Serie Terminada: The Catch

La última serie que hemos terminado de ver es la breve The Catch. La ficción de la productora de Shonda Rhimes fue cancelada tras dos temporadas de diez capítulos cada una, y bien podrían haberla dejado cerrada tras la primera entrega.

El planteamiento no era malo. Recordemos: una analista de fraudes experta en delitos de guante blanco ve cómo desaparecen sus ahorros cuando su supuesto prometido resulta ser un estafador. Mientras intenta que su reputación profesional no se vaya al garete, se guarda su orgullo herido y se pone manos a la obra para encontrarle y recuperar lo que es suyo.

Así pues, tiene un poco de acción, otro poco de juego del gato y ratón, retazos de intriga, un toque de historia romántica… Pero claro, el problema es que no tiene mucho recorrido. No puedes estar seis temporadas persiguiendo al estafador. Así que, esa trama se cierra en la primera temporada y ya en la segunda cambiamos de tercio con el prometido colaborando con el FBI a cambio de infiltrarse y así ayudarles a resolver casos de su perfil. ¿De qué me suena esto? Ah sí, como comenté tras el piloto, recuerda en cierta medida a Ladrón de guante blanco.

Técnicamente no está mal. Los capítulos tienen ritmo, juega con los planos y la pantalla partida (quizá en exceso), con una fotografía muy luminosa que automáticamente nos transporta a Los Ángeles, oficinas de diseño con mucho cristal y blanco, personajes impecablemente vestidos… Pero no termina de funcionar.

Normalmente en series de este estilo tenemos un arco que se alarga toda la temporada y que sirve como hilo conductor, y una trama más corta que se suele desarrollar en un capítulo o quizá dos. Sin embargo aquí tenemos tres ejes. Por un lado el temporal (la búsqueda del prometido), por otro el episódico (el caso de investigación de la empresa de Alice) y por último la trama del estafador junto con sus compañeros. Y al final, con tanta bifurcación, va todo demasiado rápido sin profundizar demasiado.

Parece que todo va de apariencias, de sonrisas, de pestañas postizas, de ropa o coches de alto nivel adquisitivo. Hay un toque muy clasista en sus guiones y resulta una serie muy superficial y banal. Tampoco me termina de cuadrar la pareja principal, no me resulta verosímil, no sé si por la química que no termina de cuajar o por tanto pasteleo romántico.

La primera temporada tiene un pase con la búsqueda, persecución, juegos y engaños; pero la segunda da un giro con tal de alargarla lo máximo posible incluso introduciendo la historia del hermano de la protagonista que no tiene ni pies ni cabeza o la hija perdida del estafador. No hay nada de thriller o acción y sí mucho de drama pasteloso.

Es una de esas series de verano para ver de fondo sin esperar grandes tramas o personajes. Lo bueno: que solo son 20 capítulos.