Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 2 V: Recorriendo Chicago. Subida a la Willis Tower

Una visita a Chicago no está completa sin una visita al rascacielos más alto de la ciudad. Eso sí, no solo es recomendable por las vistas, sino por su Skydeck, toda una experiencia.

Llegamos a las 17:15 y apenas había cuatro personas delante de nosotros para comprar las entradas, por lo que enseguida pudimos hacernos con las nuestras (la de adulto cuesta $24 y no tiene límite de tiempo) estábamos dentro del ascensor, que sube al piso 103 a 412 metros de altura en apenas 60 segundos. Durante el recorrido nos pusieron un vídeo con datos y cifras del edificio y comparativa con otros monumentos del mundo.

La Torre Willis se finalizó en 1973, convirtiéndose en el edificio más alto del mundo gracias a sus 527 metros (442 sin antenas). Sin embargo, perdió esta posición 20 años más tarde. Hoy en día es el segundo más alto del país, solo por detrás del One World Trade Center de Nueva York que sustituye a las torres gemelas.

Fue construida para albergar la firma Sears, la empresa minorista más grande del mundo con aproximadamente 350.000 empleados que hasta la fecha tenían dispersos a sus trabajadores. El proyecto cayó en manos del arquitecto Bruce Graham y el ingeniero Fazlur Khan, quienes concibieron un edificio dividido en 9 torres de diferentes alturas. Así, mientras que dos acaban en el piso 50, otros dos en el 6, en el 90 tres, y finalmente, los dos restantes continúan hasta la planta 108.

La empresa Sears tenía en vista expandirse, así que mientras se planteaba alquilar algunas plantas a empresas menores. Sin embargo, los planes no salieron como pretendían y su fortuna decayó en los años 70 quedando una gran parte de la torre desocupada. Finalmente, en 1994, con un tercio vacío, vendió el edificio a AEW Capital Management. Tres años más tarde pasó a la compañía propietaria de la CN Tower de Toronto, quien en 2003 se lo cedió a MetLife, que lo vendió en 2004 a un grupo de inversores.

En julio de 2009 la Torre Sears se convirtió en Torre Willis, y cabe la posibilidad de que vuelva a cambiar en 2024, ya que los derechos del nombre se renuevan cada 15 años.

El mirador permite dar una vuelta de 360º y obtener vistas no solo de Chicago a nuestros pies (el Flamingo queda diminuto desde allí arriba) o del Lago Míchigan, sino que además, en un día despejado, dicen que se pueden alcanzar de un vistazo las planicies de Illinois y los Grandes Lagos. Incluso parece que es posible ver el Estado de Indiana al otro lado del lago así como Míchigan y Winsconsin.

El día estaba bastante despejado y no sé si se alcanzaba a ver tanto como otros estados, pero sí que permite una buena perspectiva de la ciudad. Y se ve el competidor de la Torre Willis, el 360º Chicago, en el centro de la última imagen con estructura piramidal y dos antenas.

Cuando planeábamos la vista a la ciudad teníamos la duda de a cuál de los dos subir. Todo un quebradero de cabeza. En cuanto al precio, son muy similares: $24 para la Willis, $21 a 23 (según si es hora punta o valle) en el 360º. También sus horarios de apertura, aunque el 360 cierra sus puertas a las 11 de la noche durante todo el año mientras que la Willis a las 8 en invierno y a las 10 en verano.

Sin embargo, las características de uno y otro diferían y aquí ya entramos en gustos personales y no en verdad absoluta. En los pros teníamos que el 360º, al estar más al norte, permitía una visión más general de Chicago (aunque no se ve el río). Como contra, por el contrario, que es un poco más bajo y dos de sus lados dan al lago, con lo que hay menos que ver por así decirlo. Tiene la ventaja de contar con unas cristaleras más amplias y que permiten acercarse más.

Por otro lado, mientras que las colas en el 360º parecían ser más cortas, su atracción extra cuesta $7 mientras que la de la Willis está incluida en la entrada. Y quizá esto fue lo que nos hizo decantarnos hacia esta última. No solo el precio, sino en este extra.

El 360º cuenta con el Tilt, una fila de 8 ventanas que se inclinan 30º sobre el asfalto. Y para muestra, un botón.

No puedo decir que no sonara interesante, pero está limitado por tiempo y quizá el interés del paisaje está en el fondo y no en inclinarse…

Por otro lado, el Willis cuenta con The Ledge, cuatro cubos transparentes situados en el lado oeste que fueron instalados en 2009 y que no requieren ninguna entrada o pago adicional.

Eso sí, hay que esperar cola. Afortunadamente, por la hora que era (las 7 de la tarde), no había mucha gente y tan solo fueron diez minutos. Además, nos colocamos en dos filas diferentes pero seguidas para estar en dos cubos distintos y así poder hacernos fotos mutuamente.

Pese a dejar pasar a unos chicos que teníamos detrás en la cola, nosotros pasamos antes. Sin embargo, como no hay límite de tiempo (o al menos a esas horas no parecía importarles), nos dio tiempo a grabar un vídeo, hacernos fotos individuales y en pareja y luego ya coordinar con el segundo cubo.

Después de nosotros pasó un grupo de cinco o seis chavales. Apenas cabían en el espacio, eso sí, no hay temer por los cristales, ya que son capaces de aguantar unas cinco toneladas. Supongo que están hechos pensando en el peso que se gastan los estadounidenses. Eso sí, algo de respeto da mirar hacia abajo. Más que desde la Torre Eiffel.

Eran ya las 19:30 cuando abandonamos la torre y cogimos el transporte de vuelta al apartamento. Teníamos intención de acostarnos pronto, ya que a las 8 de la mañana teníamos la recogida del coche. Así que fue llegar, preparar el picoteo, cenar, dejar medio recogido todo para el día siguiente y a dormir.

6 comentarios en “Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 2 V: Recorriendo Chicago. Subida a la Willis Tower

  1. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 2 IV: Recorriendo Chicago. Loop | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Preparativos para un Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá: Itinerario y Vuelos | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 3: Universidad de Chicago y paso de frontera de Canadá | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 4 IV: Recorriendo Toronto III: Subida a la CN Tower | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 13 IV: Boston: MIT y Back Bay | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Conclusiones del Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .