Serie Terminada: The Good Wife

Cuando vi el piloto de The Good Wife pensé que iba a ser una serie de abogados más, a lo Boston Legal o Ally MacBeal. Sin embargo, a pesar de tener un trasfondo legal, es mucho más que una serie episódica centrada en un bufete, tiene mucha más miga.

La historia comienza con un escándalo político y sexual. Peter Florrick, fiscal del condado, es condenado por corrupción a la vez que salen a la luz varios vídeos en los que mantiene relaciones sexuales con prostitutas. Alicia, su mujer, no le perdona las infidelidades, pero se comporta como una “buena esposa” y comparece junto a él en una rueda de prensa aguantando el tipo y dándole la mano. Esa mano es todo simbología para la serie.

Imposible de mantener el estilo de vida que llevaban antes de la encarcelación de Peter en su lujoso vecindario a las afueras, Alicia se muda e intenta retomar su profesión de abogada tras 13 años sin ejercer (desde que tuvo a su primer hijo) para así sacar adelante a su familia. Algo nada fácil, no solo por su falta de experiencia, sino porque su reputación va asociada a la de su marido y tendrá que superar no pocos escollos.

Así de primeras el piloto parecía interesante con la trama política de trasfondo y la historia de una mujer que tiene que comenzar desde cero dejando atrás una vida acomodada. Sin embargo, los pilotos a veces prometen mucho y luego se quedan en nada, así que faltaba por ver si The good Wife apuntaría alto o se quedaría en un quiero y no puedo. Pero no falló. Muy al contrario, se convirtió en una de las mejores ficciones de los últimos años combinando a la perfección el género legal y el político (que no están tan alejados, la verdad).

Sus guiones están bien construidos. En sus siete temporadas tocan prácticamente todos los temas. Se suceden un buen número de casos individuales y autoconclusivos, pero siempre suelen ir muy pegados a la actualidad. Por ejemplo podemos ver referencias a Bitcoin, a Occupy Wall Street, al espionaje de la NSA y a Snowden o Anonymus, a los límites de la propiedad intelectual, al uso de las redes sociales, al mundo de internet, de Google (aunque lo camuflen como Chumhum), al feminismo, al aborto, a la tenencia de armas… También se tratan los tejemanejes de las campañas electorales, así como los codazos y zancadillas que hay en el mundo de la política. Ríete tú de House of Cards.

También hay casos que duran más de un capítulo (bien contiguos, o bien apareciendo y desapareciendo como el Guadiana a lo largo de las temporadas), pero lo que realmente conforman las tandas de 22-24 episodios son las tramas de fondo: la carrera política de Peter Florrick, los problemas en el bufete, las relaciones familiares, los romances, las traiciones… Y todo está muy bien hilado, tanto la trama de la temporada como el caso semanal, aunque la temática no tenga nada que ver.

Y es que The Good Wife consigue encajar todas las piezas gracias a su ritmo. Destaca por sus diálogos ágiles, ácidos y cargados de sarcasmo e ironía. Pero aunque la dialéctica es importante (pues no hay que olvidar que es una serie de abogados y políticos y es en lo que se basan para la argumentación y los discursos), más relevantes son aún los silencios, las miradas, el lenguaje no verbal. La serie recurre mucho la sutileza. Quizá también porque se emitía en la CBS, pero el caso es que es un recurso que le sienta muy bien.

Sin embargo, los guiones no son todo. Para conseguir llegar a los 157 capítulos necesitas un buen elenco, y The Good Wife lo tiene. Julianna Margulies está inmensa como Alicia Florrick. Ha sabido interpretar todas las facetas de este personaje: madre, esposa, esposa de político, abogada, empleada, jefa, compañera, mujer, amante, hija, hermana, nuera…  Ha sabido sacar a la luz todas las Alicias: la dolida, la reflexiva, la enfadada, la inteligente, la fuerte, la triste, la seria, la enamorada, la agotada, la desencantada, la cómica, la manipuladora, la decidida… No hay que olvidar que aunque lo que da inicio a la serie es el escándalo de Peter, en realidad la historia que se nos cuenta es la de Alicia, el proceso en el que se encuentra a sí misma.

Acompañan a Margulies en la primera fila Christine Baranski en el papel de Diane Lockhart y Josh Charles como Will Gardner. Ellos son los dueños del bufete en el que Alicia consigue trabajo (Gardner y ella fueron pareja en sus años de universidad).  El personaje de Diane Lockhart parece estar hecho a medida de Baranski. Es una mujer con carácter, decidida, elegante y estilosa. Es demócrata y feminista y acepta los casos en base a sus principios. Contrasta con su socio, un abogado mucho más impulsivo y con menos escrúpulos. Juntos consiguen una armonía, no solo en el despacho, sino también como acompañantes de Alicia, a quien ayudan a crecer como persona y como profesional.

Pero en The Good Wife no solo son importantes los personajes principales, sino que también los secundarios tienen su papel. Así, no hay que olvidar a otros compañeros del bufete, como a la investigadora Kalinda Sharma, una mujer con grandes recursos y un pasado oculto; al joven Cary Agos que también pasa por su propia evolución desde el inicio de la serie como joven asociado; o David Lee, el cínico y sarcástico abogado matrimonialista que no da puntada sin hilo.

También son relevantes los hijos adolescentes, la madre del propio Peter o la madre y el hermano de Alicia. Aunque sin duda, para mí, hay dos secundarios que brillan con luz propia. La primera es Elsbeth Tascioni, una excéntrica abogada que a pesar de parecer un poco despistada, es muy inteligente. Su mente sigue otro proceso a la hora de argumentar y siempre que aparece en escena aporta frescura y comicidad. No trabaja en el mismo bufete que Alicia, pero se convierte en una gran aliada.

Mi otro favorito es Eli Gold , un personaje que llegó como jefe de campaña de Peter. Es decir, como secundario de un secundario. Sin embargo, poco a poco se hizo con su sitio y ganó más protagonismo que el propio candidato. No es de extrañar, ya que tiene mucho carisma y su posición entre el matrimonio Florrick da mucho juego. Representa a la perfección el mundo de la política, ya que es un tipo sin escrúpulos, manipulador y ambicioso, que sabe muy bien cómo hacer su trabajo y gestiona muy bien la información, los contactos y los tempos. La única persona que es capaz de hacerle frente es Alicia, que para algo es la protagonista.

Podría pasarme horas y horas hablando de los personajes, ya que The Good Wife es una serie coral en la que cada uno de ellos sirve como pieza de un engranaje. Y no solo los principales o secundarios, sino que es una ficción que cuenta con un gran número de invitados de renombre como Lisa Edelstein, Amanda Peet, Jennifer Carpenter, Matthew Perry o el mismísimo Michael J. Fox. Muchos llegan como “special guest star”, pero acaban repitiendo a lo largo de la serie.

En definitiva, The Good Wife me ha sorprendido gratamente. Me esperaba un drama más lineal, más sencillo, pero está muy bien tejido y tiene también su punto de comedia, sobre todo gracias al sarcasmo y al toque de determinados personajes. Además, no se enreda demasiado en los casos legales y sabe cuándo adelantar la trama y cuándo ha de detenerse en explicar los detalles. Y a pesar de que flojeó un poco en la cuarta temporada, en general ha mantenido un buen nivel y han sabido cerrarla de la forma adecuada y en el momento preciso.

El final generó controversia porque no está mascado, pero creo que es acertado. Hay que quedarse con el camino que ha recorrido Alicia, pasando de ser esa “buena esposa”, esa “santa Alicia”, a ser una mujer empoderada que se hace un hueco en el mundo de la abogacía y toma las riendas de su vida.

5 comentarios en “Serie Terminada: The Good Wife

  1. Pingback: Nueva serie a la lista “para ver”: The Good Fight | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Serie Terminada: Orphan Black | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 1 III: Recorriendo Chicago. Navy Pier, Loop y Chinatown | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 12 II: Boston: Harvard | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Nueva serie “para ver”: Instinct | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.