Abandonamos Gdańsk y viajamos a Bydgoszcz

Dado que el día anterior se nos había quedado corto y vimos parte del centro de Gdańsk ya al anochecer, decidimos salir pronto del hotel para volver a recorrer la parte más histórica. Teníamos el tren a las 11:33, así pues, sin madrugar en demasía, contábamos con un par de horas para pasear por la Calle Larga, la calle Mariacka y asomarnos al río antes de dirigirnos a la estación. Eso sí, iríamos ya con las mochilas para no tener que volver al hotel.

 

Nuestro siguiente destino era Poznań, pero en lugar de tragarnos 4 horas y pico de tren, pensamos que era preferible parar en alguna ciudad a medio camino entre Gdańsk y Poznań. Y así fue cómo surgió un pueblo con nombre impronunciable: Bydgoszcz. El tren en el que viajamos no era especialmente moderno y carecía de climatización. Los asientos que nos había asignado la reserva estaban en un compartimento para 8 personas. Recordaba a aquellos trenes del siglo pasado un tanto estrechos. Así que hicimos bien en no encerrarnos durante 4 horas.

Bydgoszcz nació en la Edad Media como Bydgozcya cuando unos pescadores se asentaron en la zona. Se trataba de un lugar estratégico, ya que al encontrarse cerca de los ríos Brda y Vístula estaba en el centro neurálgico para las rutas de comercio que se desarrollaban en el Vístula.

Aunque también hay una leyenda que dice que fue fundada por dos hermanos: Byd y Gost, quienes llegaron desde el sur de Polonia buscando un buen lugar para establecer su pueblo. Al llegar aquí y encontrar un río, un vado, varias colinas y caminos en las cuatro direcciones del mundo, decidieron quedarse y establecerse.

Bydgoszcz fue ocupada por los Caballeros Teutones en 1331, quienes se quedaron hasta 1337 que la recuperó Casimiro el Grande. Tres siglos más tarde, en 1629, fue conquistada por los suecos y como consecuencia de la guerra con estos quedó devastada. Tras deshacerse de los suecos, en 1656 y 1657 de nuevo volvió a caer en sus manos.

En 1772 fue anexionado al Reino de Prusia siendo la capital del Distrito Netze con el nombre de Bromberg. Federico II el Grande decidió reconstruir la ciudad y crear un canal. De esta forma, se conectaría el Mar del Norte con el Mar Negro gracias a la unión de varios ríos (Brda con Notec, Notec con el Waarta y el Warta con el Odra), lo que favorecería el comercio. Esto contribuyó al crecimiento de la ciudad, como también lo hizo la llegada del ferrocarril.

En 1807 tras la victoria de Napoleón pasó a formar parte del Gran Ducado de Varsovia. Aunque volvió a ser territorio prusiano tras la derrota del francés en 1815. Más tarde, en 1871, la provincia se incorporaría en el Imperio Alemán.

En la I Guerra Mundial se convirtió en centro de operaciones del ejército alemán dada su posición estratégica. Tras la guerra, sin embargo, volvió a ser parte de Polonia gracias al Tratado de Versalles.

Bydgoszcz de nuevo fue alemana tras el Domingo Sangriento. El 3 de septiembre de 1939, cuando Alemania invadió Polonia, muchos polacos descendientes de alemanes fueron asesinados. Como venganza, los soldados alemanes de la 3.ª División SS Totenkopf tomaron la ciudad y realizaron ejecuciones masivas y enviaron a miles de lugareños a campos de concentración. Finalmente, en 1945 fue liberada de los nazis por el Ejército Rojo pasando a ser la capital de Pomerania. Más tarde, se convirtió, junto con Toruń, en la capital del voivodato de Cuyavia y Pomerania.

Hoy en día es una de las ciudades más importantes del país gracias a su relevancia como centro comercial. Nosotros llegábamos a la una y media, y apenas le dedicaríamos la tarde, ya que, como digo, se trataba más bien de una parada estratégica.

Nada más llegar nos dirigimos al hotel, que no estaba para nada céntrico. Nos venía bien andar un poco después de dos horas sentados en el tren, sin embargo el sol pegaba con fuerza, así que llegamos un tanto acalorados.

Nos alojamos en el Hotel Campanile, un hotel de ciudad con una habitación sencilla pero con un toque juvenil gracias al llamativo verde.

El baño era bastante amplio y contaba con productos básicos de higiene como gel o champú.

Acomodamos nuestras cosas y tras refrescarnos un poco salimos de nuevo para conocer la ciudad. Como frente al hotel teníamos un centro comercial, aprovechamos para buscar un sitio para comer y que así el sol bajara un poco. Nos decantamos por el pizza hut, donde comimos una ensalada una pizza.

Desde allí el centro nos quedaba a un kilómetro y medio siguiendo la calle Jagiellońska. Uno de los primeros edificios reseñables que nos encontramos fue el de Correos.

Esta imponente construcción de estilo prusiano data del siglo XIX. Fue creada como oficina central de correos y aún hoy en día sigue desempeñando tal función.

En la acera de enfrente se extiende el Parque Casimiro el Grande (Kazimierza Wielkiego), que había sido el rey que dio derechos cívicos a la ciudad de Bydgoszcz y ordenó la construcción del Castillo en 1346. Se trata del parque más antiguo de la ciudad que cuenta con una superficie de 2,24 hectáreas. El nombre actual es bastante reciente, de apenas hace un siglo.

En realidad es una parte de un parque mucho más grande perteneciente a la Orden de Santa Clara de la primera mitad del siglo XVII. El jardín original, llamado Jardín de las hermanas Clarisas, era decorativo, pero también práctico con su huerto medicinal, una huerta y un estanque con peces.

Cuando la orden quedó secularizada por parte de las autoridades prusianas, el jardín pasó a pertenecer a la ciudad y se convirtió en parque en 1835, bajo el nombre de Regierungs Garten, aunque estaba prohibido para los vecinos de Bydgoszcz.

En 1900 fue renovado y se redujo ligeramente su extensión. Pasó a ser municipal y se abrió al público como Stadt Park. En el extremo norte del parque se inauguró en 1904 la Fuente El diluvio (Fontanna Potop).

Durante la ocupación alemana el parque volvió a cambiar el nombre pasando a ser Viktoriapark. En esta época se talaron muchos árboles que databan del siglo XVII y XVIII. Con la guerra otros muchos se perdieron como consecuencia de la artillería. En 1943 los nazis saquearon la fuente El Diluvio. En 1945 el parque recuperó el nombre de Casimiro el Grande.

En la década de los años 90 del siglo pasado se llevó a cabo una restauración del parque y en 2014 se reconstruyó la fuente con su forma original.

La estatua representa el momento en que murieron animales y personas que no encontraron refugio en el arca de Noé. En el centro de la fuente hay un hombre, que sostiene con el brazo izquierdo a una mujer debilitada. Con otra mano, intenta subir a la roca. Al pie de la roca se encuentra una madre joven, muerta de agotamiento que ha salvado a su hijo.

La segunda figura es un oso solitario, con su cabeza apuntando hacia el este y su pata derecha levantada sobre una roca.  La tercera parte muestra a un hombre que lucha con una serpiente envuelta alrededor.

Frente a la fuente se encuentra la Parroquia de San Pablo y Pedro (Parafia pw. Św. Apostołów Piotra i Pawła).

Fue construida entre 1872 y 1876 durante el período de los combates más intensos del gobierno prusiano con el polaco. De rito evangélico es de estilo historicista con detalles neo-románicos y neogóticos. Pero destaca más su trasera que su fachada.

En 1918 se dejó de usar como lugar de culto y en 1945 pasó a la comunidad católica, aunque había sufrido bastantes daños durante la guerra en techo, fachada y torre. Tuvo que ser renovada para recuperar los órganos y vidrieras.

También en el parque, y muy próximo a la iglesia se encuentra el Monumento a la Libertad (Pomnik Wolności).

Este monumento está dedicado a los soldados soviéticos y polacos caídos durante la lucha por la liberación de la ciudad en enero de 1945. En la base hay una placa con la inscripción “Civitas Bydgostiensis Libera”. En sus alrededores hay una lápida que conmemora 11 soldados polacos muertos.

Primero se colocó una lápida donde se habían enterrado a los soldados y se colocó temporalmente el obelisco hasta que se construyera un monumento digno. En 1948 se decidió convertirlo en Monumento a la Gratitud hacia el Ejército Rojo, pero no había fondos para construirlo y no se tenía muy claro dónde. En 1955 volvió a plantearse la construcción, pero de nuevo un año más tarde quedó en nada.

Finalmente, a petición de los habitantes de la ciudad, en 1990 se aprobó una resolución para cambiar el nombre del monumento cambiando Gratitud por Libertad. Se inauguró en noviembre de 1991.

Volviendo hacia correos, haciendo esquina se alza la Iglesia de las Clarisas (Kościół rektorski pw. Wniebowzięcia).

Las clarisas llegaron en 1615 a la ciudad y levantaron la iglesia en este lugar para que estuviera cerca del hospital del Santo Espíritu. Se construyó sobre la estructura de un templo anterior y tuvo que ser ampliada con el paso de los años para adaptarse a las nuevas necesidades. El montasterio quedó disuelto en 1835 con la ocupación prusiana y las clarisas se trasladaron a Gniezno. En aquel momento la iglesia dejó de emplearse con fines religiosos llegando a ser incluso a ser usada por los bomberos.

En 1920 volvió a recuperarse como iglesia y durante los años siguientes se renovó. En 1941 fue cerrada por los nazis y en los años 50 se llevaron a cabo tareas de conservación, que dejó el aspecto que vemos hoy en día.

Siguiendo de frente, la calle Jagiellońska se convierte en Marszałka Focha y según avanzamos nos encontramos de frente con la Ópera Nova.

La ópera comenzó a ser popular en toda Polonia gracias a los alemanes. Así, tras la II Guerra Mundial se decidió instalar una ópera permanente en la ciudad. Se probó en 1947 con los alumnos de las escuelas de música de Bydgoszcz y Torun y, aunque tuvo éxito, la idea no salió adelante por falta de apoyo financiero y organizativo.

En 1955 la Sociedad de Música promovió una nueva iniciativa, la del Opera Studio, un teatro de ópera profesional y gracias a la cooperación con la Filarmónica de Pomerania y el coro “Arion”, en 1956 finalmente se formó el Comité de Creación del Teatro Musical de los Ciudadanos.

En 1960 se nacionalizó, y desde entonces surgió la idea de construir un nuevo edificio diseñado especialmente para los espectáculos de ópera, zarzuela y ballet, para que pudieran coexistir las diferentes disciplinas y así que la construcción tuviera una cierta estabilidad. En la ciudad había falta de grandes teatros y sin embargo una creciente aspiración artística.

Así pues, en 1962 se lanzó un concurso para el diseño del edificio y se comenzó a construir. Sin embargo, en 1969 el proyecto se paró y se quedó congelado durante las décadas siguientes. Con el paso del tiempo ha ido recibiendo inversiones que han permitido ir modernizando el complejo y añadido nuevas funcionalidades. No fue hasta 2006 cuando se puso en funcionamiento y hoy acoge convenciones así como eventos culturales y festivales.

El edificio se compone de tres círculos en los que se representan obras de ópera, opereta, ballet y musicales. El primero de ellos es un auditorio para 803 personas, dos salas de ensayo, ballet, coro, almacenes y vestuario y sala de cámara para 189 asientos. También alberga una peluquería. El segundo círculo sirve de ventilación al sótano. Es la planta baja, sala de orquesta y sala de ensayo para el ballet. Además, en él se encuentran los vestuarios en dos plantas del coro y ballet. El tercero pertenece al centro de congresos y cuenta con dos salas de más de 200 asientos, lo que le permite organizar grandes simposios y conferencias.

Volvimos sobre nuestros pasos hasta el río Brda. Allí suspendida sobre el agua se halla la estatua de “El que atraviesa el río” (Przechodzący przez rzekę).

Se colocó para celebrar la adhesión de Polonia a la Unión Europea y representa a un hombre que cruza el río y en cuyas manos sostiene una varilla y una flecha.

La figura mide 2,2 metros y pesa 50kg. La varilla tiene una longitud de 6 metros y el cable más de 100 metros. Mantiene su postura vertical gracias a que el peso de la escultura se encuentra en el centro.

Cruzando el río nos encontramos con el Molino Jaz Farny (Młyński). Se encuentra en la parte norte-oriental de la isla, en el lugar donde en el siglo XIV se encontraba una rueda de agua. La estructura actual data de 1899 y fue reconstruida en 1929, 1970 y 1996. En 2014-2015 se llevó a cabo la revisión de la presa.

El propósito del molino es superar la diferencia de 3,36 metros en los niveles de agua.

Muy próxima se halla la parroquia Katedra Rzymskokatolicka pw. św. Marcina i Mikołaja.

El complejo incluye la iglesia parroquial (católica), la catedral de la diócesis y el santuario de Nuestra Señora del Amor.

La iglesia es de estilo gótico y según las crónicas ya existía una capilla antes del siglo XIV. Sin embargo, esta quedó destruida por un incendio en 1425 y en los años posteriores se reconstruyó en estilo gótico ampliando la fachada y elevando los techos. Las obras continuaron hasta el siglo XVII añadiendo cuatro capillas laterales y una torre sobre un pequeño campanario.

En 1684 un incendio en un molino próximo provocó daños en la fachada norte y el tejado, por lo que la iglesia quedó bastante afectada y en el siglo XVIII cuando Bydgoszcz pasó al Reino de Prusia cayó en decadencia.

A principios del siglo XIX los rusos y franceses la usaron para fines militares, con lo que destruyeron lo poco que quedaba. No fue renovada hasta 1819, gracias a financiación del Reino de Prusia. Y volvió a ganar importancia convirtiéndose en la iglesia principal de la ciudad.

En el siglo XX, en el período de entreguerras fue renovada y rebajó el número de fieles gracias a que se construyeron otras nuevas parroquias. Sin embargo, durante la II Guerra Mundial volvió a sufrir grandes daños. El fuego de artillería dañó el techo y destruyó ventanas y vidrieras. Nada impedía que el agua entrara al interior, lo que causó más problemas. Así pues, en la década de los 50 tuvo que ser renovada de nuevo.

Ya en este siglo se han reemplazado el techo del presbiterio, la sacristía y la torre de la iglesia, así como otras renovaciones menores.

Cruzando a la isla llegamos a la zona en la que se suceden los graneros. Estos fueron construidos a finales del siglo XVIII en madera para almacenar los productos agrícolas y alimenticios que se transportaban por el Vístula a Gdańsk y por el canal Bydgoski a Berlín. Se estima que en la segunda mitad del siglo XVI, uno de cada diez habitantes de la ciudad estaba económicamente vinculado con el comercio en el Vístula. Algunos de los graneros que había en ambos muelles eran propiedad de la nobleza, del obispado, de ciudadanos de Gdansk o de Gniezno.

Aunque con la partición de Polonia el comercio cayó, no fue muy drástico porque se establecieron también otras vías como el nuevo canal Oder-Vístula o por el Canal de Bydgoszcz, Noteć y Warta. Después de 1851 con la llegada del ferrocarril, los graneros se usaron también como almacenes de gres, vidrio, porcelana, tonelería y comida.

Con la ocupación nazi disminuyó el número de edificios, algunos fueron quemados. Los que sobrevivieron a la guerra siguieron siendo utilizados en los años 60. En 1975 se convirtieron en museo y son un símbolo de la Bydgoszcz como ciudad mercantil. Entre ellos se encuentran:

Granero holandés: Construido antes de 1793. Desde abril de 2002 alberga el Museo de Bydgoszcz, que cuenta con una exposición permanente, así como el punto de información turística.

Graneros harvester sobre Brdą: Fueron construidos entre 1793 y 1800 con madera y ladrillo y tejados a dos aguas. Fueron adaptados entre 1962 y 1964 para acoger exposiciones. Entre 1998 y 2006 se llevaron a cabo tareas de renovación general.

White Barn: Es el edificio más antiguo conservado en la zona de la isla. Fue construido en los años 90 en el siglo XVIII y hasta 1974 sirvió como un almacén de grano. Desde los años 80 es un museo en el que se expone la historia y las tradiciones de la artesanía de la ciudad. En 2006-2008, el edificio fue completamente renovado como parte de la renovación del patrimonio cultural en la isla y diseñado para la exposición de colecciones arqueológicas.

Red Barn: es el más grande de todos los que se conservan. Fue construido en 1861 y adaptado en 1975 para las necesidades del Museo Regional. En 2006-2008, fue completamente renovado. Desde 2009 también alberga la galería de arte moderno.

Granero de la calle. Fue construido en los años 1830-1840. En los años 90 del siglo XX fue convertido en un restaurante. Ahora es utilizado por instituciones comerciales.

Barn “Inn Mill“. Fue construido alrededor de 1835 con planta en forma de rectángulo alargado.  En los años 90 del siglo XX se llevaron a cabo renovaciones exhaustivas. Hoy en día alberga el restaurante “Molino taberna.”

Hoy la zona se ha convertido en un espacio de ocio y la gente estaba disfrutando de las fuentes y espacios con agua, porque la ola de calor también había llegado a Polonia y no bajábamos de 35º.

Entre el sur y oeste de la ribera del río Młynówka con la isla se extiende la Wenecja Bydgoska, la Venecia. Esta zona empezó a desarrollarse en el siglo XIX cuando se comenzaron a construir casas, talleres y fábricas. Esta ubicación les permitía un fácil acceso al agua y estar cerca del centro de la ciudad.

A finales de siglo se convirtió en zona residencial e industrial, siendo sus habitantes en la mayoría comerciantes, artesanos y fabricantes. Se podía encontrar la fábrica de cigarrillos “Lukullus” (1925-1939), panaderías, mataderos, imprentas (incluyendo “Diario Bydgoski”), fábricas de alcohol y levadura, un aserradero y restaurantes.

En el siglo XX se convirtió en una atracción turística y lugar favorito de los pintores. No obstante, hoy en día se observa cierto deterioro, ya que no todas las casas han sido restauradas.

Esta particular Venecia la conforman las calles Przyrzecze , Długiej , Wełniany Rynek , Poznańskiej, Świętej Trójcy y Czartoryskiego.

Paseamos tranquilamente por la ribera, entre sus puentes con candados, hamacas para sentarse al sol y esculturas curiosas, como la Wielkie krzesła de un par de sillas de diferentes tamaños.

Desde allí nos dirigimos hacia el casco antiguo, pasando por el monumento ecuestre de Casimiro el Grande (Pomnik Kazimierza Wielkiego), quien sostiene en su mano derecha un cetro y el acta de fundación de la ciudad. La escultura es de bronce y se eleva 5 metros sobre un pedestal de granito de 7 metros. Pesa 20 toneladas.

Frente a la estatua está el Tribunal, un edificio de estilo palaciego.

Continuamos hacia la plaza central callejeando un poco por el centro. En esta zona adoquinada predominan edificios de colores que parecen bastante recientes.

Pasamos por el Ayuntamiento (Ratusz), que se encuentra algo escondido. El original fue construido poco después del establecimiento de la ciudad en la Plaza del Mercado, como solía ser habitual en la época medieval. Se quemó en un incendio en 1425 y fue reconstruido en estilo gótico. Pero pasó por la misma suerte y acabó quemado en 1511 en el incendio que asoló la ciudad. Volvió a ser reconstruido y esta vez quedó asolado tras las guerras suecas. No obstante, como no hay dos sin tres, en 1708 pasó por un nuevo incendio.

Con tanta tragedia acabó totalmente derruido y las autoridades municipales decidieron construir uno nuevo.

En 1830 al derruir el viejo ayuntamiento aparecieron bajo las ruinas bóvedas subterráneas. En 2010 se comenzó una investigación arqueológica en la que se encontraron los cimientos de la torre y rastros de asentamientos de la ciudad anteriores a la fecha en que se fundó.

La Plaza del Antiguo Mercado (Stary Rynek) es la típica plaza medieval en la que se concentraba la vida económica, cultural y social de la ciudad. Esta surgió en 1346. El pavimentado es más tardío, de 1604.

En la Edad Media se celebraba el mercado los sábados, que luego fue ampliado también a los martes, además de seis ferias adicionales durante el año : 21 de enero (Santa Inés), el Corpus Christi, 1 de septiembre (San Gil), 4 de octubre (San Francisco), 13 del mismo mes (San Antonio) y 11 de noviembre (San Martín).

En el siglo XVII en la plaza había una iglesia, una escuela jesuita, un teatro… y fue ampliándose en el siglo posterior.

En 1788 se instala en el mercado la primera iluminación artificial con lámparas de aceite.

A principios del siglo XIX la plaza se había convertido en la principal de la ciudad y en ella se desarrollaban casos políticos importantes. Por ejemplo, se anunciaron nombramientos o el decreto sobre la creación del Ducado de Varsovia.

Entre 1830 y 1834 las autoridades prusianas demolieron los restos del antiguo ayuntamiento y el juzgado se trasladó a la calle larga. El colegio jesuita se trasladó al edificio de nueva construcción de la plaza Libertad y la Universidad se trasladó a un edificio de la Calle larga. En 1862 se colocó la estatua ecuestre de Federico II. En 1909 se inauguró la escultura “Los niños que juegan con un ganso”, una fuente.

En la segunda mitad del siglo XIX se llevaron a cabo tareas de reconstrucción de casi todas las casas que quedaban en pie en la plaza. Otras fueron demolidas para dejar sitio a nuevas edificaciones. A finales de siglo circulaban los tranvías, la línea roja y la verde.

El 20 de enero de 1920 se llevó a cabo una ceremonia para celebrar la toma de poder tras 148 años bajo dominio prusiano. En ese momento ya no estaba el monumento de Federico II, los alemanes se lo habían llevado antes de la firma del Tratado de Versalles.

Durante la ocupación nazi se ejecutó a 50 habitantes de la ciudad los días 9-10 de septiembre de 1939. A principios de 1940 los nazis destruyeron la iglesia jesuita y todo el lado oeste de la plaza. En el espacio resultante querían construir un nuevo ayuntamiento de estilo nacionalsocialista y ampliar la calle para crear una ruta del desfile para las Fuerzas Armadas. En 1941 Hitler mandó colocar de nuevo el monumento a Federico II.

En enero de 1945 en la plaza se llevó a cabo la lucha por la liberación de Bydgoszcz, que concluyó el 24 de enero. La munición soviética dañó el edificio del teatro municipal y la artillería alemana quemó cuatro casas de la parte oriental de la plaza.

Tras la II Guerra Mundial se comenzó a trabajar en reconstruir los edificios. La estatua de Federico II fue retirada. En las décadas siguientes se reconstruyeron varios edificios, no así la iglesia jesuita, ya que el nuevo estado era laico.

En el centro de la plaza se alza el Monumento a la lucha y el martirio (Pomnik Walki i Męczeństwa Ziemi) en honor de los polacos asesinados por los nazis y unión soviética. La estatua muestra a un grupo de personas en lucha y sufriendo. Manifiesta la expresión del dolor y de protesta contra la tiranía y el genocidio.

Realizada en bronce tiene una altura de 7,5 metros y un peso de más de 12 toneladas sobre una base de granito. Están tallados los nombres de los lugares asociados con el martirio de los habitantes en la provincia de Bydgoszcz.

No es una plaza que deslumbre, pues los edificios se ven muy nuevos y de épocas próximas. Apenas destacan un par de construcciones sobre las demás, pero tiene cierto encanto.

Muy cerca se encuentra la Iglesia de San Andrés (Kościół pw. św. Andrzeja Boboli). Se construyó entre 1901 y 1903 para la comunidad evangélica en el lugar en que ya había otro templo. De estilo neogótico, cuenta con una torre de 75 metros de altura que destaca en la panorámica de la ciudad.

En 1945 fue ocupada por los comunistas y usada como escuela de artesanía. Un año más tarde pasó a mano de los jesuitas, quienes llevaron a cabo trabajos de restauración y le dieron el nombre de San Andrés Bobola.

En la década de los 60 se convirtió en centro de referencia en la actividad misionera, después en un centro intelectual y en los años 80 en un lugar para la oración por la patria. En 1989 Solidaridad la consideró la iglesia patronal.

Con el sol ya cayendo, emprendimos el regreso. Compramos la cena en un supermercado y nos volvimos al hotel.

6 comentarios en “Abandonamos Gdańsk y viajamos a Bydgoszcz

  1. Pingback: Preparativos de nuestro viaje a Letonia, Lituania y Polonia | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Recorriendo Poznań | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Recorriendo Poznań II – Ostrów Tumski | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Conclusiones de nuestro viaje por Letonia, Lituania y Polonia | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Resumen viajero 2017 | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Balcanes XI. Recorriendo Liubliana III | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.