Qué llevar en la maleta en un viaje a Escocia

Si hay algo que saqué en claro de las recomendaciones de amigos que habían visitado Escocia es que es prácticamente imposible hacer previsiones meteorológicas. Íbamos a viajar la última semana de julio y primera de agosto, algo que en España significa calor, tirantes, sandalias y protector solar. Pero en Escocia lo mismo luce el sol (sin abusar, tampoco nos vayamos a flipar), que está nublado o – lo más probable – se pone a llover. Todo depende de los vientos y las corrientes. Por un lado las que provienen del Atlántico y por otro las que llegan desde Noruega. Quizá en las Tierras Bajas haya unas temperaturas más asturianas, gracias a las corrientes del Golfo de México, pero si nos vamos hacia las Tierras Altas nos encontraríamos con una meteorología más propia de Galicia.

Como sobre todo íbamos a viajar hacia el norte, por territorios costeros, nos equipamos con una indumentaria que nos protegiera de vientos y lluvias. En mi caso mi inseparable chaqueta North Face que no ocupa ni pesa y, sobre todo, no cala. Asimismo, no podían faltar las botas de montaña (también impermeables) para caminar sin problemas por diversos terrenos.

Creo que el calzado es casi lo más importante cuando voy de viaje. En mi caso no prima el llevar unos zapatos bonitos o que conjunten, si no que se adapten a las circunstancias y particularidades de la ruta. Puede parecer una tontería remarcar esto, pero luego vas a hacer la ruta del Cares y te encuentras a gente en chanclas o manoletinas que no para de tropezarse y piensas que quizá no está tan claro el concepto.

Botas de montaña

Pero además, al visitar tanto ciudad como montaña, me gusta llevar dos tipos diferentes de zapatillas. Unas más de diario, más zapatilla o deportiva para los días de ciudad; y otras que sean bota, que me sujeten más el pie y con una suela más rugosa para las rutas por montaña o caminos. Es más, aunque vayamos a hacer un viaje en el que sólo necesite a priori un mismo tipo de calzado, me gusta llevar dos pares. No sólo porque se puedan mojar o embarrar, sino también por los roces o molestias (también importante en este caso los calcetines). Yo tengo el pie con muy poco puente, y si estoy de continuo con el mismo calzado, al final me duele el pie, el gemelo, la cadera y hasta la espalda, porque la pisada ya no es firme y segura y por tanto voy cargando mal el peso del cuerpo. De hecho a diario, sea cual sea la rutina, cambio casi a diario. Quizá esto ya sea un tema mío particular, pero un dos pares me parece lo mínimo para llevar en la maleta (o uno en equipaje y otro puesto).

En cuanto a la ropa es indispensable ir forrado cual cebolla e ir poniendo o quitando capas en función de cómo se nos vaya dando el día. También es aconsejable llevar un paraguas, pero surge la problemática de que si es de los plegables a la mínima que haga viento se da la vuelta, y que si es tipo bastón, será un engorro cuando la lluvia sea tipo chirimiri. En estos casos es casi mejor llevar una funda protectora de la mochila y cámara y olvidarse del paraguas. De hecho, los locales directamente no lo usan. Como hay un tiempo tan cambiante, simplemente esperan a que pase la borrasca.

De todas formas, esto es una idea general, lo frecuente. Pero mejor consultar unos días antes la información meteorológica para confirmar, no sea que nos encontremos con unos días totalmente atípicos, como el verano de 2015 y las continuas olas de calor extremo.

Dado que en principio habrá sol, recomiendo echar las gafas de sol, gorro/a y protector (que el viento también castiga la piel y labios) y repelente de mosquitos. Y es que en Escocia hay zonas con una gran invasión de mosquitos. Así que añadir un botecito en el botiquín no está de más. Tampoco pueden faltar unas tiritas ni ibuprofeno o paracetamol.

Antimosquitos

Aparte de lo mencionado más arriba y de la documentación referida en el post anterior, algo que no me puede faltar cuando voy de viaje es la batería externa. Sobre todo teniendo en cuenta que al ir con coche es aconsejable llevar el móvil con batería no sea que lo vayamos a necesitar al final del día y nos hayamos quedado bajo mínimos. Por si acaso, esta vez también consideré echar un cable para el cargador de mechero.

Batería Externa

Por supuesto, no pueden faltar el cargador de la batería de la cámara o las tarjetas de memoria para llenarlas hasta el último kb.

También es recomendable hacerse con un GPS y mapa. Sí, las dos cosas. Un mapa de toda la vida te da una perspectiva general, y un GPS además te puede marcar puntos reseñables y de interés en las inmediaciones. Cuando alquilas el coche tienes la opción de añadir un alquiler de GPS, no tengáis mucha fe en el móvil, pues la cobertura en según qué lugar ni existe.

Copiloto

Por último, como íbamos a estar en la carretera a diario y las comidas se preveían itinerantes, metimos en la maleta unos cubiertos de plástico y algunas servilletas.

Equipaje listo. Preparados para partir rumbo a tierras escocesas.

Anuncios

4 comentarios en “Qué llevar en la maleta en un viaje a Escocia

  1. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 1: Vuelo y llegada a Edimburgo | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 7 III Parte: Ardvreck Castle y llegada a Ullapool | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 9 II Parte: Isla de Skye: Old Man of Storr | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Viajar V (2016) | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.