Atenas en 24 horas II: Ágora Romana, Ágora Antigua y Cerámico

Tras bajar la colina, llegamos al Ágora Romana, desde donde se ve el perfil de la Acrópolis sobre el promontorio rocoso.

El Ágora, situado en el barrio de Plaka, se construyó entre los años 19 y 11 a.C., en la época del emperador Augusto. Posteriormente se amplió por órdenes del emperador Adriano. En la etapa de mayor esplendor ocupaba un área de 100 metros cuadrados donde se disponían los comercios, el mercado central y las letrinas públicas. Quedaba rodeada por una serie de columnas jónicas de mármol. Asimismo, el patio también estaba revestido de mármol.

Era el centro neurálgico de la ciudad, donde se desarrollaba el día a día de los atenienses, donde se reunían. Por ello también era conocida como Foro Romano. Lo que queda en pie hoy en día son apenas unas pocas columnas del patio y una zona de lo que eran los baños públicos.

Sí que se conserva casi entera la Torre de los Vientos, del siglo II a.C. y que tenía función de reloj solar e hidráulico. El hecho de que haya llegado así hasta nuestros días es que fue usado como capilla en el siglo VI.

En un principio pensábamos entrar, pero prácticamente todo se ve desde el exterior. Dado que apenas se conserva mucho y nos quedaba mucho que ver – y pocas horas de luz- , decidimos continuar hasta el Ágora Antigua. Las fotos que acompañan estas líneas son de 2015, de la visita de mi hermano.

El Ágora Antigua era el corazón sociopolítico y comercial de la antigua Atenas. En ella tenían lugar todo tipo de actividades: reuniones políticas, debates con grandes oradores haciendo gala de su buena retórica, elecciones democráticas, celebraciones religiosas, representaciones teatrales, competiciones atléticas…

Era un gran espacio abierto que se articulaba en torno a la Vía Panatinaica, la arteria que atravesaba el recinto desde la Acrópolis hasta el Cerámico.

Los principales edificios públicos que se encontraban en el Ágora eran:

  • Centro de Gobierno: donde tenían lugar las reuniones para discutir sobre la política y las leyes de la ciudad.
  • Mercado
  • Casa de la Moneda
  • Prisión
  • Recinto sagrado con una serie de templos y monumentos

Podemos pasear libremente por este recinto y descubrir los restos descubiertos por arqueólogos entre los años 1859 y 1912. Así como restos de esculturas encontradas tiempo después al realizar obras en la línea ferroviaria. Está prácticamente todo devastado. Pero, tras la Acrópolis, ocupa el segundo lugar en la lista de visitas imprescindibles en una visita a Atenas por la relevancia que tuvo en su época.

Los principales edificios que quedan en pie son el Templo de Hefesto y la Stoa de Átalo. Esta última se usa hoy en día como museo.

El Templo de HefestoHefestión es uno de los templos mejor conservados de la Antigüedad, no se ha encontrado ningún resto de edificio anterior, así que se considera que es el original y no una reconstrucción tras las destrucciones persas. También se cree que se ha preservado bien con el paso del tiempo porque desde el siglo VII hasta 1834, fue una iglesia cristiana. En el siglo XIX se convirtió en lugar de sepultura para europeos no ortodoxos. Hay enterrados numerosos personajes que dieron su vida por la independencia griega.

Construido entre el 460 y el 415 a.C. en honor al dios Hefesto, señor de los volcanes y la herrería, este templo dórico realizado en mármol y caliza conserva el techo a dos aguas y su frontón, aunque en otra época estuvo ornamentado. Los frisos mostraban escenas de gigantomaquia, batallas de centauros y escenas de Heracles.

Mide 13,07 por 31,77 y cuenta con seis columnas en las fachadas este y oeste, y trece en norte y sur. Al parecer albergaba estatuas en bronce de Atenea y Hefesto.

La Stoa de Átalo es un edificio de planta rectangular regalado por el Rey Átalo de Pérgamo en el año 150 a.C. a la ciudad de Atenas. Las Stoas eran lugares donde se iba a conversar y comprar, esta, de dos plantas,albergaba el centro comercial de Atenas. Esta es la única que se conserva en toda Atenas.

Se restauró y se convirtió en museo a mediados del siglo XIX para albergar los objetos que se fueron encontrando en las excavaciones del Ágora. En él podemos encontrar vasijas de diferentes tamaños y con diversos usos, joyas, armas, monedas que nos hacen entender un poco más la historia de Grecia.

También hay una colección de esculturas que se encontraron de los diferentes dioses y personajes de importancia.

En el recinto también se encuentra la Iglesia Bizantina de los Santos Apóstoles. Levantada sobre las ruinas de un monumento del siglo II consagrado a las ninfas de los manantiales a finales del siglo X, fue la primera iglesia construida en el período bizantino. Es una de las iglesias más antiguas de la ciudad.

Lo que hoy vemos es el resultado de una reconstrucción en 1950.

Nuestra siguiente parada fue el Cerámico. En la antigua Atenas era el barrio de los alfareros y conectaba con el cementerio de la ciudad. Se puede visitar, pero también se puede tener una panorámica de todo el terrero desde una posición elevada en el barrio judío, en el parque en el que se encuentra el Memorial al Holocausto.

El cementerio salió a la luz en 1862 con las obras de construcción de la carretera que conectaba la zona de la ciudad con el Pireo. Meter la excavadora en Atenas debe dar miedo a los constructores, pues nunca se sabe qué va a aparecer que pueda paralizar completamente las obras.

Cuando los trabajadores descubrieron que ahí había algo, no eran conscientes de la magnitud del hallazgo. Y es que una vez que comenzaron a cavar, no encontraban el fin de aquella necrópolis. No se encontró hasta que en el siglo XX el Instituto Arqueológico de Alemania por encargo del gobierno griego comenzó a ahondar sobre el tema. Gracias a esta revelación se obtuvo una gran cantidad de información sobre diferentes etapas de la historia ateniense como plagas o guerras.

Comenzó a usarse con ese fin porque el barrio del Cerámico había quedado dividido en dos mediante un muro en el 478 a.C. Los atenienses, acostumbrados a enterrar fuera de las ciudades, consideraron ese muro como un límite. Y comenzó a crecer y a expandirse convirtiéndose en el más importante y extenso de Atenas. Se usó hasta el siglo VI d.C., después, cayó en el olvido hasta el siglo XIX.

El espacio arqueológico, unos 40.000 metros cuadrados de extensión, fue cubierto por una planicie de 8-9 metros, por lo que ha alcanzado el nivel de la calle Emou.

En las inmediaciones también se puede visitar un museo donde se guardan los objetos que se han ido encontrando en las excavaciones, al igual que ocurre en la Antigua Ágora.

También cerca se ve la Iglesia Agia Triada, cuyo lugar de emplazamiento no es el original. Fue trasladada ahí en la década de 1930. Es de estilo bizantino y cuenta con planta de cruz.

Y de momento, aquí dejamos nuestro paseo. Esta es la ruta que seguimos desde que salimos de la Acrópolis hasta el Cerámico.

4 comentarios en “Atenas en 24 horas II: Ágora Romana, Ágora Antigua y Cerámico

  1. Pingback: Aproximación a Atenas | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Atenas en 24 horas I: Acrópolis | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Atenas en 24 horas III: Psirrí y Plaka | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Viajar V (2016) | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.