Nueva serie a la lista “para ver”: Sucesor Designado

Se han puesto de moda las series sobre política, uno de los ejemplos es Sucesor Designado, que va por la emisión de su segunda temporada. Aunque aquí parece más un punto de partida que la temática sobre la que va a girar la serie.

Sucesor Designado comienza la noche en que tiene lugar el Discurso del Estado de la Unión. Todos los miembros del Gabinete de los Estados Unidos se encuentran presentes en el Capitolio de Washington escuchando al presidente. Todos, excepto Tom Kirkman, el Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, que es el sucesor designado.

En los Estados Unidos la figura del sucesor designado nace con la idea de que en caso de que al Presidente, Vicepresidente y miembros del Gabinete les pase algo, un individuo (también miembro del Gabinete) ocupe la presidencia. Así pues, en los principales actos de aperturas como el discurso o las inauguraciones presidenciales, esta persona ha de estar en un lugar seguro y no revelado para así garantizar la continuidad del gobierno.

Un ataque terrorista en el capitolio inicia el protocolo por el que Kirkman se convierte en Presidente Interino. Rápidamente ha de jurar su cargo y es trasladado por su equipo de seguridad a la Casa Blanca. Su vida cambia en cuestión de horas. Ahora está al mando y no sólo ha de ocupar el sillón del despacho oval y gobernar un país, sino que ha de dirigir una investigación sobre el atentado para descubrir quién hay detrás.

Ante esta extraordinaria situación, Kirkman se reúne con la plana mayor del Ejército y las diferentes agencias de inteligencia para establecer una estrategia. En esa reunión ya hay animadversiones hacia el nuevo presidente. Tom es un hombre modélico, tranquilo, sin ambición política, y frente a él muchos tiburones que se lo quieren quitar de en medio porque no lo ven capaz de desempeñar el papel que acaba de asumir. Sin embargo, aunque no tiene esa codicia sí que tiene perseverancia y empuje. Es el héroe americano que está dispuesto a darlo todo de sí mismo para salvar a su país.

Para ello buscará un equipo en que apoyarse. El primero de ellos será Seth Wright, un escritor de discursos al que nombrará como secretario de prensa para que se encargue de la portavocía y de tranquilizar a los medios. Como Primera Dama el típico estereotipo de mujer florero, la perfecta esposa que tan lejos está de Claire Underwood. Pero bueno, es que Tom no es Frank. Ni Sucesor Designado es House of Cards. Ni siquiera es 24. Aunque el hecho de ver a Sutherland de nuevo salvando los Estados Unidos de los malvados terroristas sea una especie de déjà vu.

Tiene mucho de americanada, por supuesto, pero el piloto no está nada mal. A los diez minutos deja claro que la política deja de tener importancia. No parece que se vaya a centrar en el día a día de la Casa Blanca o el funcionamiento de los organismos gubernamentales. Tiene más bien un punto de thriller político, con algo de acción, tensión, intriga y seguro que conspiración y giros argumentales a medida que avance la investigación. Y al frente de esta búsqueda de respuestas un hombre sensato, ordinario e ingenuo que tendrá que sacar todo su arrojo para sobrevivir entre los tiburones ávidos de poder que le rodean. ¿Logrará salir vivo? ¿Quién hay detrás del atentado?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .