Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 4 IV: Recorriendo Toronto III: Subida a la CN Tower

Llegamos a la CN Tower a las 8 de la tarde, cuando ya estaba atardeciendo, por lo que apenas nos paramos ni en las letras luminosas de que forman Canadá, ni en las del nombre de la torre. Lo principal era sacar las entradas y subir antes de que se hiciera completamente de noche.

La CN Tower es el principal símbolo de la ciudad y atrae a unos 2 millones de visitantes al año. Construida en hormigón armado, mide 553 metros y pesa 130.000 toneladas.

La idea de erigir una torre des estas características nació a finales de los años 60 porque los rascacielos no paraban de crecer y hacía falta un edificio más alto que los evitara. En aquella época las torres de TV se convirtieron en las referencias de las ciudades. En un principio el plan inicial consistía en 3 torres conectadas por un puente, pero no convenció a los inversores.

Las obras de la cabeza de la torre comenzaron en agosto de 1974. Primero se creó el suelo y después se alzó con gatos hidráulicos. Las 44 piezas de la antena tuvieron que ser transportadas con un helicóptero de la armada estadounidense. Finalmente, la última pieza se colocó el 2 de abril de 1975. Iba a tener 522 metros de altura, sin embargo, los contratistas cambiaron los planes sobre la marcha para que fuera la más alta del mundo y llegó hasta los 553,33. Durante muchos años fue la torre más alta del mundo, hoy ocupa el quinto lugar tras el Burj Khalifa, el Tokyo Sky Tree, la Torre de TV de Cantón y el Makkah Royal Clock Tower Hotel.

Se llama CN porque fue construida por la Canadian National Railway, aunque las siglas también se corresponden con su nombre actual: Canada’s National Tower.

Para llegar a la parte superior hay que tomar un ascensor que sube a una velocidad de 6,11 metros/segundo y una vez arriba permite unas vistas 360º de la ciudad. La entrada no tiene hora límite, por lo que pensábamos aprovechar al máximo el par de horas que quedaban hasta el cierre.

La visita a la torre tiene varias opciones. En primer lugar el LookOut level, el mirador, que se encuentra a 346 metros de altura. La entrada a este nivel cuesta 38$ y permite observar la ciudad y el Lago Ontario a través de unas cristaleras. Aquí también está el 360Restaurant. Por otro lado, por 53$ se puede acceder además al Skypod, a 447 metros, desde donde dicen que en días buenos se pueden ver hasta las Cataratas del Niágara. En principio nosotros pensábamos subir tan solo al primer nivel, sin embargo, estaban de obras y una parte se encontraba cerrada, por lo que, en su lugar, permitían subir al siguiente por el mismo precio.

Además, hay una atracción para los más valientes, el Edge Walk, que permite andar por la cornisa del edificio sujeto tan solo con un arnés. El guía acompaña al grupo durante el recorrido e insta a los participantes a dejarse caer hacia delante y hacia atrás e incluso soltar las manos. Es para mayores de 13 años y cuesta 225$.

Como decía, nosotros nos quedamos con la admisión general, que en este caso incluía los dos niveles interiores. El primero nos permitía un recorrido de unos 180º en el que veíamos el distrito financiero, el Lago Ontario con las islas y la zona del Old Toronto. Quedaba tapada sin embargo la parte norte de la ciudad.

En este primer nivel de ventanales hay además en el centro de la cabeza de la torre un suelo de cristal similar al de la Torre Eiffel que permite ver la base y la cúpula del acuario.

Después de la Torre Willis en Chicago, aquello no era nada.

Subimos al segundo nivel y la verdad es que me decepcionó un poco. Sí que es cierto que pudimos ver la parte que no conseguimos ver más abajo, pero no muy bien, la verdad. Está cubierto por unas rejas que apenas dejan ver bien la ciudad y además comenzó la iluminación nocturna, con lo que llamaba más a la vista el primer plano que el fondo. Desde luego, porque la entrada lo incluía, si no, no merece la pena pagar ese extra.

Ni por lo que se ve, ni por la cola que hay que esperar después para bajar. Creo que tardamos más en la fila para montar en el ascensor que en dar la vuelta completa al perímetro. Eso sí, la bajada de noche tiene su aquel.

Para cuando quisimos salir ya eran más de las 21:30 de la noche y las luces en las que no nos habíamos podido detener a la llegada destacaban más, pues ahora la iluminación se veía en todo su esplendor.

Tampoco nos entretuvimos mucho, pues estábamos cansados y había hambre, así que nos volvimos al apartamento pensando antes en qué queríamos cenar. Como nuestro barrio estaba plagado de locales fuimos echando un ojo a ver qué nos llamaba la atención y finalmente nos decidimos por unas hamburguesas en una cadena local, A&W.

Nos lo llevamos a casa y allí tranquilamente nos sentamos a comer tras un largo día en el que nos habíamos metido una buena paliza y con alguna decepción.

Dos elegimos hamburguesa, mientras que otros dos se decantaron por unos wraps. Para compartir pedimos unos aros de cebolla (bien contundentes) y boniato frito. Todo ello por 39,5$. Después del trajín del día y del picoteo intermitente, sentó bien hacer una comida sentados antes de irnos a dormir para reponer fuerzas para un día que no sabíamos cómo iba a amanecer, pues la tormenta se acercaba.

7 comentarios en “Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 4 IV: Recorriendo Toronto III: Subida a la CN Tower

  1. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 4 III: Recorriendo Toronto II: Old Toronto | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 2 V: Recorriendo Chicago. Subida a la Willis Tower | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Preparativos para un Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá: Itinerario y Vuelos | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 5: Recorriendo Toronto: Casa Loma, Museum y Universidad | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 6: Recorriendo Toronto: Kensington Market, Chinatown, H T O Park y Rogers Centre | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 6 II: Recorriendo Toronto: Steam Whistle Brewing y Museo del Ferrocarril | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Conclusiones del Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.