Aproximación a las Seychelles

Situado en el Océano Índico, entre África, La India y Madagascar, el archipiélago de las Seychelles abarca una superficie de 453 km². Cuenta con 115 islas, sin embargo solo unas 30 están habitadas. Y aún así, el 90% de su población se concentra en Mahé, la isla principal. Las otras dos islas que más servicios concentran son Praslin y La Digue.

El origen de las Seychelles no parece estar muy claro. Los geólogos no se ponen de acuerdo. Hay una vertiente que defiende que son la secuela de la separación de África y la India; y otra que considera que eran parte de un continente ya extinto. En cualquier caso, el resultado es una combinación única: islas de granito junto a otras de origen coralino.

Las islas graníticas, llamadas islas interiores, se agrupan en torno a Mahé, Praslin y La Digue. Destacan por su terreno abrupto con bosques frondosos y playas vírgenes.

Por otro lado, las coralinas, también conocidas como islas exteriores, son llanas y en ellas abundan playas de arena blanca y estructuras de coral, entre las que se encuentra Aldabra, el mayor atolón coralino del mundo donde habitan unos 150.000 ejemplares de tortugas gigantes. Estas islas permanecen casi inexploradas, como paraísos en miniatura.

Hasta el siglo IX las Seychelles pasaron desapercibidas para los humanos. Sus únicos habitantes eran las tortugas, los cocos de mar y los pájaros. Tan solo recibían visitas puntuales piratas o navegantes árabes medievales cuando paraban para avituallarse. Los portugueses también pasaron por sus costas de camino a la India, pero al no encontrar metales preciosos, perlas o marfil, no fundaron ningún asentamiento.

No fue hasta el siglo XVII que los franceses e ingleses comenzaron a interesarse por las Seychelles. Al contrario que los lusos, vieron que podían sacar rendimiento de la abundante pesca. Y así fue como pasaron a ser colonia francesa y fueron bautizadas con el nombre por el que las conocemos. Sin embargo, a finales de siglo quedaron bajo la influencia de los ingleses, y así siguieron hasta su independencia en 1976. Hoy en día son república independiente en la Commonwealth.

La población de las islas es el resultado del mestizaje entre africanos, europeos e indios. Incluso una pequeña parte de chinos. La religión más practicada es el cristianismo (aproximadamente el 95%), pero se pueden encontrar anglicanos, hinduistas y musulmanes como resultado de esa mezcla de orígenes.

Asimismo, hay mezcolanza en el idioma, ya que las Seychelles cuentan con tres lenguas oficiales: el inglés, el francés y el creóle. Esta última lengua es una evolución del francés de los primeros colonos con influencias de África y Madagascar. Es decir, ha ido creciendo con sus gentes. Comparte con su idioma original muchas estructuras gramaticales y vocabulario. Sin embargo, tiene una ortografía propia. Viene a ser una transcripción fonética de la pronunciación del francés. Durante muchos años el creóle se consideró un dialecto que hablaba la gente inculta. Sin embargo, con la independencia se convirtió en un símbolo de la identidad de una nación.

También la cocina refleja esa fusión cultural. Toma mucho de la gastronomía francesa, aunque incorpora toques picantes. Además, añade el marisco de sus mares así como sus verduras y frutas exóticas dándole carácter propio.

El clima en las Seychelles es tropical y sus temperaturas oscilan entre los 24 y los 32º. Son los vientos lo que diferencia las estaciones. De diciembre a marzo los vientos del noroeste propician más calor y humedad. Sin embargo, de mayo a septiembre, la temperatura es algo más fresca y la humedad baja. En los meses de marzo, abril, mayo, octubre y noviembre, como norma general, no sopla el viento.

Estas temperaturas han favorecido que prácticamente la mitad de la escasa superficie de las islas reciba el estatus de protección como reserva natural. Además, el Atolón Aldabra y el Vallée de Mai son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.  La Isla de Cousin, una de las graníticas, está completamente protegida, incluido el coral que la rodea.

La Isla de Praslin, donde se encuentran algunas de las especies más raras del mundo, es considerada el Jardín del Edén. Le debe esta denominación al General Gordon, que argumentaba que el paraíso en la tierra debía estar allí. En parte por ser las islas oceánicas más antiguas del mundo, pero además, porque se consideraba que el coco de mar era el Árbol de la Sabiduría.

En el ya mencionado Vallée de Mai crecen de forma natural las palmeras del coco de mar, uno de los símbolos de las Seychelles ya que solo las encontramos allí (están hasta en el sello que te ponen en el pasaporte). Este fruto recibe este nombre porque durante mucho tiempo se pensaba que se trataba de un árbol submarino que arrojaba sus semillas al mar y posteriormente llegaban a las playas. Sin embargo, crece en tierra, pero durante su época de germinación puede flotar y ser arrastrado por las corrientes. No tiene nada que ver con el típico coco marrón que nos puede venir a la mente. Es de color verde y puede llegar a pesar 25 kgs. ¡Y llegar a costar 300€! Y están muy controlados. Tanto que se numeran y al comprarlo te han de entregar una acreditación para entregar en la aduana.

La palmera donde crece es un árbol de más de 200 años cuyo tronco puede alcanzar los 30 metros de altura. Tarda unos 25 años en comenzar a dar frutos, que maduran después de 7 años. Pero es que, tras caer al suelo, tarda en abrirse otro medio año. Las simientes no germinarán hasta dentro de otros 2 años. Todo un proceso.

Hay dos tipos de frutos, el masculino y el femenino, y crecen en palmeras diferentes. El famoso coco de mar tiene la forma del pubis femenino por un lado, y de nalgas por el otro, por lo que también es conocido como coco-fesse (coco-culo).

Las Seychelles albergan una fauna única ya que apenas han tenido influencia externa. Su rica biodiversidad comprende un gran número de exóticas especies de flora y fauna. En ningún otro lugar del mundo podríamos encontrar un árbol medusa (en grave peligro de extinción), el cazamoscas, la rana más diminuta del mundo, la mayor de las tortugas gigantes (también llamada elefantina por sus patas), el más grande de los peces y la única ave no voladora del Índico (el rascón de Aldabra). También poseen una de las más espectaculares colonias de aves marinas del mundo, con 13 diferentes especies y 17 subespecies; sin olvidarnos de sus increíbles fondos marinos.

Los aficionados a los deportes marítimos tienen donde elegir en las Seychelles. Ya sea para bucear, practicar snorkel o salir a navegar. Eso sí, los deportes náuticos motorizados solo pueden ser practicados en la playa de Beau Vallon en Mahé.

Aunque, como hemos visto, las islas interiores son perfectas para los amantes de los paseos por la montaña, ya que las Seychelles son un destino muy variado y con una gran extensión de bosque tropical.

Puntuales, a las 8 de la mañana del día 31 aterrizamos en el Aéroport de La Pointe Larue, en Mahé, con una diferencia horaria de +2 horas con España (3 horas en invierno). Para entrar en el país, los ciudadanos españoles no necesitamos nada especial, tan solo el pasaporte en vigor, presentar el billete de vuelta o salida a otro destino, la reserva del alojamiento y, en casos excepcionales, pueden solicitar que indiques el dinero que llevas para la estancia. Tras bajar del avión entramos en la terminal y nos dirigimos a los mostradores de inmigración. Entregamos el pasaporte y la hoja que nos habían dado en el avión y, tras comprobar nuestro billete a Bombay y la visa en regla para entrar a la India, nos concedieron un visado de 24 horas. Y como muestra, un coco de mar en nuestro pasaporte.

Una vez pasamos el mostrador, había un empleado del aeropuerto recogiendo la mitad de la hoja que nos habían dado el avión, y seguidamente salimos a la terminal. Obviamente íbamos vestidos para el clima europeo de finales de marzo, es decir, pantalones y camisetas largas, una sudadera, zapatillas, y la chaqueta en la mano. Al desembarcar lo primero que notamos fue una bofetada de humedad. Y eran las 8 de la mañana solamente. Así pues, nos dirigimos a los baños, donde nos pusimos ropa algo más veraniega.

Y una vez adaptados al clima seychellois, fuimos en busca de un cajero para sacar moneda local. En Seychelles la divisa oficial es la Rupia (SCR), sin embargo, desde el 1 de junio de 2001 hay una ley que impide a los hoteles aceptar pagos en rupias a los extranjeros. Así pues, salvo para pequeños comercios, mercados y tiendecitas, el resto se deberá pagar en Euros o Dólares. El cambio estaba aproximadamente a 1€ = 14 SCR / 1 SCR = 0.70€.

La Rupia se emite en billetes de 10, 25, 50, 100 y 500 de vivos colores y en los que aparecen aves locales; y en monedas de 1, 5, 10, 25 céntimos y 1 y 5 Rupias. Esta última lleva el famoso coco de mar.

De todas formas, no hay problema con las tarjetas de crédito. Pero, por si acaso, sacamos en un cajero algo de efectivo para los gastos de nuestras dos escalas. Nos gusta conocer siempre la moneda local.

Con las rupias en el monedero, nos hacia la oficina de alquiler a recoger nuestro coche para recorrer la isla.

7 comentarios en “Aproximación a las Seychelles

  1. Pingback: Día 2. Seychelles. Victoria | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Día 2 III Parte. Seychelles. Sureste | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Día 7. Rumbo a Seychelles | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Día 7 II Parte. Seychelles. Mahé: Costa Noroeste y Parque Nacional Morne Seychellois | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Conclusiones sobre nuestra breve visita a las Seychelles | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Conclusiones del viaje a Mahé, Bombay y París | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Resumen viajero 2017 | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.