Road Trip por Escocia. Día 8: Ullapool y Fort George

De nuevo compartimos desayuno con una pareja alemana con quienes charlamos sobre las noticias, que estaban de fondo. Era el aniversario del gol fantasma de Hurst que dio el Mundial a Inglaterra en el 66 en una final contra Alemania. También hablamos sobre nuestros respectivos viajes. Y cómo no, salió el tema del tiempo… que si una pena que esté haciendo este clima, vosotros que tenéis tanto sol; que si cómo que no estáis en las fantásticas playas que tenéis torrándoos al sol… Con lo felices que estábamos nosotros con nuestros apenas 15º mientras que en Madrid llevaban una semana a 40 sin tregua.

Murdo nos preparó el desayuno caliente, y además, como siempre, teníamos fruta, zumos, cereales y yogur para completarlo. Como siempre, desayunamos tranquilamente y cargamos bien el estómago. Nos despedimos de nuestro anfitrión y su acento y dejamos Ullapool a las 9:30 con un una ruta predefinida bastante completita. Teníamos que intentar incluir paradas que habíamos dejado pendientes en etapas anteriores, como Fort George, que nos lo encontramos cerrado, Culloden Battlefield e Inverness, en donde apenas paramos a dormir.

Llegamos a Fort George a las 11:30. Desde fuera parece que sólo hay una muralla de defensa, sin embargo, nada más lejos de la realidad, se trata de una grandísima fortificación de artillería dentro de la que hay casi una ciudad que puede albergar hasta 2.000 militares.

Está construido en forma de ciudadela protegida por la muralla de 1.4 km. Su forma estrellada le dota de una mayor protección. En el centro es donde se sitúan los barracones.

Se construyó en el siglo XVIII justo después de las batalla de Culloden para dotar de espacio al Ejército de George II. Hoy en día sigue en activo siendo la sede principal de los Highlanders, batallón del ejercito Británico compuesto sólo por soldados escoceses. No obstante, hay zonas que están abiertas al público como la capilla o el museo, donde se puede ver la evolución de los uniformes y armas. También se puede visitar un espacio decorado como barracón.

La entrada está incluida en el Explorer Pass e incluye una audioguía. Aunque la visita es interesante desde el punto de vista histórico, no tiene gran atractivo.

Se accede por un puente suspendido sobre un foso que nos lleva a una puerta en la que hay dos soldados haciendo guardia. En su origen había dos puentes. El que vemos hoy en día se reconstruyó en 1980.

En ese edificio encontramos las habitaciones, donde podemos ver la estancia donde vivían los soldados. Sus camastros o una mesa por todo mobiliario. También podemos ver un maniquí vestido con el uniforme.

Saliendo al exterior se despliega ante nosotros un espacio de césped en la que había gente caracterizada llevando a cabo una representación de cómo se usaban las armas que se usaban en el momento de levantar el fuerte.

Uno de los actores iba explicando la historia y describiendo el arma y los demás iban siguiendo sus indicaciones con torpeza, con un humor tan británico como el de Mr. Bean.

Siguiendo de frente están los barracones y al final la capilla.

En la zona de las viviendas nos encontramos con oficiales, había más movimiento de coches. Se ve que es la zona donde residen. No pueden fallar sus cabinas, claro.

La capilla es pequeña y austera. Destaca en su vidriera una imagen con una gaita, cómo no. Estamos en Escocia.

Subimos al bastión y paseamos junto a los cañones.

En la audioguía te explican que pronto se quedaron obsoletos con la evolución en la ingeniería naval, ya que los barcos se movían más rápido que los cañones (en caso de que se pudieran mover). Algunos eran fijos y les crearon una especie de raíl a los nuevos para que se pudieran trasladar y apuntar al enemigo.

En cualquier caso, Fort George se construyó como fortaleza defensiva, pero nunca se usó como tal, sino como residencia militar. A lo largo de los siglos ha sido un lugar de entrenamiento de las tropas. Nosotros nos cruzamos con varios uniformados durante nuestra visita.

Nos asomamos, pero no vimos ningún delfín, a pesar de que dicen que es buena zona para avistarlos. Claro que quizá sería más sencillo con unos prismáticos, ya que sin ellos tan sólo se percibe el movimiento del agua y las ondulaciones provocadas por el aire.

Volvimos al inicio y antes de salir pasamos a los calabozos, donde se privaba a los soldados de luz y sólo se les alimentaba con agua y pan. Quedan inscripciones de algunos soldados que se vieron privados de libertad por beber, pelearse, golpear o insubordinación.

Hora y media más tarde abandonamos Fort George y nos dirigimos hacia Culloden Battlefield, que se encuentra a unos 20 minutos.

7 comentarios en “Road Trip por Escocia. Día 8: Ullapool y Fort George

  1. Pingback: Explorer Pass | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Configurar itinerario por Escocia | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 7 III Parte: Ardvreck Castle y llegada a Ullapool | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 8 II Parte: Culloden Battlefield y Clava Cairns | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Conclusiones del Itinerario por Escocia | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Naturaleza y fauna en Escocia | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 9: Quebec City: Ciudad Alta | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.