía, mil opciones. Además, te puedes guardar los vuelos y ponerte alertas por si sube o baja de precio en caso de que estuviéramos pendientes de la confirmación de unas vacaciones en el trabajo, por ejemplo. Normalmente para vuelos internacionales los mejores precios se dan de 5 meses a 3 semanas antes de la fecha del viaje, así que se puede hacer un seguimiento en esa franja de tiempo. Pero hay que ser realista, porque salvo campañas específicas tipo rebajas, los precios se mantienen o suben, como mucho pueden bajar 30€.

Siguiendo con el ejemplo, contando con que quisiera ver Ginebra, Berna, Basilea y Zúrich, volaría a una ciudad y volvería desde otra. Por ejemplo un Madrid-Zúrich y un Ginebra-Madrid. Google te dice qué precio ha encontrado, dónde y te marca el enlace para que vayas a comprar los billetes. Como resultado me marcaría que con Swiss me saldría por 114€ ida y vuelta.

Google Flights

En este caso no es una low cost y son aeropuertos principales, pero si no fuera el caso, compararía la diferencia real entre volar con low cost vs compañía “normal”, así como aeropuerto “en el culo del mundo” vs principal. Una de las veces que nos encontramos con este dilema fue cuando volamos a Londres. Si comparábamos Iberia / British Airways en Heathrow frente a las low cost en otros aeropuertos, la primera era la mejor opción. Había que poner en una balanza el precio del vuelo, que sí, a Heathrow es algo más caro, pero desde los aeropuertos más lejanos había que incluir el precio del transporte hasta la ciudad, y ahí ya se nos iba un pico entre ida y vuelta que casi equiparaba ambas opciones. Por otro lado, hay que evaluar el tiempo empleado, y yendo cuatro días, perder más de hora y media desde el aeropuerto a la ciudad, no era opción. Y por otra parte, está el tema horarios. No siempre te cuadra el horario de las compañías, con las low cost a veces tienes vuelos a primerísima hora o ya rozando la media noche y eso también te complica el transporte al/del aeropuerto. Así pues, fuimos a Heathrow con Iberia porque la diferencia de precio, el tiempo empleado y el horario, no compensaban los suficiente como para elegir otro aeropuerto/compañía. Íbamos con mochilas, pero si hubiéramos tenido que añadir maleta, es otro gasto más que tienes que tener en cuenta. E incluso el recargo con pago con tarjeta y la elección de asiento. Y al final, sumas y sumas, y lo barato sale caro. O no tan barato como pensabas.

En vuelos largos compensa pagar un poco más y así tener un horario que sea más ventajoso, como por ejemplo un vuelo nocturno. Lo ideal sería dormir en el trayecto y al llegar a destino adaptarse al nuevo huso horario. De esta forma combatimos el jet lag. Ojo que no se adapta el cuerpo igual cuando viajamos al este que al oeste.

Al viajar de oeste a este, es decir, hacia la derecha, se pierden horas en el trayecto y se alteran los ritmos circadianos, es decir, dormir y comer. Aunque lo hagamos durante el vuelo, no es igual y el cuerpo queda confundido generando fatiga, desajustes intestinales, dolores de cabeza, irritabilidad, etc. Puedo corroborarlo en mis carnes. Cuando volvimos de Nueva York, que llegamos a las 8 de la mañana,  me pasé todo el día quedándome dormida por los rincones, incluso en medio de conversaciones. Al final creo que me acosté a las 7 de la tarde porque no podía con mi vida.

En cambio, al viajar hacia el oeste, a la izquierda, se ganan horas, por lo que aparte de un poco de cansancio, el ciclo no se ve alterado. Salvo que superemos las 12 horas de diferencia. Este tipo de viaje permite una mejor recuperación dado que se alarga el día.

Yo soy de las que se pasan una semana con los biorritmos alterados con cambio de horario de verano e invierno, así que lo del jet lag intento prevenirlo durmiendo menos los días de antes para caer en el avión. Aunque no siempre es fácil. Pero bueno, en general cuando llegas a destino tienes cansancio de por sí con el viaje, así que la primera noche caigo a plomo. Más complicado es la vuelta, que te tienes que adaptar de nuevo a la rutina. La experiencia me dice que mejor un vuelo que llegue a media tarde. Lo justo para llegar a casa, descargar maletas, ir a hacer la compra, una ducha, cena y poco más.

Volviendo a los datos de google (con todo el análisis paralelo) suelo contrastarlos con ITA Matrix, del que ya os hablé aquí. Es muy útil ya que permite hacer mil combinaciones con aeropuertos, ciudades, horarios, escalas… y te muestra los resultados de una forma muy gráfica. Sobre todo es interesante para vuelos con parada, ya que puedes comparar las compañías y escalas.

time bars

Al igual que google flights, no vende los billetes, sino que te aporta datos con los que empezar. Con esta información, miro a ver qué precio me da la compañía directamente en su web. Y además, comparo en otros buscadores o agencias de viajes online. Seguro que los habéis usado alguna vez. Estoy hablando de kayak, skysccanner, atrapalo, lastminute, rumbo, edreams, ebookers, momondo o expedia. Hay veces que pensamos que estas páginas nos van a dar mejor precio, pero no siempre es así. A veces sale mejor comprar dos vuelos de ida de dos compañías diferentes.

En otros casos porque los metabuscadores no nos muestran todas las compañías de bajo coste y habría que ir directamente a la página de cada una de las aerolíneas (en Europa aparte de easyjet, vueling o ryanair están cobrando mucha fuerza Norwegian Air o Wow Air. Para Canadá, AirTransat. Para Estados Unidos, JetBlue y Southwest. Para Sudeste asiático, China, Japón, Corea del Sur y Australia conviene echar un ojo a Air Asia. Para Oceanía Virgin Australia, Jet Star y Air2There. Si se quiere un listado más completo de todo el mundo (yo no conozco todas, obviamente), recomiendo echar un ojo a la web LowCostAirlines, que aunque tiene un diseño de los años 90, muestra las diferentes compañías por zonas geográficas.

En resumen: visualizamos los aeropuertos en la zona con Google Flights y comparamos diferencia de precios entre unos y otros; echamos un ojo a flightconnections para saber qué compañías vuelan y los días que operan; y finalmente nos vamos a Ita Matrix para tener una visión general de los horarios de salida, escalas y compañías. Para finalizar nos vamos al metabuscador que solamos usar y comparamos con las webs de las compañías para ver dónde nos sale mejor realizar la compra del billete elegido. Parece mucho, pero en unos 45 minutos tienes todo comparado y listo para comprar. Eso sí, es recomendable usar el navegador en modo incógnito y limpiar cookies antes de comenzar cualquier búsqueda. Aunque esto último hay quien defiende que es un mito, pero just in case.

Anuncios

15 comentarios en “Trucos viajeros: Comprar un Vuelo

  1. Pingback: Trucos viajeros: Comprar un Vuelo II. Tarjetas de fidelización | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Trucos viajeros: Comprar un Vuelo III | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Trucos viajeros: Elegir asiento | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Trucos viajeros: Equipaje. Elegir maleta | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Trucos viajeros: Equipaje II. Medidas, pesos y normativa IATA | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Trucos viajeros: Equipaje III. Hacer el equipaje | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Trucos viajeros: Comida durante el vuelo | Una cosa te voy a decir
  8. Pingback: Trucos Viajeros: Vuelos y conexiones | Una cosa te voy a decir
  9. Pingback: Trucos Viajeros: Cancelaciones y reclamaciones | Una cosa te voy a decir
  10. Pingback: Por fin llegó el turno de Escocia | Una cosa te voy a decir
  11. Pingback: Road Trip por Escocia I: Preparativos | Una cosa te voy a decir
  12. Pingback: ¿Qué reservar para un Road Trip por la Costa Oeste de los Estados Unidos? | Una cosa te voy a decir
  13. Pingback: Resumen de gastos del Road Trip por Escocia | Una cosa te voy a decir
  14. Pingback: Trucos Viajeros: Aplicaciones para el móvil | Una cosa te voy a decir
  15. Pingback: Escapada a Atenas y Sofía | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s