Excursión a Sopot

En apenas un cuarto de hora estábamos en Sopot, una ciudad que nació en el siglo VII con el asentamiento de los eslavos. Hoy es un lugar muy exclusivo cuyo movimiento se debe al turismo de salud gracias a su balneario de renombre. Así, en los meses fríos acoge a viajeros que buscan el relax termal, mientras que en verano recibe a turistas que acuden a disfrutar de la playa.

Sopot

Al salir de la estación nos encontramos con una especie de feria gastronómica española en la que vendían productos españoles así como paella o gazpacho. O eso decían.

Fiesta grastronómica

Fiesta grastronómica

Fiesta grastronómica

Se notaba la hora, y nada más adentrarnos en Montecassino, la calle que lleva a la playa, nos vimos rodeados de veraneantes. Sopot tiene el ambiente de ciudad costera en la que la gente pasea en chanclas, con bolsos playeros y vestidos bajo los que asoman los tirantes del bikini.

Sopot

En la calle principal abundan los locales de helados, cafeterías, salas de fiesta, galerías de arte, joyerías y tiendas de ropa de marcas no precisamente baratas.

Sopot

Sopot

Sopot

Destaca La casa torcida (Krywy Domek), un peculiar diseño de los arquitectos Szotyński y Zaleski, que se inspiraron en los cómics de Jan Marcin Szancer y Per Dahlberg.

La casa torcida (Krywy Domek)

Esta animada avenida comienza en la iglesia neogótica de St. George y se extiende hacia el Molo, el muelle más antiguo del país.

St. George

St. George

Con más de 150 años de historia, es además el muelle de madera más largo de Europa con sus 515,5 metros. Eso sí, para recorrerlo hay que pagar unos 2€, al menos en temporada alta. Como el sol pegaba bastante, preferimos seguir caminando por la sombra. Estaba haciendo más calor del que habíamos esperado y aún era pronto.

Molo

Muy cerca de la playa se encuentra el Gran Hotel, de estilo barroco. Desde su construcción en los años veinte del siglo pasado ha alojado a personajes de lo más variopinto como Marlene Dietrich, Charles de Gaulle, Fidel Castro y Adolf Hitler.

Gran Hotel

Dimos un paseo tranquilamente por el paseo marítimo, nos asomamos a la arena y volvimos de nuevo a la zona comercial donde nos compramos un helado. Nos sentamos en un banco a la sombra a comerlo mientras observamos el trasiego de los veraneantes que bajaban a la playa cargados e ilusionados en busca del sol que tanto evitamos nosotros y cuando terminamos volvimos a la estación para volver a Gdańsk, comer y hacer el check-in.

Sopot

Sopot

Anuncios

4 comentarios en “Excursión a Sopot

  1. Pingback: Preparativos de nuestro viaje a Letonia, Lituania y Polonia | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Excursión a Gdynia | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Dejamos Lituania y nos dirigimos a Polonia | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Recorriendo Gdańsk | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.