Crucero por el Mediterráneo. Día 5. Sicilia III: Taormina

Taormina se ve desde la autopista, pues se encuentra en el monte Tauro, a unos 200 metros sobre el nivel del mar. La primera idea que se me vino a la mente cuando pasamos por debajo fue “ese pueblo no va a durar mucho ahí, tarde o temprano habrá alguna desgracia”. Y es que es desafiar a la naturaleza. Pero no solo Taormina, sino toda la costa. Entiendo que cuanto más arriba, más se protegían de ataques enemigos… pero con los terremotos es otra historia.

El aparcamiento en Taormina está limitado a los residentes, por lo que hay que dejar el coche abajo o bien en alguno de los parkings de pago un poco antes de llegar arriba del todo. La subida, lógicamente, es en cuesta, pero si no se quiere subir andando, hay también unos shuttles, aunque los vimos de pasada con el coche, por lo que no sé qué tal de horarios ni tarifas.

Taormina fue fundada en el año 358 a.C.  por prófugos griegos procedentes de Naxo y se desarrolló como cualquier ciudad griega, es decir, con su ágora, su acrópolis, su teatro… Después llegaron los romanos e introdujeron algunos cambios en la estructura de la ciudad y en algunos monumentos. También construyeron algunos nuevos. Con los bizantinos Taormina ganó cada vez más relevancia, llegando a convertirse en la capital de la Sicilia Oriental cuando cayó Constantinopla.

Fue ocupada y arrasada por los árabes entre los siglos IX y XI. Suyo es el castillo Castelmola, que fue levantado donde se había encontrado la ciudadela. Los normandos la cristianizaron construyendo varios edificios religiosos. Y la decadencia llegó con los españoles.

A pesar de ser una ciudad pequeña, de unos 10.000 habitantes, es un gran destino turístico desde el siglo XIX por sus playas (a las que se llega gracias al teleférico) y por su pasado medieval. Además, en Taormina se han refugiado numerosos artistas en busca de desconexión o inspiración gracias al entorno que la rodea. Y es que su localización hace que se obtengan tanto unas buenas vistas del mar, como del interior y del Etna.

En lo alto de la cuesta nos recibe la pequeña Chiesa di San Pancrazio, levantada sobre las ruinas de un antiguo templo griego dedicado a Júpiter. Data de la segunda mitad del siglo XVII y es de estilo barroco.

La puerta está enmarcada con dos columnas jónicas y la estatua de San Procopio, obispo de Taormina en el momento de la conquista árabe, quien viste sotana y porta la su mitra en la cabeza.  A la izquierda se alza la estatua del obispo Pancrazio.

La iglesia nos conduce a una plaza en la que ya se aprecia la vida de la ciudad con sus restaurantes y locales de recuerdos.

El acceso a la zona peatonal se realiza por la Puerta Mesina, la entrada norte de las murallas construidas en 1440. También era conocida como Puerta Fernandina, en honor a Fernando IV de Borbón.

Taormina tiene estructura medieval y cuenta con dos puertas de entrada, esta, y la Puerta Catania. La calle que va de una a otra era la antigua vía romana Via Valeria, que, como obviamente indican las puertas a los extremos, unía Mesina con Catania. Hoy recibe el nombre de Corso Umberto I. Además, existe una tercera puerta, la Porta di Mezzo, que fue restaurada tras haber quedado destruida y que se conoce como Torre del Reloj.

El primer edificio que nos llamó la atención apenas está a unos pasos. Se trata del Palacio Corvaja, una construcción que data del siglo XV, aunque se levanta sobre restos del XIV y su torre árabe es del siglo X. Está decorada con lava y piedra pómez blanca, además de toques de gótico catalán.

Su fachada es bastante austera, tan solo adornada por una franja que tiene una inscripción en latín y sus ventanas.

Fue el primer parlamento siciliano y residencia veraniega de la Reina Blanca de Navarra, pero recibe su nombre de la familia que lo habitó en 1538. Hoy en día alberga el Museo Siciliano d’Arte e Tradizioni Popolari y la Oficina de Turismo.

A su lado se erige la Chiesa de Santa Caterina, una iglesia barroca del siglo XVII, edificada sobre el antiguo odeón romano, que a su vez se construyó sobre un templo dedicado a Apolo.

Al fondo se ven los restos del castillo sarraceno. Fue construido en el siglo XI por los árabes, y allí se intentaron defender del asedio normando. Hoy en día solo se conserva su exterior.

La calle Corso Umberto combina locales, tiendas y cafés con antiguos edificios. Incluso en ellos, como el caso de la Iglesia Santa María del Piliere, que ya no cumple su función religiosa y alberga una pizzería.

Seguimos caminando y descubriendo callejuelas con encanto hasta llegar a la Piazza IX de Aprile, desde cuyo mirador se obtienen unas espectaculares vistas.

Recibe este nombre como recuerdo al 9 de abril de 1860 fecha en la que se anunció que Garibaldi había desembarcado en Marsala para comenzar la liberación de Sicilia de manos de los borbones. Luego resultó que la noticia era falsa y tal acontecimiento no llegó hasta un mes más tarde, pero los ciudadanos de Taormina decidieron conmemorarlo igualmente.

En la plaza se encuentra el antiguo convento de San Domenico, un edificio del siglo XVI convertido en hotel. También la Iglesia de San Giuseppe, que sobre una escalinata mira al mar desde el siglo XVII.

De estilo barroco siciliano, pertenece a la orden de los salesianos.

En un lateral se halla la antigua Iglesia de los Agustinos, de 1486, hoy convertida en Biblioteca Municipal.

Para seguir el curso de la calle principal debemos atravesar la Torre dell’ Orologio (Torre del Reloj), también conocida como Porta di Mezzo o Puerta de Carlos II.

Fue construida en el siglo XII y formaba parte de la segunda muralla de la ciudad. Quedó destruida, por lo que se volvió a construir en 1875, momento en que se le colocó el reloj. Sus campanas tocan a fiesta el día de elecciones a la alcaldía y el 9 de Julio, que es San Pancracio, el patrón de la ciudad.

En su interior tiene un mosaico-réplica de una Madonna bizantina.

La siguiente plaza que nos encontramos fue la Piazza del Duomo, donde, como se puede sospechar, se encuentra la catedral.

La Catedral de San Nicolás es del siglo XIII, aunque fue reformada en el XV y XVI, época en que se le añadieron dos portadas góticas.. Su planta de tres naves con estructura de fortaleza recuerda a las catedrales normandas. Su fachada es muy sencilla, tan solo rematada por un pequeño rosetón y el portal.

La plaza era un lugar muy concurrido y donde se reunían los escritores y músicos del romanticismo que vivieron en la ciudad. En el centro se erige la Fuente de Montorsoli, de 1635.

De estilo barroco, cuenta con dos partes acuáticas y está coronada por una centaura que porta un cetro y un globo terráqueo y que es el símbolo de la ciudad.

Un poco más adelante se puede ver la Iglesia del Carmen, que ya no se usa como tal, sino como sala de exposiciones y conciertos.

Y prácticamente habíamos llegado al final de la calle, pues teníamos a unos pasos la Porta Catania.

Esta puerta, que data de 1440, también era conocida como la Puerta del Toque, ya en la plaza adyacente, tenían lugar las reuniones públicas a las 13 del mediodía.

En su parte exterior se puede ver el escudo aragonés sobre el arco de acceso.

Muy cerca de la puerta se halla la Chiesa de San Antonio Abate, una iglesia que tiene un belén permanente.

Emprendimos el regreso fijándonos en los callejones y en los edificios que hubiéramos podido no fijarnos, como por ejemplo el Palazzo de los Duques de Santo Stefano.

Este edificio del siglo XIV fue construido en la época normanda sobre una construcción árabe, por lo que aunque es de estilo gótico siciliano, conserva algún elemento árabe y normando. En la actualidad alberga la fundación dedicada al escultor Giuseppe Mazullo.

Continuamos hasta sin duda el símbolo de la ciudad, el Teatro Griego, que data del siglo III a.C. No solo destaca por su valor artístico, sino también por su localización, puesto que se halla en lo más alto de la ciudad permitiendo tener unas magníficas vistas de la costa y del Etna.

Es el segundo más antiguo de la isla y aunque lo construyeron los griegos, los romanos lo adaptaron para convertirlo en un circo y que lucharan los gladiadores.

Cuenta con 109 metros de diámetro y una estupenda acústica, por lo que es perfecto para espectáculos musicales y teatrales. En su día el aforo era de 5.000 personas. Nosotros no entramos, ya que nos parecía excesivo el precio teniendo en cuenta que solo se conservan 4 columnas originales. Además, no contábamos con mucho tiempo.

La visita a Taormina mejoró sin duda a Catania. Es una ciudad muy pintoresca con su trazado medieval plagado de callejones en los que abundan las tiendas de recuerdos, artesanía, restaurantes y heladerías.

Es un buen lugar del que llevarse un recuerdo, bien un objeto hecho con lava del Etna, o de cerámica. También son típicas las marionetas y las trinacrias (ese muñeco de tres patas, símbolo de Sicilia).

Tiene mucho encanto gracias a su pasado griego, sus restos romanos, su influencia árabe o reminiscencias de la ocupación de la corona de Aragón.

Sin duda, entiendo porqué la naviera ofrecía la excursión a Taormina como la estrella del día.

6 comentarios en “Crucero por el Mediterráneo. Día 5. Sicilia III: Taormina

  1. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 5. Sicilia II: Catania | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 5. Sicilia | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Preparativos Crucero por el Mediterráneo | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 5. Sicilia IV: Mesina | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Conclusiones del Crucero por el Mediterráneo: Escalas y Resumen de Gastos | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Resumen viajero 2017 | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .