Conclusiones Edimburgo

Edimburgo es una ciudad construida sobre su historia que cautiva al visitante al primer golpe de vista. En ella se respira su alma gótica con sus edificios antiguos, cementerios lúgubres, closes estrechos y las calles empedradas y húmedas.

Y es que son sus calles su mayor atractivo.

 

Edimburgo es una ciudad para visitarla caminando, sin prisas, bajo la lluvia y la neblina que le dan un aura misteriosa. En cualquier rincón puede haber algún callejón estrecho lleno de historia, encanto y misterio.

Es el contraste de la intacta Old Town en la que predominan las callejuelas vertiginosas y sus estrechos callejones medievales donde aún se sienten las estrecheces de la vida intramuros;

frente a la elegancia del ensanche de la Ciudad Nueva en la que se suceden casas georgianas, jardines bien cuidados y una organización de las calles y plazas muy cuadriculada. Tiene dos almas.

Es enigmática, hecha para la melancolía. Hay tantas cosas para ver, vivir y admirar que faltan días para poder conocerla a fondo. Sin embargo, para una escapada de 2 días se puede descubrir lo principal. Creo que el planteamiento inicial era correcto, una división aprovechando el dibujo propio de la ciudad.

Edimburgo

Un primer día para un viaje en el tiempo recorriendo la medieval Royal Mile. Una calle llena de vitalidad con sus pubs, tiendas de recuerdos y productos escoceses. A lo largo de ella descubrimos el alma de una ciudad viva, misteriosa y cautivadora. Un foco cultural que brilla como nunca durante el Fringe, una pena no haber estado allí durante el festival.

Un recorrido desde el castillo hasta el Palacio de Holyrood y acabando en el mirador de Arthur’s Seat.

Y un segundo día visitando el majestuoso castillo en su magnífico enclave defensivo. Seguramente dedicándole toda una mañana y dejando la tarde para pasear por la New Town y descubrir las calles cuadriculadas que muestran el poderío de las familias adineradas del siglo XVIII.

Para finalizar, qué mejor broche que ascender a la colina de Calton Hill y disfrutar de la conmovedora panorámica. Desde allí tendremos una imborrable vista del skyline de Edimburgo. De postal.

Edimburgo es una ciudad de gran esplendor y atractivo, con una historia rica y una atmósfera única. Pero no sólo está unida a su historia y tradiciones como la música, los tartán, los pubs antiguos y la buena gastronomía del territorio, sino que es también una ciudad rica de nuevos fermentos culturales y cosmopolita.

Edimburgo es señorial, única, mágica.

3 comentarios en “Conclusiones Edimburgo

  1. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 3 III Parte: Aberdeen | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Conclusiones del Itinerario por Escocia | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Viajar V (2016) | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .