Recorriendo Varsovia IV – Nowe Miasto

Habíamos dejado la Ciudad Vieja (Stare Miasto) atrás, con la Barbacana a nuestra espaldas. Frente a nosotros se nos abría la Ciudad Nueva (Nowe Miasto), articulada en torno a la calle Freta. A lo largo de ella podemos encontrar tiendas, restaurantes, teatros, iglesias y la casa natal de Marie Sklodowska-Curie.

Esta parte de Varsovia fue fundada a finales del siglo XIV como ciudad con su administración, alcaldía e iglesia propias. En 1408 el duque Janusz el Viejo le concedió la independencia. Por aquel entonces abarcaba un espacio comprendido entre la Plaza del Mercado de la Ciudad Nueva (donde se encontraba el Ayuntamiento) y las calles de Freta, Kościelna, Kozla, Przyrynek, Stara y Zakroczymska.

También quedó arrasada con la invasión sueca, cuando se incendiaron todos los edificios. En la segunda mitad del siglo XVII comenzó su reconstrucción, que continuó en el siglo XVIII. Aunque en 1791 la Ciudad Nueva quedó incorporada de nuevo a Varsovia, así que en 1818 se volvió a derribar el ayuntamiento.

Al igual que el resto de la ciudad, quedó completamente destruida como consecuencia los ataques nazis en 1939 y más tarde, en el Levantamiento de Varsovia, por los bombardeos. La reconstrucción del barrio comenzó en 1954, aunque muchos edificios no comenzaron sus obras hasta la llegada del comunismo.

El primer edificio significativo que nos encontramos en la calle Freta es la Iglesia del Espíritu Santo (Kościół Św. Ducha).

En el siglo XIV ya había una iglesia de madera en su ubicación. La iglesia barroca que vemos hoy en día es parecida a un templo de los Paulinos del siglo XVIII.

Junto a ella se encuentra el edificio más pequeño de toda Varsovia, un estanco.

Un poco más adelante hay otro templo bastante sencillo y blanco, la Iglesia de San Jacinto (Kościół Dominikanów pw. św. Jacka).

Construida entre los años 1603 y 1639 en estilo barroco por la orden de los dominicos constaba de iglesia y monasterio. Y, además, en 1700 incorporó una escuela.

El monasterio quedó devastado tras la ocupación sueca. Y siglos más tarde el conjunto quedó destruido por los nazis. Se volvió a reconstruir entre 1947 y 1959.

Fue en esta iglesia donde Marie Sklodowska-Curie recibió su Primera Comunión, aunque después, de mayor, como científica que era, se apartó de la religión. Muy cerca, en el número de 16 de la misma calle se encuentra el museo dedicado a su persona.

No es de extrañar que haya múltiples referencias a esta científica por toda la ciudad. No solo fue la primera mujer en ganar un premio Nobel, sino que fue la primera persona en tener un premio Nobel en dos categorías (física y química). Además, fue de las primeras mujeres en ser profesoras universitarias. Fue una mujer que desafió las convenciones de su época.

Continuamos por la calle Freta hasta la Iglesia de San Francisco de Asís (Kościół pw Stygmatów św Franciszka).

Cuando los franciscanos llegaron en 1646 quisieron construir una iglesia y un monasterio y el rey les dio el permiso. Sin embargo, aquella iglesia de madera recién estrenada acabó quemada por los suecos. La reconstrucción se llevó a cabo entre 1662 y 1663.

En 1864 el monasterio fue usado por el ejército ruso. Tras la I Guerra Mundial parte del complejo volvió a manos de los franciscanos, pero algunos edificios se usaron como fábrica de automóviles.

En noviembre de 1940 quedó en el extremo noreste del guetto de Varsovia.

En el Levantamiento del 44 fue bombardeada, y aunque acabó dañada, consiguió salvar muchos objetos de gran valor.

Unos pasos más allá se encuentra el Palacio de los Sapieha (Pałac Sapiehów).

Fue construido en el siglo XVIII en estilo barroco tardía. En 1817, cuando se encontraba en mal estado, el Gobierno lo compró y restauró destruyendo las fachadas rococó y reconvirtiéndolo en cuartel.

En 1944 los alemanes lo destruyeron y fue reconstruido entre 1950 y 1955 volviendo a los planos originales del XVIII. En la actualidad es un Centro Escolar Educativo para Niños con Dificultades Auditivas.

Volvimos sobre nuestros pasos hasta la Plaza del Mercado de la Ciudad Nueva (Rynek Nowego Miasta). Inicialmente tenía una planta rectangular y era casi dos veces más grande que la plaza de la Ciudad Vieja con unas medidas de 140 por 120 metros.

Las casas que rodeaban la plaza eran de madera y quedaron reducidas a cenizas en 1544 debido a un incendio. Antes de que llegara el siglo XIX ya prácticamente todos los edificios eran de ladrillo. En el centro se alzaba el ayuntamiento, que fue derribado en 1818 cuando dejó de ser ciudad independiente. También era el lugar en que se celebraba el mercado.

Junto a una fuente central hay unos osos que portan un cuadro de medusa.

En la plaza se erige la Iglesia de San Casimiro (Kościół Sakramentek pw. św. Kazimierza).

Data del siglo XVI y fue la antigua residencia de Juan III Sobieski y su esposa María Casimira. A finales del siglo XVII se transformó en iglesia y se añadió el Monasterio del Santísimo Sacramento (Klasztor Benedyktynek-Sakramentek). En 1865 el zar confiscó las estatuas religiosas y lo cerró. Después cayó en decadencia por falta de fondos.

Tanto la iglesia como el monasterio se restauraron en su 250 aniversario.

En 1944 sirvió de hospital y un bombardeo acabó con ella y con cientos de personas que se refugiaban en él. Se renovó entre 1948 y 1952.

Continuando por la calle que sale junto al templo, llegamos a la Iglesia de la Visitación de la Santísima Virgen (Kościół Nawiedzenia Najświętszej Marii Panny), una de las más antiguas de la ciudad.

Se ubica donde una vez hubo un templo gótico. Se construyó a principios del siglo XV en estilo gótico. Su campanario fue añadido en 1581. Se convirtió en la iglesia preferida por los pescadores.

Tras el saqueo de los suecos nunca recuperó su esplendor. Fue reconstruida varias veces en el siglo XIX y XX, lo que le hizo perder el carácter medieval al añadirle elementos más modernos. Sin embargo, tras la II Guerra Mundial volvió a ser restaurada tras ser quemada por los alemanes y entonces sí que se buscó recuperar el aspecto original.

En esta iglesia fue bautizada Maria Sklodowska-Curie y visitaba la iglesia de pequeña con su madre. Así, junto al templo hay una estatua de la doblemente galardonada con el premio Nobel.

El monumento se encuentra junto a un mirador desde el que se ve el Vístula y la zona recreativa en su margen. Más allá del río, el Barrio de Praga. Esa sería nuestra siguiente etapa.