Crucero por el Mediterráneo. Día 6. Malta III: La Valeta

Tras llegar de nuestra excursión de Mdina y Rabat, valoramos volver al barco a comer y después volver a salir, pero como el todos a bordo era a las 16:30, pensamos que aprovecharíamos mejor haciendo la visita del tirón y comiendo tarde. Apenas era la 1, por lo que era pronto para parar a comer, además de que luego da más pereza volver a ponerse en movimiento.

Capital de Malta y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1980, La Valeta es una ciudad amurallada de 3.000 años de antigüedad que conserva entre sus calles medievales más de 320 monumentos. Merece la pena más por su conjunto arquitectónico que por la belleza de estos monumentos individualmente.

La Valeta

La Valeta

La Valeta fue el centro político de Malta, y gracias a esta importancia es por lo que conserva tantas edificaciones de diferentes períodos y estilos en función de las civilizaciones que han pasado por ella. Aunque sobre todo predominan construcciones normandas y barrocas. En apenas un kilómetro cuadrado hay más de una veintena de iglesias de sendos estilos.

Iglesia

Iglesia

Iglesia

Se halla en lo alto del Monte Sceberras, el cual queda rodeado por los puertos naturales de Marsamxett y el Grand Harbour. Es este último el que se usa como tal desde hace siglos y que se ha ido mejorando con muelles y embarcaderos. Hoy es donde atracan los cruceros.

Junto al MSC Meraviglia se situó el Costa Faszinosa, que ya habíamos visto en otras escalas. De hecho, llegó poco después que nosotros y pudimos ver su entrada en el puerto y cómo oscilaba de un lado u otro mientras esquivaba los diferentes salientes.

Entrada a puerto

La Valeta

Desde el puerto se ven Birgu (Vittoriosa), L-Isla (Senglea) y Bormla (Cospicua) cuyos astilleros fueron los más grandes de Europa. Desde ellas se puede obtener unas buenas vistas de La Valeta, sobre todo desde Birgu. Nosotros al estar en lo alto del inmenso Meraviglia, tampoco nos podíamos quejar de perspectiva al llegar.

La Valeta

La Valeta

La Valeta recibe su nombre en honor a Jean de la Valette, Gran Maestre de la Orden de los Caballeros de San Juan, que fue el que mandó reconstruir la ciudad tras expulsar a los turcos a mediados del XVI. Se comenzó a construir en 1566 y en apenas 15 años estaba concluida.

Laparelli, el encargado del diseño, planificó una ciudad totalmente novedosa. En aquel siglo las urbes se iban desarrollando según las necesidades del momento desde el asentamiento primitivo. Así, la mayoría de las ciudades europeas se articulan en torno a una plaza central en la que se encontraban la mayor parte de los “servicios” y no muy lejos encontramos un río, o cruce de caminos.

Sin embargo, La Valeta se planificó como un entramado cuadriculado de calles. Este plano favorecía el libre fluir del aire fresco desde ambos puertos a través de las estrechas calles. Además, Laparelli introdujo otro aspecto importante: el abastecimiento de agua potable y la destinada a servicios sanitarios mediante tuberías.

Calle Valeta

Calle la Valetta

Pronto la gente de incluso otras islas quiso mudarse allí, y para finales del siglo XVI La Valeta se había convertido en una ciudad muy relevante y con proporciones considerables.

La II Guerra Mundial la dejó prácticamente destruida como consecuencia de los bombardeos, aunque consiguió salvar la Catedral. Tras la contienda se recuperó, no así su población, ya que ahora tiene menos habitantes que antes de la guerra (algo más de unas 7.000 personas).

A pesar de que Malta se independizó en 1974, en La Valeta aún se conservan las típicas cabinas rojas y los buzones de correos con el escudo real.

Malta

Es una ciudad para recorrerla a pie, aunque cuenta con angostas calles adoquinadas y empinadas cuestas.

Llegamos a la estación de autobuses, junto al bulevar en que se encuentra la Fuente Floriana y el Monumento a la Independencia.

Monumento a la Independencia

Cerca se encuentra San Publio, construida en varias etapas entre los siglos XVIII y XX.

San Publio

Las obras comenzaron en 1733, pero la sacristía no se completó hasta siete años más tarde. Por aquel entonces comenzó a dar servicio a los habitantes del suburbio de Floriana. Fue completada finalmente en 1768, momento en el que se trasladó la reliquia de San Publio. Tres años más tarde la fachada comenzó a reconstruirse y en 1780 se añadió la cúpula.

Entre 1856 y 1861 se construyeron las naves y un oratorio y a finales de siglo se volvió a renovar la fachada, se dio un lavado de cara al interior y se erigieron dos campanarios.

Parte de la fachada y la cúpula sufrieron daños por los bombardeos de la II Guerra Mundial y tuvo que ser reconstruida en la década de los 50. Se le volvió a dar otro repaso al interior, quedando concluida en los 90.

San Publio

Su fachada destaca por su pórtico neoclásico coronado por un frontón triangular coronado por una estatua de Cristo Rey. A ambos lados se erigen sendos campanarios.

Desde allí nos dirigimos a la puerta de entrada de la ciudad, que nos lleva a la Plaza de la Libertad donde se erige la Casa del Parlamento.

Parlamento

Se halla en una zona que fue bombardeada en la II Guerra Mundial. Así, en los años sesenta se demolieron los restos de los edificios para este nuevo proyecto. Fue construido entre 2011 y 2015 como parte del proyecto City Gate, que también incluía una nueva puerta de la ciudad y la transformación las ruinas de la Ópera Real en un teatro al aire libre. Trajo controversia, ya que el coste de construcción fue bastante alto y se consideraba incluso innecesario, puesto que había otros edificios abandonados en la ciudad y que saldría más barato acondicionarlos a realizar uno nuevo. Además, no a todo el mundo le gustó el diseño modernista del edificio.

Entre 1921 y 1976 el Parlamento se reunía en la Cámara de los Tapices del Palacio del Gran Maestre. A partir de 1976 pasó a la antigua armería de este palacio, y finalmente se trasladó a este nuevo edificio en 2015 tras su inauguración. Se compone de dos bloques conectados entre sí por puentes. En uno de ellos se halla la cámara del Parlamento. Su estructura es de acero y la piedra caliza que lo recubre está tallada de forma que parezca que se ha erosionado naturalmente.

Es un edificio térmicamente ecológico que usa la masa de roca que tiene debajo para calentar el edificio. También se usa como sistema de refrigeración.

A su lado se encuentran las ruinas de la Ópera, que quedó destruida con los bombardeos de la II Guerra Mundial. Una lástima, porque debía ser majestuosa.

Ópera

Frente a ellos se alza un edificio con los típicos balcones de colores en cuyos bajos hay comercios.

La Valetta

La Valetta

De allí sale la Calle de la República que, con su kilómetro y medio, es la principal. Recta y peatonal atraviesa La Valeta de este a oeste y en ella se encentran bancos, los principales edificios de la administración pública de la ciudad, tiendas, cafés y restaurantes. Otra de las calles principales es Merchants Street.

Calle de la República

Merchants Street

En ella, y tras el edificio del Parlamento y de la Ópera, se halla la Iglesia de Santa Bárbara, mandada construir por los caballeros de Provenza en 1573.

Iglesia de Santa Bárbara

Esta iglesia, de rito católico, fue construida en estilo barroco para los bombarderos, de ahí que la patrona sea Santa Bárbara, asociada a las profesiones de todos aquellos que manejan explosivos. Hoy es la iglesia parroquial de las comunidades de habla inglesa, francesa y alemana y es la única de Malta que ofrece misas en alemán y francés. Incluso los domingos hay una homilía en tagalo.

Fue restaurada en 1601 y prácticamente reconstruida en su totalidad en 1739. En su fachada, encima de la puerta, encontramos tapada la estatua dorada de la Inmaculada Concepción que fue colocada en 1904 para conmemorar el año jubileo. Imagino que estaba en restauración.

En la acera opuesta nos encontramos con otra iglesia, la de San Francisco de Asís.

Iglesia de San Francisco de Asís

Fue construida entre 1598 y 1607, sin embargo, con el paso del tiempo se descubrieron daños estructurales y tuvo que ser reconstruida en 1681. Las obras pudieron llevarse a cabo gracias a la aportación económica del Gran Maestre Gregorio Carafa, de ahí que su escudo de armas adorne la fachada.

Siguiendo por la Republic Street, a mano izquierda ocupa toda una manzana el Museo Arqueológico.

Museo de Arqueología

Inaugurado en 1959, se localiza en un antiguo albergue de la Orden de San Juan. En este museo se puede hallar una importante selección de objetos únicos de la isla, desde la llegada de los primeros habitantes en el 5200 a.C. hasta el año 2500 a. C. Acoge restos de yacimientos del Neolítico, así como restos funerarios, esculturas, cerámica o monedas de la cultura fenicia, romana y de la época de los caballeros

No contábamos con mucho tiempo, por lo que continuamos con nuestro camino. No muy lejos, en la Plaza Saint John, se erige la Concatedral de San Juan, anteriormente conocida como la Iglesia de los Caballeros. Está dedicada a San Juan Bautista y fue consagrada Concatedral en 1816 por el Papa Pío VII. Es Concatedral porque a pesar de ser catedral, comparte la sede o cátedra del obispo con otro templo catedralicio.

Cuando la Orden se asentó en la isla de Malta, su función era proteger la fe católica y Europa del Imperio Otomano (en los siglos anteriores no tenía esta función militar, sino que nació en el siglo XI para ayudar a los peregrinos a ir de Italia a Jerusalén). Así pues, construyeron una gran fortaleza para defenderla de las invasiones turcas. En una ciudad así no podía faltar una gran iglesia, por lo que se ordenó construir una entre los años 1572 y 1577.

De estilo barroco, cuenta con dos torres campanarios y una nave central dividida en dos partes. El altar ocupa la zona principal y alrededor de la nave se disponen ocho capillas, cada una dedicadas a las diferentes lenguas de la Orden: Aragón, Francia, Italia, etc. Aunque la fachada principal es bastante sobria, su interior es barroco y está extensamente decorado con ornamentaciones doradas (talladas in situ) en sus muros, así como con pinturas en las paredes, columnas y bóvedas. Este contraste se debe a que el interior se fue incorporando dos siglos después de su construcción.

En el suelo destaca la colección de lápidas de mármol que cubren las tumbas de los caballeros más importantes de la Orden (están enterrados casi todos los Grandes Maestres y unos 400 caballeros). Son todas distintas, y en cada una de ellas quedan inscritos hechos importantes, así como escudos de armas y datos del caballero al que pertenecen. Eso sí, hay que observarlas desde la distancia para no dañar la superficie.

También son reseñables las puertas de plata que fueron teñidas de negro para que Napoleón no se las llevara.

La Concatedral también alberga un museo en el que se expone una magnífica colección de tapices flamencos y dos cuadros de Caravaggio. El más importante de los dos es La Decapitación de San Juan Bautista.

En la plaza lateral se encuentra el Monumento a los Caídos en el Asedio de 1565.

Monumento a los Caídos en el Asedio de 1565

Estas figuras de bronce en principio iban a representar a los caídos en el Gran Asedio en la defensa de Malta, sin embargo, acabó convirtiéndose en el símbolo de la Primera Constitución de Malta (1921). Así pues, encarna la identidad maltesa, su libertad y dignidad.

Frente a esta plaza se erige el Palacio de Justicia, que fue construido en estilo neoclásico entre 1965 y 1971 en el lugar en que se hallaba el antiguo Albergue de Auvernia que quedó destruido por la II Guerra Mundial.

Palacio de Justicia

Con los bombardeos de la II Guerra Mundial los tribunales se trasladaron, sin embargo, en 1943 volvieron al edificio, a una parte que aún quedaba en pie. Sin embargo, en 1956 las instalaciones se encontraban en un estado lamentable y el edificio se demolió para construir un nuevo juzgado.

El actual Palacio de Justicia se inauguró el 9 de enero de 1971 y dos días más tarde ya estaba funcionando con normalidad. En sus siete plantas también alberga el Registro de Tribunales Civiles, los Archivos del Tribunal, una comisaría de policía, unos calabozos y un aparcamiento.

En la siguiente plaza, en la de la República, centro neurálgico de la ciudad, se encuentra la Biblioteca Nacional.

Biblioteca Nacional

Fue fundada en 1555 y acoge muchas colecciones personales de libros y documentos que pertenecieron a los caballeros de la Orden de Malta.

Frente a ella se erige una estatua de la Reina Victoria.

En el edificio anexo, ya adentrándonos en la Plaza San Jorge, se encuentra el Palacio del Gran Maestre, que alberga el Museo del Palacio, en el que se exponen más de 5000 armaduras de la Orden (había más, pero Napoleón las expolió), tapices, frescos y frisos.

Palacio del Gran Maestre

En uno de los patios se erige la estatua al Dios Neptuno.

Palacio del Gran Maestre

Fue construido entre 1570 y 1580 y además de museo fue también el Parlamento de Malta hasta 2015, cuando fue trasladado a la nueva Casa del Parlamento.

Frente al palacio está la sede de la Guardia Principal (originalmente llamada Guardia della Piazza), un edificio construido en 1603 para albergar el Regimiento di Guardia, los guardias personales del Gran Maestre de la Orden de San Juan.

Guardia Principal

En 1800 con la llegada de los británicos, dejó de usarse como cuartel general. En 1814 se le añadió el pórtico neoclásico, tiempo más tarde el escudo de armas británico y la siguiente inscripción en latín:

MAGNÆ ET INVICTÆ BRITANNIAE  MELITENSIUM AMOR ET EUROPAE VOX  TIENE INSULAS CONFIRMAT AD 1814

Es decir: El amor de los malteses y la voz de Europa asignó estas islas a la gran e invicta Gran Bretaña. AD 1814. Bueno, es un punto de vista…

En 1851 tanto el escudo original como la inscripción estaban muy deteriorados, por lo que tuvieron que ser reemplazados. En su lugar se colocó un escudo de armas del rey Jorge III y no de la reina vigente, Victoria.

En 1974, el edificio se convirtió en el Centro Cultural Libio, y el escudo de armas británico y la inscripción se cubrieron en una caja de zinc y madera contrachapada con una inscripción árabe. Este centro cultural se trasladó en 1987 tras el cambio de gobierno y de nuevo quedaron al descubierto el escudo y la inscripción. Actualmente alberga la Oficina del Fiscal General.

En la plaza también se halla el Monumento al 7 de Junio.

Monumento al 7 de Junio

Se erigió en recuerdo del levantamiento del pueblo maltés del 7 de junio de 1919 contra mercaderes y el gobierno colonial británico. Cuatro personas resultaron muertas tras los disparos de las tropas británicas, lo que provocó mayor resistencia y apoyo a los partidos pro-italianos. Sería un paso más hacia la Independencia.

Tomando la Old Theatre Street el Teatro Manoel, el tercer teatro más antiguo de Europa que aún sigue en uso.

Teatro Manoel

Fue inaugurado en 1732 y hoy se ha convertido en Teatro Nacional.

Un poco más adelante se halla la Iglesia de los Carmelitas, que aunque puede pasar desapercibida por su fachada, su cúpula ovalada de 42 metros domina la ciudad junto con la de San Pablo.

Iglesia de los Carmelitas

Esta iglesia católica es una de las más famosas de Valletta. Fue construida sobre 1570 dedicada a la Anunciación, sin embargo, en el siglo XVII pasó a mano de los Carmelitas. Es Basílica Menor desde 1895. Su fachada fue rediseñada en 1852 y la iglesia entera tuvo que ser reconstruida entre 1958 y 1981 dado que quedó gravemente dañada durante la II Guerra Mundial.

Entramos, pero parece ser que estaban de obras, por lo que estaba un poco desangelada.

Iglesia de los Carmelitas

Un poco más adelante, cruzando la West Street, encontramos otra iglesia, la Procatedral de San Pablo.

Procatedral de San Pablo

Es procatedral porque aunque tiene estatus de catedral, no es la principal. Destaca su chapitel de 60 metros realizado en piedra caliza maltesa y su estilo neoclásico. Fue construida en el siglo XIX para dar servicio a los anglicanos, ya que hasta la fecha no había ninguna en la isla y los servicios de esta confesión se llevaban a cabo en una habitación en el Gran Palacio del Maestre. Ocupa el lugar del Auberge d’Allemagne.

Volvimos sobre nuestros pasos hasta la Plaza de San Jorge y retomamos la Calle de la República hasta llegar al Fuerte de San Elmo.

Fuerte de San Elmo

Era una torre de vigilancia ya antes de la llegada de los Caballeros de la Orden en 1530. Se fortificó en 1533 para defender los dos puertos. Y fue de utilidad años más tarde cuando llegaron los otomanos. Sin embargo, pese a su resistencia inicial, la fortaleza no aguantó y los otomanos la destruyeron el 23 de junio de 1565. Se estima que murieron unos 1500 defensores y unos 4000 turcos. Después de este asedio la Orden se fortificó mejor y consiguieron aguantar hasta la llegada de los españoles que acudieron al rescate.

Hoy en día es la Academia de Policía y Museo Nacional de Guerra. Este está dedicado a las Guerras Mundiales y sobre todo al protagonismo que tuvo Malta. En él se conserva la Cruz de San Jorge original concedida por el rey británico.

A partir de aquí, tomamos la Calle Mediterráneo y bordeamos la costa. Un paseo muy agradable con unas vistas espectaculares.

Malta

Malta

La calle nos conduce al Siege Bell War Memorial, un monumento encargado para conmemorar el 50 aniversario de la entrega de la Cruz de San Jorge a Malta.

Siege Bell War Memorial

Delante de la campana, mirando al mar, se halla otro monumento y al fondo unas magníficas vistas que permiten alcanzar el Fuerte Ricasoli, Bighi Palace, Fuerte de San Ángel y las colinas Vittoriosa y Kalkara.

Malta

Al estar en un alto, también nos permite ver la costa que hemos ido dejando atrás y una parte del Fuerte de San Telmo.

Malta

A nuestra derecha nos quedan los Lower Barrakka Gardens. En los jardines se encuentra el Monumento a Sir Alexander Ball en forma de templo neoclásico.

Continuamos hasta la Plaza de Castilla, lugar en que se encuentra el Auberge de Castille.

Auberge de Castille

Es uno de los siete albergues construidos por la Orden y que albergaba a Castilla, León y Portugal. Estos albergues eran residencias nacionales que pertenecían a las diferentes lenguas de la Orden. Cada una de ellas tenía un edificio en el que vivían los caballeros de menor grado. Asimismo, eran el lugar de encuentro para sus reuniones. Había 8 lenguas, sin embargo, solo 7 tenían albergue propio, todos construidos según el diseño del arquitecto maltés Gerolamo Cassar. No se conservan todos, y los que han llegado a nuestros días han cambiado un poco como consecuencia de las renovaciones llevadas a cabo entre los siglos XVII y XVIII.

El de Castille destaca por su espectacular fachada simétrica con elementos barrocos y renacentista. Quedó gravemente dañado como consecuencia del asedio francés y más tarde por la II Guerra Mundial. Hoy es la residencia oficial del Primer Ministro Maltés, por lo que no se puede visitar.

En la plaza que hay a la izquierda, la Plaza de Juan de la Valetta, se erige la Iglesia de Nuestra Señora de las Victorias, la primera que levantó la Orden de San Juan en 1567 para conmemorar el triunfo sobre los turcos durante el Gran Asedio.

Iglesia de Nuestra Señora de las Victorias

Fue reformada a finales del siglo XVII y a mediados del XVIII.

Por supuesto, en la plaza no podía faltar una estatua en honor a Jean de la Valette, miembro de la Lengua de Provenza en la Orden de San Juan y Gran Maestre, fue quien dirigió a las tropas contra el Gran Asedio de los otomanos en 1565.

Jean de la Valette

Junto a la estatua se encuentra la Iglesia de Santa Catalina de Italia, a la que acude la comunidad italiana en Malta.

Iglesia de Santa Catalina de Italia

Fue construida en 1576 por los caballeros italianos de la Orden de San Juan junto a su albergue. Fue ampliada en el siglo XVII, añadiendo una iglesia octogonal a la capilla ya existente. Pasó por una nueva restauración a comienzos de este siglo.

Volvimos de nuevo a la Plaza de Castilla, pues aún nos quedaba por ver el Monumento a Pawlu Boffa:, quien fuera Primer Ministro de Malta entre 1947 y 1950, justo después de que la autoridad colonial británica reinstaurara el autogobierno tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

Pawlu Boffa

Pertenecía al Partido Laborista y cuando este se separó fundó y dirigió el Partido de los Trabajadores de Malta (MWP). Fue de vital importancia en el reconocimiento del maltés en los tribunales de justicia, de la introducción de la educación primaria obligatoria, de las pensiones de vejez y del sufragio femenino.

Frente al Albergue de Castilla se halla el Banco de Malta.

Banco Central de Malta

Y en la muralla, junto al aparcamiento hay un monumento llamado La llama que nunca se extingue. Fue inaugurado el 7 de julio de 2017 en homenaje a todos aquellos malteses que lucharon por la libertad e independencia de la nación. A mí me recordaba a un árbol, pero qué se yo de arte.

La llama que nunca se extingue

Al otro lado de la plaza se erige el edificio de la Bolsa de Malta.

Bolsa de Malta

Nació en 1990 con la Ley de la Bolsa de Malta y comenzó sus operaciones el 8 de enero de 1992, pero no se mudó a este edificio hasta 1999, que había sido una antigua iglesia multiconfesional hasta 1950.

Tras este edificio se abren los Upper Barrakka Gardens. De hecho la trasera de la Bolsa da a los jardines.

Upper Barrakka Gardens

Son el nivel superior del St. Peter & Paul Bastion. Gracias que es el punto más alto de la ciudad, permite unas magníficas vistas del puerto, de las Tres Ciudades, del astillero y de las partes inferiores. Incluso se veía el barco.

Upper Barrakka Gardens

Malta

MSC Meraviglia

Fueron construidos en 1661 como jardines privados de la Orden de los Caballeros de San Juan y en ellos se encuentra el Saluting Battery, un cañón que es disparado cada día a las 12 del medio día como costumbre de otras épocas en las que no había relojes.

Upper Barrakka Gardens

Se abrieron al público en 1824. Se vieron gravemente perjudicados durante la II Guerra Mundial.

Upper Barrakka Gardens

En el parque hay varios monumentos y estatuas dedicados a personalidades importantes como Gerald Strickland, Sir Thomas Maitland y Sir Winston Churchill.

Upper Barrakka Gardens

También podemos ver una réplica de la estatua Les Gavroches (Los chicos de la calle) del escultor maltés Antonio Sciortino.

Upper Barrakka Gardens. Les Gavroches

Asimismo, se pueden ver diferentes placas que homenajean a aquellos que lucharon por Malta.

Upper Barrakka Gardens

Incluso una dedicada a Einstein.

Upper Barrakka Gardens

La arcada que bordea los jardines nos conduce al ascensor, que de bajada es gratuito. La entrada se encuentra justo detrás de la columna.

Upper Barrakka Gardens

Una vez abajo, tan solo nos quedaba recorrer el Marina Waterfront, una calle plagada de las típicas terrazas de colores y varios locales comerciales enfocados al turismo.

Marina Waterfront

Llegamos al barco a las 4 algo y nos encontramos con algo de cola. Tan solo había un chico en el control de rayos, así que se formó tapón. También porque la gente es poco colaborativa y después de llevar media hora de espera en la cola se olvidan de vaciarse los bolsillos o quitarse las chaquetas…

MSC Meraviglia

Aún no habían cerrado el buffet, por lo que comimos tranquilamente y subimos justo para ver la salida de puerto puntual a las 5. Fue la única escala que el barco salió a su hora, y creemos que se debía a las características del puerto de La Valeta, que requiere de toda la luz posible para poder esquivar los fuertes a babor y estribor. Es una buena forma de acabar con las escalas, ya que el atardecer sobre la muralla es espectacular.

La Valeta

La Valeta

La Valeta

La Valeta

La Valeta

La Valeta

La Valeta

Pero todavía nos quedaba mucho día por delante, así que nos dimos un paseo por el barco y nos tomamos algo en el pub antes de volver al camarote a prepararnos para la noche.

Anchor Bar

En el menú nos habían preparado de entrantes Bacalao cremoso, Rosbif de ternera, Ensalada rayo de sol, Sopa de lentejas y patatas. Ambos elegimos la ensalada, que era bastante normalita.

Como principal teníamos para elegir entre Lasaña a la boloñesa, Risotto con gambas pequeñas, Filete de salmón con mantequilla, Costilla de buey al horno, Falafel medioriental.

Cena

En este caso nos decantamos por el salmón y por el falafel. Qué menos que probar esta delicia en una tierra con tanta influencia árabe.

En los postres estaba floja la oferta: Pastel de cerezas de la Selva Negra, Delicia de chocolate blanco, fruta fresca.

Postres

Tampoco coincidimos en nuestra elección, él delicia de chocolate blanco, yo el pastel de cerezas.

Nada más terminar nos fuimos al teatro. Habíamos reservado Paz, un tributo a la música española, a Picasso… Pero resultó insípido y poco reseñable. La música elegida no tenía mucho que ver, la verdad. No entendí el propósito de la obra.

Paz

Y como de costumbre, subimos a tomarnos una copa. O dos, que al día siguiente estaríamos de navegación y no tendríamos prisa por amanecer.

Anuncios

6 comentarios en “Crucero por el Mediterráneo. Día 6. Malta III: La Valeta

  1. Pingback: Preparativos Crucero por el Mediterráneo | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 5. Sicilia IV: Mesina | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 6. Aproximación a Malta | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 6. Malta II: Mdina y Rabat | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Crucero por el Mediterráneo. Día 7. Navegación | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Conclusiones del Crucero por el Mediterráneo: Escalas y Resumen de Gastos | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.