Día 5. Bombay. Bandra y Mahim

De nuevo volvimos a madrugar para estar a las 7 desayunando, sin embargo, no nos dimos mucha prisa en salir porque teníamos que evitar la hora punta. Y es que nuestra ruta del día comenzaría por Bandra y para llegar allí teníamos que coger el tren.

Nos dirigimos a la estación de Victoria y esta vez nos pusimos en la fila de una ventanilla para sacar los billetes. Había varias abiertas y bastante gente haciendo cola. Es lo que tiene la India, que son muchos habitantes. Sin embargo, avanzó rápido. De nuevo, como el día anterior, le señalamos al empleado en un mapa adónde queríamos ir, cuántos, clase y que solo era ida. En un momento estábamos camino al andén con nuestros billetes (10 Rupias por persona).

Ya sabiendo cómo funcionaba el tema del tren, nos colocamos ojo avizor dispuestos a entrar en cuanto llevara un vagón y se medio despejara. El tren iba al completo y creo que éramos las únicas féminas del vagón. Imagino que tienden a coger el de mujeres. En la India, al igual que en Japón, se implementó esta medida en los años 90 para evitar el acoso. Como ya dije, me parece un parche, puesto que no es una forma de evitar estas conductas (ya que se pueden dar en otro lugar), sino de perpetuar aún más la idea que hay que proteger a la mujer por su vulnerabilidad. En su lugar habría que educar desde la igualdad para erradicar el abuso. Pero supongo que si ya de por sí es difícil en países que se suponen desarrollados, más aún lo debe ser en uno como la India en que la clase social y la religión tienen demasiado peso. En cualquier caso, aunque el tren iba lleno, no más que un día de diario en hora punta en la L6 del metro de Madrid.

Llegamos a Bandra, un barrio en el que encontramos mezquitas, niñas vestidas con uniformes con velo, así como hombres con largas chilabas y mujeres tapadas en mayor o menor medida. Parece que en la zona predominaban los musulmanes. Al menos en las proximidades vimos un instituto y la mezquita Jama Masjid.

Sin embargo, a medida que nos adentramos por el barrio, aunque nos seguíamos cruzando con algún que otro musulmán, abundaban los cristos, las cruces y las iglesias católicas. En cualquier esquina, en medio de una escalera, en una fachada…

 

Y es que la zona fue portuguesa, por lo que es un reducto cristiano. También se nota en las casas que recuerdan en cierta medida a las de Khotachiwadi con sus barandillas, porche y escalera interior.

Poco a poco, según que vamos subiendo la colina y vamos acercándonos a la costa cambia el tipo de construcciones y desaparecen las casas con pórticos de madera y abundaban los bloques con puertas de seguridad y portero. Entramos en una zona residencial con cierto nivel adquisitivo.

Y allí, a 80 metros sobre el nivel del mar se encuentra la Basílica Mount Mary.

Se erige en el lugar en que los jesuitas portugueses levantaron una capilla. En su interior acoge una estatua de la Virgen que data del siglo XVI. Frente a ella está el grotto, desde cuyas escaleras se obtiene la mejor vista frontal de la iglesia.

La basílica original fue destruida durante una contienda contra los Marathas en 1738. En 1760 se reconstruyó y se sustituyó la virgen por otra de St Andrews que había encontrado un pescador en el mar.

Tras una breve parada para observarla y echar unas fotos, continuamos bajando a nivel del mar hacia Bandra Fort.

Este fuerte de 1640 también es conocido como Castella de Aguada o Forte de Bandorá, lo que parece indicar que en su día había alguna fuente de agua fresca. A 24 metros sobre el nivel del mar, fue construido como torre de vigilancia para controlar Mahim, el mar Arábico, la isla del sur de Mahim y el puerto de Bombay.

En la época de los portugueses fue armado con 7 cañones y otras pequeñas armas como defensa. Después de que los lusos le cedieran las 7 islas de Bombay a los británicos, el fuerte alcanzó un importante valor estratégico. En el siglo XVIII fue demolido por los ingleses, y hasta 2003 no se intentó recuperar. Se realizaron labores para construir unos caminos de acceso, conservar las rocas que quedaban, e incluso se creó un anfiteatro. Aún así, lo que queda no es gran cosa. Tan solo puede resultar interesante por la panorámica que ofrece, sobre todo del puente. La poca gente que encontramos estaba más interesada en el set de rodaje que allí se encontraba, que del fuerte en sí.

Nuestra siguiente parada era Mahim y google, que a veces se columpia, nos decía que para ir andando, cruzáramos el mega puente. Buscamos una alternativa por el interior, recorriendo la bahía, pero a pie era una barbaridad, así que decidimos tomar un taxi. El problema es que sobre todo lo que pasaban eran tuc tucs y meternos 4 adultos más conductor iba a ser imposible, además, estos vehículos tienen delimitadas las zonas, por lo que al decirles “Mahim”, nos decían que “taxi”. Así que seguimos andando un buen trecho bajo el sol a pie de carretera.

Por fin llegamos a Mahim, donde se encuentra la St Michael’s Church.

Esta iglesia totalmente insulsa es uno de los templos católicos más antiguos de la ciudad. Se construyó en 1534 por los portugueses franciscanos. Aunque lo que vemos hoy en día es de 1973, ya que ha sido reconstruida varias veces a lo largo de la historia.

Buscamos el mirador de Mahim atravesando callejuelas en las que parecía haber también cierta predominancia musulmana como se podía ver en locales, arquitectura y vestimenta de la gente con la que nos cruzábamos. Lamentablemente, las vistas no merecieron mucho la pena y nos dimos la vuelta.

Con la tontería era medio día y nos habíamos comido unos 4 km bajo el sol, así que, aunque no teníamos mucha hambre, sí que queríamos resguardarnos de las inclemencias del tiempo y refrescarnos algo. Nos metimos en Mamma Mia, una pizzería que estaba regentada por musulmanes, una mezcla un poco rara. Pedimos un par de pizzas para compartir y tras un rato de descanso volvimos al mundo exterior para continuar con nuestra ruta.

5 comentarios en “Día 5. Bombay. Bandra y Mahim

  1. Pingback: Día 4 II Parte. Bombay. Mahalakshmi y Chhatrapati Shivaji Terminus | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Día 5 II Parte. Bombay. Worli Fort, Mercado de las Flores y Crawford Market | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Conclusiones de la visita a Bombay | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Conclusiones del viaje a Mahé, Bombay y París | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Resumen viajero 2017 | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .