Crucero por el Mediterráneo. Día 5. Sicilia

En nuestro quinto día de crucero, a pesar de tener la llegada a puerto a las 8 de la mañana, madrugamos lo suficiente para aprovechar el día, pero en este caso no nos dimos tanta prisa por salir como el anterior. Desayunamos, subimos a cubierta a hacer fotos de lo que nos rodeaba, nos preparamos tranquilamente y para cuando quisimos desembarcar ya había pasado todo el mogollón.

Habíamos dejado atrás la península y pisábamos Sicilia, la principal isla italiana y la mayor de todo el Mar Mediterráneo. Situada a medio camino entre Europa y África, limita al norte con el mar Tirreno; al este con el estrecho de Mesina que la separa de Calabria; al sureste con el mar Jónico y al sur y oeste con el mar Mediterráneo.  A su vez, 140 kilómetros la separan de Túnez.

Sicilia como región es la cuarta más poblada de Italia por detrás de Lombardía, Lacio y Campania e incluye además las islas de Lípari, Egadas, Pelagias, Pantelleria y Ustica.

La isla de Sicilia se caracteriza por ser muy montañosa, sobre todo el norte. Además, cuenta con una importante actividad volcánica (su punto más alto es el volcán Etna, con sus 3.322 metros) y está expuesta a terremotos pues se halla en la unión de la placa euroasiática y la placa africana.

No obstante, a pesar de sus condiciones geológicas, esta localización la ha convertido en puerto estratégico a lo largo de la historia. Por Sicilia han pasado fenicios, griegos, cartagineses, romanos, germanos, bizantinos, sarracenos, normandos, españoles e italianos. Así, es una región con reminiscencias culturales, lingüísticas, gastronómicas, artísticas y de costumbres de todos ellos. Su propio nombre deriva de la época griega, cuando era conocida como Sikelia porque estaba habitada por los sículos.

La ubicación y los invasores han influido de forma determinante en su gastronomía. Los colonos llevaron aceite, trigo, miel, queso, fruta y verdura. La introducción de la caña de azúcar, la berenjena, las naranjas y los limones se deben a los árabes. Hoy en día la región destaca por el cultivo de cítricos, hortalizas, legumbres y frutos secos.

Son típicos los arancini, una especie de croquetas de arroz con azafrán fritas; también la pasta alla norma con berenjena y ricotta; y por supuesto el pescado. La región es importante la producción de vinos como el de Marsala, el Moscato de Pantelaria, el Malvasía de Lipari, el Nero de Avola y el Cerasuolo de Vittoria.

En 1130 con la unificación del sur de Italia con Sicilia se sentaron las bases del Reino de las Dos Sicilias, que pasaría a manos de Carlos de Anjou en 1266. Unos años después, en 1282 el territorio quedó dividido en dos, pasando la isla a manos de Pedro el Grande, rey de Aragón; y la parte continental al reino de Nápoles. Su hijo Jaime tuvo que asumir la Paz de Anagni en 1295 mediante la cual se comprometía a ceder Sicilia a la Iglesia y a cambio obtendría Cerdeña y Córcega. Sin embargo, este acuerdo no le gustó mucho a los sicilianos (esa cesión suponía que la región volvería a la casa de Anjou), por lo que por su parte el Parlamento proclamó rey a su hermano Federico.

En 1442 Sicilia se unificó con el Reino de Nápoles tras ser conquistado por el rey Alfonso V de Aragón.

Durante el siglo XVI la isla tuvo que vivir el acoso del Imperio Otomano, con lo que el Reino de Sicilia cayó en bancarrota y vivió unos años de desorden. En 1713 tras la Guerra de Sucesión Española, como consecuencia de la Paz de Utrecht, Sicilia fue entregada a Víctor Amadeo II de Saboya, quien en 1720 se la cambió a los Austrias por Cerdeña.

En 1816 los reinos de Sicilia y Nápoles quedaron unidos formalmente como Reino de las Dos Sicilias. Aunque duró poco, ya que en 1860 Garibaldi derrotó a los Borbones y en 1861 Sicilia se incorporó al Reino de Italia.

En 1946 Italia se convirtió en República y Sicilia en una de sus cinco regiones con estatuto propio. Así, cuenta con su parlamento y su gobierno.

Como consecuencia de tan ajetreado pasado, tiene muchas ruinas y restos históricos, aunque el terremoto seguido de tsunami en 1908 y los bombardeos de la II Guerra Mundial provocaron grandes pérdidas. Aún así, es un importante destino turístico que atrae además por sus costas.

Lamentablemente, Sicilia también es conocida por la Mafia, que surgió en el siglo XVIII como reacción ante los latifundistas y terratenientes. Dado que no había una estructura de gobierno clara que defendiera a los campesinos de los abusos de la nobleza explotadora, crearon una organización a modo de red familiar para protegerse.

Después, en el siglo XIX nacieron los gabelloti, algo así como recaudadores de impuestos para los aristócratas. Se llevaban un porcentaje de lo recaudado, pero pronto no solo se quedaban con esa comisión, sino que comenzaron a extorsionar a los campesinos y a especular con las tierras que les arrendaban a estos. Esta figura fue la que copió la mafia a la hora de hacer negocios.

Con la Unificación Italiana la situación no mejoró y la recién nacida mafia comenzó a hacerse cada vez más fuerte llegando a consolidarse como organización criminal centrada en la especulación inmobiliaria y el tráfico de drogas. Durante el Fascismo se forzó a muchos mafiosos a emigrar si no querían ser encarcelados, así que muchos cruzaron el charco a los Estados Unidos.

Aunque a veces se confunde con la camorra, la mafia está más estructurada con sus diferentes cargos: Don (jefe de la familia), Sottocapo (subjefe), Consigliere (consejero del Don), Caporegime,  Capodecime (dirige a una decena de hombres), Soldato (sicario) y Associati (aspirantes).

En cualquier caso, nosotros habíamos ido a conocer un poco de la cultura e historia de la isla, así que dejamos la mafia de lado y nos centramos en nuestra escala, que era bastante más larga que el día anterior. Dado que contábamos con tantas horas, valoramos la posibilidad de visitar alguna ciudad más y no quedarnos simplemente en Mesina. Lamentablemente el transporte público parecía ser algo deficiente, así que acabamos reservando por internet un vehículo para tener una mejor movilidad.

La oficina de alquiler de coches estaba en la misma calle del puerto, por lo que en apenas unos minutos estábamos allí. Y ya nos estaban esperando, así que rellenamos el contrato y nos entregaron nuestro Fiat Panda. Habíamos elegido la gama más pequeña, ya que para nosotros dos y en llano, no necesitábamos mucho más.

Puesto que Palermo nos quedaba un poco lejos, decidimos centrarnos en la costa este. Tomamos como punto inicial Catania, a unos 90 kilómetros, para después volver haciendo parada en Taormina y finalmente acabar en Mesina antes de volver a embarcar.

Así pues, pusimos rumbo a Catania.

10 comentarios en “Crucero por el Mediterráneo. Día 5. Sicilia

  1. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 2. Marsella | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 3. Aproximación a Italia | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Preparativos Crucero por el Mediterráneo | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 5. Sicilia II: Catania | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 5. Sicilia III: Taormina | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 5. Sicilia IV: Mesina | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 6. Aproximación a Malta | Una cosa te voy a decir
  8. Pingback: Conclusiones del Crucero por el Mediterráneo: Escalas y Resumen de Gastos | Una cosa te voy a decir
  9. Pingback: Resumen viajero 2017 | Una cosa te voy a decir
  10. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 13 III: Boston: Freedom Trail II | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.