Road Trip por Escocia. Día 12 IV Parte: Stirling

Abandonamos el castillo a su cierre, es decir, prácticamente nos echaron. La lluvia parece que había parado y aprovechando que teníamos el coche bien aparcado y pagado, nos dimos un paseo por la ciudad.

Stirling

Stirling

En realidad Stirling es un pueblo pequeño. Se encuentra a 70 km de Edimburgo cobijado en una colina. Comenzó su expansión tras ser nombrada villa real hacia 1124. A partir de aquel momento empezaron a llegar mercaderes ricos, se asentaron nobles y cobró importancia. Obviamente, es conocida por la famosa Batalla del Puente de Stirling en 1297 en la que William Wallace y su armada escocesa derrotaron al ejército inglés.

Puente de Stirling

También por la de Bannonckburn (a 3km) que tuvo lugar en 1314 bajo el mando de Robert Bruce. Además tiene renombre por haber sido la capital de Escocia durante muchos años. Se decía que aquel que dominase y mantuviese Stirling también lo haría con el país, lo que la hizo ganarse el apodo de llave del reino.

La ciudad se articula alrededor del magnífico castillo, muy similar al de Edimburgo, y del centro medieval, como suele ser lo habitual. La Old Town, un entramado de calles adoquinadas plagadas de edificios nobles de los siglos XV, XVI y XVII está rodeada por unas murallas del siglo XVI a las que se puede acceder y desde las que se obtienen unas espectaculares vistas de los alrededores.

Stirling

Stirling

Las murallas se levantaron en 1547 para evitar el asedio del rey inglés Enrique VIII que quería llevarse a María Estuardo para casarla con su hijo y unir ambos reinos. Hay un recorrido circular llamado The back walk  que sigue el recorrido de las antiguas murallas y da una vuelta casi completa a la parte baja del castillo.

Bajando la cuesta del castillo pasamos por Mar’s Wark, que recibe su nombre por el conde de Mar, su propietario, que fue príncipe regente de Escocia y Wark (trabajo en escocés). Fue un palacete renacentista del siglo XVI que estuvo habitado hasta el XVII por los condes de Mar, que apoyaban la causa jacobita. Cuando la primera rebelión fracasó, se convirtió en cuartel general, y tras la segunda quedó en ruinas por los daños producidos por la artillería.

Mar’s Wark

Muy cerca se encuentra la Iglesia de Holy Rude, el segundo edificio más antiguo de la ciudad. Fue fundada en el siglo XII por David I, sin embargo, un gran incendio 1409 obligó a una reconstrucción completa. Es de estilo gótico y cuenta con el privilegio, junto con la Abadía de Westminster, de ese lugar de coronación de un monarca, ya que fue la iglesia en la que se proclamó rey James VI el 29 de julio de 1567 siendo aún un bebé. Además,María Estuardo fue bautizada en ella y el reformador John Knox predicó bajo su techo. Una iglesia llena de historia.

Iglesia de Holy Rude

Como curiosidad, en 1656 fue dividida en dos partes porque había dos pastores enfrentados. En el siglo pasado, en 1940, se volvió a unir echando abajo el tabique. Además, se amplió el crucero y se construyó la sacristía y la sala capitular.

Iglesia de Holy Rude

Actualmente se rinde culto presbiteriano dentro de la rama de la Iglesia de Escocia.

Cuenta con tres naves con cubierta de roble ( uno de los pocos techos medievales de este estilo que se conservan) y unas vidrieras impresionantes. La fachada está decorada con estatuas, gárgolas y tallas de piedras. Su torre del siglo XVI se ve desde muchos sitios de la ciudad y le da el honor de ser el segundo edificio más antiguo de la ciudad.

Iglesia de Holy Rude

Lamentablemente, nos la encontramos cerrada, por lo que tuvimos que verla solamente por fuera.

Justo al lado está el Cowane’s Hospital, un asilo para pobres que fue construido entre 1637 y 1649. Su fundador fue el mercader local John Cowane, cuya figura está en la torre y que cuenta la leyenda que cobra vida y baila en la medianoche del primer día de Año Nuevo. Con el paso del tiempo el edificio fue también usado como escuela u hospital en época de epidemias.

Cowane's Hospital

Continuando la  bajada por St. John’s Street llegamos a Old Town Jail, la antigua cárcel de la ciudad que incluso se puede visitar y tener la experiencia de ser un prisionero del siglo XIX. No es nada raro visitar una cárcel, ya lo hicimos en Dublín o la famosa Alcatraz. Se han convertido en una atracción turística más, una forma de adentrarse más aún en la historia de la ciudad y sus célebres habitantes. En 1848 se convirtió en prisión militar. Esta vez no teníamos mucho tiempo, así que la omitimos y continuamos hasta llegar a Spittal Street, pasando por el The Stirling Highland Hotel, junto al que se encuentran el Hotel Colessio Stirling, de estilo clásico y que parece tener una iglesia al lado. Son de ese tipo de edificios que cuando vas caminando por la ciudad piensas que han de ser significativos por su estética, sin embargo, cuando te enteras de que son hoteles, te llevas una desilusión.

Stirling Highland Hotel

Hotel Colessio Stirling

Hotel Colessio Stirling

Más adelante la calle se convierte en King Street, una de las calles históricas. Recibe este nombre de calle real porque era donde finalizaba el trayecto que realizaba el rey cuando llegaba a Stirling y se dirigía al castillo.

Cobró dimensión comercial a finales del siglo XIX cuando se remodeló para adaptarse a una nueva época. Se llenó de tiendas y en 1882 surgió la galería victoriana The Stirling Arcade. Es una de las cinco que se conservan en Escocia. Fue restaurada tras la II Guerra Mundial y cuenta con un precioso techo de cristal que ilumina todo el espacio.

En el final de la calle, encontramos El Ateneo, otra construcción de la misma época, famoso por su escultura de William Wallace en la parte superior de su entrada.

Spittal Street

A mano derecha sale la calle Corn Exchange, donde se encuentra la Biblioteca Pública.

Biblioteca Pública

Y si continuamos, a mano izquierda nos queda la Allan Park South Church, una iglesia de 1886 que cuenta con un rosetón y dos líneas de vidrieras.

Allan Park South Church

Allan Park South Church

Allan Park South Church

Junto a ella se encuentra la estatua de Robert Burns. Este escritor y poeta del siglo XVIII se encuentra en cualquier rincón de Escocia. No solo por su importancia como figura literaria, sino porque además es considerado como el padre del renacimiento del sentimiento nacionalista escocés. Era un gran defensor de las costumbres nacionales. En 2009 incluso se declaró año festivo en toda Escocia para conmemorar los 250 años de su muerte.

Robert Burns

Y en la acera de enfrente uno de los típicos memoriales dedicados a los caídos en las guerras.

Memorial

Cerca se encuentra el monumento a Henry Campbell-Bannerman, un estadista británico liberal que fue Primer Ministro entre 1905 y 1908. Era un firme defensor del libre cambio, la autonomía irlandesa y la mejora de las condiciones sociales. Entre las medidas de su gobierno destaca la ley por la que los sindicatos no se harían responsables de los daños producidos durante las huelgas, introdujo las comidas en los colegios para todos los niños, y creó la primera pensión a todos los mayores de 70 años. Renunció a su puesto por problemas de salud y acabó muriendo 19 días después.

Henry Campbell-Bannerman

Volviendo hacia la King Street y siguiendo su curso llegamos a Murray Place, una de las calles principales del centro histórico que alberga la zona comercial. Es una de las calles más antiguas de la ciudad y en ella encontramos la Iglesia Baptista de Stirling,

Iglesia Baptista de Stirling

Fue construida en 1853 por la Iglesia de Escocia y era conocida como la “iglesia sobre la roca” ya que se levantaba sobre una de las colinas rocosas de la ciudad. El edificio actual se vendió en 1987. Solo se puede visitar los domingos después de misa.

Se encuentra a unos minutos del centro y de las estaciones de tren y autobús.

Apovechamos la zona para comprar algo de cenar y llevárnoslo al B&B. Y retornamos al coche que teníamos aparcado en Broad Street. Para llegar al aparcamiento pasamos por Mercat Cross, que marca el centro comercial de la época medieval, es decir, donde se encontraba la plaza del mercado.

En esta plaza también era donde se reunía la población para celebraciones y ceremonias. Aunque también era lugar de revueltas y manifestaciones, la más famosa fue la de diciembre de 1706 cuando se produjo una gran revuelta contra el Acto de Unión con Inglaterra.

En el poste central tenemos la figura nacional, el unicornio, conocido como The Puggy.

Mercat Cross

Enfrente tenemos Tolbooth, una casa señorial que también fue ayuntamiento, cárcel, juzgado y parlamento. Desde 2002 es una de las mejores salas de concierto de todo el país. Podría confundirse con una iglesia.

Tolbooth

Cogimos el coche y nos dirigimos al B&B. El elegido fue el Ravenswood Guest House regentado por Stuart. El alojamiento estaba en las afueras, en la carretera, pero no se notaba ruido desde la habitación en la segunda planta. El dormitorio estaba bastante bien, con sus detalles de bienvenida y un baño incorporado bastante moderno.

Dormitorio

Detalle de bienvenida

Baño

Ducha

Como aún era de día, descargamos y aprovechamos para acercarnos a la Abadía de Cambuskenneth, que se encuentra en un meandro del río Forth. En su día, esta abadía fundada por la orden de los Agustinos en el siglo XII a petición de David I, fue una de las más importantes de Escocia. Alcanzó su mayor actividad entre los siglos XIII y XV gracias a su vinculación con el castillo y al desarrollo de Stirling como centro comercial por su posición próxima al río Forth, puerto de relevancia.

Cambuskenneth Abbey

Sin embargo, hoy sólo son unas ruinas en las que apenas conservan la torre principal, que fue reconstruida antes de que se derrumbara del todo. Junto a ella hay un pequeño cementerio.

Cambuskenneth Abbey

En la abadía descansan el rey James III y su esposa la reina Margarita de Dinamarca.

Desde allí nos dirigimos hacia el famoso Puente de Stirling. Sin embargo, el GPS nos llevaba dando un rodeo en el que había que volver hasta el Monumento de William Wallace, así que aprovechando que al lado queda la Universidad, nos adentramos en su campus. Esperaba encontrarme algo como Oxford o Old Aberdeen, sin embargo es bastante moderno, con edificios para nada históricos. Eso sí, parados en el aparcamiento reajustando el navegador vimos asomarse a un ciervo, así que no fue un viaje en balde.

Finalmente llegamos al Viejo Puente de Stirling, construido sobre el año 1500. Sin embargo, lo que vemos hoy en día no es el que usó William Wallace, sino una reconstrucción, que además se levantó unos metros más atrás de donde se encontraba el original.

Puente de Stirling

Es un puente peatonal que ofrece vistas del río Forth, de la ciudad, del castillo y del Monumento de Wallace al fondo.

Puente de Stirling

Puente de Stirling

Es el icono de la ciudad, junto con el casco histórico, y, aunque no es el original, podemos encontrar unas placas donde se encontraron los cimientos de aquel. Hay una inscripción, pero no fui capaz de descifrarla.

Cimientos del puente original

Puente de Stirling

Para finalizar el día, regresamos al B&B, cenamos, nos duchamos y preparamos el último día de viaje. Esto se acaba…

Anuncios

13 comentarios en “Road Trip por Escocia. Día 12 IV Parte: Stirling

  1. Pingback: Explorer Pass | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Datos sobre Escocia | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Configurar itinerario por Escocia | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 12: Balquidder, Tumba de Rob Roy y Doune Castle | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 12 II Parte: William Wallace Monument | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 12 III Parte: Castillo de Stirling | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Road Trip por Escocia. Día 13: Falkirk Wheel | Una cosa te voy a decir
  8. Pingback: Conclusiones del Itinerario por Escocia | Una cosa te voy a decir
  9. Pingback: Alojarse en Escocia | Una cosa te voy a decir
  10. Pingback: Conducir en Escocia | Una cosa te voy a decir
  11. Pingback: Naturaleza y fauna en Escocia | Una cosa te voy a decir
  12. Pingback: Castillos de Escocia | Una cosa te voy a decir
  13. Pingback: Resumen de gastos del Road Trip por Escocia | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s