Trucos viajeros: Salud viajera – Botiquín

La verdad es que el botiquín siempre ha sido uno de los puntos débiles de mi equipaje. Me he ido de viaje a la playa, a la montaña, a ciudades… y como mucho he llevado algún ibuprofeno o paracetamol. Quizá algunas tiritas. Y gracias.

También es verdad que cuando te mueves por un un entorno civilizado siempre tienes la tranquilidad de poder encontrar una farmacia en cualquier momento. Pero claro, cuando tienes una urgencia, a veces no te puedes desplazar hasta ella.

Al viajar a Bombay fui más consciente que nunca de que no habría que dar tantas cosas por dadas y que quizá era hora de plantearse hacerse con un botiquín básico. Y después de leer recomendaciones del entidades oficiales, de expertos médicos y también un poco de sentido común, he ido conformando uno.

Por supuesto, influye mucho el tipo de viaje que vayamos a realizar, pero sí que es verdad que hay unos básicos, sobre todo en lo que a primeros auxilios se refiere:

Material de curas

– guantes de látex
– tijeras,
– cortauñas,
– pinzas,
– agua oxigenada,
– alcohol,
– crema antiséptica,
– gasas,
– esparadrapo,
– vendas y
– tiritas.

Medicamentos:

– aspirina,
– paracetamol,
– ibuprofeno,
– crema/gel/pomada antiinflamatoria,
– crema/gel/pomada antiquemaduras,
– antiácidos y protectores estomacales,
– laxantes,
– antidiarreicos y
– antimareos.

Si viajamos a un lugar cuyas condiciones higiénicas sean precarias es conveniente llevar suero oral para la deshidratación así como productos potabilizadores del agua y polvos antifúngicos. Si además vamos a un lugar caluroso habría que añadir repelente de insectos así como crema solar (tanto para antes como para después) y protector labial. Toallitas o gel limpiador de manos conviene llevar también para el día a día.

Por supuesto, si se precisa de alguna medicación especial no se puede olvidar incluirla (en su envase original), así como sus recetas e información sobre los detalles de la medicación por si se perdiera y hubiera que solicitar nuevas dosis de urgencia. En caso de tener alergia, no olvidar los antihistamínicos.

Podemos añadir también unos tapones, lágrimas para irritación ocular (sobre todo si se usan lentillas) y preservativos para prevenir ETS.

Siendo además mujer en edad fértil el botiquín sirve también para llevar unos básicos para períodos menstruales. Que por muy reloj suizo que puedas ser, los cambios de entorno también afectan en ese sentido, igual que lo hacen en el intestinal.

Obviamente, si vamos a ir a un lugar civilizado, no habrá problema en encontrar un supermercado, droguería o farmacia donde hacerse con compresas o tampones, pero claro, cuando tienes una urgencia menstrual lo necesitas ya. Estés en la calle, en un hotel o en un trayecto en bus, tren o avión. Además, es la ley de Murphy: cuanto más remoto el lugar y menos mujeres haya (que no puedes pedir si alguien te puede prestar), ahí hará acto de presencia.

Aún así, incluso encontrando un lugar donde comprar los productos, puede ocurrir que sean diferentes a los que hay en tu país, o los que usas. Recuerdo cuando me iba a ir de erasmus que todas las compañeras que se habían ido el año antes se quejaban de que no encontraban tampones con aplicador. Y era Alemania. Eso sí, 2002, que quizá ahora haya cambiado. Pero vaya, que nunca sabes qué te puedes encontrar, porque además no se suele hablar de ello.

También hay países en los que directamente no venden tampones, así que, yo siempre llevo suministros al menos para un apuro. Cuando voy a viajar y ya tengo claro que entra en mis fechas no me preocupa tanto porque descubrí hace unos años la copa menstrual.

Merece un post aparte, en realidad, pero para resumir diré que aunque a priori puede parecer menos práctica, porque muchas veces es imposible encontrar un baño o lugar medianamente higiénico; lo cierto es que en realidad puedes llevarla puesta unas 12 horas, siempre que el volumen de sangre no sea mayor a su capacidad, claro. Por lo que con que tengas un alojamiento con baño decente es suficiente. Eso sí, para enjuagarla mejor usar agua embotellada si la del grifo no parece lo suficientemente fiable (unas toallitas húmedas nunca están de más tampoco).

Así que resulta más higiénico, pues se manipula menos veces. Además este método es más económico y no genera residuos. El único inconveniente que le veo es que lógicamente hay que esterilizarla antes de cada primer uso (tres minutos en agua hirviendo), por lo que si te pilla fuera de casa, no es como un tampón o compresa que lo sacas del bolso y listo. Pero si ya sales con ella cuando empiezas el viaje, puedes usarla hasta el último día del ciclo.

Al igual que con el seguro de viaje, lo ideal es no tener que recurrir al botiquín. Pero al no usarlo, también hay que tener cuenta que los medicamentos caducan. Además, hay que asegurarse de que todo se está manteniendo en las condiciones óptimas, si no, habría que realizar reemplazos. Con la salud no se juega.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .