Aproximación a la India

Reconozco que antes de viajar a la India poco sabía sobre el país salvo ubicarlo en un mapa. Después de leer sobre su historia algo me ha quedado claro, y es que su pasado está lleno de invasiones que han configurado su presente, sus tradiciones, su cultura y sus conflictos actuales.

En la Edad de Piedra ya había pobladores en el subcontinente. Se trataba de pueblos cazadores y recolectores. Parece que la primera civilización india conocida data de alrededor del 3000 a.C. Una civilización que se dedicaba a la agricultura y el intercambio comercial con pueblos de lo que hoy es Irak. También construyeron enormes templos y su desarrollo favoreció la aparición de varias ciudades.

En el siglo XVI a.C. llegaron los indoeuropeos a la India sometiendo a la población creando un sistema de castas. Introdujeron el caballo, armaduras de hierro y el sánscrito, idioma que sería la base de la mayoría de las lenguas indias.

En el siglo VI a.C. surgieron el budismo y el jainismo, dos religiones que han tenido una influencia decisiva en la cultura de la India. Además, el budismo se extendió al Tíbet, Sri Lanka y al sudeste de Asia.

A finales del siglo III a.C. se formó el primer Gran Imperio Indio.

El esplendor llegó a la India en los siglos IV y V, con el Imperio Gupta, cuando florecieron las artes, la cultura y los trabajos matemáticos, astronómicos y medicinales. Sin embargo, este imperio vio llegar su fin con la llegada de los hunos. Esta invasión propició que el norte del país quedara dividido en varios reinos, no volviéndose a unificar hasta el año 700 con la llegada de los musulmanes. Esta nueva ocupación conllevó importantes cambios en la cultura india como por ejemplo en la arquitectura, lengua, forma de vestir o valores sociales. No obstante, no consiguieron sustituir por completo la religión hinduista.

En 1498 el portugués Vasco de Gama llegó buscando especias. Pocos años más tarde, en 1510, Goa pasó a ser colonia portuguesa, convirtiéndose en un importante centro comercial y político. El afán colonialista llevó a la creación de la Compañía de las Indias Orientales británicas y de la Compañía Unida del Este de India de los Países Bajos. Con estas compañías británicos y neerlandeses pretendían acaparar el comercio de las especias que hasta entonces monopolizaba Portugal. Además, comenzaron a comerciar con algodón, azúcar y pimienta. Los franceses también crearon su compañía, la Compagnie des Indes Orientales, sin embargo, de todos los europeos, los británicos fueron quienes se situaron a la cabeza, ya que se familiarizaron con las costumbres y lenguas indias. Incluso muchos agentes no regresaron a su país, sino que formaron sus familias en la India.

Poco a poco la influencia británica creció. Alrededor de sus fábricas aparecieron poblados fortificados en los que vivían los británicos con sus propias leyes. Los indios que trabajaban para ellos residían a varios kilómetros, fuera de estos asentamientos. Varios pueblos pesqueros quedaron bajo la administración británica. La India se convirtió en la joya de la corona y ayudó al desarrollo de la Revolución Industrial en la isla gracias a estar subyugada. Los británicos desmantelaron la economía india por completo, impidiendo que se comerciaran textiles de calidad que competían con la industria textil inglesa. Así, los campesinos perdieron su principal fuente de ingresos teniendo que modificar su agricultura tradicional por una de productos de exportación como yute, café y té. Además, la tierra se reorganizó de forma que los impuestos favorecían a las arcas británicas.

En 1813 el Parlamento ordenó la asignación de una dotación económica para promover la educación local, tanto oriental como occidental. Sin embargo, el sistema educativo fue completamente británico, con sus ideas, moral y cultura que pretendía adoctrinar a la sociedad india.

Hacia 1820 Gran Bretaña controlaba casi todo el país. Y para las zonas que no controlaba, se enviaban mercenarios de otras regiones para someterlas. Además, se cambiaron leyes como la que estableció que los musulmanes, hindúes y budistas solo podían votar a candidatos de su confesión.

En 1915, Mohandas K. Gandhi, un abogado educado en Inglaterra que había participado también en Sudáfrica en la lucha contra el Apartheid, se unió al Congreso Nacional Indio, una asociación que luchaba por la independencia de la India. Gandhi promovió acciones parlamentarias, resistencia no violenta y desobediencia civil. Se inició un boicot a los productos ingleses, la población dejó de participar en elecciones u organismos administrativos, las aulas de las escuelas inglesas quedaron vacías… incluso las mujeres salieron a manifestarse por primera vez. Con las represalias por la desobediencia, las cárceles quedaron desbordadas y las autoridades coloniales no sabían cómo acabar con aquel movimiento. Gandhi fue consagrado como Mahatma (Alma Grande) y elegido como interlocutor con los ingleses para negociar. Finalmente, la India conseguiría la independencia en 1947.

No obstante, la andadura de la nueva India no fue tranquila, ya que el país estaba integrado por diversos grupos étnicos, lingüísticos y culturales, lo que generó tensiones y conflictos. La independencia dio como resultado tres Estados: India, Pakistán y Bangladesh. Esta división hizo que muchos principados tuvieran que elegir en qué estado se integrarían. Cachemira, de mayoría musulmana, intentó eludir su responsabilidad y no decidir, lo que conllevó a la Guerra Indo-Pakistaní de 1948-49. Como consecuencia de la contienda, Cachemira quedó dividida en dos partes, una india y otra pakistaní. El conflicto ha seguido presente hasta la actualidad.

Tras la independencia el país estableció una política de desarrollo basada en la industrialización. Y aunque, con el tiempo, la India logró avances tecnológicos como poner satélites en órbita y detonar una bomba atómica en 1974, su población seguía pasando hambre. Además, en la década de los 70 la crisis impactó en una economía india que dependía de las importaciones de petróleo.

En los años 90 la India adaptó el liberalismo y se abrió el mercado a la inversión extranjera suprimiendo los controles de importación. Este giro provocó una pérdida de derechos económicos, sociales y culturales de la ciudadanía como consecuencia de la privatización de la salud, educación, energía eléctrica y comercialización del agua. Además, la India cuenta con el problema de la sobrepoblación. Si sigue el ritmo de crecimiento, en apenas tres años se convertirá el país más poblado de la Tierra.

Bombay no es la capital de la India, aunque sí la ciudad más rica del país por ser el centro financiero y la ciudad portuaria más importante del subcontinente con cerca del 40% del tráfico exterior de la India. Además, cuenta con la mayor industria cinematográfica del mundo. Su economía queda muy diversificada entre finanzas, comercio, moda, metalurgia, industria automovilística, industria química y el cine.

La ciudad es el resultado de ir ganando terreno al mar. Antes de llegar los europeos, en su lugar había siete aldeas pesqueras en siete islotes pequeños. Mazagaon, Worli, Mahim, Parel y Bombay se agrupaban en círculo y fueron los británicos quienes las unieron formando una laguna interna. En 1862 tras varios trabajos de ganar terrenos al mar, las siete islas ya formaban una sola.

Se considera que el fundador de Bombay fue el rey Bimbakyan, allá por el año 1300. Bimbakyan mandó construir las fortificaciones y estableció su corte. De esta época datan las estatuas de las Cuevas Elephanta.

En 1343 la ciudad pasó a ser provincia islámica y pasó al sultanato de Guyarat hasta la llegada de los portugueses, quienes en 1533 conquistaron la fortaleza de Bassein. Un año más tarde, el sultán otorgó al rey de Portugal las islas de Baçaim, Bombay, Karanja y Salsette. Los lusos establecerían en Bombay un asentamiento que llamarían Bombaim o Mombaim, aunque sería un asentamiento menor, nada comparable con los que tenían en otras localidades. En los años siguientes hubo una fuerte inmigración portuguesa y llegarían varios grupos de misioneros que construyeron iglesias católicas.

En 1626 Bombay fue ocupada por los ingleses, quienes incendiaron la casa de gobierno portuguesa. Finalmente, el 23 de junio de 1661 Portugal cedió la soberanía a Carlos II de Inglaterra como dote por su matrimonio con la infanta doña Catalina de Braganza. En 1668 llegó la Compañía de las Indias Orientales, quien alquiló las islas a la corona cuando buscaba un puerto de aguas profundas para los buques. Adquirió tanta relevancia que en 1686 se trasladó la sede desde Surat convirtiendo a Bombay en el principal centro comercial del país. Más tarde, en 1708 se convertiría también en base administrativa central.

Este traslado fue relevante para la ciudad, que fue creciendo y ganando importancia. En 1857 se fundó la Universidad, y en 1864 se inauguró la línea de ferrocarril para transportar mercancías. Paralelamente en aquel momento en Estados Unidos estaban en la crisis del algodón, así que Bombay aprovechó para comercializar su producción y adquirir mayor significación aún, lo cual favoreció a la economía. Además, con la apertura del Canal de Suez en 1869 y la ampliación del puerto, Bombay se convirtió en el puerto más grande del mar Arábigo. Era la “Puerta de la India”.

En 1947, con la independencia del país, Bombay se convirtió en el principal centro cultural y económico del país. Su población creció multiplicándose por 10 a lo largo del siglo XX. A finales de los años 70 ya era la ciudad más habitada de la India, gracias, en parte, al boom de la construcción que había favorecido el flujo migratorio. En los 80 siguieron llegando inmigrantes del campo a la búsqueda de empleo.

Y, aunque Bombay es el motor económico de la India y se puede ver como una ciudad próspera con unos precios inmobiliarios desorbitados y grandes rascacielos, también es el ejemplo de la pobreza con sus barrios marginales. Es una ciudad de grandes desigualdades y contrastes.

La educación pública es gratuita, aunque con aulas masificadas. Y el sistema educativo mantiene muchos aspectos británicos, como el uniforme obligatorio o que las asignaturas se impartan en inglés, excepto el hindi.

Sin embargo, el inglés solo es la lengua materna para el 1% de la población de Bombay, sobre todo lo hablan las clases altas, aunque los documentos y publicaciones oficiales de la ciudad también se publican en este idioma.

La principal lengua oficial del estado de Maharashtra es el maratí, usado por casi la mitad de los habitantes de la ciudad. Aunque convive con cerca de 200 lenguas y dialectos entre los que se encuentran el guyaratí, el urdu (hablado principalmente por los musulmanes) o el hindi.Y al igual que ocurre con el aspecto lingüístico, el ámbito confesional también queda muy heterogéneo con dos religiones predominantes (hinduismo e islamismo) que conviven con la budista, cristiana, jainita, judía, parsi y sikh.

 

 

No obstante, no hay una tolerancia religiosa, y menos con el Shiv Sena, un partido de extrema derecha que estuvo liderado por un declarado admirador de Hitler y que persigue a los musulmanes. La década de los 90 fue especialmente violenta y la ciudad fue testigo de varios atentados. Había llegado el fin de la tolerancia religiosa y política y entre 1992 y 1993 explotaron varias bombas que causaron la muerte a cerca de 800 personas y heridas a unas 5000. Lamentablemente, estos episodios se repitieron en 2003, 2006 y 2008.

Y después de ponernos un poco al día con la historia de la India y de Bombay, nos adentramos de lleno.

12 comentarios en “Aproximación a la India

  1. Pingback: Día 2 IV Parte. Rumbo a Bombay | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Un viaje inesperado a Bombay | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Día 3. Bombay. Fort, Colaba y Marine Drive | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Día 4. Bombay. Khotachi Wadi y Malabar Hill | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Día 4 II Parte. Bombay. Mahalakshmi y Chhatrapati Shivaji Terminus | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Día 5. Bombay. Bandra y Mahim | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Día 5 II Parte. Bombay. Worli Fort, Mercado de las Flores y Crawford Market | Una cosa te voy a decir
  8. Pingback: Día 6 II Parte. Bombay. Museo Chhatrapati Shivaji Maharaj Vastu Sangrahalaya y Compras | Una cosa te voy a decir
  9. Pingback: Conclusiones de la visita a Bombay | Una cosa te voy a decir
  10. Pingback: Día 7. Rumbo a Seychelles | Una cosa te voy a decir
  11. Pingback: Conclusiones del viaje a Mahé, Bombay y París | Una cosa te voy a decir
  12. Pingback: Marruecos I. Día 1: Vuelo y llegada a Marrakech | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.