Serie Terminada: Hijos de la Anarquía

Después de acabar Breaking Bad era complicada la tarea de elegir una nueva serie para ver. Tras la decepción había que seleccionar bien, y pusimos nuestras esperanzas en Hijos de la Anarquía. 

Seguimos en la línea de protagonistas con un modo de vida más que cuestionable, pero es una serie totalmente diferente, con una trama mucho más compleja y con muchos más personajes. ¡OJO spoilers!

Hijos de la Anarquía se centra en un club de moteros, SAMCRO (acrónimo de Sons of Anarchy Motorcycle Club, Redwood Original), que surgió en 1967 cuando siete soldados de Vietnam volvieron a casa. Con el paso del tiempo el club creció expandiéndose por Estados Unidos con diferentes filiales y se metieron en el tráfico de armas. Años después, John Thomas Teller, uno de los fundadores y Presidente del club, quiso cambiar el rumbo y volver a los inicios, a ser simplemente un club de moteros, pero su trágica muerte en 1993 llevó a Clay Morrow a la presidencia y se mantuvieron como grupo criminal organizado. Morrow no sólo lo sucede en el liderazgo, sino que también se casa con Gemma, la viuda de Teller y matriarca de todo el clan.

La serie arranca cuando Jackson Teller, hijo de John y vicepresidente del club, encuentra un manuscrito de su padre en el que explicaba los cambios de planes que tenía en mente. Es entonces cuando Jax se replantea su vida y reflexiona sobre seguir las ideas de su padre y sacar al club de esa espiral de violencia y guerra con otras bandas en la que se encuentran metidos.

La acción se centra en el pueblo ficticio de Charming donde el club regenta un Taller (el Teller-Morrow) como tapadera. Y mientras Jax lee el libro de su padre y asimila la información, en la primera temporada vamos conociendo a los diferentes personajes que van apareciendo – que son muchos -. Además del Presidente y Vicepresidente, están los veteranos Bobby, Chibs y Tig (mano derecha del presidente).

De los 7 fundadores queda Piney, con su botella de oxígeno. Era muy cercano a JT y es padre de Opie, el mejor amigo desde la infancia de Jax. Esta conexión es muy importante, ya que Piney apoyará a Teller en su intención de ir por el camino que no logró su padre. Además, Opie es quizás uno de los motivos por los que el vicepresidente quiere dejar las armas. Su amigo tuvo que pasar tiempo en la cárcel y ahora se debate entre ser un marido y padre de familia, o seguir dentro del club con toda la escala de grises que ello conlleva. Jax lo quiere dentro y le promete que el rumbo va a cambiar y que no volverá a tener conflictos maritales por negocios turbios. Y aunque a Opie le cuesta tomar la decisión y enfrentarse a su mujer, Donna, al final vuelve a las motos, que son parte de su vida.

Aparte de intentar encaminar al club, Jax también tiene sus propios problemas en su vida personal. Se encuentra con un niño que nace prematuramente porque su exmujer es una yonkie. Y la doctora que realizará el seguimiento de ese bebé, Abel, será nada menos que su amor de juventud, Tara, que se había marchado años antes. Y aquí tenemos otro punto clave: la relación entre las dos mujeres, el típico conflicto suegra-nuera llevado más allá. Gemma ya ha perdido a un marido y un hijo y no quiere que el que le queda abandone el club y se aleje de ella, que es lo que quería la doctora cuando abandonó Charming. Aunque todo sigue igual y parece que la relación entre Tara y Jax no va a llegar a ningún puerto porque les sigue separando la filosofía de vida, todo da un giro cuando el motero mata al acosador de la doctora Knowles. A partir de ahí se difuminan las líneas rojas que los separaban y ambos personajes se acercan más que nunca.

Y en el penúltimo episodio, cuando ya conocemos a los hijos y sus actividades, sus amigos y enemigos, comienza el punto de partida. Clay ordena a Tig que mate a Opie, pero un cambio de coches en el último momento provoca que acabe muriendo Donna. Este hecho abrirá aún más la brecha entre las diferentes secciones del club. Por un lado los que están a favor de Morrow, y por otro, los que esperan que Teller tome las riendas.

Así pues, la segunda temporada se centra en las diferencias entre Jax y Clay. Pero además de las tensiones internas, los problemas con la llegada de los supremacistas blancos y conflictos con el IRA; quien ejercerá más presión será Stahl, la agente de la ATF que busca cargarse tanto a los irlandeses como a los Hijos de la Anarquía. Esta temporada es desgarradora. La primera temporada es para presentarnos a los personajes, pero en esta ya entramos en acción dando un salto cualitativo.

Gemma es secuestrada, atada y violada repetidas veces por un grupo de neonazis. El objetivo final no era ella, la mujer no es considerada nunca tan importante. Ella es un medio para un fin. La intención de los supremacistas blancos es que Gemma se lo cuente a Clay y el club se levante en venganza, desatando así una guerra que se está cocinando a fuego lento. Sin embargo, la matriarca ve el mensaje que quieren mandar y se debate entre contarlo y que surja una gran batalla en la que todos pueden salir perdiendo; o callar y llevar la procesión por dentro. Y opta por esto último. Tan solo se apoyará en Unser, el sheriff, con quien mantiene una amistad desde niños, y en Tara, por aquello de que es médica. Este hecho hará que ambas mujeres inicien una nueva relación más próxima y dejen a un lado sus diferencias.

Sin embargo, finalmente el secreto que tanto se ha empeñado Gemma en guardar, sale a la luz cuando ve que el club se desintegra. Jax cada vez está más en contra del liderazgo de Clay y llega un acuerdo para cerrar un negocio y que después le dejen marchar. Y cuando su madre se entera, mueve ficha. Cuenta sui ataque para unir al club, para retener a su hijo. Con el ATF y Stahl controlando todos sus movimientos, la tensión con el IRA se hace más latente cuando uno de sus miembros secuestra a Abel.

Y así comenzamos la tercera temporada, la más floja de todas. Aunque los planos de Irlanda sean impresionantes y la música elegida muy acertada, incluso cambiando la cabecera; cojea un poco la acción y resulta demasiado lenta.

La primera parte de la temporada no avanza y te encuentras esperando el momento en que se marchen de una vez a Irlanda. Y cuando ya están allí, tampoco se aligera y cuentas los minutos que quedan para que vuelvan.

Quizá la mayor tensión está en la relación con Stahl detrás de Gemma e intentando que con ella caiga el club. Y posteriormente con el pacto con Jax que llevan a espaldas del resto de integrantes y que nos da a entender que se va a sacrificar para salvar a sus amigos y a su madre de la cárcel. Sin duda, la agente de la ATF ha sido uno de los grandes secundarios de la serie, aunque no me termine de convencer lo de la persecución del IRA en EEUU.

La relación de Jax y Tara se debilita porque él no quiere arrastrarla al estilo de vida del club, cree que ella hizo bien en huir años atrás y que ahora están cometiendo los errores que intentaron evitar la vez anterior. Ella descubre que está embarazada y planea practicarse un aborto, sin embargo, cuando va camino de la clínica es secuestrada.

Pero sobre todo, este tercer acto sirve de regresión al pasado de los padres de Jax. Por un lado al de Gemma cuando esta huye a casa de sus padres. Descubrimos que no tuvo una buena relación con su madre y que su padre, ahora con Alzheimer, era pastor (de iglesia). Por otro lado, en el viaje a tierras irlandesas vamos conociendo más retazos de la historia de JT, como por ejemplo que tuvo una hija con Maureen, una irlandesa del IRA.

Este acercamiento de Jax a su progenitor le hace plantearse si él será un buen padre para Abel o quizá este esté mejor con unos padres adoptivos y así evitar cometer los mismos errores. Las palabras de JT estarán siempre rondándole. Y por si el manuscrito no fuera suficiente para la conciencia de Jax, Maureen le mete unas cartas en la mochila antes de volver a EEUU en las que Teller se desahogaba con ella en el tiempo que duró su relación. Ya tenemos la semilla para la cuarta temporada.

Han pasado 14 meses desde el final de la anterior, Tara ya ha tenido al niño y varios miembros del club son excarcelados, Jax, entre ellos. El punto de inflexión de esta temporada es el uso de Juice, un personaje que me parece insulso, y que es chantajeado por el nuevo sheriff y el fiscal. Ambos le utilizarán para que les filtre información sobre el club con la carta de que si no le contarán al club que su padre era negro. Aquí comenzará el declive de este personaje y que provocará mucha desestabilidad en las próximas temporadas. Acabamos con el ciclo del IRA y entramos en una nueva etapa.

Comenzamos la temporada con Opie casándose, sin embargo, no todo será tan bonito como parece para el amigo del protagonista. Aquellas cartas que metió Mareen en la mochila de Jax las encontró Tara y descubrió las sospechas de JT de que Clay y Gemma estaban juntos y que planeaban su asesinato. Esta tuvo varias conversaciones con Piney, porque sabía que él estaba de parte de JT. Pero Clay y Gemma descubren la existencia de estas cartas y pensando que las tiene el padre de Opie, Morrow no duda en asesinarlo. Esta muerte es aún más trágica que la de Donna ya que hablamos de un miembro original de los hijos y además a manos de otro de una forma bastante brutal. Clay va desatado y no duda en darle una paliza a Gemma cuando ella le amenaza con contarle la verdad sobre la muerte de John Teller a Jax. Y va más allá, pues también encarga un ataque a Tara para quitársela también del camino. Cualquiera que conozca los secretos del pasado, pone en peligro los planes que tiene el presidente para la banda para asegurarse su futuro cuando se retire.

Terminaremos con Jax sentándose en la presidencia con una Tara herida en la mano por el intento de asesinato planeado por Clay y con su futuro como cirujana sobre la cuerda floja pero más fuerte que nunca. Parece que ya se encamina la historia, aquello que Jax estaba esperando ha llegado. Ya es presidente y es hora de que tome las riendas para reconducir el club y acabar con la violencia descontrolada que les rodea. El plano final a lo Caso Abierto sustituyendo a la pareja JT-Gemma por Jax-Tara es sublime.

Abrimos la quinta temporada con otro frente: el turbio empresario Damon Pope y otra cagada de Tig cuando se carga a quien no debe. El resultado es que Pope quemará viva a su hija. Empezando fuerte. Ojo por ojo. Y el caos sigue aumentando capítulo tras capítulo. Entran en la cárcel alguno de los integrantes del club y Opie decide sacrificarse por Jax, total, no tiene nada que perder. Desde que murió Donna fue dando tumbos y el asesinato de Piney lo dejó siendo un fantasma. Una escena totalmente desgarradora que romperá a Jax por dentro.

El nuevo presidente pierde todo norte y se vuelve salvaje y desatado. Lo mismo ocurre con la temporada. No parece que haya una planificación, sino que se inicia una sucesión de actos salvajes, de enfrentamientos, de violencia, de caos. Tampoco me parece acertado como gángster Harold Perrineau, no engancha como villano.

Flojea también la trama de Gemma. Con Clay medio fuera de combate y su tormentosa relación con Jax, la matriarca entra en un bucle fatídico. Va también dando tumbos al sentirse fuera de órbita, pues ya no es la persona que controlaba todo. No es nadie sin sus niños, sin su familia. En uno de sus encuentros casuales conoce a Nero Padilla, un criminal medio retirado, que se unirá a los hijos en sus negocios, aunque de momento rozando la legalidad.

Paralelamente, en la cárcel, Otto, miembro del club entre rejas desde hace años, negocia un trato con las autoridades para delatar a los Hijos de la Anarquía. No tiene nada que perder, ya que su mujer ha sido asesinada, y todo lo que él ha hecho por los moteros no lo ha recibido de vuelta. Así que Tara pide hacer horas de voluntariado en la cárcel para así tener contacto con él y convencerlo para que no hable. Sin embargo, todo se complica cuando Otto asesina a una enfermera delante de la doctora y esta es acusada de cómplice por haberle hecho llegar el crucifijo que resulta ser el arma del crimen. Pero Otto aún tenía un as bajo la manga y en el cierre de temporada se arranca la lengua de un bocado en un interrogatorio. Un personaje imprevisible y un tanto tarado interpretado por Sutter, creador de la serie.

Pero la temporada nos trae más sorpresas, como la vuelta de Wendy, la exmujer de Jax, ya recuperada de su adicción, que quiere conocer a su hijo y al enterarse del secuestro, amenaza con reportarlo para obtener la custodia. Un poco metido con calzador.

En la sexta temporada parece que Jax recupera su idea inicial y empieza a maniobrar para dejar el negocio de las armas y atar cabos intentando conectar a proveedores y clientes. Pero hay conflictos raciales que llevan a que el castillo de naipes se tambalee. Entre negros, latinos, chinos, el IRA… todos tienen sus condiciones y hay que hacer malabares para contentar a todo el mundo.

Además, el hecho de que un chaval entre en su colegio y se líe a tiros con una de las armas con las que trafican le dará más motivos para decidir dejar esa vida y centrarse en otros negocios más legales, como la pornografía y casas de citas.

La temporada es más lenta. Hay tanto caos que cada personaje tiene sus fantasmas y hay que hilar fino entre tensiones internas y externas, bandos y bandas.

Aparece un exMarshall hermano de la enfermera asesinada por Otto que se ve que está el hombre pelín trastornado, pero que sorprendentemente desaparece del mapa muy rápido. También llega nueva la fiscal Patterson, un hueso duro de roer que perseguirá al club y que investigará cómo llegó el arma al niño que mató a sus compañeros de colegio.

Por otro lado, Tara parece tener su propia agenda. Se ha cansado de esperar a que su marido zanje los asuntos con el club y mueve ficha. Decide divorciarse y llevarse a los niños lejos, algo complicado teniendo en cuenta cómo funciona el club y sobre todo su suegra. Así que, como la única forma de ganar a Gemma es con su propia medicina, urde un plan para inculparla de un aborto de un embarazo que nunca fue real y que así Jax la aleje de ellos (muy de culebrón todo). Parece que ha llegado a un trato con la fiscal para entrar en protección de testigos librándose de la acusación de cómplice de asesinato pero rebelando secretos del club. Todo apunta a que cuando Jax se entere, la va a matar, sin embargo, en un giro parece que él asume que los niños no están a salvo con su vida y que lo mejor es que se vayan con su madre.

En esta temporada por fin muere Clay, lo que hace que Juice se quede sin su protector y mentor y con la amenaza de Jax diciéndole que le ha traicionado. Sabe que tiene la cruz y que no va a tardar en caer.

Pero sin duda, la trágica muerte de la temporada es la de Tara a manos de su suegra. Brutal. Es golpeada, ahogada y rematada con un tenedor de trinchar la carne. Gemma pensaba que la doctora iba a delatar al club y se iba a marchar con sus nietos y decide intervenir sin saber que Jax y Tara habían llegado a un acuerdo. Aquí ya vemos hacia dónde va a ir la temporada final y que no solo Juice está marcado.

La séptima temporada es un baño de sangre como era de esperar tras el trágico final de la anterior. Jax solo pensará en la venganza y en ese momento entenderá lo que sentía Opie, primero cuando quería elegir entre el club y su familia, y después cuando solo le quedó el club tras el asesinato de su mujer.

Iniciará un ataque contra los chinos, quienes considera culpables de la muerte de Tara, ya que es lo que le dice Gemma, que se escuda en esa excusa con la ayuda de Juice para no ser descubierta. Y ya sí que sí entramos en una espiral de violencia sin igual. Los chinos iniciarán su venganza arrasándolo todo. Pero a la vez, hay un lío de alianzas que ya no se sabe quién es amigo o enemigo. Ni siquiera dentro del club y sus filiales, que ven cómo al presidente se le ha ido de las manos la venganza llegando incluso a matar al presidente de otra sección , algo que está penado con la muerte en las normas de los hijos.

Todo está tan desatado que el club sufre más bajas en sus filas. Y de las importantes. Bobby es secuestrado, torturado y asesinado en los brazos de Jax. También muere Juice después de cumplir con su cometido en la cárcel.

Y mientras, Gemma, cada vez más inestable, habla en voz alta con Tara, pidiéndole perdón, e incluso se lo cuenta a Thomas, tan pequeño que no entenderá el alcance de sus palabras pero que le servirán para desahogarse. Sin embargo, no cuenta con que Abel, algo más mayor, sí comprenderá que es su abuela quien mató a su madre y comenzará a actuar extraño llegando a culpar a Gemma de maltrato.

Y llegamos a los últimos capítulos, cuando por fin Abel cuenta lo que le oyó a su abuela y vemos un cambio de actitud en Jax. Este, que sabe que no le queda otra que morir por los errores que ha cometido, inicia el fin del ciclo de violencia cargándose a todos aquellos con los que tenía algo pendiente.

En el penúltimo capítulo acaba con Unser y con Gemma sin mucho más que decir. Yo esperaba algo de rabia, un diálogo en que madre e hijo se enfrentaran, pero ya está todo dicho, ambos conocen su destino.

El final es un capítulo lento en el que Jax deja cerrados acuerdos pacíficos con los mayas y asegura el futuro de sus hijos con Nero y Wendy (que se ve que para eso volvió), quema el manuscrito de su padre y sus diarios, se deshace de todo, habla con la fiscal, se carga al policía corrupto, al mafioso y a un cabecilla del IRA. Se despide de Opie y de Tara. Y finalmente, Jax acaba con su vida como se intuye que hizo su padre, además, sobre la moto de este. Un final redondo. Al final, todo por lo que luchó, no le sirvió para nada. En los meses que estuvo como presidente, nada le salió como planeó y solo hubo muertes a su alrededor. Quizá lo único que logre es que sus hijos queden fuera de todo ello. O no, porque Abel tiene el anillo de JT que le dio Gemma.

Supongo que este final significa que Kurt Sutter, el creador de la serie, tenía clara una planificación desde el comienzo. Una temporada para presentarnos personajes, la segunda y tercera con Jax intentando desvincularse, las tres siguientes con él como presidente y la final. Y en cada una de ellas una semilla que precipita el suicidio de Jax: la muerte de Donna, la de Piney, la de Opie, la de Tara, la de Bobby, el secuestro de Abel, las drogas, las armas… El resultado ha sido un viaje violento, sangriento, lleno de manipulaciones, mentiras, amor y odio. Hijos de la Anarquía es una tragedia clásica, según Sutter está basada en Hamlet, de hecho, acaba con una frase del dramaturgo inglés: Doubt thou the stars are fire; doubt that the sun doth move; doubt truth to be a liar; But never doubt i love (Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de que te amo.).

Y como no podía ser menos, en una tragedia shakesperiana no podían faltar asesinatos y traiciones; madres posesivas y mujeres manipuladoras; amor y dolor; locura, poder, ambición y errores que marcan el destino de los personajes (Donna por cambiar el coche, Tara porque Gemma cree que está engañando a su hijo…). Al final, todo lleva a la muerte como única respuesta. Y por eso Jax no tenía otra salida que la redención.

El protagonista comienza como un joven iluso, con ideales, con ideas reformistas, sin embargo acaba siendo un violento criminal sin escrúpulos. Y se da cuenta, por eso le dice a Nero que le cuente la verdad a sus hijos llegado el momento, que no les endulce su figura, sino que les explique que era un mal hombre par que no cometan sus mismos errores. Ha de asumir las consecuencias que han tenido lugar como resultado de sus decisiones.

Para ser una serie sobre moteros metidos en asuntos criminales, las tramas delictivas son secundarias, ya que lo que va a ir dirigiendo los actos de los protagonistas son las historias más sutiles y personales que transcurren mientras tanto. Los protagonistas son despiadados, pero siempre se intenta mostrar una humanidad para hacerlos más cercanos y que haya una implicación emocional. Se encuentran ante situaciones complejas y dilemas morales. Es la forma de unir el mundo criminal con la familia que es el club, donde prevalece la lealtad y el amor hacia sus integrantes. La mayoría de los actos violentos que cometen a lo largo de las temporadas se debe a venganzas.

Y para conformar esa gran familia se necesita un gran reparto. Sin duda Hijos de la Anarquía destaca por la buena selección actoral, algo difícil en una serie tan coral. El elenco es tan amplio que hay personajes que cobran más o menos importancia según la temporada. Todos tienen espacio para lucirse. Hay momento para cada uno de ellos según la historia que haya que desarrollar, de forma que se nos permite conocer detalles de casi todos los personajes de la serie ya sean protagonistas, segundarios o recurrentes. Algo que llama la atención es cómo incorpora artistas invitados de renombre en papeles peculiares como Stephen King de limpiador, Marilyn Manson como supremacista blanco o Courtney Love como profesora de colegio. Supongo que la serie adquirió tanta importancia en su momento, que todo el mundo quería aparecer.

Pero si hay algo que caracteriza a Hijos de la Anarquía es su magnífica y variada banda sonora. Es algo que me ha encantado capítulo tras capítulo. En parte por venir de una serie con muchos silencios, pero sobre todo por la calidad de la música y los momentos en los que se recurre a ella para acompañar escenas sin diálogos (sobre todo en inicios y finales de episodios), planos abiertos como cuando van todos en grupo en moto, recopilación de historias, peleas, persecuciones…

Las piezas elegidas consiguen que las escenas se conviertan en épicas añadiendo sentimiento, dramatismo sobre todo como en el funeral de Opie y la canción The Lost Boy.

Hay canciones originales, pero también versiones. Y como curiosidad, Maggie Siff y Katey Sagal (Tara y Gemma respectivamente) también interpretan canciones a lo largo de la serie dando voz incluso a sus propias escenas.

Quizá si pensamos en moteros el primer estilo de música que se nos viene a la cabeza es el Rock, incluso el Country tratándose de una serie estadounidense en un pueblo sin ley de carreteras infinitas y paisajes áridos. Pero también casa muy bien el Blues, el Folk e incluso la música celta.

Por último cabe destacar el buen nivel de la fotografía con esos planos abiertos cuando hay carretera, con ese toque de Arizona, con cierta oscuridad.

Es una serie violenta, dramática, con negocios turbios y mucha sangre, pero también hay hermandad, lealtad y cierto toque de humor macabro que relaja la tensión y que hace que el espectador simpatice con los protagonistas. Pero a la vez, sabe que nada puede acabar bien, que en ese mundo no hay espacio para un final feliz. Ya se lo dice Jax a la Patterson: “los chicos malos pierden”.

Por cierto, aunque la serie quedó bien cerrada (incluso con el detalle del anillo de Abel), se está preparando un spin-off: Mayans MC.

Según FX será “un drama familiar oscuro y visceral que dará una nueva visión a lo más icónico de América, ese 1% de proscritos, esta vez a través de la lente de los latinos”. No me esperen ahí. De momento quiero quedarme con el regusto de los Hijos de la Anarquía.

Nueva serie a la lista “para ver”: Goliath

Amazon también se ha lanzado a las series y ha estrenado Goliath, un drama judicial protagonizado por Billy Bob Thornton y creada por Jonathan Shapiro y David E. Kelley, ambos con una amplia experiencia en ficciones de temática legal. A las espaldas de Saphiro están The Blacklist, The Practice (El Abogado), Boston Legal y Life. Kelley no se queda atrás con La Ley de Los Ángeles, El Abogado, Boston Legal o la mítica Ally McBeal.

En este caso la serie se centra en Billy McBride, un prestigioso abogado de Los Ángeles venido a menos. En su día había cofundado el bufete Cooperman & McBride, pero fue despedido tras perder un importante caso y desde entonces ahoga las penas en la barra del bar.

Puntualmente trabaja en casos menores que le envía su exmujer, Julie, también abogada. Un día le piden ayuda para defender un caso de homicidio involuntario contra el mayor cliente de Cooperman & McBride y aunque en principio se muestra receloso, cuando investigue un poco, verá que hay mucho más tras el suicidio del ingeniero. Ahí comenzará la lucha de David contra Goliath. Además, tendrá doble satisfacción si gana. Por un lado hacer justicia y por otro lado, vengarse de su socio que lo echó del bufete.

Un socio el Cooperman que se nos presenta un tanto siniestro con tanta oscuridad y ese botoncito constante cuando quiere callar a alguien. Bastante manipulador y déspota.

El piloto es algo lento, imagino que por la cantidad de personajes que presenta y por la complejidad del caso. A veces resulta algo atropellado. Supongo que también influye la dejadez del personaje principal, que transmite esa desgana; pero me da la sensación de que remontará a medida que salgan a la luz conspiraciones, términos legales, acusaciones, negociaciones, el juicio…

La temporada cuenta con 10 episodios e imagino que no tiene futuro más allá. Salvo que cada temporada gire en torno a los pleitos entre McBride y grandes corporaciones. Habrá que darle una oportunidad a ver si David es capaz de vencer a Goliath.

Viajar IV (2015)

2015 se salió un poco de lo habitual, pues no paramos. Primero la Luna de Miel a Japón. Creo que ha sido el viaje en el que hemos tenido un mayor contraste con sus paisajes, sus templos, su cultura, su gente, su comida…

Fueron 21 días a tope, empezando por Kioto, con un ambiente mucho más tradicional, hasta llegar a Tokio, mucho más moderno y caótico. Y entre medias, las montañas, otro mundo.

Japón es un país que tiene mucho que ofrecer, lleno de contrastes: cultura y modernidad; tranquilidad y frenesí; espiritualidad y masacre; mar y montaña…

Una pasada cada ciudad, cada rinconcito, la afabilidad de la gente, la comida, los templos

Después en verano volvimos a hacer un interrail, esta vez por las Capitales Imperiales: a las tradicionales Viena, Praga y Budapest añadimos Bratislava, que está a tiro de piedra. Nada que ver la arquitectura imperial y la historia de estas ciudades con Japón. De un extremo a otro.

Budapest es una de las grandes joyas de Europa. Sobran los motivos para justificar una visita. Es una ciudad que sorprende por sus edificios históricos, por los restos de un pasado imperial de gran importancia, por sus parques, por las vistas del Danubio, por los baños termales… Moverse por ella es, además, muy sencillo. Se puede recorrer a pie dividiéndola por zonas. Pero también ofrece numerosos medios de transporte que llegan prácticamente a todos los rincones.

Bratislava es la capital de Eslovaquia desde el 1 de Enero de 1993, año en que nace la República Eslovaca tras la disolución de la antigua Checoslovaquia. Básicamente tiene tres puntos de interés. La zona de la Ciudad Vieja, que es la más interesante desde el punto de vista monumental; el Castillo, que teníamos cerca del hotel; y el Palacio Grassalkovich.

Lamentablemente no queda mucha historia de la ciudad en sus calles, puesto que en los años 60 los planes urbanísticos arrasaron con el barrio antiguo que se encontraba entre la Catedral de San Martín y el Castillo. Parece que era más importante hacer llegar las carreteras que comunicaban Viena o Budapest con Bratislava que mantener siglos de historia. Así pues, ahora discurre la Calle Staromeska, una de las principales arterias de la ciudad y que desemboca en el Puente Nuevo.

Viena es la ciudad del vals, de la ópera, de la música; de Mozart, Schubert o Strauss; de Sissí; de palacios convertidos en museos; de arte; de parques muy verdes y extensos; de tradición, pero también de modernidad; del café y la tarta Sacher; del Schitzler (pollo empanado); de coches de caballos…

Praga es una ciudad que esconde secretos en cada esquina, en cada fachada, en cada edificio. Hay que ir observando con detenimiento a cada paso, mirando cada fachada, levantando la cabeza para descubrir emblemas, cúpulas, azoteas o torres. Tiene restos de la época de los Habsburgo, del nazismo y los guetos judíos, del comunismo y sus edificios monótonos e insípidos. Praga es la modernidad de Cerný y la Casa Danzante. Es música, es arte, es literatura. Es convivencia de culturas (eslavos, alemanes y judíos).

Y para finalizar, de imperios iba el año: el Imperio del Sol Naciente, Capitales Imperiales y el antiguo Imperio Otomano. En noviembre viajamos en familia a Estambul. Hablando de contrastes…

Estambul es una ciudad de contrastes viviendo entre dos mundos. Muy occidental para ser asiática y muy oriental para ser europea. Una ciudad situada en un lugar estratégico que le da un papel de importancia a nivel industrial y comercial, pero además cultural y turística.

Pasear por sus calles es dejarse llevar por la historia, por la herencia que ha sobrevivido hasta nuestros días. Perderse por Estambul es descubrir el legado bizantino y otomano mientras se escucha el canto del muecín llamando a la oración desde sus mezquitas. Las mezclas son bienvenidas y conviven en armonía.

Estambul es Bósforo y Mármara, así que es imprescindible tomar un ferry y sentirse como el pirata de Espronceda: melena al viento y señalando Asia a un lado, al otro Europa, y allá en el frente, Estambul.

Fue un gran año viajero. Y 2016 también, empezamos 2017 en breve y yo con un año de retraso. ¡Si es que el tiempo vuela!

Timeless y su parecido con el Ministerio del Tiempo

Mientras esperamos a que vuelva la tercera temporada de El Ministerio del Tiempo se ha estrenado Timeless en Estados Unidos no sin controversia. El creador de la serie española ha interpuesto una demanda por plagio por considerar que le han copiado la idea. Así de primeras, parece una quijotada frente a los molinos de la industria estadounidense, una ida de olla o un afán de protagonismo por parte de los creadores españoles. Sobre todo porque el Ministerio también tiene similitudes con otras historias llevadas tanto a la pequeña como a la gran pantalla. Sin ir más lejos de Dr Who, y lo han reconocido. Pero claro, hay un límite entre beber de ideas de aquí y allí, y copiar.

Pero además, las casualidades pasan a ser sospechas si resulta que los creadores se reunieron con la productora americana, a quien llevaron los guiones de la primera temporada y una línea de por dónde iban a ir los tiros en sucesivas entregas. Todo pintaba a que se iba a hacer una versión (ya se sabe que en EEUU no se dobla, se compran los derechos y se hace de nuevo, como pasó con Los Misterios de Laura, The Killing, House of Cards, Homeland o tantas otras); sin embargo, las negociaciones quedaron en el aire y nunca más se supo. Y de repente, cuando se presentan los estrenos de la nueva temporada Otoño/Invierno 2016-2017… Tachán.

Timeless sigue al trío formado por Wyatt, militar de las fuerzas especiales, Lucy, profesora de Historia y antropóloga y Rufus, ingeniero. Los tres son reclutados por el Gobierno cuando un villano se apodera de la máquina del tiempo con intención de alterar sucesos del pasado. Así pues, tendrán doble misión, por un lado capturar al criminal y recuperar la máquina; y por otro lado impedir que la historia cambie.

Quitando lo de la máquina del tiempo, está claro que guarda similitudes con la serie española. El trío protagonista con la antropóloga a la cabeza recuerda a la patrulla ministerial con Amelia como líder. Ambas comparten una mente privilegiada con sus conocimientos históricos. Wyatt, aunque es soldado y no personal sanitario como Julián, tiene en común con él el fallecimiento de su mujer y el querer cambiar el pasado para evitar su muerte. Rufus es quizá el personaje más original, y de hecho imagino que va a dar mucho “juego” el hecho de que sea negro, puesto que se va a encontrar con dificultades cuando tenga que volver al pasado, como ya le ocurre en el primer capítulo. En parte sufre una discriminación similar a la de Amelia por ser mujer. En prácticamente cualquier época a la que viaje, quedará relegado a ciudadano de segunda. Por otro lado, Flynn, el villano, es la versión de Lola Mendieta. Si queremos ir más allá, todo pinta a que se va a fraguar una relación sentimental entre Lucy y Wyatt, que también nos lleva a otra coincidencia ¿casual?

Más allá de las similitudes y a pesar del presupuesto, creo que El Ministerio del Tiempo es una serie de mejor calidad. El trío protagonista encaja mejor en la serie española. No solo los actores (que Aura Garrido y Nacho Fresneda están impresionantes), sino también como personajes individuales y como patrulla que se compenetra, en la que hay química. Además, los secundarios tienen también su calado, son interesantes y aportan a la trama. Los guiones están muy cuidados con esos chascarrillos y referencias constantes. La ambientación del Ministerio y sus puertas suponen un escenario más atractivo que la máquina del tiempo. Pero es que además, la Historia de nuestro país es más rica que la de Estados Unidos. Habrá que ver si son capaces de ir más allá de la Guerra Civil, de la llegada a la luna o de asesinatos de presidentes.

Lo único que sí que me ha parecido interesante por novedoso, es ver cómo un pequeño cambio en los acontecimientos del pasado durante la misión, cambia el presente de la protagonista. Ese detalle sí que me enganchó. No sé si irá a la lista de “para ver”, quién sabe, de momento tiene temporada entera asegurada, eso sí, de 16 capítulos y no de 22/24. Pero habrá que ver si es capaz de mantener un buen nivel. De momento El Ministerio del Tiempo le ha puesto el listón bastante alto.

Trucos Viajeros: Cancelaciones y reclamaciones

Para terminar con las entregas relacionadas con los vuelos (al menos de momento), quería hablar de los retrasos, pérdida o roturas de maleta y cancelaciones. Y cómo reclamar.

Cuando viajamos, lo hacemos con toda nuestra ilusión; pero hay ocasiones en las que los imprevistos acaban con ella de un plumazo y nos da el bajón (aparte de chafar nuestros planes). Así pues, conviene estar informado sobre los derechos que tenemos como usuarios para salir airosos de la situación.

Pérdida o roturas de maleta

Maleta Blanca

Para evitar las pérdidas o roturas lo mejor es viajar ligero, cuanto más mejor, si es posible, sólo con la de mano. Pero como no siempre es posible, pues nos exponemos a la posibilidad del extravío o deterioro. Como pasajeros tenemos unos derechos porque al fin y al cabo no dejamos de ser consumidores y hemos pagado por un servicio.

Si la maleta se pierde, extravía o rompe en un viaje nacional, estamos amparados por la Ley 48/1960, de 21 de julio, de Navegación Aérea, y la compensación es de hasta 1220€. Mientras que si se trata de uno internacional, se aplica el Convenio de Montreal y la indemnización sube hasta un máximo de 1500€. Se puede reclamar en un período de 7 días, 21 en caso de que se trate de un retraso.

La remuneración puede ser superior si se acredita que el contenido del equipaje tenía un valor mayor. Pero para eso hay que comunicarlo con anterioridad a la aerolínea en una declaración de bienes (previo pago). Esto por ejemplo suelen hacerlo los deportistas que viajan con su equipamiento deportivo específico. Yo nunca he llevado nada de tanto valor en una maleta, así que no he rellenado el formulario. De todas formas, esto puede quedar cubierto con un seguro de viaje.

Lo primero que hay que hacer cuando detectamos que la maleta no llega o está dañada es acudir a un mostrador de la compañía. Si no la encontramos o está cerrada, podemos acudir directamente a AENA o autoridad portuaria. Se nos facilitará un Parte de Irregularidad del Equipaje (PIR) para cumplimentar con todos los datos posibles sobre nuestro bulto.

En caso de daño o rotura es fácil que pongan pegas. Preguntarán por los años de la maleta y la revisarán con detalle para descartar los daños producidos por el habitual desgaste (e intentar escaquearse). Es decir, es difícil que te indemnicen por arañazos, ruedas o asas rotas, aunque estamos en nuestro derecho de reclamar. A mi hermano le rompieron una rueda de una maleta de mano y la indemnización ascendió a 50 libras. Eso sí, tras un análisis exhaustivo sobre los años y el uso que tenía encima.

En caso de pérdida o retraso, es importante detallar cómo es el equipaje (aquí interviene el factor maleta que destaque para que sea fácil de localizar), así como una minuciosa explicación de los hechos y perjucios/daños tanto ocasionados como futuros por no tener nuestra maleta con nosotros. Asimismo, tendremos que dejar nuestros datos personales para que contacten con nosotros. Si es en destino, es importante indicar el itinerario y alojamientos en los que nos encontraremos para que nos la puedan enviar en caso de que aparezca.

Afortunadamente no me han perdido nunca la maleta (cruzo los dedos y toco madera). El único susto me lo llevé en el 2001 en un vuelo Madrid-París-Munich. Al llegar a la escala en Alemania mi mochila no aparecía en la cinta, por lo que cuando terminó de girar, me dirigí a un mostrador de Air France para comunicarle mi problema. La azafata al decirle que venía de un vuelo de Madrid con escala en el Charles de Gaule y que no había aparecido mi equipaje, miró en un papel y me preguntó que si me llamaba x. Resultó que ya habían detectado en París que no habían cambiado mi mochila de avión y avisaron a destino. Me la mandaron en el siguiente vuelo que llegó dos horas después.

Aparte de poder reclamar a la aerolínea, hay tarjetas de crédito (y algunas de débito) que, siempre que pagues el vuelo con ellas, claro, ofrecen compensación económica para comprar ropa y productos de primera necesidad mientras se soluciona la incidencia.

Retrasos, overbooking o cancelaciones 

En cualquiera de estos casos la aerolínea debe informar a los pasajeros sobre el motivo de denegación de embarque. Ante grandes retrasos la compañía debe ofrecer asistencia a los pasajeros. Esto es: llamadas de teléfono, comida, alojamiento (depende de la distancia del vuelo y duración del retraso) y transporte. ¿A qué llamamos grandes retrasos?

  • 2 horas cuando el vuelo es de menos de 1500 km
  • 3 horas si es de más de 1500 km dentro de la UE y hasta 3500 km si es fuera de espacio comunitario
  • 4 horas para vuelos de más de 3500 km fuera de la UE.

Puede darse el caso de que la compañía haya vendido más plazas de las disponibles. Siempre que pueden lo hacen, porque suele haber cancelaciones de última hora. Cuando no las hay, se da el overboooking y alguien tiene que quedarse en tierra. Antes de denegar el embarque de forma aleatoria, la aerolínea buscará voluntarios a los que les ofrecerá alternativas entre:

  • Reembolso del billete y/o vuelo de vuelta a origen.
  • Modificación del trayecto, es decir, reubicar a los pasajeros en otro vuelo. En este caso deberán proporcionar asistencia (comida, teléfono, alojamiento y transporte) hasta que puedan embarcar.

Tampoco he tenido la mala suerte de encontrarme en esta situación. Lo que sí me he encontrado es el caso inverso. Hace años, íbamos en un viaje familiar a Tenerife y llegamos pronto al aeropuerto. Muy pronto, quizá tres horas y pico antes (en lugar de las dos recomendadas). Creo que fue porque nos llevó un familiar antes de irse a trabajar. Mientras estábamos en la cola de facturación se nos acercó un azafato a preguntarnos la hora de nuestro vuelo y si íbamos a Tenerife Norte o Sur. Nos comprobó los billetes, echó un ojo a ver cuánto equipaje llevábamos y nos preguntó si nos interesaría volar en ese mismo momento. No sé si es porque el nuestro tenía overbooking y aprovecharon para adelantar en lugar de retrasar. Pero quizá lo más probable es que el vuelo que salía a esa hora no iba muy lleno por ser primera hora de la mañana y al dejar nuestros asientos libres para el siguiente, son billetes que pueden vender de última hora. En cualquier caso, nos vino muy bien porque fue tiempo que nos ahorramos de esperar dando vueltas por la terminal.

En el caso de una cancelación, la situación es similar. Se puede elegir entre el reembolso del billete o la modificación del trayecto. Eso sí, hay excepciones en las que no se aplica la compensación económica:

  • Si la compañía avisa de la cancelación con 14 días de adelanto
  • Si ofrece un vuelo alternativo en horas similares.
  • Si se debe a condiciones extraordinarias como mal tiempo

Cancelación

Además, si el vuelo llega a destino con más de 3 horas de retraso, se puede solicitar la misma compensación que se tendría por una cancelación. Salvo que la compañía demuestre que se debe a circunstancias excepcionales (supongo que todo queda denegado cuando se debe a condiciones atmosféricas).

Eso sí, independientemente de que no exista compensación, la compañía está obligada a prestar asistencia mientras se busca un transporte alternativo.

Estos derechos de los pasajeros de la UE son aplicables si sales de cualquier aeropuerto de la UE o llegas a la UE con una compañía de un país perteneciente a la UE, Islandia, Noruega o Suiza.

Compensación económica

Aparte de la asistencia que la compañía ha de prestar en casos de denegación de embarque, cancelación de vuelo o llegada con tres horas de retraso, tenemos derecho a una indemnización económica de entre 250 y 600€. La cantidad se define de la siguiente manera:

  • Dentro de la UE
    • Hasta 1500 km: 250€
    • Más de 1500 km: 400€
  • Entre un aeropuerto de la UE y otro fuera de la UE
    • Hasta 1500 km: 250€
    • De 1500 a 3500 km: 400€
    • Más de 3500 km: 600€

En caso de que se proporcione vuelo alternativo con horario similar, la compensación puede reducirse a la mitad.

Por supuesto, también se puede reclamar en caso de que perdamos una conexión, bien con otro vuelo, bien con cualquier otro medio de transporte.

¿Cómo reclamar?

Si hemos sufrido alguno de estos casos, podemos ejercer nuestros derechos presentando una reclamación por escrito en la compañía aérea directamente. Nos facilitarán un impreso del que deberemos quedarnos con una copia. En caso de que la aerolínea se niegue, podemos presentar la queja ante AENA o el organismo competente directamente, que se encargará de reclamarles.

También podemos ponerlo en manos de empresascomo Flightright, Reclamador, indemniza.me, Reclamair o Refund. que se encargan de reclamar en tu lugar. Cobran una comisión del 25% de la indemnización + IVA. Si tú no obtienes nada, no te cobran.

Como viajero tienes unos derechos. Si consideras que se están vulnerando, reclama. Eso sí, es recomendable intentar mantener la calma y hablar a los trabajadores de la aerolínea en buen tono, seguro que, siempre que esté en su mano, te ayudarán más que a aquel viajero que echa espuma por la boca.

Nueva serie a la lista “para ver”: The Good Place

Soy fan fan fan fan (de póster) de Kristen Bell, así pues, cuando supe que tenía nueva serie con Ted Danson, sabía que tenía que hacer hueco para ver el piloto.

The Good Place es una comedia en la que Eleanor, tras ser atropellada por un camión, llega al más allá, a El Buen Lugar. Michael, una especie de San Pedro, se encargará de guiarla por esta especie de cielo a la que van quienes han hecho buenas acciones en su vida pasada. Eleanor es recibida con veneración por todos los vecinos después de oír todas las alabanzas que hace Michael sobre ella. Hay buenrollismo, todo muy happy, muy cuqui, muy cursi. Le presentarán a su alma gemela y le enseñarán su nueva casa. Una vez acomodada, descubrirá su pequeño secreto a su compañero: la han confundido con otra persona.

Ella es malhablada, nada empática, arrogante, corrupta, cruel, egoísta y egocéntrica. Y en pocas horas sus actos ya provocan varias situaciones caóticas en El Buen Lugar. Chidi, su pareja, que es filósofo, intentará ayudarla a deshacer sus malas acciones y convertirse en mejor persona.

En este primer capítulo doble tenemos una primera de contacto del argumento y de los personajes. La carismática Kristen Bell se hace con todo el peso de la serie. Con esa cara angelical, tan dulce y rubia ella, nos hace creer que es la buena samaritana que presenta Ted Danson, sin embargo, ella tiene un punto gamberro que tan bien conocemos de otros trabajos, aunque aquí pierde algo de sarcasmo. Tiene una vis cómica que rompe con su imagen. Los gags con sus intentos de soltar palabrotas te arrancan la sonrisa. What the fork?

El resto de personajes tampoco tienen mala pinta, desde Michael hasta Chidi, pasando por la perfecta pareja vecina que vive en un casoplón. Ella es una pija con acento british que no se calla de debajo del agua y el un monje budista con voto de silencio. Ahí es nada.

Es una serie fresca, ágil, alocada, con humor absurdo y situaciones surrealistas. El piloto me ha dejado buen sabor de boca y habrá que ver qué tal les va a los habitantes de este sitio tan cuqui en el que encuentras a tu alma gemela, no se pueden decir palabrotas, todo el mundo es muy muy amable y hay locales de yogur helado por todos lados. Pero sobre todo, para descubrir si Eleanor es capaz de compensar cómo se comportó en su vida anterior con los buenos actos que realice en The Good Place.

 

Trucos Viajeros: Vuelos y conexiones

Se acerca el día D, el comienzo del viaje que llevas tiempo preparando. Ya tienes el billete con tu asiento reservado, has elegido menú, tienes tus maletas preparadas, nervios, tensión, ilusión, ese semeolvidaalgo… Es el momento de la facturación online.

Hoy en día si has comprado un vuelo por internet, podrás facturar 24 ó 48 horas antes de la salida (depende de la política de la compañía y status que tengas por viajero frecuente). Normalmente te llegará un aviso por correo, si no, ponte una alerta. Hacer la facturación online evita esperas en la terminal, ya que suelen habilitar una cola para viajeros con la facturación hecha y solo te recogerán la maleta. En algunos aeropuertos y algunas compañías ya van implementando los postes en los que directamente te imprimes la tarjeta de embarque y pegatina para la maleta y tan solo tienes que llevarla a una cinta. La primera vez que lo vimos fue hace unos años en Schiphol, pero en la T4 de Barajas con Iberia también lleva tiempo funcionando. En caso de que no lleves equipaje es mucho más rápido incluso, ya que puedes ir directamente a los controles.

Pero antes de ir al aeropuerto, infórmate de las comunicaciones de transporte y del tiempo que necesitas para llegar. La aerolínea te indicará en el billete el tiempo estimado para facturación y embarque. En el crucero a Capitales Bálticas como era un chárter, nos marcaban estar cuatro horas antes ¡Una burrada! Y lo peor es que se montó una buena, porque a la gente de nuestro vuelo, que era a las 10:30, se juntó la del vuelo siguiente, que era a mediodía, o la 1. Así que se empezaron a formar dos colas, se saturó la zona de facturación de esa sala y tuvieron que venir de seguridad a acordonarnos para facilitar el tránsito de la terminal. Además, había viajeros de fuera de Madrid que habían pasado la noche en el aeropuerto para estar en la cola a las 6 de la mañana y estaban ya para pocas esperas.

Las compañías aéreas unos exageradas, con dos horas es más que suficiente, tres si es vuelo internacional a un destino como Estados Unidos en el que tienes que pasar más controles. Aunque suelen aligerar, puesto que en la propia cola de facturación suele haber azafatas revisando billetes, pasaportes (te ponen una etiqueta en la parte trasera cuando lo verifican) y equipaje para que cuando llegues al mostrador sea llegar, recoger tarjeta de embarque y fuera.

Si ya has facturado o no llevas maleta y además tienes asiento ya reservado, no necesitas tanto tiempo. Pero tampoco vayas muy ajustado de tiempo por si falla el transporte.

Ya estamos listos para ir al control, pero, si eres fumador, seguramente tendrás que salir al exterior de la terminal, puesto que, afortunadamente, se va extendiendo la prohibición de fumar en los aeropuertos a lo largo de todo el mundo.

Ahora sí, toca el momento de pasar por el arco. Te tocará descalzarte si llevas un calzado que suba del tobillo o tenga cuña, fuera cinturón y monedas, líquidos en envases de hasta 100ml en una bolsita transparente y los dispositivos electrónicos en una bandeja aparte. Ojo con el palo de selfie, que hay que facturarlo porque se considera objeto contundente (sin embargo volé de Tokio a París y de  París a Madrid con un paraguas de medio metro que no me cabía en la maleta. Incoherencias de las aerolíneas). Aquí podéis ver restricciones de aena. Además, con la nueva normativa los dispositivos electrónicos tienen que poder encenderse en caso que te lo soliciten.

Para que el paso por el control sea más rápido, visualiza a tu alrededor. Evita los grupos. La gente que viaja en grupo tiende a entretenerse o esperarse unos a otros. Además, si son familias con niños necesitarán más logística, sobre todo si son pequeños y los padres han de prepararles. Sin embargo, elige a los que parezcan ejecutivos acostumbrados a volar. Este tipo de viajero ya lo lleva todo muy automatizado: electrónica, cinturón, líquidos…

Hablando de líquidos, una forma de evitar pagar los precios astronómicos de las tiendas del aeropuerto por una botella de agua, es llevar una botella de 750cl vacía y rellenarla en la fuente que hay junto a los baños. Al menos en Madrid, el agua del grifo es perfectamente potable. No solo viene bien para beber en el vuelo si no tienes incluida la bebida y comida, sino para luego en destino rellenarla. Al pasar el día entero fuera pateando, no puede faltar la hidratación en la mochila. Así pues, compras una botella de 2l en un supermercado, y rellenas la pequeña.

Pasado el control toca esperar. Busca un lugar desde donde veas la puerta de embarque, pero no justo al lado. Se empezarán a formar colas con gente que parece que va a entrar en un centro comercial el primer día de rebajas. Ansiosos por coger sitio. Y teniendo en cuenta que salvo en contadas excepciones como alguna low cost, ya llevas tu asiento asignado, me parece de ser un pelín angustias, ni siquiera lo justifica el tener hueco para guardar el equipaje de mano. Además, en muchas ocasiones se hace embarque por zonas (dentro de lo que es clase económica): primero gente con movilidad reducida y niños muy pequeños, y después de atrás a adelante, para que no se forme tapón. Así que yo recomiendo buscar un sitio próximo a un enchufe y disfrutar de alguna serie para hacer la espera menos desesperante. O quizá cerca de una sala vip y aprovechar la WiFi, que a veces en algunos aeropuertos la general es de pago o limitada a tiempo. O simplemente lamentable.

Sala VIP

Tras un, espero, tranquilo vuelo, llegamos a destino. Recuerdo hace años el típico sms en destino para avisar de que habías llegado. Ahora podríamos decir que se ha sustituido por el aviso vía mensajería instantánea en cuanto pillamos WiFi. Pero para que la familia no desespere hasta que eso ocurra, puedes hacer como mi padre y recurrir a webs en las que puedes seguir la ruta del avión. Cuando pillas conexión y vas a avisar de que ya estás en tierra firme, te encuentras con algún mensaje suyo en el que te dice que parece que el piloto ha tardado en tener pista porque ha dado un par de vueltas antes de aterrizar. Estas son algunas de las páginas a las que se puede recurrir para tal menester:

  • Antes usábamos Flightradar24, pero después de un tiempo empezó a poner restricciones en su versión gratuita. Así que a veces es complicado localizar el vuelo.

FlightRadar

  • Otra opción es Planefinder. Aunque me gusta menos, pues no siempre consigo aislar el vuelo en una pantalla aparte. Funciona de forma similar al anterior, sólo que además, podemos ver todos los aviones que están volando a la vez. Un caos de avioncitos amarillos. También nos da datos técnicos y detalles de las aeronaves
  • VuelosBastante buena es también Flightaware. Permite búsqueda del vuelo y también nos muestra sobre el mapa por dónde va la máquina, sus datos técnicos, previsiones, etc. El diseño es algo más sofisticado que el de Flightview.
  • FlightAwarePara realizar un seguimiento del avión sobre un mapa es interesante Flightview. La búsqueda se puede realizar por número de vuelo, o por ruta. Después, pinchando en el vuelo en cuestión, nos llevará al mapa mostrándonos el origen, destino y la situación del avión en tiempo real. Asimismo, nos mostrará la hora prevista, si salió con retraso, la hora prevista de llegada y la terminal.

Flightview

  • Para movimientos entre aeropuertos españoles o sobre todo llegadas a suelo nacional, se puede consultar la web de Aena. Es la que usábamos hace años, pero hoy en día se queda escasa.
  • De hecho, a veces es más útil google. Basta con buscar el número de vuelo y nos indicará salida, destino, puertas, terminales y lo que le queda para aterrizar. Y mostrará un avión desplazándose por una línea horizontal de origen a destino.

Google

Quizá este aterrizaje no sea el destino final, sino que sea una escala. Y puede que nos toque una espera larga y salgamos a ver la ciudad, incluso pasemos la noche fuera. Pero lo normal es que no, que elijamos una escala lo más corta posible para perder el menor tiempo pero suficiente como pasar los trámites aeroportuarios.

Sin embargo, hay una tercera opción y es que nos pasemos bastantes horas en la terminal (también sirve para cuando tienes un vuelo a primerísima hora y no te compensa reservar un hotel que vas a dejar a las 3 de la mañana). En estos casos recomiendo echar un ojo a la web Sleepinginairports. En ella se puede consultar sobre lo que nos vamos a encontrar, desde hoteles, salas de descanso, duchas; hasta puestos de carga de aparatos electrónicos o zonas WiFi, pasando por salas para equipaje, zonas infantiles, casas de cambio de moneda o farmacias.

Por supuesto se informa de las conexiones que tiene con el transporte público, así como sus horas de apertura. Pero su punto fuerte está en los comentarios de la gente, que recomienda cuál es el lugar más tranquilo para descansar, o si pasan los de la limpieza, si bajan intensidad de las luces… También nos ofrecen consejos para dormir en cualquier aeropuerto, sobre todo por el tema de las pertenencias. Yo no he conseguido dormir en ninguna de las salas de espera o vestíbulos, pero sí que consulto la web para saber qué me voy a encontrar, dónde tengo tomas de luz, qué zona es más tranquila, horarios de lavabos… Incluso hacen una lista de los aeropuertos mejor y peor valorados. Nunca está de mal contar con esa información.