Nueva serie a la lista “para ver”: Better Things

Últimamente me es muy complicado dar con una serie que no haga rechinar los dientes por sus toques machistas. Incluso en series que me gustan, como me pasó con Hijos de la Anarquía, tenía momentos en que me palpitaba la vena feminista, muchos, a decir verdad. Pero eso no ocurre en Better Things, al menos no en el piloto, y parece que no van a ir por ahí los tiros. Esta es una serie de corte autobiográfico en la que nos adentramos en el día a día de Sam Fox, una actriz que intenta compaginar su vida como madre divorciada con tres hijas y su carrera en Hollywood.

Sin embargo, no todo gira en torno a la maternidad de la protagonista, no es lo que la define ni la realiza como persona; sino que es un aspecto más de su vida, con sus luces y sus sombras. El hecho de que Sam sea madre divorciada sirve para mostrarnos las relaciones que intenta construir con Max, Frankie y Duke más allá de sus lazos biológicos. Un retrato de la maternidad desde su punto más agridulce.

Pretende educar a sus hijas en libertad, sin coaccionarlas, dándoles la posibilidad de tomar sus propias decisiones y cometer sus errores. Pero no será fácil. Por un lado, para conectar con Max y evitar su desprecio adolescente tendrá que hacer encaje de bolillos, jugar al tira y afloja. En el otro extremo tiene a Duke, la más pequeña, que la adora y no la cuestiona, está en otra etapa, así que la relación será más sencilla. Frankie, la preadolescente, da una de cal y una de arena. Recurrirá a ella para exponer sus dudas y reflexiones, pues se encuentra en su propia búsqueda de identidad, interesándose por el feminismo y la ecología; pero también tendrá sus enfrentamientos en sus disconformidades.

Y mientras Sam intenta atender las necesidades de sus hijas, lucha por su carrera profesional en la que vive de las rentas de algún éxito del pasado, pero que ve estancada por su edad. Así es Hollywood de cruel con las mujeres de más de cuarenta años, llena de limitaciones. No tiene otra opción que ir de castings en castings aceptando papeles sin fondo, incluso denigrantes, simplemente por necesitar trabajo, mientras lo compagina con los doblajes de cuñas de publicidad.

Además, intenta encontrar el equilibrio de esas dos facetas caóticas con tener tiempo para sí misma de vez en cuando y salir a divertirse. Algo que no siempre consigue porque el trabajo y la familia le absorben prácticamente todas las horas del día. Better Things reivindica ese espacio propio de la mujer que parece que por ser madre ha de perder su identidad y volcarse únicamente en su familia. Aquí la protagonista es una mujer con sus necesidades y sentimientos. Una luchadora en su vida personal y también en la profesional.

Es una de las claves de la serie, la fuerte personalidad de Sam. Adlon lo interpreta muy bien con su peculiar sentido del humor y su expresividad. Además, el toque realista, el humor incómodo y la comicidad de la realidad hacen de Better Things una propuesta fresca e interesante entre toda la oferta de ficción que se va estrenando. Sin duda, está en mi lista de series “para ver”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s