Escape Room: Misión Imposible, S-Time

Siguiendo la costumbre de hacer un Escape Room al mes, a finales de octubre tocó Misión Imposible.

En realidad teníamos pensado realizar otra sala, pero no había el horario que queríamos, así que, elegimos este a última hora y prácticamente sin leer mucho sobre él. De hecho, poco más que la temática.

Durante los años 60, en los momentos más críticos de la Guerra Fría, ambos bandos deciden aumentar drásticamente el presupuesto en inteligencia militar. Formando parte de un grupo de agentes de la CIA, sois enviados a una base secreta para recabar información. ¿Seréis capaces de completar la misión sin levantar sospechas?

En esta sala el papel de cada jugador es clave. La diversión va más allá de los propios enigmas que os hemos preparado: con vuestras nuevas identidades, todos tendréis algo que esconder.

Pueden participar de 4 a 6 jugadores. Nosotros éramos el mínimo y creo que 4-5 funciona muy bien. 6 quizá se estorben. No por lo porque sea un espacio pequeño, sino por el desarrollo simultáneo de tareas. Y es que no hay muchos enigmas que resolver; eso sí, cada uno lleva su tiempo. Cabe remarcar que es una sala en la que no hay ni un solo candado, sino que todo consiste en resolver acertijos. No es un juego que sea de buscar, sino de observar, pensar, razonar y asociar. Y desde mi punto de vista, ahí radica su acierto.

Ya nos habíamos encontrado con este planteamiento en Tras el Espejo, sin embargo, aquella sala fue un fiasco. Ya conté que no me sentí integrada en el juego y que no encontraba el sentido de las diferentes pruebas. Aquí, sin embargo, la ambientación está muy lograda en cada una de sus salas. El hecho de que no haya candados tiene todo su sentido. Que paredes, techo y mobiliario formen parte del escenario hace más real el juego de espías. Es una sala muy tecnológica y con los mecanismos tan bien escondidos que cuando resuelves un problema, has de estar atento para saber qué es lo que has abierto o movido. Así, sí.

En cuanto al nivel de dificultad, entramos un poco dudosos porque no nos habíamos dado cuenta de que tenía la más alta calificación de S-Time. No obstante, creo que esta vez entramos menos fríos que otras veces y enseguida comenzamos a encontrar posibles piezas de varios puzzles y a detectar por dónde iban a ir los tiros. Resolvimos bastante rápido el primer juego (he de decir que gracias a una inspiración que me vino de una prueba de Tras el Espejo) y ya a partir de ahí fue más o menos rodado (salvo algún mecanismo que nos desconcertó bastante, pero que a la vez nos encantó).

En la explicación inicial nuestra Game Master nos había dado unas identificaciones. Y es que cada jugador tiene un rol y esto influirá en el desarrollo del juego. Sin embargo, creo que aquí no nos explicó muy bien (o no nos enteramos) de que debía ser secreto. O de que al menos podía serlo, ya que la elección de mostrar o no las cartas al resto, cambiará el ritmo y resultado de la partida. Nosotros no captamos la dinámica y nos pilló por sorpresa alguna misión de la segunda parte. El giro de los acontecimientos hace que la experiencia sea totalmente diferente a la de otras salas. Y nos encantó. Al final este malentendido inicial provocó varias anécdotas divertidas. Y hasta aquí puedo leer sin reventar nada.

Conseguimos salir con 16 minutos restantes, así que seguimos imbatidos. Eso sí, nos dejamos alguna prueba sin resolver. Esto tiene que ver con el malentendido que comentaba, ya que en función de los roles de los jugadores, la misión tendrá diferentes finales. Por ello, nuestra Game Master acudió a decirnos que ya habíamos terminado.

Fue sin duda el Escape Room más divertido y mejor ambientado de los que he jugado hasta la fecha. Eso sí, le pondría la pega de la explicación inicial, ya que como consecuencia del malentendido, nos desorientamos un poco al final. Nos desconcertó también un poco el objetivo, ya que además de salir, se suponía que éramos espías que teníamos que recabar información, y como veníamos de Plan de Huida, pensábamos que había que escapar con algún documento u objeto.

Pero salvo ese par de detalles, recomiendo Misión Imposible sin duda tanto a novatos como a experimentados. Que el nivel no frene, ya que los enigmas no son difíciles. Eso sí, absténganse claustrofóbicos.