Escape Room: ¿Vacaciones? Dale al coco

Era difícil volver a elegir una sala de escape después de La Entrevista, que se había posicionado como la mejor hasta el momento, pero había que seguir jugando. Así, tras cuadrar día e integrantes (repetiríamos los de la última vez salvo una baja) salió ¿Vacaciones? de Dale al Coco, que también estaba muy bien posicionada en los rankings y comentarios. ¿Estaría a la altura?

No tenemos muchas pistas sobre la temática de la sala. Solo que parece que nos vamos de vacaciones. O no.

Dale al Coco cierra por vacaciones. Qué maravilla. Por fin. Tiempo libre, buena compañía…

Tras un duro año de investigaciones, ¿qué mejor que una escapada con los colegas? Unos días para desconectar, buen rollo… Os lo merecéis, ¿qué puede salir mal?

Además, un equipo reputado como es el vuestro, curtido en mil batallas, preparado para cualquier situación… ¿o no?

¿Qué demonios os pasó en el viaje? ¿De verdad pensabais que ibais de vacaciones?

Llegamos puntuales, como nos pidieron, incluso unos minutillos antes. Pero nos hicieron esperar un poco, pues el grupo anterior había llegado tarde y ya les había retrasado. Pero no nos importó, fuimos guardando los abrigos y bolsos en las taquillas y pasando al baño mientras.

Cuando nuestro Game Master por fin pudo estar con nosotros, nos pasó la hoja de protección de datos y cuando estuvimos listos nos explicó brevemente las particularidades de la sala (sin entrar en spoilers, claro) y nos puso en situación. A partir de ahí, entramos en la sala con 75 minutos por delante. Sin embargo, esta introducción es solo el principio, pues nada más entrar todo dio un giro y de repente nos vimos inmersos en el juego. No puedo desvelar nada, claro, solo diré que la adrenalina nos subió de repente a todos.

No perdimos detalle y pasamos los primeros 5-10 minutos en estado de alerta. Pasado este subidón inicial nos centramos de lleno en el espacio en que nos encontrábamos para comenzar a buscar y resolver enigmas.

La ambientación es increíble, una de las mejores que hemos visto hasta la fecha. Los ideólogos han sido capaces de recrear un escape muy original y currado. Y no solo por la ambientación o por el hilo conductor, sino también por las pruebas. Es verdad que hay candados y algunos puzzles ya conocidos, pero hay otros acertijos que no habíamos visto. Sin duda se nota que Paula y Sebas, los creadores del juego, son aficionados a las salas de escape. El tiempo se pasó volando, llegamos a la última sala a falta de los últimos minutos, y es que a pesar de que no es una escape room difícil, sí que cuenta con muchas pruebas. Por ello, aunque es recomendado de 2 a 6 personas, creo que lo ideal es a partir de 4. De esa forma no se va a la carrera. Es verdad que sobre todo al principio hay tramos en los que no todo el mundo puede estar participando, pero hacia la mitad del juego se va complicando y requiere la colaboración de todo el equipo. Nosotros fuimos cinco y es de los pocas veces en las que todo el mundo sale con la sensación de haber aportado algo durante todo el juego.

Con el subidón del inicio entramos bastante enchufados y la primera parte la solventamos bastante bien salvo una resolución de un enigma que lo complicamos más de la cuenta y el Game Master nos tuvo que dar una pista para guiarnos. En esta parte nos dio además otra pista porque nos estábamos olvidando de un detalle del principio. Pero por lo demás, encontramos las cosas bastante rápido y fuimos avanzando. Incluso en algún momento encontramos una pista de algo que habíamos resuelto ya por deducción (o experiencia).

En el segundo tramo hubo un salto cuantitativo, como decía más arriba, y había mucho más espacio donde buscar y más cosas que solventar. Aquí el Game Master nos tuvo que hacer alguna corrección para que no nos desviáramos, pues estábamos descartando un objeto. Pero en general, entre unos y otros fuimos probando, colaborando y resolviendo. Y llegamos a la parte final totalmente metidos de lleno en la historia, abstraídos del tiempo y con una prueba que nos inventamos. Tal cual. Teníamos que haber sacado la solución con las pistas de la sala, pero pensando que había que toquetear para activar algo, lo resolvimos. Estábamos en los últimos minutos y aún parecía que quedaba bastante por hacer. Más pruebas, más mecanismos, más candados, más símbolos… Es un momento de trabajar en paralelo, por lo que cada uno se empleó en una tarea y poco a poco veíamos el final acercarse. Y eso que tuvimos un problema técnico porque un mecanismo no terminaba de funcionar bien. A lo que además hay que sumarle que hicimos trampa con un candado. El código había que sacarlo de una pista que nos habíamos saltado y sacamos las dos primeras cifras por lógica y la última girando el número hasta que abrió.

Logramos salir cuatro minutos antes de que sonara la bocina con tanta adrenalina como al principio y encantados con la experiencia. Es una sala que mantiene el ritmo durante todo el juego gracias a la ambientación, la cantidad de pruebas que hay que hacer y lo necesario de la colaboración entre miembros del equipo (el factor observación y comunicación es bastante importante). Es verdad que a pesar de su diseño que se sale de lo habitual, sí que hay un claro predominio de candados. Pero en ningún caso da la sensación de entrar en bucle, están bien distribuidos.

Después de salir volvimos a entrar con nuestro Game Master, que nos explicó un poco cómo nos había visto. En general dijo que muy bien y que por eso nos había dejado más o menos a nuestro rollo y sólo había intervenido cuando vio que nos habíamos atascado o estábamos descartando algo que sí que había que usar. También nos explicó cómo teníamos que haber resuelto las dos pruebas en las que hicimos trampa y si bien una de ellas era una llave que habíamos encontrado y pasado de ella pero sacamos el código por lógica salvo un número; la otra fue pura potra. Creo que si nos hubiéramos puesto a resolver el enigma, no habríamos salido porque habríamos perdido bastante tiempo en descubrirlo y solucionarlo. Por otra parte, le comentamos un mecanismo y unos objetos que estaban algo dañados para que tomaran nota y los cambien antes de que se estropeen.

Después llegó el momento de la foto de rigor y antes de despedirnos intercambiamos opiniones sobre la experiencia en otros escapes. Sin duda volveremos a Dale al coco, porque parecen tener muy buenas ideas. ¿Vacaciones? desde luego está muy bien montado y parece que van a abrir una sala nueva para 1-2 personas. ¿Qué estarán tramando?

De momento, nosotros pensando en el próximo, que será en breve.

3 comentarios en “Escape Room: ¿Vacaciones? Dale al coco

  1. Pingback: Escape Room: La Entrevista, Cubick Room Escape | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Escape Room: Atrapado en el Museo, EXIT/SALIDA | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: El escondite del hacker, Escapeway | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.