Road Trip por Escocia. Día 1 Parte III: Edimburgo

De nuevo en la Royal Mile, pasamos por una línea de casas famosas, como donde se alojó el escritor Robert Burns.

O la del conocido reformador John Knox, que fue una de las figuras más importantes de Escocia del siglo XVI y enemigo de María Estuardo. En el edificio se encuentra también el Scottish Storytelling Centre, una casa de madera y piedra que data del siglo V y que recoge la historia de la narrativa escocesa desde sus orígenes hasta el omnipresente Harry Potter.

Un poco más adelante está el pub llamado The World´s End (“El fin del mundo”). Es un local con historia, recibe su nombre de cuanto se encontraba en el límite de la ciudad, donde estaba la muralla. Hoy solo quedan unos adoquines dorados en el suelo donde se encontraban las puertas de entrada y salida.

Continuando la calle nos adentramos en Canongate, que durante años fue considerado como un barrio de mala fama, ya que es donde vivía la gente menos pudiente, ya fuera de la muralla. Ha servido como inspiración para numerosas novelas, relatos e historias a lo largo de la literatura escocesa.

Tras labores de rehabilitación urbanística el barrio ha cambiado y no tiene nada de lúgubre o siniestro. Mantiene su autenticidad gracias a que se conservan sus edificios antiguos y closes. Además, la expansión turística no ha llegado tan abajo de la Royal Mile. De hecho, apenas había gente por esta zona en comparación con otros tramos.

Uno de los edificios más emblemáticos de esta parte de la Royal Mile es el Canongate Tolbooth. Un antiguo edificio de 1591 que hoy se ha reconvertido en pub, cómo no.

Por la zona también se encuentra el Museo de Edimburgo, el principal museo de historia de la ciudad.

Cerca se encuentra también el The People’s Story, un museo gratuito que muestra cómo era la vida de la gente sencilla de la ciudad a lo largo de la historia.

Siguiendo la calle, llegamos a la Canongate Kirk con su cementerio. Se trata de una pequeña iglesia presbiteriana de 1681 que surgió para acoger a los fieles que habían sido expulsados de la Abadía de Holyrood. En la acera frente a su fachada está la estatua dedicada al poeta Robert Fergusson.

En esta zona también podemos descubrir closes como el Dunbar’s Close cuyos jardines del siglo VII conforman un remanso de paz.

Uno de los patios más famosos es el Whitehorse Close, donde se encontraban las caballerizas reales del Palacio de Holyrood en el siglo XVI.

Aunque no recibe su nombre por las caballerizas, sino por la posada White Horse Inn que dio cobijo a los oficiales jacobitas en la época del Príncipe Charlie “el Bonnie”. Desde ese punto salían los transportes de Edimburgo con dirección a Londres, así que no es de extrañar la popularidad del alojamiento, incluso llegaron a tener su propio whisky.

White-Horse

Y llegando al final de la Royal Mile se encuentra el moderno edificio del nuevo Parlamento Escocés. Su planta representa la flor de la democracia plantada en suelo escocés. Se usaron materiales como madera de roble, acero y granito. Es tan moderno que no gustó mucho a los vecinos de Edimburgo ya que rompe con el aspecto medieval de la zona. Es un pegote.

Además, para variar, el presupuesto resultó 10 veces más caro de lo que se había presupuestado, por lo que más polémica aún si cabe. Su arquitecto fue el español Enric Millares, que murió en  el año 2000 mientras se estaba construyendo aún el edificio. Fue inaugurado por la Reina en 2004.

Cruzando, llegamos al Palacio de Holyroodhouse, la residencia de la familia real en Escocia. Cuando la reina se muda en verano, se organiza una Garden Party en la que los invitados han de lucir un protocolo: las mujeres con sombrero y los hombres con falda escocesa. Cómo no.

Fue construido en 1498, en época de Jacobo IV en unos terrenos donde estaba la Holyrood Abbey, una abadía en ruinas (se pueden visitar en el exterior) que se construyó por orden del rey David I en 1128. Cuenta la leyenda que el rey había salido de caza cuando se encontró con un gran ciervo que le tiró del caballo. El rey, para no caer, se agarró de la cornamenta, pero se encontró en sus manos con un crucifijo iluminado. Se encuentra en ruinas desde 1768. Se ha intentado reconstruir, pero la propuesta ha sido rechazada en varias ocasiones.

Se pueden visitar los apartamentos reales que usa la familia real hoy en día. También se pueden conocer las estancias de María Estuardo o las salas de los retratos con los 96 reyes escoceses. Asimismo, se puede pasear por sus espléndidos jardines. No obstante, su entrada no es barata, cuesta casi £40 y no se pueden hacer fotos. Hay un ticket combinado que además permite el acceso a una exposición que acoge obras de la Royal Collecion que normalmente están cerradas al público. Nosotros lo obviamos y continuamos nuestro recorrido.

Sábado 23 II

Para finalizar nuestro paseo del sábado, nos quedaba subir a la montaña del Holyrood Park para ver atardecer. La cima, un volcán ya extinto, recibe el nombre de Arthur’s Seat.

Comenzamos en un aparcamiento que hay cruzando desde el Parlamento, y pensábamos que iba a ser un rato cuesta arriba y ya está. Así que empezamos a subir.

Se va bordeando la ladera de la montaña y vamos viendo los barrios próximos, incluso se alcanza a ver Calton Hill o el castillo.

El inicio era empinado, y fuimos parando a hacer fotos a lo largo de la cuesta. Pero aquello seguía subiendo y no parecía que nos llevara a la cima. Y de repente empezamos a bajar. ¿Quéeeee?

Veíamos la pared rocosa donde había gente haciendo escalada. Al parecer comenzamos por el lugar equivocado, o por el más complicado al menos. Así que tocaba subir otra vez.

Y tras otra media hora, por fin llegamos a la cima. O casi, porque aún queda un último tramo rocoso un tanto empinado.

Pero el esfuerzo mereció la pena al llegar arriba. Las vistas que se obtienen desde el mirador son impresionantes. Se ve prácticamente todo Edimburgo.

Eso sí, hay que abrigarse porque corre bien el aire, y después de la subidita que llegas sudando, conviene prevenir para no resfriarse.

La intención era quedarnos a ver atardecer, pero nos lo pensamos mejor y cambiamos de opinión por cuatro motivos: la temperatura que hacía con ese fuerte aire frío; el hambre, que ya se notaba que era la hora de cenar; que el ocaso no iba a producirse por la zona más fotográfica y que la bajada con escasa luz podía ser peligrosa. Y ya teníamos a un lesionado por torcedura de tobillo, así que no queríamos tentar más a la suerte nada más comenzar las vacaciones.

La bajada fue mucho más rápida y fuimos a dar a Holyrood Park Road, por donde teníamos que haber entrado para que hubiera sido mucho más sencillo. Cenamos en un restaurante próximo. No tenían mucho donde elegir, y más las horas que eran, que ya iban a cerrar la cocina. Así que optamos por pollo y pizza. La salsa estaba muy rica, y me parece buena idea que la pongan en un recipiente aparte para que lo mojes al gusto.

Para finalizar, vuelta al apartamento y a descansar que nos habíamos dado buen tute. Según mi pulsera fitbit unos 29 km. Ahí es nada. Aunque en el parque parece que el GPS se volvió un poco loco (aunque teniendo en cuenta la caminata que nos dimos, quizá no tanto.

En la imagen se puede ver la locura de recorrido que hicimos en Holyrood Park. Teníamos que haber entrado por la parte inferior derecha del mapa. Tomad nota de nuestro error. Salvo que la idea sea salir a hacer senderismo sin más.

8 comentarios en “Road Trip por Escocia. Día 1 Parte III: Edimburgo

  1. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 2: Edimburgo | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Datos sobre Escocia | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Configurar itinerario por Escocia | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 1 Parte II: Edimburgo | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 2: Castillo de Edimburgo y New Town | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Conclusiones Edimburgo | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 13 II Parte: Glasgow y llegada a Edimburgo | Una cosa te voy a decir
  8. Pingback: Conclusiones del Itinerario por Escocia | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.