Recorriendo Zúrich

Tras una hora y cuarto llegamos a Zúrich, la ciudad más importante de Suiza.

Zürich HB

Zúrich se encuentra en el cantón homónimo, que es el más poblado del país. Ya existía un asentamiento celta alrededor del siglo I a. C en la colina Lindenhof. También sirvió como lugar de emplazamiento de una fortaleza romana Turicum que se utilizó como puesto estratégico de aduanas. Más tarde, en el siglo IX se levantó el Palatinado Carolingio, un castillo que reutilizó piedras del castillo romano que había quedado destruido. En la falda de la colina creció un asentamiento comercial.

En 1218 Zúrich pasó a formar parte del Sacro Imperio Romano convirtiéndose en ciudad imperial y en 1230 la ciudad levanta una fortaleza con dos murallas paralelas de 7 metros de altura y unos 1250 metros de longitud.

En 1350 Zúrich se unió a la Confederación Helvética convirtiéndose en el quinto cantón.

A principios de la Edad Media la ciudad prosperó gracias al comercio de la seda, la lana, el lino y el cuero. Sin embargo, los comerciantes del sector comenzaron a adquirir demasiada importancia y fueron reemplazados por los gremios, quienes mantuvieron el poder hasta finales del siglo XVIII.

En el siglo XVI Zúrich adoptó la Reforma siendo el primer cantón en hacerlo y la ciudad adquirió relevancia, sin embargo esta decayó en los siglos XVII y XVIII. En 1798 Napoleón entró en Suiza, y Zúrich quedaría bajo su dominio hasta que el ejército austriaco liberó la ciudad. En 1811 se echaron abajo las murallas, lo que favoreció el crecimiento urbano, incorporando también municipios periféricos. Zúrich recuperó algo de importancia en el siglo XIX gracias al crecimiento industrial y a la neutralidad del país en un período de guerras.

Hoy en día es el centro internacional de la banca y la industria, la capital financiera y motor económico de Suiza. En Zúrich tienen sede numerosos bancos, seguros y compañías de alta tecnología. También es una ciudad con una gran actividad cultural gracias a sus museos, galerías, teatros, orquestas sinfónicas, festivales y eventos.

Su término municipal tiene una superficie de casi 92 km² que queda dividido por el río Limmat. En la orilla oeste se encuentran la Fraumünster y la St. Peterskirche dominando la zona medieval. En la orilla este destaca la Grossmünster.

Fraumünster y St. Peterskirche

Grossmünster

Zúrich está dividido en 12 distritos (Kreise):

– Distrito 1 (Altstadt): Es el casco histórico, rodeado por el río Limmat.

– Distrito 2: localizado junto al lago de Zúrich, comprende los barrios de Enge, Wollishofen y Leimbach.

– Distrito 3: se encuentra entre el río Sihl y el Uetliberg e incluye los barrios de Alt-Wiedikon, Sihlfeld y Friesenberg están en este distrito.

– Distrito 4: entre el Sihl y la estación de trenes.

Estación

– Distrito 5 (Industriequartier): Es el barrio industrial y se extiende entre el Limmat y la estación.

– Distrito 6: se halla próximo a la colina Zürichberg. En él se encuentran los barrios de Oberstrass y Unterstrass.

– Distrito 7: En la parte este de la ciudad. Forman parte de él los barrios de Hottingen y Hirslanden.

– Distrito 8: está en la parte este del lago de Zúrich.

– Distrito 9: entre el Limmat en el norte y el Uetliberg al sur. Incluye los barrios de Altstetten y Albisrieden.

– Distrito 10: entre el Limmat al norte y al sur con Hönggerberg y Käferberg. En él están los barrios de Höng y Wipkingen.

– Distrito 11: está en la parte norte de Hönggerberg y Käferberg y entre el valle Glatt y el lago de Katzen. Lo forman los barrios de  Affoltern, Oerlikon y Seebach.

– Distrito 12: en el valle Glatt, al noroeste de Zürichberg.

Lo primero que hicimos al llegar fue irnos directos a los apartamentos para dejar las cosas. Llegamos un poco antes de la hora en que se supone que podíamos entrar, pero probamos los códigos y la máquina nos dispensó las llaves, así que pudimos subir.

Al hacer la reserva me mandaron un correo con una clave. Al llegar al edificio no hay portería ni nadie esperando, has de usar ese código en la máquina que hay en la puerta y te hace entrega de una ficha magnética que abre tanto la puerta principal como la del apartamento en cuestión. Así pues, sacamos las dos llaves y subimos a nuestros apartamentos.

Habíamos reservado uno para dos personas y otro para 3. Eran prácticamente iguales, con un dormitorio principal, el baño, y un espacio abierto de cocina y salón.

Apartments Swiss Star

Apartments Swiss Star

La diferencia es que el de 3 era un poco más amplio, el sofá era más grande y en vez de una mesa bajita, tenía un espacio de comedor en la cocina.

Apartments Swiss Star

Apartments Swiss Star

Ambos apartamentos eran bastante sencillos pero bien equipados. La decoración muy minimalista en blanco y negro, pero con televisión por satélite, secador, papel higiénico, gel/champú, ropa de cama, toallas, nevera y utensilios de cocina. También teníamos un ventilador, y es que la climatización parece ser centralizada.

Cuando limpian los apartamentos los dejan con la puerta abierta, por lo que pudimos cotillear también un apartamento tipo estudio, que cuenta con la mínima cocina, el baño, un armario, la cama, una mesa con un par de sillas y la tele.

Apartments Swiss Star

Después de acomodar nuestras cosas, compramos algo rápido en la hamburguesería cercana y sobre las tres y algo comenzamos nuestro paseo. Volvimos de nuevo a la estación, desde donde parte la Bahnhofstrasse, una calle de 1,4 kilómetros que sigue el trazado de la antigua muralla occidental y en la que se encuentran las tiendas más exclusivas de la ciudad. Esta arteria comercial finaliza en el lago de Zúrich y queda reservada casi completamente a los peatones y tranvías.

Bahnhofstrasse

Nos desviamos a la Uraniastrasse, desde donde se ve el Urania-Sternwarte. Se trata de una torre de 51 metros de altura con techo de metal que sirve de observatorio. Recibe el nombre de Urania en honor a la musa de la astronomía en la mitología griega.

La astronomía fue un campo que despertó mucho interés en Suiza, sobre todo gracias a la tecnología óptica. Numerosos científicos y entusiastas construyeron observatorios en las azoteas de los edificios, aunque no todo el mundo tenía acceso a ellos. Urania lleva en funcionamiento desde 1907 y tanto la torre como el telescopio fueron renovados en su centenario.

Urania-Sternwarte

Urania-Sternwarte

Urania es un telescopio óptico y cuenta con dos sistemas de lentes Franhofer con 30 cm de apertura. Pesa 12 toneladas y evita las vibraciones ya que se asienta en un pilar que atraviesa el edificio hasta el subsuelo.

Se realizan visitas guiadas los jueves, viernes y sábados desde las 9 de la noche, aunque siempre dependiendo de la meteorología.

Dado que no estábamos dentro de los horarios de visitas, nos dirigimos a nuestro segundo punto de la ruta, la comisaría donde se encuentran los Murales de Giacometti, que datan de 1925. Sin embargo, llegamos y estaba cerrado, por lo que no pudimos entrar a verlos. Tiene un horario bastante limitado: de lunes a domingo de 9.00 a 11.00 y de 14.00 a 16.00.

Así pues, continuamos el paseo hacia el barrio de Schipfe, uno de los más antiguos de la ciudad y donde se concentran numerosas tiendecitas y galerías de artesanía.

Callejeando subimos a la colina Lindenhof, que fue el lugar donde se asentaron celtas y romanos. Hoy en día, gracias a las reformas del siglo pasado es un espacio público y de ocio. En ella hay un parque en donde encontramos varios grupos jugando a la petanca. Y yo que pensaba que solo era tradición entre los jubilados españoles.

Lindenhof

Lindenhof

Además de los aficionados a la petanca, también hay mesas de ajedrez. Y por supuesto, mucha gente disfrutando de las vistas del casco histórico, donde destacan el Ayuntamiento, la Grossmünster, la Universidad y el Instituto Federal de Tecnología.

Vistas desde el Lindenhof

Vistas desde el Lindenhof

Vistas desde el Lindenhof

Seguimos hasta la Weinplatz, la plaza en la que se encontraba el mercado de granos hasta 1620. Sin embargo, recibe este nombre de Plaza del Vino por la fuente de Weinbauer que se colocó en 1909 y que representa a un viticultor con una cesta de uvas.

Weinplatz

Weinplatz

Alrededor de la plaza destacan varias casas de burgueses flamencos.

Weinplatz

Muy cerca tenemos la iglesia más antigua de la ciudad, la St. Peter, que se erige en el solar en que había una construcción pre-románica del siglo IX dedicada al dios Júpiter y de una iglesia románica temprana del año 1000. Tiene rasgos de tres estilos arquitectónicos: románico, gótico y barroco.

St. Peter

St. Peter

Destaca el reloj de su torre, que es el mayor de Europa con sus 8,7 m de diámetro y una circunferencia de 28,5 metros. Además, la torre alberga 5 campanas de gran tamaño, llegando a pesar una de ellas más de 6 toneladas sin el badajo.

St. Peter

El cuerpo central de de la iglesia data de 1705-1716. Hasta 1911 la iglesia sirvió como torre de observación de incendios. En su interior con planta de basílica con galería está enterrado el primer alcalde de Zúrich, Rudolf Brun, sin embargo, no entramos ya que había un acto de la congregación. Comenzaron a llegar familias vestidas con el traje folclórico todos a juego que iban pasando y acomodándose en los bancos.

St. Peter

Afuera, un par de músicos tocaban unos cuernos alpinos. Cuando terminaron de tocar, entró todo el mundo y cerraron las puertas.

El cuerno alpino (Alphorn en alemán suizo y Alpenhorn en alemán) es todo un instrumento nacional en Suiza. Suele tener una longitud entre 3 y 4 metros de largo y una forma larga y cónica con un curvado en su extremo. Su sonido puede llegar hasta los 8 kilómetros de distancia, por eso fue durante mucho tiempo usado por los pastores. Estos lo tocaban para que las vacas regresaran de los pastos al establo para ser ordeñadas. Eso sí, no parece muy cómodo de transportar montaña arriba. También servía como medio de comunicación entre pastores de granjas vecinas o habitantes del valle.

St. Peter

Además, se comenzó a emplear como llamada a la oración. Razón por la que se encontraban los dos músicos en la plaza y mientras tocaban todo el mundo iba entrando a la iglesia. El instrumento no ha cambiado a lo largo de los siglos, aunque sí su forma de fabricarlo, tocarlo y sus usos.

Cuando la plaza quedó vacía, continuamos nuestro paseo hasta la Paradeplatz, la plaza en la que se encuentra el intercambiador de tranvías de la ciudad. En el siglo XIX fue un mercado de ganadería y animales, hoy está dominada por el impresionante edificio del banco Crédit Suisse que data del año 1876.

Paradeplatz

Paradeplatz

También se encuentra en la plaza el famoso hotel Savoy Baur en Ville.

Y de mercado a mercado. Nos dirigimos a la colorida plaza Münsterhof, donde se encontraba el antiguo mercado de cerdos de Zúrich.

Münsterhof

Münsterhof

Münsterhof

Münsterhof

En el número 8 destaca el ayuntamiento (Zunfthaus zur Waag) construido en 1637, con una preciosa fachada y ventanas de estilo gótico tardío.

Zunfthaus zur Waag

En la plaza se alza la Iglesia de la Abadía de Fraumünster, de estilo románico. La iglesia que hoy queda en pie es solo una parte la abadía. Había un claustro y edificios abaciales, pero fueron demolidos a finales del siglo XIX.

Fraumünster

Fue fundada en 853 por el nieto de Carlomagno para su hija Hildegard y quedó bajo su autoridad directa. En 1045 Enrique III el Negro concedió varios privilegios a la abadía, como el derecho de poseer mercados, acuñar monedas y cobrar peajes. De esta forma, la abadesa se convirtió prácticamente en la máxima dirigente de la ciudad.

En 1218 el emperador Federico II le otorgó a la abadía el derecho Reichsfreiheit por el que se convertía en un territorio independiente de toda autoridad que solo tendría que rendir cuentas ante el emperador. Además, la abadesa ganaría aún más poder político, pues sería la encargada de designar al alcalde.

Con las leyes gremiales en el siglo XIV la abadía fue perdiendo poder político. En 1336 Rudolf Brun se convirtió en el primer alcalde no elegido por la abadía. Finalmente en 1524 fue disuelta. El solar quedó ocupado por la Stadthaus, que hoy se usa como sala de exposiciones.

La iglesia se ha conservado, y la nave ha sido remodelada en varias ocasiones. La fachada neogótica se añadió en 1911.

Fraumünster

Según la leyenda el emperador fundó Zúrich tras descubrir las tumbas de Félix y Régula.

Son de gran valor la cripta subterránea, las vidrieras y los frescos, algunos de ellos de Augusto Giacometti. Además, destaca su órgano, que es el más grande del cantón de Zúrich con sus 5793 tubos.

Su entrada es gratuita, pero abre pocas horas al día.

Y aquí finalizamos nuestra primera parte del paseo, llegando al río.

Limmat

Limmat

Anuncios

10 comentarios en “Recorriendo Zúrich

  1. Pingback: Trucos viajeros: Comprar un Vuelo | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Preparativos de una escapada a Suiza | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Aproximación a Suiza | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Recorriendo Basilea: Grossbasel | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Recorriendo Basilea: Kleinbasel y Catedral | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Recorriendo Zúrich II | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Excursión a Vaduz, la capital de Liechtenstein | Una cosa te voy a decir
  8. Pingback: Paseo en barco por el Lago de Zúrich | Una cosa te voy a decir
  9. Pingback: Conclusiones de nuestra escapada a Suiza y Liechtenstein | Una cosa te voy a decir
  10. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 2. Marsella II | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.