Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 2 II: Recorriendo Chicago. Millenium Park

A partir de aquí ya dejamos atrás el entorno del Grant Park y en el cruce de la Avenida Míchigan con la Calle Monroe entramos en el Millenium Park.

Con una extensión de más de diez hectáreas, este parque es uno de los lugares más turísticos de la ciudad ya que cuenta con un buen número de espacios, monumentos y construcciones que visitar.

Alberga importantes obras públicas de arte, además de jardines, un paseo marítimo, un puente peatonal, una pista de patinaje sobre hielo…

El parque se localiza en el lugar que hace años estaba ocupado por varias vías férreas y aparcamientos. Abierto al público en 2004, la mayor parte del parque fue diseñado por el prestigioso arquitecto canadiense Frank Gehry, el del Museo Guggenheim, la Casa Danzante de Praga o el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles.

Comenzamos el recorrido por la Crown Fountain, diseñada por el artista catalán Jaume Plensa.

El conjunto artístico consta de dos torres de vidrio de 15 metros de altura que van proyectando fotos de personas que van gesticulando. Coincidiendo con la boca de los individuos hay un pitorro por el que salen unos chorros de agua, solo que, como ya nos había pasado con la Buckingham, estaban apagados.

En verano, además los chorros de agua, las estructuras acompañan la proyección de las fotografías unas cascadas laterales que fluyen a la vez que se alterna la iluminación.

Cerca de estas fuentes se localiza el jardín de Lurie, un espacio de más de 10.000 metros cuadrados que combina una zona arbolada con otra más abierta en la que las plantas perennes reciben los rayos del sol.

Frente al jardín gana protagonismo el Pabellón Pritzker, un auditorio al aire libre que se ve a la legua que está diseñado por Gehry.

El escenario es un caparazón ondulante de 36.5m de altura que alberga espectáculos gratuitos, festivales, conciertos, obras de teatro… Frente a él se extiende una pradera de césped con capacidad de acoger a 11.000 personas.

A la derecha de este pabellón serpentea el BP pedestrian bridge, también de Gehry.

Complementa estéticamente al pabellón con su estructura ondulante de acero inoxidable, pero además cumple una función, ya que le sirve como barrera acústica contra el ruido del tráfico que circula próximo al parque. Toma el nombre de la multinacional petrolera que donó $5 millones para su construcción.

Fabricado en acero inoxidable resistente a la corrosión, tiene una longitud de 282 metros y casi en todo su recorrido mantiene el ancho de 6 metros con una pendiente del 5%.

Por la noche queda iluminado gracias a los focos colocados en los laterales, por el día, y con tanta claridad como había, se reflejaba el sol en los paneles de acero.

Al lado opuesto del pabellón se encuentra una de las mayores atracciones del parque, el Cloud Gate, la obra de arte más conocida de todo Chicago.

Esta escultura es conocida popularmente como The Bean (la judía) y se convirtió en el icono de la ciudad en el momento en que se inauguró en 2006. Su creador es Anish Kapoor, un escultor británico de origen indio, que la concibió como un espejo curvo gigante.

Está compuesta por más de 160 placas de acero inoxidable pulido y se convierte en toda una atracción no solo por poder observar el skyline de la ciudad, sino también por el juego de reflejos que proporciona al acercarse. Así, no es de extrañar que estuviera rodeada de gente haciéndose fotos.

Por supuesto, no nos pudimos resistir a fotografiarnos junto a ella, debajo, de lado, buscando el efecto deformado… y después continuamos hasta la primera atracción que se inauguró en el parque, la McCormick Tribune Plaza.

En esta plaza es donde se suele instalar la pista de hielo desde mediados de noviembre hasta mediados de marzo. Es más grande que la del Rockefeller Center de Nueva York y recibe más de 10.000 visitantes por temporada. El resto del año se organizan diversas actividades aprovechando el gran espacio que ofrece.

Sin pista a la vista, seguimos hacia el Millennium Monument.

Es una casi fiel réplica del original que se hallaba en el mismo lugar entre 1917 y 1953. El monumento de forma semicircular se divide en dos partes. Por un lado la superior, que consta de una fila de columnas dóricas, y, por otro, la inferior, en la que aparecen grabados los nombres de los fundadores del parque, tanto individuos como fundaciones o empresas.

Al otro lado de la acera se encuentra el Chicago Cultural Center, que alberga la oficina de turismo y salas de exposiciones.

Sin embargo, este edificio de estilo palaciego es famoso por su cúpula, que es una inmensa vidriera de Tiffany’s de 11 metros de diámetro.

Ya fuera del parque, seguimos paseando por el Loop, hacia el Aon Center, el tercer edificio más alto de Chigago (por detrás de la Torre Willis y el Trump International Hotel and Tower) gracias a sus 346 metros de altura.

Sin embargo, este edificio de 83 plantas era en el más alto de la ciudad y el cuarto más alto del mundo cuando fue inaugurado en 1974 bajo el nombre de Standard Oil Building (ya que iba a ser la sede de la Standard Oil Company of Indiana).

En 1985 se renombró como Amoco Building y en 1999 volvió a cambiar tomando el nombre de la Aon Corporation. Desde el 10 de agosto de 2007 su nombre oficial es Piedmont Office Realty Trust, aunque sigue habiendo letreros del Aon Center.

Está revestido con mármol de Carrara, lo que parece que no fue una buena idea. Ya durante su construcción en 1973 una losa de 160 kg se desprendió de la fachada y atravesó la azotea del Prudential Center.

En 1985 se encontraron numerosas grietas y arqueamientos durante una inspección, algo que solventaron añadiendo unas cintas de acero inoxidable. No obstante, cinco años después acabó cambiándose el mármol por granito blanco y el material retirado fue triturado para su reutilización o donado a diversas empresas y entidades.

Como muchos otros edificios, se ilumina en diferentes colores para conmemorar fechas o eventos. Por ejemplo, en Acción de Gracias se elige el naranja, en Navidades se opta por el verde o rojo, y durante el Mes de la Concienciación del Cáncer de mama se tiñe de rosa.

Se notaba la hora, pues nos cruzamos con muchos oficinistas envase de plástico en mano a la búsqueda de un hueco al sol donde sentarse durante su pausa.

Las plazas comenzaban a llenarse, pero aún era algo pronto para nosotros, por lo que seguimos hacia la Aqua Tower, una torre de 262 metros y 86 plantas con una original fachada.

Este edificio, diseñado por la arquitecta Jeanne Gang, ganó el reconocimiento de rascacielos del año en 2009 y un año después fue finalista del premio bienal del International Highrise Award. En su construcción se tuvo en cuenta la sostenibilidad, así incluye un sistema de recogida de lluvia e instalación de iluminación de bajo consumo.

Destacan los balcones desiguales que crean un efecto óptico acuático, como si de ondas se tratara. Aunque el nombre de “Aqua” también tiene que ver con la proximidad al Lago Míchigan.

Desde aquí tomamos rumbo al Theatre District, en el Loop.

2 comentarios en “Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 2 II: Recorriendo Chicago. Millenium Park

  1. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 2: Recorriendo Chicago | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Preparativos para un Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá: Itinerario y Vuelos | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.