Serie Terminada: Misfits

Tras acabar Royal Pains cambiamos a este lado del charco y comenzamos la serie británica Misfits, que se emitió entre 2009 y 2013.  Consta de cinco temporadas y mezcla ciencia ficción y drama con toques de humor.

Se centra en un grupo de cinco adolescentes de clase baja que durante sus trabajos en los servicios a la comunidad se ven sorprendidos por una extraña tormenta que les dotará de unos peculiares superpoderes. Los integrantes de este singular grupo son:

  • Nathan: está en los servicios comunitarios por robar unas golosinas y causar varios altercados. Se autoerige como el líder del grupo por su carácter impertinente y abusón. Resulta desagradable por lo burdo y soez que es, pero a la vez en él recae el humor ácido. Aunque el resto de sus compañeros conocen al instante su poder, Nathan se dedicará toda la primera temporada intentando averiguar el suyo.
  • Simon: es el típico chico tímido, todo lo contrario a Nathan. Si este era un abusón, Simon es el objeto de sus bromas, gamberradas e insultos. Ni siquiera recuerda su nombre. Está en el centro comunitario por intento de incendio. Su poder es la invisibilidad, como si no se sintiera ya lo suficientemente ignorado. Es quizá mi personaje favorito por la evolución que hace a lo largo de su participación en la serie. Y el actor Iwan Rheon está que se sale. Parece que se le da bien interpretar a personajes con un toque siniestro. En Misfits podemos ver cómo ya apuntaba maneras antes de actuar en Juego de Tronos.

  • Kelly: es el estereotipo de una choni. Cumple condena por una pelea. De carácter agresivo, en el fondo es una chica insegura que le da mucha importancia a lo que los demás opinen de ella. Quizá por eso su poder sea la telepatía, el poder oír los pensamientos de la gente. También tiene un lado sensible y acaba muy unida a Nathan
  • Curtis: es un prometedor atleta que se está preparando para participar en los Juegos Olímpicos de 2012. Sin embargo, es detenido por posesión de cocaína. Durante la tormenta consigue el poder de viajar al pasado.
  • Alisha: es una chica atractiva y fiestera que tiene que cumplir con trabajos a la comunidad por conducir ebria. Su poder hace que todo el que la toque se sienta locamente atraído sexualmente por ella, lo cual la pone en una situación vulnerable, ya que los afectados no son conscientes de sus actos, y cuando pierden el contacto no recuerdan nada de lo ocurrido. Comienza una relación con Curtis, sin embargo, evitarán cualquier contacto piel con piel para no desencadenar el poder de Alisha. Su capacidad no tendrá efecto en un misterioso encapuchado que sigue a los integrantes del grupo.

Así, tenemos a unos personajes estereotipados: el adolescente pasota, el paria tímido y víctima de abuso, la choni agresiva, el atleta que se droga y la chica atractiva, fiestera y vanidosa. Todos ellos reciben unos poderes que a priori pueden parecer aleatorios, sin embargo, si nos fijamos en sus caracteres, vemos que claramente están hechos a la medida de sus personalidades. Sin embargo, no solo ellos son los únicos afectados por la tormenta. A lo largo de la serie iremos viendo nuevos personajes y nuevos poderes. Y los protagonistas se verán en la obligación moral de vencer el mal. Aunque ellos son los antihéroes. Primero están buscando su lugar en el mundo, como cualquier adolescente incomprendido y fuera de lugar.

El primero contra quien tendrán que luchar será su monitor de los servicios comunitarios, que se convierte en zombie y los ataca. Consiguen matarle y será el primero de muchos cadáveres que tengan que esconder y el punto de partida y de unión de este grupo.

La serie no se basa en algo nuevo. El tema de los superhéroes y poderes está muy visto ya. Sin embargo, es original el punto de vista, los antipersonajes y los ácidos diálogos. Además, conserva ese tono grisáceo tan británico y una magnífica banda sonora. También se sale del tono al que estamos acostumbrados en las series estadounidenses. Misfits no es correcta, no es educada. Todo lo contrario. En sus guiones destaca lo soez, las palabrotas, los gestos obscenos, lo políticamente incorrecto. Más próximo a la realidad de cómo hablarían en la vida real los adolescentes a los que reperesentan. Y hay mucha más variedad racial y de clase que en las producciones americanas.

Con esto, no es de extrañar que nos gustara el piloto y la marcáramos como serie “para ver”. La primera temporada es muy buena. Aunque en sus seis capítulos apenas nos da para conocer a cada uno de los integrantes del grupo de monos naranjas. La segunda temporada mantiene bastante bien el ritmo con el nuevo misterioso encapuchado que protegerá a los chicos. De esta temporada es uno de los mejores capítulos de la serie en que un joven tiene el poder de sentirse un personaje del GTA. Muy bueno el guion, mejor el desarrollo con los gráficos.

Y es algo por lo que destacaba la serie. El saber qué supuesto poder iba a tener el personaje de turno en cada capítulo y cómo se las iban a apañar los protagonistas para salir indemnes. Porque no son héroes tradicionales, sino que aún están intentando aprender a manejarlos. En la mayoría de las veces el poder aparece cuando están bajo estrés y no tiene ninguna utilidad. Así que se producen situaciones embarazosas, incómodas y cómicas.

En la tercera temporada desaparece Nathan y le sustituyen con Rudy, que lleva de nuevo a los cuatro restantes del cuadro original a los servicios comunitarios tras robar un coche. Quisieron hacer un calco con este nuevo personaje impulsivo, malhablado, grosero y desagradable. Sin embargo, es insoportable, le falta el cómico que añadía el original. En la tormenta Rudy vio desdoblada su personalidad, de forma que está Rudy 1, impulsivo y que disfruta humillando a los demás; y Rudy 2, que es más sentimental e intenta contrarrestar los actos del primero.

Además, a los guionistas se les debió ocurrir que había que cambiarles los poderes a los protagonistas e introdujeron un giro en el que un nuevo personaje compra y vende poderes. De forma que mientras que en la tormenta adquieren unos en concordancia a sus personalidades, aquí tenemos unos de mercadillo. Simon será capaz de ver flashes del futuro, Curtis podrá cambiar de sexo, Alisha podrá ponerse en la piel de los demás y ver cómo si estuviera dentro y Kelly será diseñadora de cohetes. Toma ya poder guapo. Lo único para que le sirve es para no volver en la cuarta porque en África han visto filón en ella desactivando bombas. Una excusa para quitársela del medio porque la actriz fue condenada a prisión por un ataque xenófobo a un taxista.

Pero volviendo a la tercera temporada, tan solo merece la pena el capítulo de los nazis, por lo demás, personajes planos, un arco argumental que gira en torno al tráfico de poderes y al nuevo integrante. Y como colofón, es la despedida de Simon y Alisha, además de la ya mencionada salida de Kelly.

A partir de aquí, nada tiene sentido. Podrían haber dado por finiquitada la serie, pero no, intentaron alargarla de forma innecesaria introduciendo nuevos personajes para sustituir a los originales. Y claro, segundas partes nunca fueron buenas. Del elenco inicial tan solo se mantiene un desdibujado Curtis que ahora puede revivir a los muertos, pero los convierte en zombis…

En estos ocho episodios la serie perdió totalmente la esencia original. Nada que ver con el piloto. Las nuevas incorporaciones no aportaron nada, no había trama, eran personajes planos, con una vida aburrida y encima parece que quisieron darle algo de vida con unas relaciones amorosas entre los protagonistas metidas con calzador. También aparece un nuevo monitor de los servicios comunitarios que es absolutamente prescindible.

Los nuevos son:

  • Jess: Tiene rayos X es los ojos. A priori un poder muy interesante, pero no sé si les salían caros los efectos especiales porque lo usa un par de veces nada más. Es dura y agresiva, mantiene las distancias con todos, aunque en dos temporadas tiene 3 intentos de relación con sus compañeros. Como digo, metido con calzador.
  • Finn: su poder es la telekinesis, puede mover objetos. Aunque no cuando quiere, no controla muy bien su poder, como les ocurría a los protagonistas originales. Otro personaje plano. Va de gracioso, pero es un bocazas. Está obsesionado con Jess y mantiene a su novia encerrada en una habitación y atada a la cama. ¿La excusa? Que ella tiene el poder de manipularle. ¿Para qué distanciarse de ella y que el poder no tenga efecto? Mejor justificamos un abuso… Vamos de mal en peor.
  • Alex: es el camarero del bar al que van los protagonistas. Es atractivo, simpático y triunfa entre las mujeres, pero parece que siempre las rechaza. Resulta que una transexual intercambia genitales con él, así que se siente deprimido. Muy freudiano todo. Jess se siente atraída por él y finalmente comienzan una breve relación. El poder de este personaje es la eliminación de los poderes. El detalle es que para que este desaparezca ha de tener sexo con el poseedor.
  • Abby: creo que es el único personaje de todos los nuevos que no me desagradó, pero tampoco tiene nada realmente interesante. Es una chica que se encuentran los cuatro nuevos en una fiesta. Está inconsciente y se la llevan a servicios comunitarios. Cuando se recupera no recuerda nada, tiene amnesia total, ni siquiera sabe cuál es su poder. Intentará descubrir quién es. Finalmente descubre que era la amiga imaginaria de una chica.

Y si la cuarta fue mala, la quinta ya hundió la serie más aún. De repente Rudy 2 pide la independencia unilateral de Rudy 1 y crea su patrulla de superhéroes con miembros que conoce en un grupo de apoyo. La banda del jersey. Entre ellos se encuentran una chica que se mimetiza con las superficies, uno que puede volar y una chica que emite descargas eléctricas, de quien se enamora. Sin embargo, este nuevo grupo no funciona como él esperaba ya que se dedican a matar sin ton ni son. Así que Rudy 2, Jess, Finn, Alex y Abby intervendrán para eliminarlos.

Y para rematar la serie un final feliz con parejas y bebés de por medio y todo. Muy patético. Empezó como una serie entretenida que sabía darle la vuelta al ya trillado tema de los poderes con muy buena calidad audiovisual, un gran elenco y un humor ácido y sarcástico. Sin embargo, acabó convirtiéndose en una caricatura de sí misma repitiendo poderes, tramas, dando tumbos, con personajes nada atractivos y planos. ¿Por qué nunca saben dónde parar?

Así que, con todo lo dicho, recomendaría ver la primera y segunda temporada. Quizá incluso la tercera. Pero desde luego me ahorraría las dos últimas. Sí, son pocos capítulos, pero es una auténtica pérdida de tiempo.

Un comentario en “Serie Terminada: Misfits

  1. Pingback: Nueva serie a la lista “para ver”: The End Of The F***ing World | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .