Día 6 II Parte. Bombay. Museo Chhatrapati Shivaji Maharaj Vastu Sangrahalaya y Compras

Después de despedirnos de nuestros nuevos amigos nos fuimos en busca de un lugar donde comer, y como habíamos visto que en la zona del Leopold Café había varios locales, allá que volvimos. Nos quedamos con el Café Mondegar, que era muy del estilo del Leopold, tanto en variedad de carta, como en platos y precios.

Después de mucho mirar la carta, volvimos a lo que sabíamos que nos funcionaba: arroz, fideos y curry.

En la comida sopesamos las opciones para aprovechar la tarde y decidimos que nos daba tiempo para ver algo del Museo Príncipe de Gales.

El museo se construyó entre 1909 y 1923 bajo el diseño de George Wittet y recibía este nombre porque se construyó para conmemorar la visita del rey Jorge V cuando todavía era Príncipe de Gales. Él mismo puso la primera piedra en 1905. Fue en la década de los 90 cuando se renombró como Museo Chhatrapati Shivaji Maharaj Vastu Sangrahalaya en honor a Shivaji, fundador del Imperio Maratha. Ya en el hall tenemos un cuadro del señor presidiendo la entrada.

Está dividido en tres secciones: Arte, Arqueología e Historia Natural. Además podemos encontrar una Sección Forestal con una pequeña colección geológica local de rocas, minerales y fósiles, y otra sección centrada en objetos náuticos. También cuenta con una biblioteca.

 

En 2008 se llevó a cabo una modernización del museo y se incorporaron cinco galerías más, un estudio de conservación, una galería de exhibición y una sala para seminarios. No obstante, si se cuenta con poco tiempo, no solo es interesante por sus exposiciones, sino que también merece la pena observarlo desde fuera o pasear por sus jardines.

Nada más atravesar la valla nos recibe una enorme cabeza que cuando la bordeamos descubrimos que está hueca y que tiene una figura durmiente.

El edificio del museo es de estilo colonial y mezcla el estilo victoriano típico de principios del siglo XX, aunque también incorpora detalles indo-sarracenos. Antes de entrar nos revisaron las mochilas, como era habitual cada vez que entrábamos en un edificio. Con la entrada no está permitido hacer fotografías, sino que en caso de que se quiera hay que pagarlo aparte. Así que, pagamos por un pase de fotógrafo y el resto guardamos las cámaras. Aunque lo cierto es que no es fácil hacer fotos, pues el museo es bastante oscuro y la mayoría de las piezas están ubicadas en vitrinas.

En el vestíbulo recogimos la audioguía que incluye la entrada (previa retención del pasaporte). Y por fin comenzamos la visita. El museo cerraba a las 17:30, por lo que no pudimos verlo al ritmo que marcaba la audioguía. Al principio sí que comenzamos oyendo todas las pistas y deteniéndonos ante los objetos, esculturas y pinturas. Pero llegó un momento en que se nos echaba el tiempo encima y tuvimos que aligerar. Es un museo muy completo, no en vano se dice que es el mejor y más grande museo de la India.

Comenzamos por la zona de esculturas, que se centra en explicar la religión hindú, así como los dioses que la integran. Si ya de por sí ando bastante perdida en la católica, sus apóstoles, arcángeles y demás pasajes; la hindú me parece un auténtico galimatías.

Tras las esculturas pasamos por varias salas en las que abundaban las láminas costumbristas, así como alguna representación de celebraciones con figuras. Quizá fue en estas salas en las que más tiempo pasamos.

De las láminas pasamos a los cuadros. El museo posee una gran pinacoteca de la familia Tata, heredera del filántropo Ratanji Tata, que está presente en todo el museo.

A partir de ahí dejamos de seguir la audioguía y recorrimos las siguientes salas a nuestro aire pasando por zonas con grandes cristaleras en las que se exponían objetos, utensilios y armas de la India, pero también de China o Japón como vajillas.

Nos marchamos cuando ya estaban cerrando y aprovechamos las pocas horas de la tarde que nos quedaban para irnos de mercados y tiendas en busca de compras de última hora. Tampoco es que fuéramos buscando mucho, puesto que íbamos con escaso equipaje, pero sí que queríamos llevarnos algún recuerdo para la familia y para nosotros mismos.

Junto al Mondegar Café se encontraba el Central Cottage Industries Emporium que es conocido por ser uno de los mejores sitios para comprar recuerdos. Sin embargo, no encontramos gran cosa.

Paseamos por la Fashion Street, una calle que cuenta con más de 150 puestos a lo largo de la acera. A un lado los locales de los edificios, al otro, sobre el bordillo, los tenderetes. Es un poco estresante, puesto que el pasillo que queda es muy estrecho y hay bastante tránsito de gente. Además, has de esquivar a los que salen y entran de las tiendas, a los vendedores que se te plantan delante e intentan convencerte de que su género es el mejor, a la gente que viene de frente, a los que están parados en los puestos… Y por si fuera poco, apartarte para dejar pasar a quien quiere ir más rápido. Demasiado agobio para mí, y, aunque había de todo: vaqueros, camisetas, accesorios, sombreros, zapatillas, joyas , electrónica, ropa deportiva… tampoco compramos nada.

Ya de vuelta al hotel paramos en The Bombay Store, una tienda un poco más al estilo occidental que tiene también sección de muebles. Es quizá el lugar donde encontramos más opciones y a un precio más o menos asequible. Como solo queríamos llevarnos un par de detalles, al final allí es donde acabamos comprando lo que nos faltaba. De todas formas, sin duda, el mejor sitio para comprar recuerdos es la Isla Elephanta.

Volvimos al hotel con las compras y prácticamente finiquitamos el día. Teníamos el vuelo al día siguiente a las 05:20 de la mañana, por lo que habíamos hablado con recepción para que nos mandaran un taxi a las 2. Dado que el viaje a Seychelles iba a ser de apenas 4 horas y previsiblemente poco dormiríamos, decidimos que la mejor opción era acostarnos pronto y al menos intentar dormir unas 5-6 horas para así aguantar despiertos en la escala. Así que nos duchamos, empacamos nuestras pocas pertenencias y a dormir.

5 comentarios en “Día 6 II Parte. Bombay. Museo Chhatrapati Shivaji Maharaj Vastu Sangrahalaya y Compras

  1. Pingback: Día 6. Bombay. Visita a la Isla Elephanta | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Día 3. Bombay. Fort, Colaba y Marine Drive | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Conclusiones de la visita a Bombay | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Día 7. Rumbo a Seychelles | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Conclusiones del viaje a Mahé, Bombay y París | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .