Trucos viajeros: Salud viajera – Cambios de entorno medioambiental

Cuando nos vamos de viaje cambiamos nuestro entorno habitual, por lo que es necesario informarse de si necesitamos vacunarnos. Pero hay veces que nos vamos a enfrentar a aspectos que no se solucionan con un pinchazo, como por ejemplo la exposición a cambios de altitud, temperatura y humedad, sol o la calidad del agua.

ALTITUD

A medida que la altitud aumenta, la presión atmosférica disminuye, por lo que el cuerpo puede verse limitado como consecuencia de la hipoxia. Es recomendable hacer una adaptación poco a poco para aclimatarse a esta disminución de oxígeno. Además se debería evitar el ejercicio excesivo, las comidas abundantes y el consumo de alcohol.

Los desplazamientos a altitudes a partir de 1.500 metros están contraindicados para aquellos que padecen de angina inestable, hipertensión pulmonar, enfermedad pulmonar obstructiva crónica grave y anemia falciforme. Y aquellos que sufren una enfermedad coronaria estable, hipertensión, diabetes, asma o EPOC leve deben hacerlo con todas las precauciones y siguiendo indicaciones de su médico, al igual que las embarazadas.

TEMPERATURA Y HUMEDAD

Por otro lado, los cambios de temperatura y humedad pueden provocar un golpe de calor. Cuando nos exponemos a altas temperaturas y humedad el cuerpo pierde agua y electrolitos. Es muy visual, además. En Bombay los experimentamos de una forma brutal. Nada más salir a la calle notábamos cómo se nos abrían los poros y enseguida estábamos empapados. No era una sudoración como la que estábamos acostumbrados más localizada en zonas de la espalda, pecho, axilas, frente…sino que era global. Y la ropa se quedaba con marcas blancas de los electrolitos.

Así pues, hay que paliarlo hidratándose con asiduidad y preferiblemente con alimentos y bebidas que contengan sales. Esto también lo notamos en Bombay. Mientras que en España es frecuente el agua de mineralización baja, allí todas las marcas eran con una alta mineralización. Se apreciaba claramente en el sabor.

En estas condiciones el cuerpo nos va a pedir la hidratación, pero hay que estar pendientes de niños, que quizá no sean tan conscientes, y mayores, puesto que el reflejo de la sed va disminuyendo con la edad.

Además de la hidratación hay que prestar atención a la higiene, puesto que la humedad favorece la aparición de hongos en la piel.

EXPOSICIÓN SOLAR

Pero además el calor viene acompañado de la exposición solar. La radiación UVB puede producir quemaduras en la piel e insolaciones. También los ojos sufren (de ahí que se recomienden gafas de sol en la nieve, por ejemplo).

Así, habría que evitar exponerse al sol en las horas en que la intensidad ultravioleta es más alta. En España se suele decir aquello de “en las horas centrales del día”, pero ojo, porque no podemos tomar como referencia siempre las 12. Hay en países, y según en la época del año, que amanece muy muy pronto, por lo que a lo mejor a las 9 de la mañana el sol ya está arriba del todo.

Aún así, si vamos a exponernos, no hay que olvidar las cremas con filtro solar. Este vídeo lo dice todo:

Y algo que no tenemos muchas veces en cuenta son los medicamentos. Hay algunos que pueden causar reacciones cutáneas adversas porque son fotosensibles. Ese es el caso de los antimicrobianos, los anticonceptivos orales y algunos contra la malaria. También los perfumes que contienen aceite de bergamota u otros aceites cítricos.

Además de la crema solar, cuando hace calor y humedad otro producto indispensable son los repelentes de insectos. Han de aplicarse en las zonas de piel que queden al descubierto, también en prendas o mosquiteras. Hay que revisar los ingredientes y asegurarse de que contiene DEET, IR3535 o Icaridin.

AGUA Y ALIMENTOS

Otro aspecto que nos puede influir cuando cambiamos de entorno medioambiental es el agua. Hay que tener ojo en los trópicos con los baños en ríos, canales, lagos… puesto que pueden estar infectados por larvas o excrementos que podrían penetrar en nuestra piel o mucosas. El mar en principio no sería un factor de riesgo, pero siempre habría que ver si hay alguna indicación o prohibición. Y también el sentido común, porque viendo la calidad del agua de Bombay, no me habría bañado ni aunque pusiera que estaba permitido el baño.

Además, cuando el agua (y los alimentos) no está correctamente tratada puede transmitir enfermedades infecciosas importantes como la cólera, la hepatitis A y E o la fiebre tifoidea. También puede provocar la conocida como “diarrea del viajero”, una de las enfermedades más comunes sobre todo en Latinoamérica, África, Oriente Medio y Asia. Suele ir acompañada de dolor abdominal, náuseas, fiebre y malestar variable, tanto en tiempo como en intensidad.

Para prevenir esta diarrea es importante seguir unas pautas. Evitaríamos:

– los alimentos cocinados que se hayan dejado a temperatura ambiente durante un tiempo indeterminado. Elegir en su lugar aquellos que hayan sido cocinados en el momento y aún estén calientes.

– los alimentos que no hayan sido cocinados. Las frutas y verduras con piel son sin embargo una excepción, ya que esta cobertura serviría de protección.

– los huevos crudos o poco cocinados.

– los helados cuyo origen desconozcamos o cuya refrigeración sea sospechosa.

– el hielo que no provenga de agua segura.

– tomar leche no pasteurizada. Si se quiere beber, ha de ser hervida antes.

– beber agua de seguridad dudosa. Hervirla también antes. Es preferible buscar siempre agua embotellada asegurándonos que está bien precintada y no ha sido manipulada.

Son consideraciones básicas en realidad: no romper la cadena de frío y cocinar bien los alimentos o hervir los líquidos para matar las bacterias. Huir de aquellos puestos de comida o locales que no nos ofrezcan buenas sensaciones. Y por supuesto, una buena higiene, tanto de utensilios que usemos para comer y beber, como de nuestras propias manos, lavándolas bien con agua y jabón.

En caso de que contagiarse, llevará unos días la recuperación, en los que será imprescindible una buena hidratación con agua embotellada, además de ir introduciendo poco a poco una dieta astringente. Y no tiene que ser obligatoriamente arroz blanco sin más. Esta es la que recomienda los nutricionistas Lucía Martínez y Aitor Sánchez:

También se puede recurrir a medicamentos. El más conocido es el antidiarréico Fortasec, aunque como en cada país puede llamarse de una forma, lo mejor es quedarse con que el nombre del principio activo es Hidrocloruro de Loperamida.

Si la diarrea se complica y dura más de 3 días o viene acompañada de sangre, vómitos o fiebre, hay que acudir a consulta.

Aunque no es solo cuestión de viajes, no hay que olvidar las enfermedades de transmisión sexual como la hepatitis B, el SIDA o la sífilis. Para prevenir, algo tan conocido como el preservativo.

Puede ocurrir que durante el viaje no hemos notado ningún síntoma y que nos hemos librado de todo tipo de contagio, sin embargo, hay que estar alerta, pues algunas enfermedades tropicales pueden presentar los síntomas tiempo después. Así, ante cualquier cuadro de fiebre, de problemas intestinales o reacciones cutáneas es recomendable acudir al médico y señalar el tipo de viaje que hemos realizado por si pudiera estar relacionado.

Un comentario en “Trucos viajeros: Salud viajera – Cambios de entorno medioambiental

  1. Pingback: Trucos viajeros: Salud viajera – Botiquín | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .